Al fin es viernes, 1° de Febrero y ya tengo el nuevo capítulo.

It's good that you liked, RightWrong. I hope this chapter will also be fun.


La mujer del bar.

Después de algún tiempo, Tsukune logra resolver la duda de su corazón, y por eso se siente con más energía que nunca y con muchas ganas de trabajar, pues sigue en números rojos, necesita dinero.

—Bueno Tsukune, ahora que ya estás de regreso, es hora de ensayar la siguiente canción

—¿No sólo íbamos a tocar Boy's Don't Cry?— preguntó el joven, mientras acomodaba bien el micrófono, también los demás estaban preparándose.

—No, tocaremos una de mis favoritas (Mía también)

—¿Cuál?

—Friday, I'm in love. Es genial— dijo Mike con una sonrisa.

—Pero hoy es sábado— dice el viejo.

—¿Y qué? Es porque el viernes no hay función. Empezaremos con la que ya me sé y después esta— ordenó Tsukune.

—Ya oyeron al chico, ¡A trabajar!

Cuando Tsukune escuchó la canción, se sintió bien, era una de las mejores que había escuchado, el ritmo de la guitarra, la voz suave y la letra, era genial. Mako siempre había dicho que la música era una de sus grandes adicciones, y que la verdadera música era la que te hacía sentir algo en tú interior, que tenías que empezar a cantarla para que eso en tú interior siguiera ahí. Tsukune también lo pensaba así, porque incluso si la música no es de tú país y no le entiendas, te provoca algún sentimiento en ti mismo, eso es la música.

—¿Qué? Ahora ya estás más feliz— le dijo, dándole la espalda.

—"¿Qué? ¿Estás enojado? Jajaja. Es raro, eres yo, pero pareces otra persona. ¿Así se sentirá Moka-san?"— ante esto, el Ghoul agachó la cabeza.

—Me trataste mal, soy tú conciencia, soy tú, soy malo pero no tanto.

—"bueno, está bien. Lo siento, después de todo, fue nuestra culpa"

—No le creas a ese vampiro, es un completo torpe. Yo soy el verdadero tú.

—¿De qué estamos hablando? ¡Si tú eres yo y él!

—¿No miras mis alas?

—Jajaja— Tsukune se reía por lo que hacían sus conciencias, los demás lo veían raro.

—Oye, Mako-san, ¿No le diste mucho Sake?

—Creo que sí. Hey chico, vamos a ir a comer, ¿No tienes cosas que hacer?— al escuchar esto, Tsukune se despide y se va corriendo de ahí.

—"rayos, ¡Me olvidé de Moka-san!"

—Corre más rápido, si la Moka interna está en vez de la otra, despídete de tú cena

—"te tengo muchas preguntas, ¿Por qué hablas como si no fueras yo? ¿Eres mi antepasado que me está hablando?"— pensó con sarcasmo.

—Pues no sé. De ti no, soy el pensamiento que tiene tú sangre vampírica. Ese brazalete me dio la capacidad de hablarte, se podría decir que soy un antepasado de la sangre vampira que hay en ti, o al menos eso creo.

—"¿De Moka-san?"

—No lo sé, pero sería divertido que saliera de vez en cuando.

—"jaja, sí claro. ¿Tienes otra habilidad, además de elegir las peores decisiones y hablar?"— Tsukune ya estaba cerca de su casa, así que empezó a caminar.

—Pues claro, pero tú brazalete no me deja. Te podría dar más poder, pero no quiero que te hagas daño, después de todo eres yo.

—"¿Pero si quisieras ya habrías tomado control de mi cuerpo o algo así?"

—Algo así, pero tu vida es tan divertida que mejor ya no hago nada. Adiós Tsukune— su voz se dejó de escuchar y Tsukune entró a la casa, Moka salto a sus brazos.

—¡Tsukune! ¿Por qué te fuiste? Pensé que te había pasado algo malo

—Moka-san… me estás aplastando, no tienes por qué hacerlo un drama

—Estaba preocupada, ya es más de medio día— dijo dándole la espalda.

