Hola, por favor no me maten por la tardanza es culpa de mi disco duro (pero el de mi cabeza) es que la verdad este capitulo esta listo desde hace quince días, pero creí que lo había subido, me fui de viaje a Hermosillo y creí que antes de irme lo había subido y hoy entre a revisar mi perfil y miren no estaba arriba, así que una disculpa y bueno ya que disfruten el capitulo.

DISCLEIMER... NADA ME PERTENECE, TODO ES DE SUZANNE COLLINS, SI TODO ,PEETA, FINNICK, INCLUSO GALE Y CATO ... u_u" PERO GRACIAS A ELLA LOS TENEMOS PARA NOSOTROS.


Capitulo 12

Cuando entramos en la clase veo que Peeta está en la mesa, de nuevo nos toca compartir pupitre, cuando ve que me acerco sonríe y pienso en lo que Gale me dijo y eso hace que las mariposas vuelen en mi estómago.

- Hola – le digo sentándome a su lado.

- Así que eres parte de la subasta.

- Muy gracioso.

- Quizá pague por ti. – dice y siento que me sonrojo y miro la libreta. – Así que ya no estas ocupada estudiando.

- Bueno, he adelantado unas pocas tareas –digo sonriendo.

- Los últimos días me ignoraste tanto que me parecía que… - deja su conversación a la mitad porque una pequeña chica nos interrumpe.

- Lo siento Peeta – me dice Clove y se sienta en nuestra mesa – Dime que arreglaras mi vestido.

- Pero – digo mirándola – dijeron que a los que…

- Si se lo que dijeron, pero quiero que tú lo arregles, quizá Johanna también. – guarda silencio cuando ella se acerca y me sonríe.

- He descerebrada ¿arreglaras mi vestido?

- ¿Tú te subastaras? – le pregunta Peeta.

- Claro, ¿piensas comprarme? ¿O la compraras a ella? No es tan linda.

- Entonces lo harás – dice Clove girando los ojos y mirándome – Iremos hoy en la tarde a tu casa, velo de esta manera, te compensaremos para que puedas viajar al 2 a visitar a ese hermoso chico que tienes allá, es una cita, vámonos –dice Clove y las dos se alejan cuando el profesor entra e inicia la clase.

Escucho al profesor hablar mientras comienzo a trazar vestidos en las orillas de las hojas, no puedo negar me ha llegado a gustar mucho esto del diseño y no se me da tan mal, aunque creo que Cinna habla de más cuando dice que tengo buen gusto.

La clase termina cuando Delly se acerca y abraza a Peeta del brazo mientras veo a Prim esperándome en la puerta.

- Oh Peeta verás que mi vestido será fantástico, ¿vas a pagar por mi verdad?

- Es cierto tu también estas en diseño ¿verdad? – le escucho decir.

- Si, según lo que escuche, tendremos permiso de estar toda la noche y sin chaperon, imagínate.

- Genial – dice él, yo me siento molesta y sin despedirme salgo a encontrarme con mi hermanita que me mira expectante.

- Cuéntame todo – me dice con una sonrisa.

- No es nada.

- Oh claro – dice sonriendo – Pero de todos modos me enteraré, Rue ira a cenar a casa.

- Genial, Haymitch brincará en un pie. – Y las dos comenzamos a reír mientras nos dirigimos a casa.

Cuando llego a casa veo a Haymitch en la casa dejando una bolsa de compras de comida, creo que le gusta que estemos aquí últimamente lo veo diferente a la primera vez que lo conocí ahora bebe pocas veces y viene a cenar todos los días con nosotros aunque vivimos en casas separadas.

- Hola Haymitch – le digo entrando a casa Prim también le saluda y sube corriendo al cuarto.

- Hoy tendremos visitas, ¿vienes a cenar también?

- ¿Regreso tu prometido?

- No – le digo y me sonrojo, no había dicho nada sobre eso hasta este momento ni cuando Effie le dijo sobre la llega de Cato.

- Creí que lo conocería esta vez. Claro que vendré además Gale, está aquí le dije que se diera una vuelta.

- Bien entonces prepararé cena para todos y para tu información Cato no es mi prometido.

