Capítulo 6

"Miércoles de Baile por la Noche"

Los siguientes días transcurrieron con total normalidad.

Tanto Rui como Tsukushi pasaban sus días entre las clases y sus actividades personales mientras que ella entrenaba en las tardes con el equipo, él repasaba los informes de la Compañía y de vez en cuando se reunía con los ejecutivos.

Durante todo ese tiempo, en la única clase que compartían que era la de inglés se saludaban y se hacían señas a lo lejos como dos estudiantes de colegio (secundaria o preparatoria) e inclusive en algunas ocasiones se topaban en el campus y salían por ahí a caminar y conversar sin rumbo fijo pero todo cambio ese día de miércoles de baile por la noche.

Después de acabar las clases, Rui se acercó al pupitre de Tsukushi y se sentó al lado de ella.

-Hola Makino, hoy por poco llegas tarde a clases-

Ella volteo y sonrió a la vez que le entrego un cuaderno.

-Gracias por prestarme tus apuntes, aunque no creo que lo necesites tanto como yo-dijo con algo de envidia.

-¿Y por qué crees que no los necesitare?-

Cierto debo ser un poco más clara con él -.

Nada, no me hagas caso… Estoy algo estresada con estas clases-dijo esto haciendo ademanes con sus manos.

-Entonces creo que hoy sería un día perfecto para que me invites de nuevo la tarta del otro día- diciendo esto apoyo el codo en su rodilla mientras la miraba meter el resto de sus libros en su bolso.

-Lo siento, hoy no puedo tengo un compromiso que cumplir-dijo automáticamente sin pensar.

En ese instante sonó el celular de ella.

-Alo, mamá. Si estoy bien-

Cogiendo su bolso de cartero hizo un ademan de despedida y salió.

-Bueno… Sera para la próxima-dijo levantándose de la mesa en la que estaba sentado.

Rui trataba de evitar al baile de la Eitoku... Ahora ya no tenía excusas para no asistir. El ambiente de la Eitoku es tan distante para el ahora, le costó mucho salir de ahí y ahora regresaba como si nada cuando el mismo se prometió no volver a entrar a ese lugar.

-¿Cómo fue que me metí en esto?-mientras decía esto se arreglaba la corbata en frente de un gran espejo, en ese instante recordó que acepto tal propuesta por parte de Akira y Soujiro cuando él se encontraba distraído viendo a Makino.

Inmediatamente Rui en un rápido movimiento se saco la corbata y la botó en la cama, en serio odiaba las corbatas.

Rui iba elegantemente vestido con un traje de color gris de tres botones y una camisa de seda blanca realmente estaba irreconocible ya que distaba del look descomplicado que usaba en la Universidad.

Por otro lado, la llamada de madre de Tsukushi no había sido del todo alentadora, como siempre su papá se había metido en una gran deuda por culpa del juego, a ella no le quedaba más remedio que conseguir trabajo… ¿Pero dónde?

-Es increíble, estoy fuera unas semanas y pasa esto- Tanta era la decepción y coraje que sentía que unas cuantas lágrimas salieron de sus ojos.

-No te preocupes, Tsukushi, voy a hablar con Ichiro para ver si conoce de algún trabajo por aquí- dijo Yuki tratando de consolarla mientras la peinaba en frente del espejo de su tocador.

-Además, no debes de llorar o se te va a correr el maquillaje-le dijo esto pasándole un pañuelo a su amiga.

-Esta noche debes divertirte, quien sabe puede que te topes con el F4- los ojos de Yuki brillaban con ilusión mientras se los imaginaba.

Tsukushi aun no le había comentado a su amiga que el famosillo F4 había estado unos sábados atrás en la Universidad y peor aun que uno de ellos era su compañero de clases.

-Siiii… ¿Quién sabe tenga esa suerte?- replico irónicamente a su amiga.

Lo único que me gustaría es no encontrarme con ese tonto engreído.

