Hola pues aquí ando publicando, se quedo muy estresante verdad, es por esto que les publico primero de este que del otro, aunque pronto estará arriba el siguiente capitulo de "De Regreso"

Nos vemos abajo.


Capitulo 15

Los bombazos han terminado, después de más de seis horas, han dicho que saldremos en un par de horas quizá un día más mientras esperamos a que nos avisen los reportes de los daños. Salgo de la habitación de Haymitch y camino por los pasillos y llego al cuarto de Prim donde veo que sale la Sra. Everdeen, sus ojos están rodeados de ojeras, viste su bata medica por lo visto tiene guardia.

- Hola Peeta, ¿dormiste bien?

- Un poco.

- Lamento mucho todo esto que paso. Tu deberías estar descansando – me dice – Acabas de despertar y debes recuperar todas tus fuerzas.

- Yo también, lamento no haberla protegido.

- Ella era así – me dice con lágrimas en los ojos – Siempre protegiendo a los demás. Y nunca le dije cuan orgullosa estaba de ella.

- Señora Everdeen verá que saldremos adelante – le digo intentando sonreír aunque no lo logro- ¿Dónde esta Prim?

- Acostada, no quiso despertar.

- Ire a verla.

- Gracias.

No pude dormir en toda la noche, me duele el corazón, el hecho de pensar en ella, en su soledad y el dolor que paso, cruzo una habitación y veo a Finnick con la mirada perdida, por lo visto esta igual que yo, con el corazón quebrado, la diferencia es que yo tengo alguien más por quien ver, el ya no tiene nada o eso creo. Abro la puerta y lo llamo.

- Finn.

- Ah Peeta – me dice con el rostro lleno de lágrimas - ¿Te dejaron dormir las bombas?

- No –le digo sentándome a su lado – Sabes que cuentas conmigo, ¿verdad?

- Gracias – me dice – Sabes yo prometí que la cuidaría y simplemente la deje sola, murió sola, perdida en su mundo. Y Snow la exhibio delante de todo Panem y yo... yo no hice nada.

- Finn no te culpes, no sabíamos que iban a actuar de este modo. – Pero sus palabras me golpean, ¿acaso no le prometí lo mismo? ¿No me prometí protegerla cuando fuimos elegidos tributos?

- Sé que hay algo malo Peeta, el plan se salió de control pero algo no me cuadra. -dice mirando más allá de mi, buscando quizás respuestas en lo que ha ocurrido en este tiempo.

- Creo que debes calmarte un poco, veremos que todo estará bien, intentaremos recuperar lo que quede de ellas.

- ¿Cómo? – me pregunta.

- No lo sé, pero iremos a buscarlas.

- Gracias – me dice mirando un pedazo de cuerda que empieza a amarrar.

Salgo de allí y veo a Plutarch caminando por el pasillo.

- Quiero ir al Capitolio. - le digo haciendo que se detenga, no hemos hablado nunca y quisiera preguntarle ¿Cómo no nos dijo nada? ¿siempre supo los planes del 13 y del Capitolio, pero ninguna de mis decenas de preguntas salen, solo una exigencia que por lo visto no está decidido a aceptar. El me examina con la mirada y después le da a su asistente una señal para que nos deja solos.

- Peeta, buen día, no estás entrenado para hacerlo. -dice tranquilamente.

- Entrénenme.

- El ataque ya está planeado, pronto seremos libres.

- Necesito ir por Katniss.

- Peeta ella murió.

- No me importa, necesita no estar sola. – le digo con dolor. - además se lo prometí a Finnick

- Intentaré hacer algo aunque perdimos contacto con Boggs nuestro contacto allá ve a el área de entrenamiento. – dice escribiendo en aparato que lleva con él, cuando se desaparece de mi vista. Me detengo en la puerta de las Everdeen y veo durmiendo a Prim, probablemente lloro toda la noche, de modo que me doy la vuelta y busco algo que hacer para no volverme loco, quizá lo mejor sea ir a entrenar.

Han pasado tres semanas, la guerra en los distritos continua, he estado en entrenamiento este tiempo, he jurado vengarme de ese hombre que me arranco a mi familia, que intento dañarla y que mato a Katniss, lo haré, estoy seguro de eso.

Camino hacia la base pues la alarma llamándonos ha comenzado sonar, cuando entro veo a Plutarch mirando un plano del Capitolio, veo entrar a Coin y todos guardan silencio.

