Ok aquí esta la actualización, se que he demorado, pero tengo mucho que escribir y poco tiempo, espero que les guste.

Discleimer... nada me pertenece.


Capitulo 13

Entro en la casa y tomo todas las cosas para los vestidos, son casi 4 horas las que tengo para que él venga y los vestidos están casi terminados, mañana es el baile y lo que no me esperaba era escuchar que Peeta me diría que le gusto.

Subo con una sonrisa tonta en la cara y comienzo a preparar los vestidos Johanna y Clove llegarán en un rato y yo tengo que terminar, me pongo a trabajar perdiendo la noción hasta que un grito me saca de mis pensamientos.

- ¿Katniss? ¿Estas aquí?

- Si – digo saliendo y me topo a Prim que viene con Clove y Johanna.

- Te estábamos buscando, es muy tarde y Clove dijo que irías a buscar los accesorios.

- Bueno vine a terminar, están listos – dije sonriéndoles.

- ¿Qué te pasa? – me dice Johanna mirándome de cerca.

- Nada, ¿Por qué?

- Tienes algo extraño, bueno no importa – dice mientras sube a la habitación y nosotros vamos detrás. – Es maravilloso, estoy segura que ganaré.

- Bueno no estés tan segura – dijo Clove levantando su vestido y parándose frente al espejo. – Tienes competencia.

- Pues creo que es todo – les dijo mirando el reloj que marca las 5:30

- ¿Nos estas corriendo? – Pregunta Johanna.

- No es que, bueno – les digo – Tengo que ducharme y tengo cosas que hacer.

- Ah pues, nosotros nos quedaremos aquí, tenemos que ver lo de los accesorios trajimos algo para ti.

- Bien – les digo entrando al baño mientras pienso como les diré que Peeta me invito a salir mientras sin que se rían al respecto.

Cuando salgo aún están allí riendo con Prim mientras colocan los accesorios sobre mi vestido.

- Katniss quedo maravilloso – dice Prim mientras lo admira. – Parecen plumas.

- ¿Cómo hiciste eso?

- La tela no lo sé, solo pensé que se vería muy bien.

- Pues te luciste, en verdad quedaremos en ridículo.

- Oh no, tu vestido es maravilloso – le digo y miro de nuevo el reloj. Faltan 10 a las seis y sé que pronto llegará.

- Chicas en verdad tengo cosas que hacer, está bien si nos vemos mañana dos horas antes de la fiesta.

- ¿Qué tienes que hacer Kat? – me dice Prim – Effie nos invitó a cenar

- Yo, bueno – digo y me sonrojo – Pues, Peeta me invito a salir.

- ¿Qué? – pregunta Clove mirándome sorprendida.

- ¿Cuándo? – dice Johanna las veo mirarse y después me miran a mí.

- Hoy ¿Por qué?

- Por nada, Prim creo que debes arreglarte, necesitan chaperón.

- Bien iré a ponerme algo lindo.

Cuando dan las seis de la tarde las cuatro bajamos a la sala, después de mucho insistir, les he dicho todo a Clove y a Johanna que solo me miran con un gesto indescifrable, no sé si es bueno o no, ellas lo conocen más que yo y me siento preocupada miro el reloj y veo cómo pasan los minutos, dos, cinco, diez, veinte, cuarenta, sesenta.

- Katniss quizá algo lo detuvo – me dice Prim que se encuentra asomada en la ventana.

- o alguien – dice Clove mientras bebe un refresco en la cocina.

- Ya va a llegar –dice Prim, pero yo me siento nerviosa porque sé que no vendrá y ellas saben porque las miro y me atrevo a preguntar.

- ¿Qué pasa?

- ¿De qué? – dice Johanna – Ok nos iremos.

- No – digo – ustedes saben algo, así que díganme.

- Katniss – me dice Clove – El salió con Delly fueron al distrito 11 a buscar los accesorios de su vestido.

- ¿Qué? – le digo – imposible, el me dijo que vendría.

- Nosotros lo vimos irse con ella iban a la estación.

- Ah – digo sintiendo una opresión en el pecho y ganas de llorar – Yo tengo que… - digo corriendo al estudio y cerrando la puerta con llave.

Las escucho despedirse y a Prim golpear la puerta una y otra vez hasta que cansada se marcha a su habitación, tomo el teléfono y marco a casa de Finnick sé que él me dirá que soy una tonta por fijarme en otro chico que no es él.

