perdon si me tarde tenia cosas que hacer :3 bueno que se le va a hacer o porcierto ahora pondre * cuando alla algo que yo crea deba explicar aparecen al final del capitulo bueno sin mas.

aqui les dejo tuturututuru el capitulo 6


Antes de la masacre

Mientras Fumito y Kohaku se dirigían a la aldea, seguidos por un ejercito de monstruos y ogros, tanto muertos como vivos*.

-Señor Fumito dígame ¿que es lo que planea hacer en esa aldea?-

-Estuve encerrado por mucho tiempo, pero si no mal recuerdo, mi pequeña y dulce Saya, siempre fue muy apegada a sus amigos. Si alguno estaba en peligro ella no lo dudaba ni un segundo para ayudarlo.-mientras una pequeña sonrisa se formaba en su rostro.

"No entiendo, que tiene eso que ver…amenos que… tal vez eso sea pero, deberé asegurarme antes" miraba aterrado la sonrisa que tenia en el rostro, quien por el momento era su amo, se volteo un segundo y miro a todos los monstruos que los iban acompañado. –Señor Fumito.-

-Dime.-

-Si usted, es un ángel demoniaco ¿porque no vuela hasta la aldea?

- Pues como debes saber, me resucitaron hace solo unos 5 días, todavía no recupero completamente mis poderes y también…. si volara hasta haya mi hija se daría cuenta y me atacaría.- volteo a ver al joven exterminador, dándole una sonrisa simpática, mientras al otro al verlo así, se le paso una gota por la cabeza y siguieron su rumbo sin decir mas.

Mientras en la cabaña de la anciana Kaede, casi todos seguían durmiendo.

-Kagome levántate, ya amaneció.- inuyasha movió lentamente a la colegiala, quien tenia un libro de matemáticas cubriéndole la cara.

-Inuyasha déjala en paz, estudio hasta muy tarde, es mejor que la dejes descansar.- le dijo la sacerdotisa de la aldea mientras se levantaba.

-No puedo hacerlo anciana Kaede, ella me pidió anoche que la levantara, para ir a uno de esos exámenes.-

-Bien, entonces no me culpes si ella llega a hacerte algo, recuerda que yo te lo advertí.- mientras se ponía sus sandalias para irse a ver la aldea. Antes de salir dio un vistazo a las personas dormidas en la cabaña y darse cuenta de que faltaban dos personas.-mmm inuyasha ¿sabes donde están Saya y Sesshomaru?-

-¿Eh esos 2? no tengo idea, han de andar por ahí ya regresan.-a Kaede no le importo, se dio la vuelta y se fue en dirección a la aldea.

"Vaya Kagome si que tiene el sueño pesado ¿como rayos la voy a levantar?" al no ocurrírsele nada solo le quedo una opción.-¡KAGOME LEVANTATE AHORA!- la peli azulina del susto rodo y callo al suelo.

-inuyasha.- se fue levantado como se levantaría un zombi y miro al peli plateado con mucha ira.-¡ABAJO!-

-¡¿PORQUE HICISTE ESO?!-con el griterío que hicieron todos comenzaron a levantarse, Sango, Miroku y Shippo los miraron como si dijeran "¿tan temprano y ya peleándose?"

-¡ESO TE PREGUNTO YO ATI!-

-Feh ¿no lo recuerdas? anoche me pediste que te levantara temprano, por que tenias otro de tus dichosos exámenes –

-¿Que? ¿Examen? ¿Hoy? ¡NOOOOO! Lo olvide por completo.- salió corriendo lo mas rápido que pudo en dirección al pozo, dejando todos sus libros, zapatos, y demás.-

-Feh, que grandísima boba, ni siquiera me agradeció.- cerró los ojos y se cruzo de brazos, mientras sus amigos lo miraban como si todos le dijeran "baka" al mismo tiempo, Inuyasha se percato de las extrañas miradas de sus amigos pero segundos después la dirigió a lo que era la mochila de kagome.- ¡OYE KAGOME DEJASTE TUS COSAS!-pero ya era muy tarde, ella ya estaba muy lejos de ahí, tomo sus cosa y se dirigió al pozo.

Mientras lejos de la aldea se encuentra Saya recostada en un árbol dormida.

-Saya, despierta Saya.-Sesshomaru comenzó a moverla suavemente para despertarla.- Saya.- en el ultimo intento, la peli negra comenzó a abrir los ojos lentamente.