- Estamos listos para entrar en el Capitolio. Todos los que tienen un escuadrón asignado tienen que ir mañana a las 600 horas al hangar asignado, saldrá en sus horarios. El distrito dos está por caer. -Nos presentan un video en vivo y veo a Gale luchando en compañía de otros y luego una explosión, la nuez, la fortaleza del 2 ha caído Gale se reporta y dice que volverá esta noche al distrito 13.

Salgo rumbo al comedor donde veo a Finn y a Johanna comiendo en una mesa, me siento a su lado y sonrió, todos tenemos la misma cara, de tristeza, de incertidumbre ante lo que vendrá, ninguno de los dos fue al llamado de Coin ellos están desechos internamente para ser parte de un escuadrón.

- Sabes pudimos haberlas salvado – dice Finn con vehemencia y lo miro, hace semanas que empezamos a entrenar y cada vez que recuerdo mis entrenamientos son más intensivos al igual que los de él, Johanna es quien ha sido nuestro apoyo y aunque creí que era diferente fría y sin corazón, se ha interesado por nosotros y lo que más les admiro es el hecho de seguir entrenando aun sabiendo que no irán con nosotros.

- Hey basta Finnick – dice ella – Sabes que no podrías, ¿Qué iban a intentar? Tú con un tridente y el con un costal de harina, era imposible, hubieran muerto con ellas. – dice cansada. – Debes superar esto, por ella.

- Johanna – dice él y la mira a los ojos – Tú no sabes.

- No me digas que no lo sé, por si lo olvidaste perdí a todos, a todos Finn, tu aun tienes a tu hermana -y los miro en silencio- sabes que sobrevivió así que no digas que no tienes por que luchar. Yo no tengo a nadie, aun él tiene a su familia y a la hermanita de Katniss, deben salir adelante.

- Ella tiene razón. -le digo y como un poco de lo que hay en mi bandeja.

- Además mañana al amanecer iremos a cortarle la yugular a Snow – Finnick sonríe y se pone de pie.

- Finn no podemos ir, no nos lo autorizaron -dice ella.

- No necesito el permiso de nadie. Me voy a dormir – dice él y me quedo mirando mi plato.

- Beetee quiere hablar contigo – me dice – Tiene algo para ti.

- Gracias.

Camino por el pasillo y llego al área donde está el único vencedor del distrito 3 que sobrevivió. Es la primera vez que hablaré con él cuando entro en la habitación el me examina y sonríe.

- Vaya que era una buena imitación.

- ¿de que hablas?

- Ah de nada, olvídalo - Que bueno que viniste, ven tengo equipo para ti, me han dicho que se te da el uso de lanza.

- Si, no soy muy bueno, pero si.

- Bien, tengo algo para ti, al igual que una arma, vamos para enseñarte como usarla. – Después de un rato no puedo dejar de pensar en sus palabras.

- a que te referías que era una buena imitación.

- Pues – dice mirando hacia el frente y parece dudar un poco – Yo vi a Katniss, antes de que nos rescataran.

- ¿En verdad?

- Si y a Annie, ellas estaban cerca de la celda donde estábamos, quizá puerta con puerta, no lo sé, pero tu estabas allí.

- ¿Yo? imposible.

- Si, pero no, al parecer el Capitolio logró hacer mutos muy parecidos a las personas, no sabía que eran capaces de eso, pero lucía idéntico a ti.

- ¿y que sucedió?

- Torturaron a Katniss, por días, grito por muchos días hasta que un día se detuvo, algo le hicieron que cambió y te asesino fríamente, eso me sorprendió al principio creí que eras tu, Chaff y Annie también lo creyeron, cuando llego a esa celda tu entraste y ella lloraba después de su tortura, intento tocarte pero saliste sin siquiera mirarla, después ella sin pensarlo dos veces te mato. En ese momento supe que era un muto.

- ¿por que? ¿Como lo sabes?

- Pues - dice cuando la puerta se abre y entra un soldado y nos mira - Debes de irte, mañana es un gran día.

Y sin decir más me despacha y salgo pensando en sus palabras, pero también preguntándome si estaba tan cerca de ellos, ¿Por qué no la rescataron? doy vuelta en un pasillo y camino por los vacíos corredores y me detengo al escuchar la voz de Prim antes de girar. Veo que no está sola, parece molesta por el tono en que está hablando.