- ¿Hola? – dice una voz femenina.

- AH hola Sra. Odair soy Katniss.

- Querida – dice ella alegre – Si buscas a Finn no está, el salió pero volverá en unos días, ya sabes el torneo de lucha.

- Gracias. – Digo suspirando.

- Oye has hablado con él o con Annie.

- No ¿Por qué?

- Bueno esos niños con tantas cosas quizá olvidaron decirte, se van a casar en dos semanas, para que veas si puedes venir a la boda, se que Annie se sentirá muy feliz.

- Claro – digo sorprendida – Lo intentaré, dígale que me llame.

Me quedo en el suelo sentada, ¿se van a casar? Y ninguno me lo había dicho, me siento de pronto perdida y tengo ganas de desaparecer en este momento, no por el hecho que se casen, sabía que tarde o temprano eso sucedería pero no era algo pensé enterarme por otra persona que no fueran ellos y por un momento me siento traicionada.

Abro los ojos y me encuentro acostada en el suelo del estudio los rayos del sol me despiertan y me enderezo, miro el reloj y veo que son las once de la mañana, hace rato que amaneció pero mi casa esta silenciosa y abro la puerta para ver a Haymitch y a Prim en el sofá durmiendo.

- Ah buen día – dice Haymitch en voz baja para no despertar a Prim que duerme tranquilamente. – Hay chocolate caliente, ven a tomar un poco.

- Gracias – digo sentándome junto a él en la mesa. - ¿Qué haces aquí?

- Prim fue a mi casa a buscarme, dijo que estuviste llorando, ¿estás bien?

- Si –digo mirando la taza frente a mí.

- Oye, ¿alguien te está molestando?

- No, todo bien – digo –solo tengo demasiado estrés.

- Preciosa sé que el cambio es muy difícil, debo decir que te has comportado muy bien, eres una buena chica, tu padre estaría orgulloso de ti, y que decir de tu tío. Sé que tienes otras cosas en la cabeza, a tu edad no te puedo pedir más de lo que haces, y más cuando estas en edad de ir con la casamentera, pero tengo algo que decirte.

- ¿Qué?

- El padre de tu novio ficticio me llamo.

- ¿El papá de Cato? ¿Por qué?

- Bueno, su madre insistió quiere que se muden al 2, para comenzar los preparativos del compromiso con él, pero le dije que es algo que tu y solo tu debes decidir.

- Gracias Haymitch.

- Pero podremos ir al 2 y al 4 de vacaciones, es en una semana después del torneo, así que pórtate bien no sea que cambie de parecer. Aunque si ganas podremos ir por ti al Capitolio.

- Gracias – digo sonriéndole. – Pero no creo ganar, pero sería bueno porque Prim quiere ir al Capitolio.

- Ahora – me dice mirando el reloj – Effie llegará en una hora a arreglarte para el baile, asi que sube a bañarte, quédate un rato en el agua caliente y toma esto – me dijo dándome un par de sobres de té. – Para tus ojos.

- Vaya eres muy bueno.

- Ni te emociones – me dice sonriendo mientras yo me pongo en pie y subo al baño a arreglarme.

Me meto en la regadera y permanezco un rato para después pasar y remojarme en la tina, Prim me llama a comer y bajo envuelta en una bata.

- Ah Katniss me da gusto que te bañaras, pero debes volver a la tina y pones esto en el agua después de comer – me dice Effie que entro en la casa con varias bolsas.

- Oh bien.

- Primero comemos – nos dice Haymitch sentándose frente a su plato.

Después de una comida rápida gracias a Effie, subo de nuevo al baño y me meto en el agua que tiene un olor de una mezcla de flores y maderas.

- Katniss – me dice Prim entrando con una bata y varias cremas. – Effie quiere que salgas del agua y que te ponga esto, dice que es para limpiar tu piel y que luzcas reluciente.

- ¿Pero para qué es esto?

- No se, sus amigas del Capitolio la están arreglando y te arreglaran a ti. Quedarás hermosa.

- Es demasiado - digo fastidiada.

Cuando Prim ha terminado de cubrirme con la crema, me visto y me coloco el fondo para que solo me falte el vestido.

- Vamos – dice ella arrastrándome al otro cuarto donde me esperan.

