HOOOLA SECCIÓN FAVORITA. hahaha okey no, matenme.

Primero que nada, es un nuevo estilo de escritura que quise probar, aún tengo muchos errores, ¡Lo siento!, con el tiempo intentaré corregirlos, de verdad, este tipo de estilo no se me da mucho, puesto a que me falta practicarlo, así que bueno. no sé que decir.

OTPS

D: puede que esto les pueda parecer un poco flojo, pero necesitaba un poco de esa personaje Nopon preciosa.

DISCLAIMER

MonolithSoft es MI VIDA.

mas cosillas abajo.


"Melia…" la sostuvo firmemente y sonrió, el aliento de los dos chocó, para después convertirse en la unión de sus labios, en sus noventa y nueve años, ella jamás había besado, hasta ese día. Con la persona a la que de verdad ama. Sabe que todos la están viendo, los están observando, entre expresiones confusas. A la princesa no le importa, sonríe para sus adentros mientras sigue unida a su futuro esposo.

~o~

La villa nopon siempre ha sido hospitalaria con los High Entia, en especial con la princesa, quién, acababa de descender del mar Eryth, por alguna extraña razón. La raza originaria de Makna estima demasiado a esa mujer, por ser amiga del heropon y por su perseverancia al tratar de restaurar su reino, alguna vez imponente. Ella sonríe al ver como se juntan todos para darle la bienvenida. Casi toda la villa está ahí: Rasha, Cherri, Berryjammy, Dedeba, Dobadoba, Kilaki, Lupa, etc. Todos, menos tres. Dunga, Riki y su esposa. Ignora si los pequeños hijos están ahí.

—¡Princesa ave! —gritan al unísono mientras la abrazaban. Un año sin tener el pelaje de un Nopon junto a ella. Se sentía reconfortante— ¡Los amigos del Heropon ser amigos de la villa!

Se queda callada, era una heroína aunque ello le hubiera costado la vida de mucha gente de su reino, desgraciadamente. No puede sonreír honestamente, más lo intenta. La tristeza no es infinita. Y más si ella hace todo lo posible para restaurar su antigua sociedad. La quieren a pesar de la devastación y de que más de la mitad estuvieran muertos. Es la princesa y debe cumplir todas las reglas de los High Entia. Todas. Es por eso que está ahí.

—¡Ciudadanos de la villa de la frontera! —suelta, a manera de discurso. Irónicamente Se siente impotente hablando en tono imperativo —, He venido no sólo como la emisaria de paz que soy. Me es de mucha importancia hablar con su héroe, Riki.

Hay voces entre la multitud de criaturas pequeñas, de entre la que destaca una. La mayor de las hijas de Riki, quién se acerca a la princesa rápida y dulcemente.

—Papapon no estar. Pero princesa ave poder hablar con mamapon.

Es costumbre que entre los nopon, se seleccione a dos héroes, femenino y masculino. Ambos deben trabajar en equipo y casarse, una típica boda arreglada. Oka, la esposa de Riki es la excepción, la princesa está segura de que ella ama a su querido. Una nopon muy fuerte y con un corazón aún más dulce que el de cualquiera de su especie. Ella se había retirado hace años de ser la heroína local, sus hijos eran más importantes. Al contrario que su esposo, él año con año lucha para ser reeleccionado como héroe. Consiguiéndolo.

La princesa asintió, jamás ha hablado con ella formalmente.

Camina entre la multitud, hasta llegar a las escaleras del lago Apex, las cuales baja lentamente, mirando hacia arriba. Antoja que todo es paz allá, lo contrario. Pero ella debe cumplir las normas de sus ancestros, la costumbre más antiquísima de su familia. La villa de la frontera siempre es bulliciosa, con todas esas esferas de polen produciéndose al día, los nopon siempre sonriendo, sus cantos, gritos de felicidad. Es como estar en un paraíso terrenal, con los mismos ángeles. Bajó cuatro niveles de la villa hasta llegar a la casa del héroe nopon, su esposa e hijos. Nadie afuera, la hora de la comida es una hora respetada por casi todos los nopon… aunque claro, la llegada de una mujer ave es más importante. No.

La princesa tocó la pequeña puertecita, una voz melodiosa y tierna le contestó con un simple "yo ir", era ella. La grácil heropon. Abrió la puerta y la miró de pies a cabeza, sonriéndole. Oka es, quizá, la más arreglada y mejor vestida de toda la villa. La nopon perfecta, casada con el nopon más imperfecto.

—¡Princesa! ¡Gusto tenerte aquí! —Oka le invita a pasar, aunque claro, ella es muy grande como para caber en una pequeñísima casita nopon.

Acordaron platicar fuera de la pequeña casa, qué, es la más grande de toda la villa.

—¿Qué suceder? —pregunta la nopon, confundida al ver que la princesa necesita su ayuda.