- Lo sé, pero eres tan graciosa. ¿Quiénes vendrán?

- Algunas chicas de la escuela.

- ¿Amigas tuyas?

- Algo así.

- Bueno y yo que pensaba que tenías la gracia de una babosa muerta.

- Que gracioso – le digo sonriendo – La cena estará lista a las ocho.

- Claro aquí estaré ¿oh quieres que me vaya?

- Puedes quedarte, no tengo problema.

- ¿Quiénes vendrán?

- Clove, Johanna y Rue.

- Claro pura gente conocida – me dice riendo. – Será una gran fiesta, iré a ver a Effie.

- Claro – digo sonriendo mientras comienzo a sacar todo del refrigerador para poder meterlo en el horno antes de que lleguen mis amigas, "yeih" creo que Finnick y Annie estarían orgullosos de mí al saber de mis nuevas amigas.

Para las siete ya estaba lista la cena y había arreglado todo en el cuarto, las telas, los hilos y el papel para arreglar sus vestidos, ¿Qué me pondría yo? Suspire y me deje caer en la cama, en la mesita de noche tenía una foto de mis padres, la tome de la sala y la coloque allí, ¿Qué hubiera pasado si los rebeldes no se hubiesen levantado? Viviría aquí con mis padres en el 12, papá me levantaría y bueno, solo tendríamos que esperar no ser los siguientes en los juegos del hambre, pero ¿Qué posibilidades tendría de salir sorteada?

Un ruido en la puerta me hace darme cuenta que ya es hora, así que me pongo de pie y bajo a recibir a mis invitadas, solo tenía cinco días para preparar la ropa para el baile y tenía que arreglar tres vestidos.

- Hola descerebrada – me dice Johanna entregándome una bolsa – Allí esta, los veremos al rato.

- Gracias.

- Hey Katniss huele muy, muy bien – dijo Clove entrando en la cocina. – Oh no puedo creerlo es el chico guapo – dijo mirando una foto que tenía pegada en el frigorífico.

- Es cierto – dijo Johanna - ¿Cómo se fue a fijar en ti?

- Disculpa – digo mientras las invito a subir, la verdad las dos eran buenas conmigo y me hablaban, eso me sorprendía casi todos los días, de hecho eran las únicas que me hablaban de verdad en la escuela.

- Lindo cuarto, por lo visto quieres empezar a trabajar desde ahora –dijo Johanna.

- Tengo más tarea saben, y eso del diseño no se me da bien.

- Oh claro que si – dijo Clove – He visto tus diseños, sabes que Cinna tiene muchas esperanzas en ti.

- ¿En verdad?

- Porque crees que Delly te odia, llegas y le quitas todo.

- Hasta su novio – dijo Johanna riendo.

- No es su novio Johanna, aunque le gustaría –dice Clove

- Yo no.

- Vamos, acepta que te gusta Mellark.

- El es un buen amigo.

- Aja – dijo Johanna sacando su vestido – Lo que digas, pero te diré un secreto, él está enamorado de ti.

- '¿En verdad? – dije sintiendo las mejillas llenarse color.

- Claro, esa mirada de chivo a medio morir, me hace querer vomitar.

- Vamos Jo – dijo Clove – Acepta que mueres de celos, además deberías apresurarte o Delly seguirá envenenándolo y se lo quedará.

- ¿A que se refieren?

- A que tu eres una chica fácil -dijo Clove y la mire sorprendida, ese término no era algo que se le dijera a cualquiera, en el distrito 4 era la peor manera de referirte a alguien y no es la primera que me dice así en este distrito.

- Yo no. – digo pero me quedo muda, nunca me habían dicho así.

- Se que no lo eres, pero sigo sin explicarme que te hace tan popular entre los chicos.

- Nunca he sido popular, ahora porque no me dejan revisar sus vestidos y ¿Qué quieren que les haga?

- Claro mira – dijo Johanna sacando un hermoso vestido dorado que dejaba muy poco a la imaginación ¿Qué quería que hiciera con él?

- Vaya es muy bonito. – digo sinceramente.