-Sesshomaru.- lo decía en forma de susurro, después de despertar completamente le sonrió simpáticamente.- Sesshomaru, buenos días.- sin recibir un "buenos días" de parte del peli plateado, se fue levantando del suelo y se sacudió la tierra y pasto, del traje de sacerdotisa que Kaede le había prestado.

-¿Tienes hambre?- fue la única palabra que dijo el plateado, antes de recibir un no con la cabeza por parte de la ojos rojos.

-No esto bien.- en ese momento su estomago comenzó a gruñir, causando que la blanca piel de la chica se pusiera rojo y el peli plateado arqueara una ceja.- Bien tal vez si tenga un "poco" de hambre ¿volvemos a la aldea a comer algo?-

-No, el día apenas comenzó y no quiero pasarlo con ese estúpido hibrido.- le dio la espalda y camino en dirección al bosque.

-Como se nota que odias a tu hermano, pero también sé que en el fondo mmmmuuuuyyy en el fondo, lo quieres.-se cruzo de brazos

Paro de caminar y dirigió su mirada a la chica.-Tu misma lo has dicho, muy en el fondo.- y una pequeña sonrisa se formo en el peli plateado.

-Se… Sesshomaru, tu sonreíste, de una manera aterradora, pero lo hiciste.- mientras le apuntaba con un dedo tembloroso

-Camina- dándose la vuelta para seguir su camino.

-Ah de acuerdo pero ¿a donde vamos?- sin recibir una respuesta, soltó un gran suspiro y camino atrás de plateado.

Pasó un rato y terminaron alejándose aun más de la aldea.

-Sesshomaru, exactamente ¿a donde vamos?- sin recibir una respuesta decidió seguir caminando, Sesshomaru paso unos arbustos perdiéndose de la vista de la ojos rojos.-¿Eh? oye espérame.-corrió un poco para alcanzar al ojos dorados, al cruzar los mismos arbustos vio como el peli plateado, estaba cazando unos cuantos pescado Saya sé quedo parada, mirando cada movimiento que hacia.

"Ya entiendo, me trajo hasta aquí para comer" sin poderlo evitar la peli negra dio una pequeña sonrisa y se adentro al bosque en busca de ramas para hacer una fogata.

Sesshomaru en pocos segundos logro obtener dos pescados, para que él y su acompañante pudieran comer unos segados después Saya salió con unas cuantas ramas para poder cocinarlos, mientras el plateado abría los pescados, la chica fue encendiendo la fogata, mientras esperaban a que estuvieran listos Saya decidió intentar hacer un poco de platica.

-Sesshomaru ¿Por qué me ayudas?-aparto su mirada del cielo para mirar al oji dorado

-¿A que te refieres?-aparto su mirada de la cristalina agua para verla de reojo.

-Bueno, es que la primera vez que me ayudaste ni siquiera sabias quien era y aun así me salvaste, durante la pelea con Fumito, también me ayudaste a detenerlo, también la vez que me hiciste llorar tu me consolaste y ahora me trajiste hasta aquí para que comiéramos. Pero…. ¿quiero saber porque?-

Sesshomaru la miro la siguió de reojo lo que daba a entender que estaba poniendo atención, hubo varios minutos de silencio un silencio incomodo.

-No lo se.-apartando la mirada para dirigirla de nuevo al agua

-¿Uh?-

-Simplemente, no lo se.-

-Esta bien, pero recuerda siempre hay una respuesta para tus actos, cuando sepas la respuesta simplemente házmela saber por favor.-mientras le regalaba una simpática sonrisa y dirigía su mirada a los pescados.- Parece que ya esta listos.- tomo las dos varas donde estaba lo que era su desayuno.-toma.- extendió su mano esperando a que el peli plateado lo tomara.

Y así fue como pasaron una mañana tranquila, sin ninguna preocupación. Mientras en la cabaña todo era más o menos pacifico.

-¡MALDITO MAPACHE VEN AQUÍ, DAME MI COMIDA!- dijo Jaken mientras corría tras el pequeño zorro, lanzando fuego con su báculo quemando la cola del pequeño kitzune.

-¡AAAHHH MI COLITA, MI COLITA!- mientras corría y rodaba para apagar el fuego.- toma esto ¡FUEGO MAGICO!- al hacer que su ropa se quemara este empezó a hacer lo mismo que el zorro.- Y para que lo sepas, soy un zorro un mapache.-y así comenzaron a quemarse uno con otro.

-Señor Jaken espere va a quemar la cabaña.- mientras corría la ojos chocolate, para detener al pequeño monstruo verde.