- Tenías razón Trincket es hermosa.

- Se los dije, Katniss ellas son Fluvia y Vania te ayudarán a quedar hermosa.

- Gracias, pero no es necesario, es solo un baile.

- ¿solo un baile? – dice Fluvia sorprendida – Es el baile del año si eres seleccionada irás al Capitolio y como aun no estas comprometida puedes conocer a algún Capitolino. Es tan romántico.

- Vaya

- Pero no solo eso Fluvia, irá como acompañante del distrito ganador en lucha y asistirá al baile anual donde estará la Presidente.

- Ya chicas, porque no terminamos de arreglarla – dice Effie mirando la hora- Apenas si terminaremos.

Las tres revolotean a mi alrededor, arreglando mi cabello, mi rostro y aun mi piel, siento que paso toda la eternidad en la silla y con mejunjes olorosos sobre mi.

- Lista – dice Fluvia mirándome con expectación – estas fantástica.

- Pero es maravilloso – dijo Effie con una gran sonrisa. – Bueno llamaré a Prim para que te ayude a ponerte el vestido y los accesorios y yo iré a terminar de arrelgarme, el baile esta comenzando.

- Gracias a las tres – dijo mirándome en el espejo congelada, ¿en verdad soy yo? ¿Qué fue lo que me hicieron?

- KATNISS –dice con un grito Prim mirándome sonriente- Vaya todos querrán subastar por ti.

- Vamos no es para tanto.

- Claro que si, y con tu vestido.

Prim me ayuda a abrocharme y me coloca el collar que compramos, en verdad debo decir que nunca pensé que yo me vería como esas chicas que salen en el televisor cuando hay bailes anuales en el Capitolio, soy hermosa.

- Preciosa – escucho que grita desde el primer piso Haymitch.

- ¿si?

- Es bueno llegar tarde para hacerlo de emoción, pero ya es muy tarde.

- Ya voy. – Beso a mi hermana que abre la ventana y nos despide desde la habitación del piso de arriba.

Effie ha pedido un coche de modo que llegaremos rápidamente, se detienen en la parte de atrás del gimnasio y me mira.

- entrás por aquí, la subasta esta por empezar y tardarás demasiado en entrar por delante. Nos vemos amor.

- Claro las veo dentro chicas, recolecta mucho preciosa.

Cuando entramos me dirigen a un pasillo oscuro y se que hay otras personas.

- ¿Quién llego? ¿Katniss?

- Clove – digo siguiendo su voz - ¿Por qué esta oscuro?

- No se, algo como que no debemos vernos entre nosotras mismas, así que tenemos un rato aquí, aunque he visto algunos vestidos no son tan lindos como el mio.

- El mio es mejor – escucho decir a Johanna

- "Delly Cartwrigth" tiene 17 años y estudia diseño y cocina. Su vestido ha sido diseñado por ella misma. ¿Quién será su afortunado compañero esta noche? – dice el moderador - Comienza la subasta con 2 oros.

- ¿Cuántas faltamos? – pregunto

- Solo nosotras tres, llegaste demasiado tarde, creí que te habías arrepentido.

- No solo que Effie se emocionó demasiado.

- Oye y ¿cómo estás?

- Bien – digo mientras el dolor vuelve a expandirse en mi pecho, un dolor que creí permanecería unas horas más durmiendo hasta que lo viera con ella. Lo más doloroso fue que primero me dijo que le gustaba y después se marchó con ella dejándome plantada.

- No te preocupes, se que lucirás mas linda que ella. Solo espero que no pague por ella, si lo hace no podrá hacerlo por ti.

- Claro.

- "Johanna Mason" – dice la voz.

- Desenme suerte chicas.

- Suerte – le decimos las dos y sale de la oscuridad.

- La hermosa Johanna Mason tiene 19 años y esta estudiando arte y moldeado, su vestido ha sido diseñado por la Srita. Katniss Everdeen. Y creo que yo comenzaré la subasta con dos y la aumentaré a cinco oros.

- Vaya – dijo Clove riendo – Si es Pete el que esta dirigiendo esto, sabes que ella se volverá loca de felicidad.

- Y ¿Quién quieres que te compre a ti?

- Pues – dijo suspirando – El chico lindo.

- ¿De verdad?

- Sí. Vi que está aquí.

- Pues quizá sea así. – Digo sorprendida, logre llamarlo, pero no sabía que iba a poder venir.