-Listo- -Realmente te ves hermosa Tsukushi-

Tsukushi se levanto y se miro al espejo… En verdad estaba irreconocible.

-Solo falta que Kazuya venga a recogerte a mi dormitorio- dijo esbozando una gran sonrisa.

El baile anual de bienvenida para los estudiantes era el evento más esperado por la mini sociedad de la Eitoku pero este año la expectativa era mayor ya que el F4 asistiría al mismo después de años de ausencia.

A la entrada del F4, una calle de honor se formó alrededor de ellos como en los viejos tiempos, mientras caminaban las chicas gritaban sus nombres; esto era lo que a Tsukasa le gustaba y a la vez más disgustaba a Rui.

El salón de baile estaba elegantemente adornado con orquídeas blancas, las mesas con largos manteles blancos y perfectamente adornados con velas dándole un ambiente algo íntimo.

Las luces iluminaban la gran pista de baile mientras que el Dj ponía música de acorde a la ocasión.

Esta grandiosa vista había hipnotizado a Tsukushi ya que nunca había visto algo así en su vida, se sentía como Cenicienta.

-Y Kazumi y Yuki son mis hadas madrinas- dijo en voz alta.

-Dijiste algo Tsukushi-chan-pregunto Kazuya mientras entraba al salón del baile con ella agarrada del brazo.

-Nada, solo que te ves elegante el día de hoy-

-En serio…-dijo sonrojándose. –Aunque a decir verdad la que se ve elegante y hermosa eres tú-.

La elección de Kazumi había sido totalmente atinada ya que ella llevaba un hermoso vestido rojo strapless con un adorno en forma de lazo en el pecho, el vestido le llegaba hasta la rodilla y dejaba al descubierto sus blancos hombros, calzaba unas sandalias doradas y llevaba recogido su largo cabello con un moño medio adornado con una vincha dorada.

La entrada de ellos no había pasado desapercibida sobre todo para Akira y Soujiro que conocían a Kazuya.

Al principio a ambos le molestaba que Kazuya fuese tan pegajoso e insistente ya que desde que llego se empecinó en convertirse en amigo de ellos hasta llego a decir que era parte del F4 pero con el tiempo se acostumbraron a la compañía de tan singular personaje; todo esto aconteció luego de la partida de Tsukasa y Rui al exterior.

-Wow… Kazuya se lo tenía bien escondidito-dijo Soujiro codeando a Akira llamándole la atención a la vez.

Akira sonrió y miro detenidamente a la pareja.

-A lo mejor es la hermana de la que tanto nos habla-

-¡Ohm…! No creo a esa chica la he visto antes-contesto Akira.

-No creo, nunca olvidaría a una cara linda- diciendo esto se levantó y se acercó a ellos.

Los encantos de Soujiro eran irresistibles para cualquier chica pero Tsukushi no era cualquier chica.

-Hola Kazuya, veo que hoy vienes acompañado de una hermosa dama- diciendo esto tomo la mano de Tsukushi y la beso.

Realmente estos tipos son iguales por lo menos no son pesados como su famoso líder.

Ella solo atino a sonreír.

-Buenas noches, soy Makino Tsukushi-le respondió haciendo una reverencia.

-Gusto en conocerte Tsukushi-chan- - Mi nombre es Nishikado Soujiro- dijo guiñando el ojo (técnica especial patentada de Akira y Soujiro)

Tsukushi-chan pero que hombre para mas confianzudo, no debería extrañarme que todos estos niños ricos sean así; tienes suerte de que no quiera causarle problemas a Kazuya porque sino…. Pensaba esto mientras apretaba el puño.

-¿Por qué no vienen un rato a nuestra mesa a conversar y de paso les presento a unos amigos?- Inmediatamente la agarró del brazo y se la llevo a la mesa en donde estaba Akira esperando.