—¿Estás enojada?— él se acerca y la abraza por detrás —perdón, ya sabes que te quiero y que no te dejaría sola nunca. Pero es que fuí a ensayar para la noche de hoy

—Ah, es cierto. Ya eres un cantante, en ese caso— Moka le da un beso en su mejilla —¡Voy a ir a verte cantar!

—¿¡Qué?!— Tsukune casi se desmaya —digo, ¿En serio?—"rayos, apenas y con un poco de tequila puedo con gente desconocida, ¡Con Moka-san me tendré que acabar la botella! No puedo dejar que vaya"— el joven miró la sonrisa de Moka y no pudo decir que no. Así es como la noche llegó y Tsukune estaba súper nervioso, Moka se había puesto muy bonita con el vestido que Ura alguna vez escogió (season 2, manga 16).

—"esto es malo, estoy muy nervioso"— ya iban en el auto, Moka no notaba que las manos de Tsukune estaban temblando.

—Contrólate, que vamos a chocar contra algo

—Tenemos razón, debes calmarte, un whisky y estarás como nuevo

—Como si fuera tan fácil

—¿Qué pasa, Tsukune?

—¡Nada, Moka-san! Jeje.

Cuando llegaron, era casa llena. Moka se sentó en una de las mesas, antes de que Tsukune se fuera, Moka le deseo suerte y él se fue a prepararse. Llevar una camisa azul con botones, le hacía sentir sofocado, él se la abrió hasta la mitad, mostrando su torso, algo marcado por entrenamientos.

—Bueno chicos— dijo el viejo en su silla de ruedas —recuerden hacerlo bien, hoy les di tomates a los clientes

—¿¡Qué?!— dijo Tsukune —¿Para qué?

—¿Cómo que para qué? ¡Para lanzarlos! ¿Para qué más?

—Mako-san, ¿Está usted loco?

—No lo estoy Tsukune, es hora de tú prueba máxima de vergüenza, ten un poco de Sake, ¡Y sal al escenario!

—¡Sí señor!

Tsukune lo hizo tan bien con la primera canción, que el bote que tenía el nombre de "cantante" ya tenía 250 yenes. Tsukune solo tenía que recordar el sentimiento de culpa que había sentido en estos días. Después de eso, se volvió a sentir feliz.

—¿Cuántos de ustedes están enamorados?— preguntó Tsukune, bastantes alzaron la mano, entre ellos Moka. —Eso es muy bueno, está canción se llama, Friday, I'm In Love.— la canción comenzó con unas notas y acordes de guitarra, hasta que Tsukune comenzó con una voz suave.

—I don't care if Monday's blue,
Tuesday's grey and Wednesday too.
Thursday, I don't care about you.
It's Friday, I'm in love.
Monday, you can fall apart.
Tuesday, Wednesday, break my heart.
Oh Thursday doesn't even start.
It's Friday, I'm in love.

—Saturday! wait,
And Sunday always comes too late,
But Friday never hesitate...

—I don't care if Monday's black,
Tuesday, Wednesday, heart attack.
Thursday, never looking back.
It's Friday, I'm in love.— Luego vuelve Como al principio.

—Monday, you can hold your head.
Tuesday, Wednesday, stay in bed.
Or Thursday, watch the walls instead.
It's Friday, I'm in love.

—Saturday! Wait,
And Sunday always comes too late,
But Friday never hesitate...

—Dressed up to the eyes,
It's a wonderful surprise
to see your shoes and your spirits rise,
Throwing out your frown,
and just smiling at the sound,
And as sleek as a shriek,
Spinning round and round.
Always take a big bite. (Kapuchuuu)
It's such a gorgeous sight
to see you eat in the middle of the night.
You can never get enough,
enough of this stuff.
It's Friday,
I'm in love.