- Lo sé, era de mi madre, porque no le levantas un poco de aquí y por acá.

- Esto es hermoso – dijo Clove y levante la mirada estaba revisando mi closet y saco el vestido que mi madre me consiguió para ir con la casamentera.

- Es muy lindo – dijo Johanna – En verdad.

- Gracias, fue el último regalo de mi madre.

- Katniss ya llegamos – escuche a Prim que entro en la habitación y miró alegre el vestido.

- Hola – dijo Rue

- No puedo creer que lo trajiste – me dice mirándolo – Es tan lindo, ¿te lo pondrás para la subasta?

- Claro que no.

- ¿Por qué? ¿Para que era?

- Para ir a ver a Cato obviamente – dice ella risueña.

- ¿El chico lindo? – pregunta Clove.

- Si, oh sería un fantástico cuñado, pero a Katniss le gusta otro.

- Ves todo el mundo lo sabe – me dice Johanna – Tu sabes quién le gusta verdad Prim?

- Peeta. – dice Rue tranquilamente – Todo el mundo lo sabe – dice la niña de cabello oscuro sentándose en la cama.

- Rue te dije que no le dijeras nada. – dijo Prim sonrojada.

- Prim ¿tu lo sabías?

- Katniss todo el mundo lo sabe – me dice Johanna – ya te dije, por eso te odia Delly. Ahora vamos a trabajar.

Comienzo a dibujar los vestidos después de extenderlos en la cama, Johanna y Clove están sentadas en la habitación de Prim con Rue charlando y las escucho reír y sonrió ante esto, Prim se ha vuelto sociable y sé que a todo el mundo le gusta, siempre ha sido así, lo sorprendente es que quieran ser mis amigas.

Recuerdo que en el distrito 4, Annie fue la única que se acercó a mí, había tenido un muy mal día después de que se burlaran de mí por estar siempre con un chico y que me dijeron cosas espantosas, pero ella se acercó y me tendió su pañuelo, aparte de ella y Finnick no había nadie más, la hermana de Johanna me odiaba a causa de mi amistad con Odair.

- Preciosa – escuche que me llamaba Haymitch desde abajo.

- ¿Si?

- Te llama Odair – dijo él y yo deje el dibujo en el suelo y corrí hacia el teléfono, él nunca hablaba así que sería algo importante.

Me encerré en la biblioteca y me deje caer en el suelo, mi lugar favorito para charlar con él.

- Hola.

- Cielo, ¿Por qué tardaste tanto? Además ¿porque no me has llamado?

- He estado ocupada.

- Sí, eso me dijo tu tutor, que no me has contestado en este tiempo, ¿acaso me olvidaste?

- Estaba ocupada, mis amigas están arriba.

- ¿tienes amigas?

- ¿te parece tan raro? – pregunte.

- No, me da gusto, mira cielo no tengo mucho tiempo, tengo entrenamiento, solo quería decirte que te tengo una sorpresa.

- ¿Cuál?

- Luego te la daré.

- ¿Entonces para que me llamaste?

- Solo para oírte, ya te extrañaba, te quiero preciosa – Y colgó la línea del teléfono, me quede mirando el aparato. ¿Qué fue eso?

Salí y vi la hora, era muy tarde, no esperé tardarme tanto en los dibujos, me puse a poner la mesa y calenté el horno para que estuviera caliente la cena.

- Acaso hay algo que me quieras decir.

- No – digo mirando a mi mentor. - ¿Por qué?

- Bueno, mira Katniss – dice sentándose y por primera vez desde que llegue veo una mirada de preocupación. – Este distrito tiene cierto tipo de lineamientos.

- Igual que el resto.

- No, no es igual, este es un poco diferente, pero en algunas cosas es igual.

- ¿Entonces que me quieres decir?

- No es bien visto que una muchacha soltera de tu edad sea vista con varios chicos a la vez, no es correcto. – Y lo vi arrugar la frente, quizá preocupada porque sonaba como Effie.

- Yo no estoy con varios chicos a la vez.

- Si, lo estás – dijo el seriamente.

- No - repetí.

