Los personajes de Gakuen Alice no me pertenecen.

Llegaré a ti

Capítulo 2. Cuando te conocí.

- Lo siento – dijo el pelinegro ofreciéndole su mano a la chica castaña con la que acababa de tropezar… - ¿Te encuentras bien? – pregunto, hasta él mismo se sorprendía del cambio repentino… bueno la verdad era que la chica no estaba tan mal, además necesitaba una chica con la cual estar y así ahuyentar a las solteronas que le mandaban sonrisas "seductoras" que le daban escalofríos al pelinegro.

- Ah… si… - contesto la chica mientras agachaba la cabeza… ¡¿Qué demonios le sucedía?! Sonrojarse por un desconocido… bueno tenía que admitir que el chico no estaba nada mal… además necesitaba a alguien para que su madre no la presentara a chicos solteros… ¿Qué podía pasar? Además ella estaba segura de amar a Yuki y nada la haría cambiar de opinión… o eso creía.

- Me llamo Natsume Hyuga, puedes llamarme por mi nombre si te parece bien – decía el chico extendiendo su mano para estrechar la de la castaña, la cual sonrió

- Mikan Yukihira… muchas gracias Natsume… igual, puedes llamarme Mikan – después de platicar un momento, ambos se acercaron a la pequeña fuente que se encontraba en la mansión de los Hyuga… - Bonita casa – decía la castaña

- Es verdad… pero sinceramente me gusta estar lejos de este lugar – contesto el pelinegro con tristeza… recuerdos del pasado, de una persona, lo atacaron de repente… al parecer los años lejos no habían servido de nada

- ¿Por qué lo dices? – Pregunto la chica volteando hacia el joven, sus miradas se encontraron y él rápidamente aparto la mirada, topándose con la mirada de una chica de ojos azules… se quedo pasmado… - Hatsumi… - susurro el pelinegro, pero el leve golpe que la castaña le dio en el hombro lo despertó

- ¿Sucede algo? – pregunto la chica viendo hacia la dirección que Natsume veía… no había nada…

- No nada… - contesto, "Estoy soñando" pensó el pelinegro negando con la cabeza…

- ¡Mikan! – Gritaron detrás de los chicos provocando que ambos voltearan hacia la mujer de cabellos castaños que se acercaba con una gran sonrisa – o veo que estas muy bien acompañada – dijo Yuka guiñándole un ojo a su hija… esta se sonrojo violentamente

- ¡No es lo que piensas! – Grito la castaña apenada por la malinterpretación de su madre – Natsume es solo un amigo… por cierto… Natsume ella es mi madre – dijo la castaña con una sonrisa nerviosa

- Mucho gusto Natsume Hyuga – dijo el pelinegro con una leve sonrisa… Yuka sonrió mientras lo observaba detenidamente… era perfecto, después de haber platicado con sus amistades acerca del pelinegro, había quedado facinada… era guapo, atento, algo mujeriego, pero sobre todo rico.

- Yuka Yukihira – contesto la mujer con una gran sonrisa, sus problemas estaban resueltos

. . .

- No es una monada – decía Aoi detrás de los arbustos junto a su madre

- Lo es… - decía con seriedad Kaoru, sin embargo algo le molestaba, la verdad nunca le agrado Yuka, jamás le dio confianza… - Pero no es bueno esperanzarnos con ella – termino de decir Kaoru mientras salía de su escondite para ir a reunirse con su hijo… dejando a Aoi sorprendida

- Hola – saludo Kaoru y después de una presentación entre ella y Mikan, se dirigieron al salón donde se llevaba a cabo la fiesta – Eres una niña muy dulce… seguro tendrás muchos pretendientes… - pero la castaña negó y antes de que pudiera contestar Yuka se adelanto

- Claro que no… aunque la verdad no creo que sea mala idea que tenga uno – dijo Yuka sonriendo a Natsume quien rápidamente capto la indirecta… lo cual no le pareció mala idea, la chica era bonita y tenia buen cuerpo, era tímida, pero tierna, además esa inocencia que reflejaba provocaba en él una sensación poco caballerosa… a quien engañaba… le gustaba la chica o mejor dicho la deseaba y no necesariamente para una noche, no, sabía que la necesitaría por más tiempo… ¿Y por qué no casándose con ella? No tenia pretendientes y él necesitaba una esposa… no sería una mala opción, además solo se daría a la tarea de conocerla y si surgía algo mas… pues ya sería cosa del destino.

- Mikan… que te parece si te presento a mi hija – decía Kaoru tomando de la mano a Mikan y llevándola con Aoi, quien platicaba con unas amigas, entre ellas su prima Hotaru.