La princesa toma aire.

—Es una costumbre entre la familia real de los High Entia que a la edad de noventa y nueve años se contraiga matrimonio tanto con uno de la especie como con un hombre ó mujer homs, según sea el caso. Hace unos días he cumplido la edad, y ahora, es mi deber como una Antiqua, buscar a un homs que pueda apoyarme a rehacer mi reino, como un soporte. Y creí que el heropon podría ayudarme.

Después de un silencio, la heropon se echa a reír estrepitosamente.

—Basicamente, princesa ave querer conseguir novio porque princesa ave estar sola. Princesa ave utilizar su noventa y nueve cumpleaños como pretexto. Oka saberlo. Nunca ocultarle cosas a Oka. —Coge la taza y toma un poco de té, sin quitar esa sonrisa maliciosa de nopon.

Oka tiene buenas intenciones. Sólo se ha dado cuenta de la verdad detrás del por qué la princesa quiere continuar con la antigua costumbre de su familia. Necesita a alguien que la comprenda, y no a un High Entia, los homs son mejores, más abiertos y muchísimo más cariñoso. Tomó a su antigua madre como ejemplo, a Shulk, que, aún quiere en lo más profundo de su ser; Fiora, que se comporta como una madre con ella; Sharla, que hizo todo lo posible para que saliera adelante; Dunban, que nunca la dejó caer con sus consejos.

Y no todos son buenos, debe encontrar al ideal. Que de verdad la quiera. Una búsqueda minuciosa. Se sonroja un poco y baja su cabeza, a lo que la Heropon vuelve a reir.

—¡Oka saber todo! ¡Oka conocer cómo se siente una mujer como tú! —la nopon le da unas palmaditas en la espalda, tratando de reconfortarla—Esposopon no estar, ¡Pero Oka sí! Oka ayudarte. Oka ser buena persona, Oka querer a Melly.

La princesa, sin ni siquiera pensarlo, la toma entre sus brazos y la abraza tiernamente. Al menos no está sola en Bionis, en la oscuridad siempre hay un poco de luz. Oka demuestra serlo. Ella sonríe. El bullicio de la villa parece cobrar fuerza ante eso.

~o~

Riki está fuera, ayudando a los Nopon de Valak, él es quién se encarga de derrotar a todos los monstruos que puedan estar allí afuera, acechando y matando a los pobres arqueólogos de la villa. Dunga le impuso esa tarea. Después de todo es el heropon, ha puesto el nombre de la pequeña villa en alto. Todo un ejemplo para los pequeños.

Al igual que Oka, me es reconfortante ver como cuida de sus pequeños. Yo quiero algún día ser una madre como ella, cariñosa. Más sé que no podré. No podría ver nunca a mis hijos a los ojos, después de lo que ha pasado…

Y ahora, estoy buscando un esposo, un soporte porque en cualquier momento, creo, puedo caer. Qué desagradable. Quisiera ser como alguna vez lo fue mi hermano, él no necesito ningún soporte, yo sólo soy una vergüenza para Bionis. Para todos. No puedo dejar que me vean llorar, así que lo hago en silencio. Una princesa nunca demuestra su lado más débil.

Oka decidió que me quedara esta noche en la villa, acepté. Ella quiere acompañarme en mi búsqueda por un esposo, dice, que sería una buena manera de demostrar que aún puede ser una Heropon. Yo estoy más que encantada. Tales favores tan gratos de parte de esa excepcional madre. Miko se encargará de los pequeños, mientras llega su padre, quién, según ella, lo hará dentro de tres días, cuando los arqueólogos traigan resultados de la expedición. Él los cuidará mientras ella me ayuda.

Oka me adorna una pequeña cama de hojas afuera de la casa, para que duerma confortablemente. El calor de Makna me arrulla, más no puedo dormir. Llevo noches enteras sin conciliar sueño. Recuerdos, pesadillas, gente gritando. Y los Telethia… Debería olvidarlo todo, más no puedo. Quizá… quizá deba llevar este suplicio siempre, después de todo, yo lo provoqué. Cierro los ojos, y espero no tener pesadillas. No quiero.

~o~

Melia despierta con los gritos de la heropon, esa mañana no puede recordar ningún sueño. Nada. Quizá por fin está superando las cosas. Lo primero que ve son las caras preocupadas de los pequeños Nopon, ya saben que su madre se irá de viaje, a retomar su camino de heroína. Saben que su padre llegará en unos días, así que no tienen mucho problema. Los Nopon pueden verse débiles, pero son más fuertes aún que los High Entia. Ellos no lloran, siempre demuestran ser felices. La princesa desea haber nacido Nopon, no existiría la tristeza en ella.

—¡Buenos días, Melly! ¿Melly lista para conseguir esposo?

La princesa asiente, aún adormilada.