- Katniss Everdeen – dijo la voz.

- Suerte. – Al salir sentí que las luces me dejaban ciega un segundo y todos me miraban sorprendidos y en silencio.

- Bueno en verdad que es una belleza esta noche, quien iba a decir que Katniss de 17 años ocultaría ser un cisne dentro de un patito. Pues esta chica acaba de llegar a nuestro distrito esta en el taller de cocina, cacería y diseño y su vestido ha sido diseñado por ella. – el color esta subiendo por mis mejillas e intento no mirar al publico - Quizá debería comenzar con 10 oros pero hay que ser justos 2 oros. ¿Quién da mas?

- Tres – escucho gritar a alguien levanto la mirada y lo veo esta allí en medio de la pista mirándome y Delly esta a su lado, lo sabía era demasiado bueno para ser verdad.

- Diez oros – escucho que dicen y veo que Peeta esta levantando la mano y me sonríe.

- Vaya 10 oros es la oferta mas grande, ¿alguien da 12? – Alguien los ofrece y miro la multitud pero mis ojos vuelven a Peeta.

- Quince – escucho que dicen en el fondo y veo salir de las sombras a Cato y el corazón se me detiene, allí esta tan guapo como siempre, pero debería subastar por Clove no por mí.

- 18 – dice Peeta contraatacando.

- 25 – dice Cato.

- Vaya 25 oros al joven del fondo – dice miro a Peeta que me sonríe y levanta la mano.

- 30 oros.

- Vaya Mellark la quiere esta noche, 30 oros por Katniss Everdeen, escucho 35? – dice el chico pero nadie más subasta es mucho dinero por una noche con la chica mas patosa, osea yo en el baile. Veo a Delly irse con otro chico a la mesa de las bebidas. – 30 a la una.

- 100 oros. – todos se giran y me quedo sorprendida al ver al chico que entro corriendo al salón. Ofrezco cien oros.

- Y se cierra esta subasta con la cifra tope cien oros por Katniss Everdeen al chico del fondo. Gracias por su cooperación para el equipo de lucha. Pasa con tu compañero. – Veo a Peeta mirarme sorprendido y con tristeza pero solo es un segundo.

- "Clove Zeris" – dice el presentador llamando a mi amiga, la última de la fila pero no presto atención a nada solo puedo caminar hacia el chico que me mira sonriendo.

- Hola Cielo. – dice con una sonrisa y me abraza, mi cuerpo esta tenso, su aroma me es tan familiar que me siento en casa, su cuerpo cálido me hace recordar la seguridad de su amistad, pero la realidad me golpea en el corazón.

- ¿Qué haces aquí?

- Vine por ti, para comprarte en la subasta.

- Pero yo…

- Cincuenta oros por Clove al chico del fondo. – miro a mi amiga que baja reluciente mientras camina hacia Cato que la toma de la mano y la saluda.

- Katiss ¿Qué te sucede?

- Yo… discúlpame tengo que ir a ver a mis amigas.

Camino por el salón todos me miran y me detengo frente a Cato y a Clove.

- Luces fantástica Katniss – dice Clove sonriendo – En verdad el vestido te quedo muy bien.

- Gracias.

- Hola Kat – dice el rubio sonriendo – Que conste que solo se la puse difícil, quería ver si en verdad estaba dispuesto a dar todo por ti.

- Muy gracioso.

- Por cierto gracias por presentarnos. Es muy linda.

- Te lo dije.

- Katniss – dice Clove sonriendo y sonrojándose.

- Eres la mejor nena – dice Cato abrazándome. – Oye cuando llego tu pescador?. ¿Paso algo con ustedes? – dice sin soltarme.

- No solo.

- Cielo –dice Finnick mirando a Cato que me aprieta más y mira a Finn.

- Soy Cato Stokes – dice el sin soltarme.

- Ella es mi pareja por cierto, soy Finnick Odair.

- Claro la mía es este hermoso duende. Kat te veré en tu casa.

- Sabes donde vivo – digo separándome de el y caminado hacia Finnick.

- ¿Qué hace el aquí?

- Es mi amigo. Yo lo invité la pregunta es que estas haciendo tu aquí.

- ¿Yo? Te dije que te tenía una sorpresa.

- Ah pues vaya. – dije caminado hacia donde esta el ponche.