- Gale, espera, deja de escapar, dime la verdad, ¿fuiste tú? - Los veo desde la oscuridad y por lo visto volvió del 2.

- Prim… - dice el pero no se gira, me quedo en la oscuridad mirándolos, ella parece deshecha y el culpable.

- Necesitas decírmelo.

- ELLA SE CONVIRTIÓ EN UNA TRAIDORA.

- Sabes que no fue así – le dice con lágrimas – Ella pudo haberse salvado, debiste haberla rescatado, era tu misión.

- ¿Y qué? Permitir que llegará aquí a asesinarnos a todos, era una pieza del Capitolio.

- No estás seguro de eso. Solo porque ella lo escogió a él y no a ti, ¿lo estás haciendo por despecho?

- No sabes nada. - dice girandose y veo dolor y mucho enojo en su mirada.

- Claro que sí – dice ella con un grito – Si no fuera porque te dijeron que ella estaba protegiendo a la familia de Peeta ¿la habrías salvado?

- La amaba Prim.

- No es verdad – dice con enojo – Si eso hubiera sido cierto el día que incursionaron en el Capitolio para rescatar a Beetee la hubieras salvado, a ella y a Annie, las abandonaste. Era tu trabajo. – La veo darse la vuelta y salir corriendo, me quedo allí en la oscuridad, las palabras de Prim me responden mis preguntas, espero a que se marche y camino hacia el único que me puede responder.

Golpeo la puerta de la habitación de mi mentor y me abre la puerta donde lo veo, desde hace tiempo no toma ni una gota de alcohol, se ha ejercitado con nosotros de modo que se ve mucho más joven que antes y fuerte.

- ¿Qué sucede chico?

- Necesitamos hablar –digo pasando sin su autorización y me dejo caer en la cama. – Hay algo que no me has dicho verdad, sobre Katniss.

- ¿De qué hablas?

- Pudieron rescatarla, cuando fueron por Beetee. ¿verdad?

- ¿Cómo lo sabes?

- Lo escuche. - el me miro y suspiró con fuerza mientras se removía su cabello.

- Si, tienes razón – dice el mirándome con tristeza – Lo siento chico, pero ella ya no era nuestra Katniss.

- ¿a qué te refieres?

- Ella mató a uno de los nuestros por proteger al presidente, ella no existe más.

- Eso no es verdad, imposible, ella nunca estaría del lado del Capitolio.

- Lo hizo, así que Gale no la salvo, de no ser por un guardia que la protegió hubiera muerto por causa de él.

- No imposible. Era su amigo.

- Bueno las amistades se ven puestas a prueba en los momentos más difíciles y bueno el chico creyó que era lo mejor, no podía ver morir a alguien más del 12.

- ¿No la rescato? ¿Pudo hacerlo?

- Si – dijo Haymitch cansado. - ¿pero cómo te has enterado?

- Prim se lo ha dicho, en verdad Lo mataré – digo poniéndome de pie. Probablemente Beetee no haya dicho nada de lo sucedido a nadie, así que mejor lo guardo para mí.

- Cálmate – me dice poniendo su mano en mi hombro – ahora no tenemos nada que hacer, solo, guarda esa ira para destruir al Presidente, ve a dormir.

PoV Haymitch.

Veo a Peeta marcharse y me siento en mi cama, reposo mi cabeza en mis manos y pienso en como Prim debe sentirse mal por lo que le dijo a Gale, ella sabía que eran amigos, ¿Cómo supo que ella había casi podido ser rescatada? Alguien debió habérselo dicho.

No puedo dejarme de culpar, pude haberla ayudado más de lo que lo hice, debí traerla conmigo, pero nuestra prioridad era Beetee, no esperaba verla allí, las últimas noticias de Felicity era que las habían trasladado. Mientras pienso en los acontecimientos que nos llevaron a no rescatarla.

Después de que despertamos fuimos convocados para ir a salvar a los tributos capturados, Peeta aún continuaba inconsciente de modo que Finnick, Johanna y yo fuimos enviados junto con un escuadrón espacial donde iba Gale.