—Mamapon, ¿Cuánto tiempo estar fuera?

—No saber, pequeño. Mamapon estar ocupada—Oka suspira, observa a sus hijos tiernamente y continúa, su voz es un poco más triste… en algún sentido—, Necesitan tener tiempo con Papapon. Él no estar mucho con ustedes. Estarán bien.

Dejan la villa, entre los gritos de los Nopon que extrañaran a Oka. La madre excepcional. La carta a Riki deberá llegar ese mismo día en la noche. La Nopon lo que quiere es revivir sus aventuras, y nada mejor que ayudando a una princesa a conseguir esposo. Por más raro que sonara. Oka tiene reputación en la aldea de ser aquella Cupido que pueda juntar a cualquier par de enamorados, ó a los amores platónicos. Como las profecías de Dunga, de una manera diferente. Oka quiere ver a Melia feliz. Sabe por lo que está pasando. Si bien, no lo comprende completamente, entiende que es triste. Muy, muy triste.

Melia, la princesa sin sonrisa.

La villa de la frontera queda atrás para ambas.

~o~

Atravesamos el bosque Makna, lo que nos toma más de cinco horas, calculo. Ver a todos los Deimos, Orlugas y demás criaturas que deambulan en ese lugar hace que me den escalofríos. Y entonces recuerdo que todo comenzó en ese mismo bosque: Conocí a Shulk, me ayudó a derrotar al Telethia, el inicio de una trágica historia, quizá. El lugar lleno del trinar de las aves, del canto de los grillos, de los animales, me hace sentir viva, de nuevo. Ojalá pudiera olvidarlo todo y quedarme allí para siempre… para siempre…

Cruzamos el lugar a paso un poco rápido mientras hablamos de lo importante que es la familia, estoy más que segura de que Oka hace todo lo posible para verme sonreír. Ó eso quiero creer.

Llegamos a las cascadas de Makna, puedo verlas desde el puente, son increíblemente hermosas. Uno de los lugares más emblemáticos del titán, sin duda. Oka me cuenta sobre sus hazañas en ese lugar, como se convirtió en Heropon después de salvar a un pequeño que iba río abajo, por estar jugando. Una de sus más grandes aventuras. En Makna también conoció a Riki, y bien, sería mentira si digo que ella se enamoró de él a primera vista, no. Ella lo detestaba por ser… bueno, el Heropon más idiota de todos. Tardó mucho tiempo en ver su maravilloso corazón. Una linda historia de amor, que decidió no contarme en detalles porque me aburriría.

Entrar a Bionis para continuar el camino a Satorl, el viaje es largo, más podemos hacerlo en menos de un día, Satorl no es una región muy grande.

Los árboles de éter de Satorl comienzan a brillar a la misma hora en que llegamos, probablemente estemos en la colonia seis a la media noche, aunque, si por mi fuera. Podría quedarme toda la noche en el pantano, ya que es uno de los lugares más hermosos de todo Bionis. Oka no ha hablado, sólo quiere apreciar el panorama que nos ofrece la noche. El brillo se torna más fuerte conforme la noche se adentra más. Es hermoso. Ninguna lluvia de estrellas se compara a lo que se ve ahí todas las noches. Oka camina más lento, observando la fauna y la flor también.

—Había olvidado lo hermoso que ser Satorl —dice, mientras camina lentamente y su pelaje se moja con el agua estancada—. Oka haber trabajado como mercader muchos años aquí. Homs nunca visitar Satorl. Colonia seis temerle a bestias de Satorl. Pero Colonia seis amar Satorl de noche.

Le sonreí, si yo viviera en la colonia seis, quizá pasaría mis días enteros en ese lugar tan mágico. Investigando lo más antiguo de mi civilización. Antes, en Satorl los High Entia tenían su hogar. Me es complicado saber cómo era todo en esos tiempos. Pero no hay duda de que vivían en la hermosura.

—Es un lugar muy bonito, ¿No?, Si yo viviera en la colonia seis, estaría aquí siempre. —suspiro, Oka sólo me sonríe y asiente.

—¡Un hermoso lugar para luna de miel de Melly!

Imaginarme con alguien que me ame en este lugar, con la luz de los árboles, la niebla eterna, el canto de los brogs y de los búhos, los millares de misterios. Creo que, jamás había consentido algo tan estúpido en mi cabeza. Una princesa no puede darse el lujo de una luna de miel. Mucho menos una como yo, que tiene tanto trabajo que hacer… Que tiene un reino que restaurar.

Aunque, una luna de miel… depende de la persona.

—¡N-no Oka! ¡Una princesa no puede darse el lujo de una luna de miel! Tengo un Reino que restablecer. —le dije, ocultando mi rostro sonrojado.