- Katniss – escucho la voz de Peeta.

- Hola – digo y el enojo que esta creciendo en mi se disipa un poco. – Oye yo siento lo de anoche.

- Esta bien, yo estoy ocupada.

- Katniss – me dice tomando mi brazo – Debes comprenderme.

- Sabes – digo y siento que me toman la otra mano.

- ¿Quién es él?

- Finnick el es Peeta, Peeta mi amigo Finnick del 4.

- Un placer, tu eres el que luchará contra mi hermano.

- Ah eres Mellark – dice el – Si un placer. ¿Vamos a bailar?

- Espera – dice Peeta mirándonos – Permíteme aclarar algo con ella.

- No – digo – no hay nada que aclarar, estamos bien, bien, lo dejaste todo claro con eso.

- ¿Paso algo que deba saber?

- No, solo – digo mirándolo y después a Finnick – Nada vayámonos.

Lo más increíble es ese momento en que las cosas comienzan a pasar en cámara lenta y me sorprendo al ver a Finnick golpeando a Peeta en el rostro y como este le devuelve el golpe.

- Basta, basta los dos – digo intentando detener a Finn y este con su brazo me lanza contra la mesa, lo que me hace caer sobre la ponchera que se estrelló por mi peso.

- Kat – me dice Cato que me levanta y me deja en manos de mis amigas.

- Haz algo por favor. – La visión se me nubla por el dolor, las lágrimas y el enojo.

- Vamos no paso nada – dice Johanna limpiando mis heridas.

- La fiesta termino – escucho decir a Effie molesta – Y ustedes tres a mi oficina.

- Bien hecho Everdeen – escucho decir a Delly y a otras chicas que perdieron el baile, la cena y el premio por la tonta pelea de los chicos.

- Vamos, no fue tu culpa, es solo que, tu novio si que tiene mal carácter.

- No es mi novio, él se va a casar.

- ¿Y porque pago por ti? – pregunta Clove sorprendida - ¿Y su prometida?

- Es mi mejor amiga, no lo sé, me siento tan confundida.

- Gracias chicas, preciosa te llevaré a revisar – dice mi tutor mirándome de arriba abajo – Y debemos reparar ese vestido porque fuiste la ganadora.

- Oh genial – digo permitiendo que me lleve al médico mientras mis amigas se van con el hermano de Peeta y otro grupo de chicos.

Caminamos en silencio y la noche parece ser lo más corta del mundo cuando entramos en la casa.

- ¿Por qué volvieron tan temprano? Katniss ¿Qué te paso?

- Prim no es nada, me quiero recostar.

- Creo que no podrás hacer eso hasta que hables con ellos.

- ¿ellos?

- Si. – Antes de subir la escalera golpean a la puerta.

- Yo iré – digo mirando a los dos.

- Vamos Prim, preparemos un baño para tu hermana.

- Lo haré yo – dice mi hermanita riendo – Tu porque no te metes en el estudio y si ella necesita ayuda sales en su rescate. Anda abre hermana.

Veo a mi hermanita que en estos momentos se transformó en alguien mayor y le sonrio para ir a la puerta donde golpean insistentemente.

- Voy – digo abriendo y veo a Cato en la puerta con el labio partido.

- Puedo pasar.

- Claro a menos que intentes destrozar mi casa.

- No es así – digo – Oye pero tenía que defenderte.

- Gracias por eso – digo dejándolo pasar - ¿Te duele mucho?

- No, pero creo que me sentiré mejor si tus labios son bálsamo para ellos.

- No lo creo, te daré un poco de hielo, pasa a sentarte. – digo cerrando la puerta.

- Bien gracias.

- Cato gracias por lo que hiciste.

- Tu noviecito del 4 si que tiene mal carácter

- no es mi novio.

- Pues dio a entender que lo era, pero que rayos pasa contigo Katniss yo acepte que te gusta un chico y bueno, mis padres aun no lo saben, están felices de que al fin me comprometa, papá espera que nos casemos el próximo año.

- Cato aun no he pensado en eso.

- Lo sé y Katniss se que es algo muy importante – dice acercándose a mi y tomándome de las manos mientras me mira a los ojos. – Debes saber. – Un golpe en la puerta nos hace distraernos y me deshago de su agarre para ir a abrir y veo a un Finnick furioso entrar en mi casa.