En ese instante Rui y Tsukasa se encontraban saludando a algunos directivos de la Eitoku quienes al verlos no desaprovecharon la oportunidad de persuadirlos de volver estudiar ahí.

Tsukushi fue de mala gana a la mesa en donde se encontraba el F2, miro a los alrededores y se dio cuenta de que esa persona odiosa no se encontraba ahí.

Me quedare aquí un rato y luego le digo a Kazuya que vayamos a otra mesa… ¡Hm…! ¡En serio esa comida se ve deliciosa!

Caballerosamente Akira se levanto al llegar ella y la saludo de la misma manera que lo hizo Soujiro.

-Mucho gusto, Mimasaka Akira…- Para sorpresa de Tsukushi también le guiño el ojo coquetamente.

En serio estos tipos son o se hacen los tontos en serio parecen estúpidos gemelos actuando igual.

Kazuya había visto todo el espectáculo sin poder hacer nada aunque los celos lo carcomían por dentro pero no podía enojarse con ellos ya ellos siempre eran así.

Mi Tsukushi-chan no caerá rendida ante ellos; yo que la conozco bien.

De pronto Kazuya la abrazo por un costado ante la sorpresa de la joven -Ella es una gran amiga de la infancia, Makino Tsukushi, de la que siempre les he hablado espero que la traten amablemente-

-Que hace esta mala hierba aquí- Era Tsukasa que llegaba a la mesa reservada especialmente para el F4 gritando como un loco.

Todos se quedaron sorprendidos al escuchar sus palabras a excepción de ella.

-Hm… Nada mal pero aunque la mora se vista de seda mora mismo queda- diciendo la rodeo y observo detenidamente.

-Antes creía que eras un niño rico de mami pero eres más estúpido de lo que pensaba- dijo riéndose Tsukushi.

Tsukasa aclaro su garganta y continúo con su ataque.

-Lo que quise decir es que para ser una sucia plebeya puedes verte de vez en cuando como alguien decente-

Las palabras de el realmente la estaban haciendo enojar.

No voy a caer ante las provocaciones de este tipo.

-Que se te comió la lengua el ratón o es que mis dominios te intimidan- dijo en tono burlón provocándola aún más.

Ella lo miro con desprecio, no se pudo controlar más… Lo siento Kazuya –kun.

-Pues no te tengo miedo, ahora que estamos en tus dominios... ¿Cuál es la lección que me ibas a dar?

El pelinegro dio un paso adelante.

-Tsukasa, tranquilízate es solo una mujer-dijo Soujiro tratando de calmarlo –Déjala en paz y vámonos de aquí-

-Pues la que se tiene que ir es otra… ¿No sé quién te dejo entrar? Personas como tú no deberían de estar aquí - diciendo esto el la agarro del brazo con fuerza y se dispuso a sacarla del salón.

Tsukushi haciendo uso de la fuerza que le provoco la adrenalina del suceso, se aflojo y le propino un golpe en la cara a su abusador.

El golpe lo dejo en shock, no esperaba algo así por parte de una mujer mientras se limpiaba hilo de sangre corría por su labios se disponía a levantarse para continuar con la pelea cuando en ese instante Rui se interpuso entre ellos.

-Ya basta, Tsukasa-dijo casi gritando. -Ella es mi amiga y no dejare que la lastimes; en serio esta vez has abusado demasiado- -Tienes bien merecido lo que te sucedió.-

-Lo sabía- dijo Akira.

-Esta es la chica con la que estaba Rui ese día que se fue del club- le comento en voz baja a Soujiro, el cual solo asintió.

-Lamento mucho, el mal rato que te hizo pasar- Rui se volteo hacia ella, la agarró con suavidad del brazo y la alejo de ahí.

-Hey Rui... Te atreves a desafiarme de nuevo- -Esta vez no perdonare fácilmente tu traición- Tsukasa no dejaba de gritar.

Que tonta soy… Tuve que suponer que él estaría aquí, que vergüenza… Pensará que soy algún tipo de delincuente.