- Es muy bonita ¿verdad? – dijo Yuka al ver que se habían quedado solos

- Si – contesto Natsume sin apartar los ojos de la pequeña castaña que acompañaba a su madre – Sabe… a mí siempre me ha gustado hablar claro, me gusta su hija, aunque la acabo de conocer… pero aun así me llama la atención… - decía con una sonrisa mientras giraba para encontrarse con la mujer castaña

- Es perfecto… ya era hora de que Mikan encontrara a alguien para poder casarse – decía la mujer con alegría

- Espere un momento, no he hablado de casarme con su hija – Natsume la observo con seriedad – Aunque parece que a usted le urge, bueno su hija me ha llamado la atención, pero me gustaría conocerla, antes de pasar a algo más serio – Yuka sonrió… sabia que diría eso, además el simple hecho de que Natsume se fijara en su hija ya era suficiente… comparado con las demás chicas que solo se limitaban a saludarlo

- Esta bien… las puertas de mi casa siempre estarán abiertas, para que usted pueda pasar un rato con la familia… - Yuka cayó al ver que Mikan se dirigía a ellos

- ¿De qué hablaban? – pregunto con curiosidad, al ver la gran sonrisa de su madre y de Natsume… algo no andaba bien…

- De nada importante – dijo Natsume tomando su mano… - Bailemos – ofreció alejándose de la madre de Mikan, para ir a la pista de baile, para él no era malo darse una segunda oportunidad, además lo de Hatsumi había sido hace años y ya la había olvidado, claro que por lo menos le hubiera gustado que siguieran siendo amigos, pero ¿Cómo se acercaría a ella, después de tanto tiempo?

. . .

Al día siguiente…

- Así que te han atrapado – se burlo un rubio de ojos azules – no te separaste de ella para nada, me abandonaste… - decía en tono dramático – pero al parecer es una buena chica – termino de decir con una sonrisa

- Pues tengo que admitir que me gusta… aunque me gustaría conocer más cosas sobre su familia, ya que su madre no me da mucha confianza – dijo Natsume sacando un folder que le había entregado en la mañana… se trataba de una pequeña investigación que había hecho a la familia de la castaña

- ¿Y Hatsumi? – Pregunto Ruka con seriedad – ¿No la has visto? – El pelinegro negó con la cabeza, pero prefirió centrarse en los documentos que tenía en las manos, sus labios formaron una sonrisa al leer una de las hojas - ¿Qué sucede? – pregunto su amigo

- Nada… es solo que ya entendí el por qué del interés de la madre de Mikan para que se case – decía Natsume mostrándole la hoja – su familia está en la ruina – Ruka abrió los ojos con sorpresa

- Así que está dispuesta a vender a su hija – dijo Ruka con un poco de resentimiento, Natsume ya tenía suficiente de chicas que solo lo buscaban por su dinero… Hatsumi había sido una de ellas - ¿Qué harás? – Pregunto el rubio mientras le devolvía la hoja - ¿Crees que valga la pena la chica por todo ese dinero que debe la familia?

Natsume se quedo pensativo, las pocas horas que había convivido con Mikan se le hacía suficientes para decir que la chica si valdría la pena, pero tenía que estar seguro de eso… y tenía que averiguar cuáles eran los planes de la madre de Mikan

. . .

- Hola – saludo Yuka una vez que se sentó frente a Natsume en la mesa de una cafetería - ¿Fue difícil localizarme? – pregunto Yuka con alegría

- No tanto… es solo buscar el numero de la casa de la familia Yukihira… - contesto Natsume con seriedad… - como tampoco me costó trabajo enterarme del estado económico de la familia – Natsume vio como la sonrisa de Yuka desaparecía

- ¿Y qué más da? la mayoría de las familias casan a sus hijos por dinero… matrimonios arreglados – decía Yuka con indiferencia, mientras Natsume sonreía

- Parece que usted vive en otra época – se burlo el pelinegro – pero sabe creo que está a punto de hacer un buen negocio – Yuka se sorprendió, aun después de saber la situación de su familia ¿Aun quería conocer a su hija? – Claro… todo depende – Yuka frunció el ceño… al parecer aquel chico era muy fastidioso pero ¿Qué más podía hacer? – Me gusta su hija… pero aun no estoy muy seguro… y si llegara a pedirle matrimonio… tampoco sé si ella me corresponderá… - Yuka sonrió, ese no sería el problema

- Entiendo… ¿Pero entonces… porque has venido a decirme que sabes la situación económica de mi familia? – Natsume apoyo los codos en la mesa mientras recargaba su rostro en sus manos

- Porque me he dado una idea de cómo es usted – Yuka dejo de sonreír – y la verdad si llega haber algo entre Mikan y yo… será porque nosotros queremos, no porque usted se lo imponga a ella… - Yuka frunció el ceño – no me gusta que me traten como idiota… así que solo quiero decirle que no se meta en esto… a cambio le hare un préstamo a la empresa Yukihira… claro sin que Mikan se entere… con la condición de que no se meta en la decisión que tomara Mikan, si yo llegara a pedirle matrimonio… - Yuka sonrió… era un buen trato, y al parecer el chico estaba realmente interesado en su hija… si no fuera así ¿Entonces para que se tomaba tantas molestias?

Tal vez el chico se creía muy inteligente… pero al parecer no tanto… - me parece un buen trato – contesto Yuka con seriedad, ya tendría tiempo de sonreír, "Meterse en la decisión de Mikan" pensó la mujer castaña… no le iba a imponer nada a su hija, solo tenía pensado ayudar al joven Hyuga para que Mikan tomara la mejor decisión… y ni él ni nadie la detendría, aunque primero tendría que deshacerse del tal Yuki… aunque después de lo que descubrió sobre el chico no abría problema.

Continuará.

[N/A]

Gracias por leer, bueno pues he re-ordenado los capítulos, ya que tengo pensado continuar la historia, espero que hasta ahora les guste, habrá más drama de lo que esperan.

Cuídense.