- ¿Qué rayos hace el aquí Cielo?

- ¿Cielo? – dice Cato mirándome sorprendido.

- Tienes algún problema – dice Finnick furioso.

- Alto – le digo deteniéndolo – No puedes entrar así a mi casa – digo molesta. – Prim – digo llamando a mi hermanita que baja en un segundo y mira a ambos sorprendida.

- Hola Finn, Cato.

- Prim porque no acompañas a Cato a comprar algo de pan para la cena.

- Claro –dice sonriendo. – y…

- En el estudio.

- Ah bien, iré a ver si se le ofrece algo, vamos.

- Claro cuñadita – dice mirando a Finnick con prepotencia y sale de la casa para esperar a mi hermana.

- ¿Qué es esto? te volviste una chica fácil. – me dice Finnick mirándome dolido y mi mano va directamente a su rastro cuando salen estas palabras, veo a Prim y a Cato mirarme sorprendidos, pero sobre todo a Cato con su rostro crispado por el enojo.

- No, yo lo arreglaré. – digo cerrando la puerta.

- ¿Qué rayos te sucede Fin? Eres mi mejor amigo y ahora me llamas así.

- Estas con varios chicos a la vez, cuando yo te amo.

- Me amas, ¿Cómo puedes venir a decirme esto si tú tienes novia? Si te vas a casar?

- ¿Cómo lo sabes? – me dice sorprendido y un poco asustado. – Annie te lo dijo.

- No, fue tu madre.

- Tu no lo entiendes, sabes que la quiero, pero no me atrae como tú, además solo son negocios entre su padre y mi padre, tu eres a quien yo.

- Cállate Fin – digo mirándolo dolida – no me lo digas, por favor, ella es mi mejor amiga, y tú eres mi mejor amigo, no me pongas en este dilema porque sabes que perderás.

- Acaso no me amas tu a mí?

- Lo hago te amo pero tú te vas a casar Finn, no puedes decirme esto ella es mi amiga.

- ¿Porque no puedes amarme como lo amas a él? ¿Porque te casarás con él? ¿Es porque tiene dinero?

- No, ¿acaso no me conoces?

- Ahora viéndote así no se quién eres.

- Finnick creo que lo mejor es que te vayas, yo no puedo estar así contigo, me estas lastimando.

- ¿Y a donde me iré? mi equipo se marchó al Capitolio para el torneo, quieres mandarme a dormir en el hotel de tu distrito.

- Es lo mejor yo. – le digo con lágrimas en los ojos.

- Porque no le das la habitación de huéspedes, tu amigo se quedará en mi casa – me dice Haymitch mirando a Finnick mientras sale del estudio– Y trae un poco de hielo para su cara. Necesita dormir para que saque todo lo que tomo.

- Claro, iré por él.

- Ven te mostraré tu habitación. – le dice Haymitch mientras lo lleva a su habitación. Minutos después baja y me mira. – Hey no se lo tomes a mal, está muy bebido mañana hablaran con calma. ¿Quieres cenar?

- En verdad estoy cansada y algo adolorida.

- Creo que tendrás un moretón mañana – dijo tomando mi rostro. – Ve a dormir yo atenderé a Cato.

Subo a mi habitación y me abrazo a mis piernas, no puedo creer las palabras de mi mejor amigo, es la primera vez que lo veo tomado, pero ¿Por qué se porto así? pienso en Annie y el dolor que sentirá cuando sepa esto, pero no puedo decírselo, Finn no estaba en sus cinco sentidos, estoy confundida, no se que paso, Peeta subasta por mi e intenta hablar cuando Finn lo golpea, y Cato, acaso es posible que los tres estén peleando por mi cuando siempre fui casi invisible. Me recuesto en mi almohada y pienso en mi madre, la extraño, en verdad extraño lo que solía ser antes de abandonarnos, extraño a papá y sus palabras de consuelo, y mientras me quedo dormida pienso en las palabras de Haymitch, creo que lo mejor será irme de aquí, las vacaciones están por llegar y me iré al único lugar donde me han sanado mis heridas.


Ok me siento un tanto dramática después de ver el trailer oficial de Catching Fire, ah genial, bueno pues ahí va esta trama amorosa. Gracias a todos los que la siguen, por sus comentarios y agregarme a favoritos.

Saludos y recuerden que la suerte este siempre de su lado.

IRES