El empezó a reír mientras caminaban.

Ella lo miro con incredulidad.

-Realmente le diste un buen golpe a Tsukasa- diciendo esto le ofreció una silla en una mesa algo alejada del lugar de los hechos.

-Nunca lo había visto tan enojado, solo su hermana lo había golpeado de tal manera- dijo divertidamente Rui.

-Ah si jejeje- rió nerviosamente Tsukushi.

-Así que este es el compromiso que tenías que cumplir-

-Si vine con un amigo- -Ahh Kazuya-kun-dijo poniéndose las manos en la boca y levantándose repentinamente.

-Creo que lo vi corriendo a buscar ayuda, es de tu porte y de cabello claro ¿No?

Ella asintió mientras se sentaba.

-Es una lástima que una noche tan hermosa se desperdicie de esta manera- le dijo mirándola fijamente.

Hoy y por primera vez la veía diferente en verdad se veía hermosa, tenía un aire distinto a su alrededor.

-Si tienes razón sobre todo por la comida-.

-¿Quieres bailar? Sería un desperdicio haber venido a un baile y no hacerlo- Rui se levanto y en un acto de caballerosidad le ofreció su mano.

Ella solo pudo sonreír y aceptar la mano que se encontraba frente a ella.

Realmente se ve apuesto, si se viera así todos los días las chicas de la facultad no lo dejarían en paz.

Y este es un clásico de a L'arc-En –Cielpetición del publico… Dedicado a las parejas de la noche- voceo el Dj en su cabina.

Mientras sonaban los primeros acordes de Hitomi no jyuunin (Viviendo en tus ojos) ambos entraban a la pista de baile agarrados de la mano.

No sé hace cuánto... pero el tiempo ha pasado,
¿Cuánto de ti sé realmente?
Trazar el mapa con la punta de mis dedos no nos llevará a ningún lado,
Veo en tu expresión cuánto te incomoda,
Tanto que intentas esconderlo.

Es extraño... como incluso aunque corro en círculos
como si me resistiese a avanzar a un complicado futuro
Mi corazón aún te dibuja.

Cuando alcé la mirada, la luz había llenado el cielo
sin perder su lustre.
Si tan sólo pudiésemos ser como aquel siempre brillante sol.

El momento fue mágico, el abrazaba su cintura mientras que ella tenía puestos sus brazos en la espalda de él y así fueron dejándose llevar por la música. Increíblemente ni uno de los dos sintió vergüenza a pesar de las miradas curiosas y comentarios algo ofensivos de las asistentes.

En su mesa Akira y Soujiro sonreían de manera tonta al verlos mientras que Tsukasa se llenaba aun más de ira.

Quiero que tu esencia me abrace... Sólo un poco más
el aire de fuera me jala, pero le doy la espalda.

De a poco los recuerdo de Shizuka querían llegar a la mente de Rui pero él los desecho de manera inmediata, únicamente quería disfrutar de este momento con ella.

Mis suspiros nubes blancas en el aire, me informan la estación.
Repitiéndolo una vez más, tuve un pensamiento,
¿Qué hago aquí?

Quiero permanecer aquí, viéndote sonreír siempre
Quiero vivir cada nuevo momento en tus ojos,
en aquella escena coloreada para siempre de tonos opacos
para acercarnos más, quiero detener el tiempo para siempre.

Para su propia sorpresa, Rui quería que este momento se volviese eterno, de repente ella alzo la cabeza y sus respectivas miradas se reflejaron en los ojos del otro.

Quiero permanecer aquí, viéndote sonreír siempre
Quiero vivir cada nuevo momento en tus ojos,
Si un día pudiese traerte a una tranquila estación
a las flores abriéndose en el cielo como copos de nieve.
...a las flores.

-Vamos, bésala- se trataba de Akira quien junto con Soujiro hacían barras desde la mesa.

