Sigo corrigiendo… ¡Una de Kaoru y Butch! La verdad es que estaba escuchando la canción y luego vi el video y pensé ¿Por qué no ellos dos? Son perfectos para esta canción.

Bueno y nada acá se los dejo, inspirado en la canción Criminal – Britney Spears.

Me voy olvidando, la edad de Butch aquí es 22 y de Kaoru 20.

La canción Criminal no me pertenece, tampoco Demashitaa! Powerpuff Girls Z.


Criminal

Estaban Kaoru con su "prometido", Dave en una fiesta de alta sociedad que organizaban sus padres para anunciar su compromiso, y estos estaban platicando amenamente con otros invitados, bueno excepto Kaoru, la cual estaba desinteresada en la conversación y estaba distraída mirando hacia otro lugar.

Dave volteó para hablarle a su hermosa prometida, viendo su distracción, se enojó.

–Deja de estar mirando como estúpida por todos lados, es embarazoso. Ahora voltea y déjame ver tu hermoso rostro. – ella giro su cabeza hacia otro lado – ¡Hey! – tomo su cara fuertemente y la empezó a apretar, lo cual hizo que la poseedora de ojos color jade gimiera de dolor, ella le podría dar una paliza si quería, pero había demasiada gente, y sus padres se enojarían - Oye, cuando yo te hable. ¡Mírame a la cara! – ella se zafó de su agarre y se fue corriendo al baño, el castaño volvió a la conversación con los invitados, como si nada hubiese pasado.

Ya en el baño la bella azabache se mira al espejo, con frustración y cólera. Y sin querer, se le escapa una lágrima rebelde.

-¿Por qué? Porque a mi me pasan esta cosas. – golpeó con fuerza el lavabo – Mis padres me comprometieron con ese desgraciado. – cerró los ojos y le escurrieron más lágrimas rebeldes – Mi vida es una desgracia, y lo será mucho peor cuando me case con él.

Y a pesar de que ella fuera una chica ruda, tenía sentimientos, y unos con los que si te metías, ella podría estar más afectada que nunca.

Sacó pequeño un pañuelo de su bolso y se empezó a limpiar la lagrimas, se miro al espejo y observo con delicadeza su bello rostro, tomo uno de los perfumes que estaban ahí y se perfumo para de nuevo salir afuera, pero cuando salió encontró a su prometido coqueteando con una tipa cualquiera, una ramera si se podría decir. No le enfadaba, y menos le daba celos, pero si es que se iba a casar con esa basura, por lo menos tenía que respetarla.

-Eres muy hermosa – dijo la escoria humana de Dave, mientras la señorita estaba jugando con su corbata – ¿Sabes? Yo… – no terminó de hablar porque Kaoru estaba llegando, interrumpiendo la escena.

-¿Qué esta pasando aquí? – dijo molesta y mirando a la chica.

-Oh, lo siento tanto. – le dijo a la chica – ¡Ven aquí! – jaló a Kaoru del brazo y la sacó afuera de la fiesta.

-¡Suéltame, estúpido! Me lastimas… – dijo forcejeando con él, propinándole de paso varios golpes, pero aún así él era más fuerte que ella.

Dave le dio una cachetada, haciendo que la oji-verde voltee la cara con dolor.

–Para que sepas que: Tú no te vas a meter conmigo, ahora vuelve adentro como mi linda prometida que eres. – dijo con una sonrisa sínica y malvada.

Esto fue visto pon un chico que estaba rondando por ahí, pues era su zona en este momento. El extraño vino corriendo y le propino varios golpes en el estómago a Dave y tirándolo al suelo, escupiendo un poco de sangre.

-¿Te encuentras bien? – dijo el extraño de mirada verde cobalto. Se dirigió a su moto haciéndole un ademán con la mano para que viniera.

-Sí, espera… – se dirigió hacia Dave y lo pateo en su entrepierna – Ahora estoy bien. – sonrió y fue hacia la moto del joven subiendo – Por cierto, ¿cuál es tu nombre? – preguntó abrazándose a su espalda.

-Butch, dime Butch. – dijo arrancando su moto y saliendo de la fiesta.


Iban manejando la moto por las calles de Tokio, por cada parte de la hermosa ciudad, hasta que llegaron al departamento de Butch en las afueras de la ciudad, bajaron de la moto, entraron al departamento, que no era para nada feo; a decir verdad se veía muy cómodo. Kaoru encontró varios periódicos en donde descubre que él es un prófugo de la justicia.

"Con que es un criminal…" pensó, se dirigió a uno de los lockers que estaban cerca de ahí y abrió uno, para su sorpresa encontró una pistola, la cual observó detenidamente. Luego volteó para encontrarse con los ojos del azabache. "Sí, definitivamente es un criminal." sonrió para sus adentros, alzo la mirada y observó fijamente los ojos de él.

-No deberías haber encontrado esto. – dijo viendo que ella sostenía el arma – Pero, que más da. – sonrió y empezó a acariciar su rostro, pero ella se acercó rápidamente a él y lo empezó a besar.

Un impulso tal vez. O tal vez no.

Ambos se besaron intensamente, y se dirigieron a la cama de él, y empezaron a consumar su acto de amor, ella lo quería, lo deseaba.

Kaoru comenzó a sentir que él le daba besos mas profundos y los recibió, pero recordó lo que su madre le dijo hace algunos años atrás antes de comprometerla con Dave.

-Hija, hagas lo que hagas nunca tengas un amor no correspondido, nunca te enamores de alguien que no es para ti, menos si es alguien que no vale la pena, un bueno para nada, un vago, alguien que no te sea fiel. – dijo con un tono algo melancólico, Mitsuko una hermosa mujer de una cabellera oscura algo verdosa.