- Mira, primero está tu prometido del distrito 2, Prim me ha dicho que conoces a sus padres.

- Si, son amigos de la familia.

- Y ahora este chico que te llama, crees que no me sorprendió que te llamará "Cielo"

- Siempre me ha dicho así, lo conozco desde que llegue al 4.

- Y luego el chico del pan, ¿Qué es lo que quiere?

- ¿Peeta?

- Si el vino a buscarte.

- ¿Y qué le dijiste?

- Que estabas en la línea con tu novio, que si quería esperar.

- Finnick no es mi novio. – le digo exasperada.

- El me dijo que lo era.

- Ah eres un tonto Haymitch – dije subiendo a mi habitación molesta para ver a Prim y a todas las demás mirarme sorprendidas, pensé que estarían en el cuarto de mi hermana.

- ¿Qué pasa? – me pregunta Prim.

- Nada, ya está la cena.

- ¿Te peleaste con tu novio? – me dice Clove sonriendo.

- No tengo novio y dejen de molestar con eso.

- Uh que humor – me dice riendo Johanna y bajamos a cenar donde todo el rato me la paso mosqueando por el mal humor que he ha dejado Haymitch y ellas.

En algún momento de la cena llega Gale y Effie, la casa parece estar de fiesta, pero yo estoy de muy mal humor el cual no desparece porque todos se ríen a mis costillas. Después de la cena todo el mundo se despide y se marchan agradeciendo la cena y el buen rato que pasaron, la cocina está limpia al igual que los trastes, de modo que subo a mi habitación a hacer mis deberes mientras pienso en los diseños que tengo que arreglar.

- Kat – me dice Prim entrando en mi cuarto. - ¿Estas bien?

- Si.

- Estas molesta por que tienes que arreglar esos vestidos.

- No.

- Oh, ¿entonces?

- No es nada – le digo suspirando – tengo mucho que hacer es todo.

- Oye ellas están jugando sobre lo de Peeta.

- Lo sé, además no me gusta – le digo volviendo al dibujo que tengo enfrente.

- Pues a mi se me hace muy simpático y tiene unos ojos muy lindos.

- Prim – le digo sonriendo, no me hará caer en eso – ve a dormir.

- Buenas noches Katniss. – dice besándome en la frente y sale hacia su habitación.

Me quedo mirando la puerta que ella acaba de cerrar y suspiro la verdad me gusta mucho y me siento un poco extraña por la llamada de Finnick ¿Qué es lo que querría decirme? ¿Por qué dijo que era mi novio? nunca había dicho algo así, ni siquiera cuando se me declaro y yo le dije que lo quería.

Los siguientes días son una locura, todos los que estamos en diseño tenemos que trabajar en los diseños que nos hayan encargado y el nuestro, será nuestro examen final, de modo y que las clases pasan volando y evito ir a comer para poder terminar el trabajo, cuando entro en la clase del profesor Beetee voy cargada de telas y patrones y me siento en mi lugar donde Peeta está ocupado escribiendo en su cuaderno.

- Hola –digo sonriendo – No he podido verlo en toda la semana y debo decir que lo extrañaba, siempre tiene algo interesante que contarme que me hace olvidar mi estress. – Haymitch me dijo que fuiste a la casa.

- Hola – responde secamente pero sin mirarme, me quedo en silencio pues al parecer no dirá nada más y miro mi libreta de los bocetos con ganas de llorar, que tonta, ni que fuéramos amigos, pero creí que lo éramos. Después de lo que pareció una eternidad dijo. – No era nada. – Y con esto termino nuestra inexistente conversación.

La clase pasa en silencio, no puedo concentrarme, todos estos días estuve preparándome mentalmente para hablar con él y ahora él me corta de esta manera, quizá mis sentimientos si eran inexistentes, cuando la campana suena él se levanta y sale del salón sin decir nada.

- ¿Qué rayos le hiciste a Peeta? – me pregunta Delly.

- ¿Yo?

- Si nunca lo había visto tan molesto, pero por lo visto se dio cuenta que eres una…

- Delly no tienes a alguien más que molestar – dice Johanna – Tenemos cosas que hacer verdad Katniss.