Cuando se acabó la canción, hubo aplausos y dejaron bastante dinero para Tsukune, él se sentía muy feliz, parece que lo hacía mejor cada día. Pero como si alguna deidad lo odiara o quisiera pasarle un mal rato, "algo" puso de muy mal humor a Ura, por otro lado, Omote estaba triste por lo que estaba presenciando, ¿Y cómo no estarlo? Sí Tsukune estaba siendo besado en los brazos de otra; era una mujer con cabello rubio, ojos azules y una hermosa figura.

—"¿¡Pero qué diablos está pasando aquí?! Maldita mujer, por ella… ¡Moka-san pensó que la estaba engañando!"— Tsukune iba a quitársela de encima, pero entonces, Tsukune bajo los brazos y se cayó.

—¡Tsukune!— la rubia con vestido rojo escotado, solo hizo una sonrisa.

—"este muchacho tiene algo especial, su energía me llena completamente, pero no ha envejecido"— Moka se acercó a la mujer y le dio una cachetada, todos se quedaron en silencio, cuando la rubia le dio una cachetada, Moka salió volando.

—¿¡Pero qué?!

—¡Vámonos de aquí!— toda la gente salió, Moka se levantó con un poco de sangre en la boca.

—"no me puedo mover, maldición. Es la primera vez que quiero golpear tanto a una mujer"— Tsukune quería moverse, pero apenas y pudo rodar. —"¿Tanto me odias, Kami-sama?"

—¿Qué le hiciste a Tsukune?

—Sólo me alimente de él, soy una Juventus, una Yokai que roba la juventud de las personas, en caso de los Yokai, les robo su fuerza y juventud. No creo que se levante de eso.

—No dejes que se salga con la suya— le dijo el pequeño Ghoul —levántate

—"no puedo… estoy muy cansado. Debo ayudar a Moka-san"— Tsukune se arrastró como un gusano hacia Moka.

—Oh vaya, todavía te puedes mover— ella lo levantó con una sola mano —los vampiros son geniales, no tienen límite de vida, son inmortales— ella se lo lanzó a Moka y entonces Tsukune sonrío, ya le había quitado el rosario a Moka. La chica había cambiado completamente, cabello plateado, ojos rojos y un aura increíble. El viejo y los demás jóvenes se quedaron con la boca abierta, que Tsukune se los contara, era una cosa. Y otra era verlo con tus propios ojos.

—Lamentarás haber hecho eso— Ura fue directamente hacia esa mujer —no me importa si eres un Juventus o lo que sea, igual te voy a pedir que…— Moka en un movimiento rápido le metió una patada —¡Reconoce tú lugar!— la rubia salió volando y rompió la pared en pedazos, quedando viendo estrellitas —puedes robar la energía, pero nunca igualarás la velocidad de un vampiro.— Moka fue con Tsukune y le dio un poco de sangre para que recuperará su energía.

—Eh, ¿Hola?- dijo el viejo, Moka estaba algo extrañada.

—¿Uh? Hola…

—Le hubieras sacado a volar por la puerta, lo de la pared va a costar muy caro.

—Lo sie… ¡Espere! ¿No está asustado? Soy un vampiro

—¿Y?— dijo como si nada —jajaja, nos salvaste la vida, ¿No? La pared es lo de menos, gracias.


Minutos después.

Tsukune despertó después de un rato, mientras Ura tomaba medidas del hoyo en la pared.

—¿Moka-san? ¿Qué haces?

—Tomando medidas

—¿Qué le paso a la pared?

—Accidente— Moka seguía con la cinta métrica, midiendo.

—Tú dinero, chico— los billetes estaban amarrados a una liga. Al verlos, Tsukune salto de alegría.

—¡450 yenes! ¡Ha valido la pena todo el esfuerzo!

Y así, otro capítulo de su vida diaria, llega a su fin.


Este capítulo se acabo, espero les haya gustado y tenga ese toque de humor que le pongo a los capítulos.

Nos vemos.