Sango suspiro al no poder disfrutar su mañana tranquila.-Ah de seguro Kagome debe tener un día mas tranquilo que este.- mientras le daba un sorbo a su té y serraba los ojos, para suspirar de nuevo.

-Sango no dejes que la felicidad se te escape en suspiros, además recuerda que Inuyasha fue tras ella, dudo que pueda tener tranquilidad, además tu viste como se fue.-

-Tiene razón excelencia, parecía muy alterada.-mientras dirigía su mirada al monje.

-Tal vez tenía, algún asunto importante que atender.-mientras le daba un sorbo a su té.

Mientras del otro lado del pozo, en la residencia Higurashi solo podía oírse gritar a una chica desesperada buscando sus cosas.

-¡SOTA!-

-He…. dime hermana.- fue contestándole con una voz temblorosa, dando a demostrar el miedo que sentía.

-¿Donde esta mi mochila?-

-¿De que hablas? cuando llegaste no traías nada.- hubo un silencio aterrador en el lugar y Kagome se fue acercando lentamente a su hermano, mirándolo de una forma que hacia que el temblara del miedo y antes de que pudiera ponerle las manos encima.

-Eh Kagome… ¿donde estas?- un peli plateado entro a la casa por la ventana del cuarto de kagome, al no encontrarla ahí fue a revisar abajo.-Eh Kagome.- al encontrarla en la sala, con sus manos muy cerca del cuello de sota ella se volteo lentamente y lo comenzó a mirar como si sus ojos tuvieran llamas.

-Inuyasha… ¡QUE HACES AQUÍ VETE AHORA MISMO!-

-Eh pero yo….-

-¡ABAJO!- sin haber logrado terminar la frase se levanto del suelo.

-¡¿PORQUE HICISTE ESO?! ¡YO LO UNICO QUE HICE FUE TRAERTE TUS COSAS, LAS DEJASTE EN LA CABAÑA DE KAEDE!- mientras le mostraba la mochila que tenia en la mano y se la entregaba bruscamente.

-Inuyasha…. Perdón, estoy muy alterada.-

-¿Kagome sigues aquí? deberías irte ahora, ya es tarde.- su madre se acercó, dándole su almuerzo.

Kagome volteo a reloj y ver que ya eran las 7:30.

-¡NO!- grito tan alto que se pudo oír a kilómetros, callo de rodillas dispuesta a rendirse.

-Oye levántate, así menos vas a llegar.-

-Pero ya es tarde y la escuela esta lejos.- mientras le salían la típicas lagrimas anime de cataratas.

-No importa, rápido toma tus cosas.-

Ella así lo hizo y salió de la casa, Inuyasha estaba esperándola en la entrada del templo, se agacho para que ella subiera a su espalda, salto por los edificios hasta llegar al techo de la escuela, antes de que sonara la campana, Kagome bajo de su espalda lo mas rápido que pudo y corrió en dirección a su clase, Inuyasha por otra parte se quedo en el techo esperando todo el día a que ella saliera.

Mientras del otro lado del pozo un insecto venenoso voló por toda la aldea en busca de inuyasha, Sesshomaru y de Saya, al no encontrarlos en ningún lado, volvió a donde estaba Fumito y Kohaku que no estaban mas que a unos metros de ahí, dentro de un campo de energía.

-Señor Fumito, ya esta de regreso.- dijo el exterminador apuntado al insecto que estaba entrando al campo de energía.

-Oh, dime pequeño, los encontraste.- después de que el saimyusho se detuvo en su hombro.- Ya veo entonces, solo esta la exterminadora y el monje.- mientras veía como el insecto se iba volando.

"¿Exterminadora? entonces mi hermana esta en peligro, tengo que sacarla de ahí, pero… ¿como lo hago?"

-Kohaku.-

-Eh ¿si?- dijo mientras volvía de sus pensamientos.

-Prepárate, porque atacaremos muy pronto.- le dio la espalda y se encamino hacia el ejercito de monstruos, se detuvo un segundo y miro al pelo castaño sobre el hombro.- Kohaku, casi lo olvido, recuerda…. No dejes a nadie con vida.- mientras una sonrisa psicópata se le formaba, le dio la espalda y siguió su camino.


* Recuerden que Fumito fue resucitado, tambien ay monstruos que han vuelto a la vida, como amm como si fueran unos zombis digamos, se ira explicando conforme pase la historia.

te agradesco que aceptaras leer mi fic y que me ayudes a ver mis errores NAOKI JILL WALOC y a ERLY MISAKI

P.S los reviews me haran subir mis capitulos mas rapido.

me despido SAYONARA -w-