- Sí.

- Vamos tenemos que alistarnos, el baile es mañana en la noche y debemos ir a terminar esos vestidos, adiós Delly.

- Nos vemos – le digo y agradezco a Johanna por venirme a rescatar.

- Hey – dice Clove - ¿Qué quería Delly? ¿copiar nuestros vestidos?

- Claro de que no, solo esta de odiosa, ya la conoces – dice Johanna. – Vamos Katniss mañana es el gran día y tenemos que ir a buscar los accesorios.

- Porque no van ustedes, yo las alcanzaré en mi casa.

Cuando salgo veo que el entrenamiento está iniciando, veo a los dos chicos en la lucha, uno de ellos es el hermano de Peeta, lo veo mirando a su hermano y me detengo al verlo, no hay nadie solo los luchadores y Peeta, todos los demás están corriendo para el baile del día siguiente.

- Hola – digo y el me mira sorprendido pero no responde. - ¿acaso te hice algo? - Digo a punto de explotar.

- No – me dice – estoy ocupado.

- ¿Y el que estés ocupado te hace ser grosero? Discúlpame, pero primero me hablas bien y me tratas genial y después te comportas como un tonto. Si va a ser así mejor no me hables. – Al ver que no me dirá nada me doy la vuelta.

- Hey Catnip – escucho que me dice Edrei y se acerca junto con Marvel.

- Hola chicos.

- ¿te está molestando mi hermano? – me pregunta.

- No –digo sonriéndole – Solo venía a verlos, espero que ganes Marvel.

- Gracias, te dedicaré la pelea. –dice sonriendo - ¿Quieres que te acompañe?

- Oh no, ustedes aún están entrenando.

- De hecho terminamos, porque no van y toman algo – dice Edrei, Marvel le sonríe y el me quita toda mi carga para salir a mi lado del gimnasio.

Camino en silencio por los corredores, estoy enojada, Peeta creí que era diferente, cuando es igual a los demás.

- No le hagas caso – dice Marvel, pero no respondo – Es un tonto por no ver que te gusta.

- A mí no.

- Vamos, no nací ayer, pero ¿Qué rayos le ven a ese tipo? Ni que fuera tan fuerte y guapo como yo, quizá tu amigo pueda compararse conmigo pero él no.

- No sé de qué hablas.

- Oigan esperen – dice el mientras nos alcanza en el pasillo.

- ¿Qué se te olvido Mellark? – pregunta Marvel. – Ves es lo que te digo – me dice y sé que estoy sonrojándome.

- Yo – dice y me mira y luego a él.

- ¿Si?

- Pues.

- Peeta te estaba buscando – le dice Delly y me mira y después a Marvel. – Quiero que me acompañes a ver mi vestido.

- Bueno nos vamos – dice Marvel dándose la vuelta.

- No puedo Del – dice el - Acompañaré yo a Katniss, tengo que mostrarte la pintura que acabo de terminar.

- Bueno yo iré con Marvel a tomar algo. -digo mirando a Marvel que me sonríe.

- Mejor vete con él – me dice – yo iré a ver si Clove me acompañará al baile, aunque creo que tendré que pagar por ella. – Le entrega mis cosas a Peeta y se aleja de allí dejándonos a los tres.

- ¿Ella ha visto tus pinturas?

- Bueno – dice Peeta – Solo una vez.

- No entiendo que ves en ella Peeta, pero verás que es más de lo que dicen de esta chica fácil. – la veo alejarse y me quedo aún más roja.

- Discúlpala, ella bueno, suele ser muy grosera cuando se enoja.

- ¿Qué es lo que quieres Peeta? Creí que habíamos dicho todo.

- No – me dice y mira el suelo – Katniss me gustas mucho – me dice de sopetón y me quedo sorprendida – La verdad siempre me has gustado, pero yo, bueno no quiero hacer nada mal, y bueno desde hace días quería decirte algo, pero no fuiste a la fiesta y luego siempre andabas ocupada, así que bueno, se que no debí decirte esto porque tienes novio y.