Cuando la canción acabo se separaron y se quedaron en la pista de baile de pie sin decir nada, algo había pasado en ese instante en que estuvieron juntos bailando.

-Parecemos tontos parados en la pista sin hacer nada- dijo ella algo avergonzada.

-¿Qué te parece si seguimos bailando?-

Ella asintió y así bailaron las próximas tres canciones después de ello se sentaron en su lugar.

-Vaya, estoy cansada hace tiempo que no bailaba así… Creía que Hanazawa Rui no sabía bailar- mientras decía esto tomaba un poco de agua y se daba algo de aire.

-Pues digamos que alguien de mi status debe aprender de todo para sobrevivir en esta sociedad de ricos y famosos- cosa que a Rui no lo ponía muy contento que digamos.

-Aunque he asistido a cientos de fiestas igual a esta es la primera vez que me divierto- dijo algo decepcionado pero feliz a la vez.

-Pues no seré la mejor compañía que alguien de tu status pueda esperar pero te acompañare a las fiestas que quieras-

¡Qué tonta...! ¿Qué estoy diciendo? Alguien como él ya debe tener a alguien que lo acompañe a este tipo de cosas. ¿Acaso parezco desesperada o qué?

-Es una promesa- diciendo esto él le acerco su dedo meñique a lo cual ella respondió de igual forma y así juntos hicieron esa promesa.

-Espérame un momento... Te traeré algo de comer-Rui se levanto rápidamente y se acercó al bufet.

Ella no dejaba de admirarlo.

Diablos… ¿A dónde habrá ido Kazuya? Espero que no me haya dejado sola… ¡Ay no….! Como le hare para regresar al campus… Y se le digo a Hanazawa Rui que me lleve de regreso… ¡No, no, no…! Estaría abusando demasiado de él.

Rui enfrente del bufet silbaba una alegre tonada mientras elegía los platos que se iba servir.

-Por favor, llévelos a la mesa donde se encuentra la joven de vestido rojo que me acompaña- le dijo a uno de los meseros.

Mientras pensaba que mas llevaba a la mesa apareció Tsukasa.

-Veo que te estás divirtiendo-

- ¿Por qué no lo haría? Si para eso es que venimos ¿no?

-Todavía no has respondido lo que te pregunte-

-Tsukasa, eres mi mejor amigo y estoy feliz de que hayas regresado de New York… Pero la época de secundaria del F4 ha terminado- le dijo poniéndole el brazo en el hombro a su amigo.

-Todos hemos cambiado, tú también deberías hacerlo-

-A mi no me vas a decir que hacer-diciendo esto aparto bruscamente el brazo de su amigo y salió hecho una fiera.

Tsukushi estaba totalmente sumida en sus pensamientos que ni siquiera se dio cuenta de lo acontecido entre Tsukasa y Rui ni de cuando el mesero trajo la comida a la mesa.

De repente la vibración de su celular la saco de su letargo… Era Kazuya.

-Alo, Tsukushi-Chan-

-¿Donde estas?-Kazuya hablaba tan rápido que casi ni se le entendía.

-Te vine a buscar a tu departamento pero no estabas, Akira me dijo que te habías regresado a tu casa-

Pero qué diablos…

-Aun estoy en la Eitoku-

-Espérame que voy para allá-

En ese instante llego el F2.

-No hace falta que lo hagas, de eso nos encargaremos nosotros- Soujiro de manera abusiva había agarrado el celular de Tsukushi.

Ella solo lo miro asustada.

-Toma- le devolvió el celular con una gran sonrisa seductora.

En serio, estos tipos se están pasando de la raya primero el cabeza de garabato y ahora uno de los gemelos estúpidos.

-Es una bonita velada, deberían aprovecharla- dijo Akira abrazando a Tsukushi.

Ella le saco el brazo y se hizo a un lado pero prácticamente estaba atrapada por Casanova y Don Juan.