Después de unas horas de caminata en Satorl intentando evitar mojarnos lo más posible, llegamos al campamento Nopon, donde decidimos descanzar. Kacha, la nopon encargada de estudiar las ruinas de los gigantes se comporta de una manera increíblemente hospitalaria. Aunque, no nos presta atención, le es más importante su investigación, quiere llegar al fondo de algo muy gordo que lleva mucho tiempo estudiando. ¿Cómo habrá sido la vida de los gigantes?

La pequeña Oka se duerme rápido, mientras que yo intento conciliar el sueño, no puedo dejar de pensar en lo mucho que me espera en la colonia seis. Debo hablar con Sharla sobre esto, ella es una muy buena amiga, y estoy segura de que me ayudará a buscar al hombre perfecto. Humilde, que cuide a los demás, valiente, amable, que esté decidido a amarme en todos los problemas, y decidido a cuidar de un reino básicamente en ruinas. Un verdadero hombre. No sé si exista, pero si lo hace… estoy segura de que lo voy a encontrar, y se casará conmigo. Y me ayudará. Necesito a alguien. Un apoyo, como dice Oka.

~o~

La mañana llega lo más rápido de lo esperado, Oka y la princesa le agradecen a Kacha por sus atenciones, ella le desea mucha suerte a Melia. Sabe que encontrará a alguien. Melia le devuelve el gesto, diciéndole que pronto descubrirá el enigma de las ruinas, lo que le alegra mucho a la nopon.

Dejan atrás el pantano, con todo lo que conlleva, llegan a la colonia seis rápido, Melia está más que emocionada por ver a Sharla, ya un año sin saber de ella, desde que se ha dedicado a su reino solamente. Y la gran Sharla, a reconstruir el lugar que alguna vez fue su hogar. La misma situación en la que estaba la princesa, sólo que la Homs tiene un soporte mayor: Otharon, Juju y en especial, Reyn. Era obvio que ese tipo y ella eran más que amigos, aunque siguieran ocultándolo.

Entran a la colonia, ver a una High Entia viajando con una Nopon no es algo muy normal, así que llaman mucho la atención. Hasta llegar a los oídos de Sharla, que, no puede creerlo. ¿Qué podría hacer Melia ahí? ¿Por qué en la colonia? ¿Y su reino?

~o~

Sharla sabe que estamos aquí, así que decide dejar rápido todo lo que hace, que, al parecer, es una casa y corre hacia donde estoy, junto con su hermano y, claro, Reyn. Quién, pareciera, no se alegra muchísimo de verme. Ella me abraza de una manera casi maternal, de verdad, de verdad, estimo a esa mujer como a ninguna otra. Sabe por lo que estoy pasando y decide estar conmigo. Así que, si le explico muy bien en qué necesito su ayuda, quizá, acceda. Pero no puedo olvidar que también está atada a su colonia y no puede dejarla a media reconstrucción….

… cosa que yo hice con mi reino.

—¡Melia! ¿Qué haces aquí? —me dice, alegremente, soltándome. Reyn está detrás de ella, mirando la escena atónito, Sharla observa a Oka, no la ubica— Y, ¿Quién es esta Nopon?

Oka comienza a dar saltitos emocionados, y gráciles a la vez.

—¡Mi nombre es Oka! ¡Heropon Oka!

Sonrío, dos grandes mujeres junto a mí… Y yo como toda una maldita inútil. Quisiera desaparecer. Cierro mis ojos, meditándolo un poco.

—Necesitamos tu ayuda… más bien… yo necesito tu ayuda.

Sharla se cruza de brazos y observa a Reyn, que aún no dice nada, sólo intercambia miradas con Juju. Ninguno de los dos entiende, ¿Y cómo van a entender si son hombres?, las cosas de mujeres a las mujeres. Jamás le pediría a un hombre, y mucho menos a uno como Reyn que me ayudara a buscar un Esposo.

…Si de por sí, el concepto de buscar un esposo es idiota.

—Será mejor que me cuentes qué es lo que pasa, Melia. Sabes que no me gusta que me preocupes.

Sonrío, sé que se va a echar a reír cuando le diga para qué necesito su ayuda.

De verdad, ¿Buscar un esposo? Melia, ¿Por qué se te ocurren sólo a ti estas cosas?

GiygaShade's

Buscándote.

I

Prólogo

FIN


Desde hace mucho tiempo he deseado escribir algo CURSI, increiblemente CURSI. pero no encontraba a la pareja.

así que, yeah, Xenoblade me la otorgó, una completísima belleza de pareja. sí. OTP. (todas mis parejas de xenoblade son OTP OHNO POR QUÉ)

es lindo escribir el POV de Melly~ ternura.

Esperen un fic tierno que con el paso de capítulos se acaramelará mucho mucho mucho mucho.

LOS AMO.

y ya saben, si les gustó, los reviews no estan de más.