Irrumpimos en el Capitolio, donde nos dijeron nuestros contactos que los tenían, a todos en una área privada, llegamos y encontramos solo a Chaff y a Beetee, esperaba verla, y probablemente el también, cuando veníamos de regreso con los rescatados seguimos buscándola a ella y a Annie, pero ninguna apareció las celdas estaban vacías, cuando nos topamos con un pasillo lleno de guardias los cuales no tuvimos problemas en eliminar y al fondo vimos una puerta con el escudo de Panem tallado, Gale no perdió el tiempo y se dirigió allí.

Cuando abrió la puerta sentado detrás de su escritorio nos encontramos con el presidente.

- Así que ustedes son los que están haciendo tanto alboroto. Debería bajar su arma.

- Pues no se preocupe no vera como… - dijo pero un par de detonación nos hizo girarnos y vimos que han caído dos de nuestros acompañantes y me sorprendí al ver a Katniss apuntando a Gale con su arma mientras su mirada esta vacía.

- Creo que usted es el que debe bajar su arma.

- ¿Katniss que haces?

- ¿Se encuentra bien Señor? – pregunto mientras se acerca sin dejar de apuntarnos.

- Si Srita Everdeen ¿Dónde está el resto de la guardia?

- Señor los han matado.

- Creo que debes eliminarlos – dice el Presidente poniéndose de pie.

- Si Señor – Gale sigue con el arma al presidente que sale por una puerta trasera mientras no deja de apuntarle.

- Katniss, ¿Qué te hicieron? Nos dijeron que estabas bien.

- ¿Bien? Si estoy bien ahora que veo la verdad. Detente o te dispararé.

- Lo has hecho una vez.

- Pues ahora si haré que permanezcas muerto – dijo mirando la puerta por donde salió el presidente. – Bajen sus armas o no dudaré en disparar.

- Gale lo tenemos – escuchamos una voz y ella se gira y dispara, la mirada de Gale al ver que era parte de su escuadrón es de ira, Katniss lo mato sin ningún sentimiento de culpa a el y dos más.

- Vámonos – dice Gale mientras comienzan los disparos, yo lo sigo viendo pero me quedo en el mismo lugar mirando a Katniss que ha sido herida y esta oculta detrás de una puerta, pero debemos irnos pues más fuerzas de vigilantes están llegando.

- Tenemos que llevarla con nosotros. – Le digo.

- No permitiré que nadie más muera – dice Gale deteniéndome. – Es una orden. – Lo miro molesto y salgo detrás de él, dejando a mi vencedora herida en el Capitolio.

Un golpe en la puerta me saca de mis recuerdos y abro la puerta para ver a Finnick con una mirada perdida.

- Haymitch no podré hacerlo – dice el chico mirándome con ojos vidriosos.

- Finn.

- Creí que la venganza podía ser un buen combustible para esto, pero me siento demasiado desesperado por no que no pude ayudarla, sé que no me entiendes.

- Lo hago –digo y le cuento lo que paso en el Capitolio, aunque andábamos juntos allí él estaba en otra zona y no le mencione nada de esto.

- ¿Por qué crees que actuó así?¿Porque no me lo dijiste?

- Beetee dice que usaron con ella algo llamado "secuestro" y le dejaron la mente en blanco, solo con mentiras, de modo que solo era un robot que seguía órdenes.

- ¿le disparo Gale?

- Si - digo suspirando – creí que no sobreviviría pero solo lo hizo para morir como todos los demás.

- ¿por eso la colgaron? ¿por dejarlos escapar?

- No lo sé – hay cosas que no entiendo, todo ha pasado tan rápido y esto parece no terminar.

- Haymitch nos vengaremos.

- Lo sé.

Y ambos nos quedamos en silencio mirando el tiempo pasar, Finn no irá ni Johanna y en estos momentos Peeta esta enceguecido por el enojo y sé por experiencia propia que ese es el peor ingrediente para buscar venganza.


Bueno pues ya saben un poco más de todo lo que paso en el Capitolio por vista de Beetee, Haymitch, Gale y todos los demás.

Prim debe haber sufrido al saber lo que Gale hizo, ¿que creen ustedes? Bueno aun hay cosas que aclarar y una venganza que hacer, así que bueno no dejen de seguir esta historia por el mismo link y en la misma pagina.

Gracias por leer, gracias por comentar y por agregarme a favoritos. En verdad soy muy feliz.

Nos vemos por aquí y les dejo los mejores deseos para este fin de semana, disfruten cada segundo y.

QUE LA SUERTE ESTE SIEMPRE DE SU LADO.

IRES