Rui se aclaró la garganta al verlos sentados tan cómodamente como si nada.

-Hey Rui… Ven siéntate acá al lado de ella- diciendo esto Soujiro le cedió su puesto a Rui.

-Es una pena, que hayan dejado plantada a Tsukushi-chan- -¿Verdad Akira?

-Sí, acaba de llamar Kazuya y dijo que no podía regresar a recogerla- respondió en un tono tristemente sobreactuado.

-Tsukushi-chan, esta apenada por el asunto y como es algo tímida nos pidió que te dijésemos que las lleves a su casa- prosiguió Soujiro con su acto de buena voluntad.

En ningún mo…. ¡Vamos no seas tímida…! Interrumpió Soujiro.

-¿Y qué dices a eso Rui?- preguntaron con ansiedad ambos.

-Por mí no hay problema igual me queda de camino a la casa-

-Bien, el trabajo ya está hecho- Se levantaron de la mesa el par de conspiradores.

-No queremos interrumpir a la feliz pareja mientras cenan, nos vemos luego- Se despidió Akira de nuevo con una enigmática sonrisa.

-Cualquier cosa, estaremos del otro lado- termino de acotar Soujiro.

Diciendo esto se fueron.

-Lamento mucho, que te hayan molestado de esa manera, ellos a veces no saben cuando detenerse- dijo Rui algo avergonzado.

-Supongo que no se puede hacer nada con ellos- Sonrió.

Y así empezaron a comer.

Del otro lado el F2 los miraba atentamente.

-Buena jugada Akira-

-Pero fue aun mejor la tuya Soujiro-

-Por cierto donde fue Tsukasa- pregunto algo preocupado Soujiro –Espero que no se esté metiendo en más problemas-

-Estaba conversando con Rui en la mesa del bufet de ahí desapareció, lo más probable es que ya se haya ido-

Las palabras de Rui habían calado dentro de la humanidad de Tsukasa, sabía que de una u otra manera había obrado mal pero ¿Por qué le molestaba la aptitud de Rui hacia esa insignificante chica?

Eran celos, se sentía celos. Después de cuatro años fuera había perdido su lugar en el grupo.

Mientras pensaba en ese asunto tomó otro sorbo de whisky.

-Ese golpe en serio me dolió, pero de que me las paga me las paga- diciendo esto asentó su vaso bruscamente en la mesa del bar.

La noche aun era joven y ambos chicos habían pasado una noche inolvidable. Después de comer salieron a dar una vuelta por el campus de la Eitoku.

-Estudié aquí casi toda mi vida pero nunca me sentí a gusto y a pesar de que me prometí a mi mismo no volver a pisar este lugar hoy no me arrepiento de haber venido aquí- le dijo directamente a ella.

-Pues no te entiendo, es un hermoso lugar- Ambos se sentaron en una banca situada al lado de una de las tantas fuentes de agua del lugar.

-A pesar de que estuve a punto de venir a estudiar acá, en realidad no me arrepiento de haber seguido estudiando con mis amigos… Aunque…- Ella trataba de alejar las huellas del pasado.

-Aunque... ¿Quién sabe tal vez nos hubiésemos topado por los pasillos de clases?-diciendo esto Tsukushi se empezó a sacar los tacones.

Hm… Pensándolo bien tal vez te hubieses peleado con Tsukasa al tratar de defender a alguien y finalmente te hubiese sacado una tarjeta roja… Rui se podía imaginar en su mente tal escena.

-Pues yo no le tengo miedo al cabeza de garabato, si se atrevía a ponerme una mano encima se iba a topar con este puño- diciendo esto se puso de pie y lanzo un golpe al aire.

-Después de la lección que le di hoy no tendrá más ánimo de molestarme- dijo ella con cierto orgullo.

-Tsukasa es alguien que no deja pasar fácilmente las ofensas-

Las palabras de Rui la inquietaron.