-Claro mamá, pero porque me dices esto, todavía no tengo edad para pensar en eso. – con 15 años una joven Kaoru, estaba algo confundida por las palabras de su madre – No se porque me dices esto…

-Para que estés preparada para la vida Kaoru. – acaricio su mejilla – Mi linda Kaoru.

Suspiró. "Se que me dijiste que me alejara, que no valía la pena, que no tiene corazón, pero mamá, estoy enamorada de un Criminal, perdóname." pensó y se dejo llevar por las caricias de su criminal, el empezó a besar todo su cuerpo y ella lo disfrutaba. Como algo mágico, se empezaron a amar.


A la mañana siguiente estaba Kaoru dormida en la cama, pero abrió los ojos y vio a Butch llegar con el desayuno.

-Buenos días, hermosa. – dijo entregándole una taza de café, dándole un beso en la frente y acostándose nuevamente en la cama.

-Gracias. – dijo dándole un beso en los labios, se separo de él y se recostó en su pecho.

"Él es un villano, mata por diversión, es impredecible, pero estoy enamorada de él." Uan hermosa sonrisa surcó sus labios, pero a lo siguiente desapareció. Que la perdonara su madre por meterse con un criminal, pero que más daba ¡A ella le encantaba ese tipo!

Se aferro del pecho de él y cerró los ojos, ella había decidido dejar la alta sociedad y estar con uno de los prófugos más buscados por el gobierno. Y peor aún, convertirse en su cómplice, pero eso ya no importaba, estaba feliz y enamorada de Butch.


Ya semanas después. Por la tarde Butch y Kaoru estaban en el supermercado "comprando" víveres, y ella estaba en la sección de enlatados escogiendo comida.

Kaoru empezó a ver todo, pero de pronto recordó que tenia el arma oculta bajo su chaqueta, volteo disimuladamente y vio que Butch estaba en el otro lado viéndola, ella sonrió, levanto su camiseta, saco el arma y apunto hacia el cajero – Entregue todo si no quiere morir ¡Rápido, rápido! – apuró, mientras Butch se dirigía a ayudarla sacando todos los billetes.

Salieron corriendo un auto en donde una señora iba a abrirlo para entrar, pero él le robo su bolso y los dos se subieron y arrancaron el auto para dirigirse al departamento.

Cuando llegaron Butch encendió el televisor y vio que en las noticias salieron los dos como buscados por la policía, informaron que el primero Butch Him ya era buscado por diferentes delitos, de asesinato, robo, etc; y la segunda Kaoru Matsubara era la ex heredera a la fortuna Matsubara, ahora convertida en una criminal.

-¡Mierda! – dijo azotando su puño contra la mesa.

-Tranquilo, al menos no saben donde estamos. – dijo poniendo su mano en el hombro de él.

Sí, lo sé, ¡pero en cualquier momento nos podrían descubrir! – dijo molesto. Kaoru se puso en frente de el, tomo su rostro y lo obligo a mirarla a los ojos

–Pero, mientras eso no ocurra, estaremos bien. – dijo, para luego besarlo, él tomo su cintura y la besó más apasionadamente.

El azabache empezó a cargarla y a dirigirla hacia la ducha, los dos se quitaron su ropa y entraron a bañarse juntos, se besaban y se abrazaban mientras sentían que eran uno.


Cuando salieron se cambiaron, pero empezaron a escuchar unas sirenas de policía que venían de afuera

-¡Maldición, nos encontraron! – dijo avisándole, algo preocupada.

-Lo sé. – dijo mirando hacia todos lados.

Desde afuera se escuchaba la advertencia de los policías "¡Salgan! Los tenemos rodeado ¡No servirá de nada que escapen!"

-¡Tenemos que hacer algo! – dijo retrocediendo.

-Ya lo sé… ¿confías en mi? – retrocedió igualmente y chocó con la espalda de Kaoru.

-¿A qué viene eso, Butch? – dijo alterada.

-¡Solo dime si condias en mi! – exigió el hombre, esperando la respuesta de la chica de ojos jade.

-¡Claro que si! – dijo mirándolo de reojo ya que ambos estaban volteados, ella tomo su mano, se besaron, la policía empezó a disparar, pero a ellos no les importaba, estaban disparando a todo el departamento, ellos seguían besándose, si ese beso seria el ultimo tenían que disfrutarlo – Te amo. – dijo soltando una pequeña lágrima.

-Yo también hermosa. – dijo limpiándole la lágrima – Pero este no es el fin.

Tomó la mano de Kaoru y la jaló, salieron por una ventana escondida y con cautela se dirigieron afuera y vieron las camionetas de policía, la moto de Butch solo estaba a unos metros de estas.

La policía entró derribando la puerta y apuntando con el arma buscando a los criminales, pero no encontraron nada, uno de ellos tomó su intercomunicador y avisó a las demás autoridades.

–¡Se escaparon! Los criminales abandonaron el edificio, ¿copiado? Los criminales abandonaron el edificio. – apagó su intercomunicador, con mucha rabia.


Ya con la moto tomada los dos subieron rápidamente y se perdieron de la vista de los policías, ahora seguían un nuevo camino, a una nueva vida.

-Butch, ¿juras que nunca jamás volveremos? – dijo volteando su cabeza para ya no ver a la policía.

-Claro que si hermosa, te lo juro. – dijo acelerando mas, saliendo de la ciudad y dirigiéndose hacia el horizonte.

-Eso espero… – se aferró a su espalda abrazándolo fuertemente.

El amor que ella sentía hacia él no era racional, era físico. Todas las razones ya no existían. No lo podía negar, le encantaba ese tipo. Sonrió.

Estoy enamorada, de un… criminal…


Bueno, no recordaba que este one-shot era tan largo xD. Pero me gustó mucho escribirlo.

Reviews?