- ¿Qué? yo no tengo novio. Si te refieres a Cato el no…

- Ah bien – dice el y parece relajarse – Entonces quisiera que, ¿Qué te parece si nos vemos esta noche?

- ¿Hoy?

- Si, iré por ti a eso de las 6 y dile a tu hermana que nos acompañe ya sabes "el chaperón"

- Oh me parece bien. Tengo que irme.

- Pero te acompañaré.

- No – digo sonrojada y siento que si hablo de nuevo las mariposas de mi estómago saldrán volando por mi boca. – Adiós.

Mientras camino por las calles hacia la casa veo a Gale que camina hacia mí con su mochila en el hombro y me sonríe.

- Te ayudo.

- Gracias, ya llegue de todos modos. –digo dejándolo en el sofá después de que el me abre la puerta.

- Acabo de venir a buscarte. Creí que no te vería.

- Pues aquí estoy, ¿Qué pasa?

- Vengo a despedirme, regreso al 2.

- Oh, te acompañaré a la estación. – digo tristemente, ya me había acostumbrado a su presencia y su amistad.

- Me parece bien, así charlamos en el camino. – me dice sonriendo.

- Salimos de la casa y caminamos en silencio, él se detiene en la entrada que divide el pueblo de la Villa de los Vencedores y me mira.

- Creo que sí dices la verdad – me dice mientras juega con sus llaves en la mano – Sobre quien te gusta, los demás tendrán que aceptar tu decisión.

- Yo. – no digo más pues el parece conocer mi corazón y todo lo que me preocupa.

- Hey deben saber que no todos pueden tenerte, yo lo acepté el día que te marchaste.

- Gale.

- ¿Qué? era un niño de seis años y estaba enamorado de mi mejor amiga, ¿crees que no me dolió que te marcharas? No puedes pedirle a alguien como yo que no ame a la única que siempre le demostró su amistad.

- Pero…

- No te preocupes, eso era cosa de niños, eres como mi hermana, recuerdas a mi hermanita, ella sería tan linda como tú. – No tengo mas que decir, mi corazón se a oprimido, no puedo imaginarme la vida sin Prim, en verdad debo decir que lo admiro por haber sobrevivido y ser un buen hombre aun ante todo lo que vivió. – Además ahora amo a Madge, ella es la chica de mi vida y sé que tú sabes quién es aquel al que amas, aun sobre todos los demás.

- Pero es ilógico casi no lo conozco. – Quiero decirle que me dijo que yo le gustaba, eso es aún mas ilógico pero me quedo callada al escuchar sus palabras.

- ¿Quién dijo que el amor tiene lógica? Debes hablar con él, si es lo que quieres, si no, pues mejor no hables con él, aléjate un poco de él, ve con el otro chico si es al que amas, y verás que pronto eso que sientes pasará.

- ¿y si no?

- Pues yo estaré a tu lado mientras lo necesites.

- Gracias Gale. – Le digo abrazándolo y se marcha en la oscuridad hacia el tren que sale al distrito donde esta Cato y su propuesta de matrimonio para mí. Cuando lo veo alejarse me doy la vuelta pensando en las palabras de Gale y en las de Peeta y se que no tendré que ir con Cato pues Peeta me ha dicho lo que yo quería escuchar, regreso a casa esperando que den las seis para poder salir con Peeta en nuestra primera "salida oficial"


¿Qué tal? la verdad cuando lo terminé me gusto mucho, y como según yo lo había subido me sorpendió no recibir reviews con sus comentarios, dije ¿no les gusto? U_U y cual es mi sorpresa no lo había subido.

Lo siento en verdad intentaré actualizar lo antes posible, tengo una semana de vacaciones antes de mi ULTIMO SEMESTRE! gracias a Dios y bueno intentaré actualizar este y el otro y ver si termino uno que ya casi me asesinan por no actualizar pero me quede en blanco.

Que tengan una excelente semana y fin de semana también, ah y por cierto subí otro fic se llama SIEMPRE FUISTE TU y participa en un foro (me invitaron que bien no?) Así que si quieren leerlo y votar será muy bien recibido y también lean los otros se divertirán mucho.

Besos y que la suerte este siempre de su parte!

IRES