-No te preocupes, yo te protegeré de el- diciendo esto le extendió su mano.

Ella aceptó la mano que le ofrecía y sentó junto a él a admirar las estrellas de la noche.

-Me olvide de decirte, que el día de hoy te ves hermosa- las palabras de Rui la hicieron sonrojar.

-Aunque ya debes de tener algo de frio- diciendo esto se quito el saco y se lo puso encima.

-Hasta que hora no la besa…- Eran nada más ni nada menos que Akira y Soujiro que habían estado siguiéndolos todo el trayecto.

-Este Rui realmente es lento, es tan irritante-

-Déjalo... A veces es mejor un poco de romance, la expectativa es lo que lo hace mágica la situación- Akira hablaba como un gran experto en el tema.

-Así que vámonos, que hoy no pasara nada-

-Aunque primero tengo que hacer una llamada- Soujiro iba a poner en práctica el Plan B.

-Aun tienes algo de hambre… Se me antojo comer algo dulce-le pregunto a la joven.

-Un poco…- -Si quieres regresamos al baile- dijo señalando la entrada del gran salón.

-Me gustaría comer la tarta del otro día, la de crema pastelera-

-Tenía razón, sabía que te iba a gustar-

-Vamos…- diciendo esto le ofreció su brazo…

Por alguna extraña razón, Tsukushi no podía decirle que no a él, sus ojos la habían hipnotizado sabía que era algo peligroso pero simplemente quería dejarse llevar después de tanto tiempo después de lo que paso con Jun.

-No te vas a poner los zapatos- pregunto asombrado.

-Pues no… Pensaba ir descalza hasta llegar a tu carro-

-Tenía planeado ir caminando hasta la cafetería así que será mejor que te los pongas-

-¿Sabes a cuantos kilómetros estamos de ahí? De ninguna manera prefiero ir descalza antes que ponerme de nuevo estos tacones, Hanazawa Rui sabes lo que es…-

Y así siguieron discutiendo hasta llegar al carro de él.

Aunque prometí no regresar a ti, el día de hoy me has dado un único buen recuerdo.

Y así Rui se dirigió en su auto hacia esa pequeña cafetería del Roppongi.

-Por cierto tengo unos zapatos deportivos en la parte de atrás-

Fue cuestión de que Rui dijera eso para que ella inmediatamente se pasara a la parte de atrás del auto a cambiarse de zapatos.

Al llegar a la cafetería por una extraña coincidencia, se sentaron en la misma mesa de la última vez y los atendió la misma mesera.

-Dos tartas de crema pastelera con frutillas, un té helado y un té con leche- dijo él.

Tsukushi se quito el saco de Rui y lo puso a un lado de su asiento.

-Ya regreso- diciendo esto ella se levanto y se dirigió al baño.

El espectáculo era impresionante, el ver a una chica con un vestido tan elegante calzando unos deportivos que le quedaban enormes.

Al poco rato llego la mesera con la orden.

-Su novia, el día de hoy se ve encantadora-

-Si tiene razón, pero ella no es mi novia…-

El celular de Rui empezó a sonar por un momento no quiso ponerle atención creyendo que se trataba de Soujiro o Akira pero estaba equivocado; en ese instante ella se acercaba a la mesa.

-Alo… Si, madre-

-Claro, que estoy bien-

-Quien te conto eso…-

-Es una compañera de clases-

-Sí, cuando pueda la llevare a la casa-

-Buenas noches para usted también- diciendo esto colgó.

En serio, que esta vez han abusado mi paciencia- reflexiono algo molesto.

-¿Paso algo malo?- diciendo esto se sentó.

-No, no lo creo-

Sonrió y se metió un gran bocado de tarta en la boca.

-Realmente esta delicioso, fue una buena idea venir acá-

El asintió y siguieron conversando y comiendo hasta que las campanadas del reloj anunciaron que este día miércoles de baile por la noche había llegado a su fin.