Disclaimer: Nada me pertenece, todo es de Guillermo del Toro.


Siete Patios


La Princesa Moanna caminaba por los pasillos largos y hermosos del castillo de su padre, preguntándose cómo era que había escapado de ese lugar antes. No recordaba, pero estaba segura que ese algo tuvo que ser especial para abandonar un maravilloso lugar.

—Al parecer, su majestad no puede conciliar el sueño —dijo una voz a sus espadas.

Ella, en esos momentos, se detuvo y miró para atrás, al principio en la oscuridad no vio nada que le llamara la atención, solo más pasillo y oscuridad junto a la suave brisa fría que le agitaba el cabello. También se escuchó el sonido de una cascada a lo lejos. Después, poco a poco, una figura, larga y grande, fue apareciendo mientras se acercaba más a ella.

Moanna sonrió.

—Fauno —dijo.

A pesar de que no fue una pregunta, como una confirmación a su palabra, tres hadas salieron volando en su dirección, una de ellas era la verde que conoció desde el comienzo de su camino y las otras dos eran totalmente desconocidas para ella. Las tres revolotearon a su alrededor, lanzando pequeños sonidos chillones y jugando una que otra vez con su pelo. El Fauno hizo una reverencia en cuanto estuvo a una distancia considerable de la princesa.

—Aún no me acostumbro a este lugar.

El Fauno sonrió y con sus largos dedos trazó un camino por el rostro de la joven.

—¿Y qué es lo que no puedes aceptar? —preguntó junto a esos sonidos que salían de su garganta.

La princesa no respondió, solo camino al borde del pasillo y miró a la oscuridad de afuera. Todo estaba en perfecto orden. La voz del Fauno la hizo sobresaltarse.

—Le hice una promesa de que pasearíamos por los siete patios de su palacio ¿Quiere conocerlos?

Las hadas tiraron de las mangas de su vestido verde, incitándola a ir. Algo a lo que Moanna no se denegó. Puede que no se acostumbrara a este lugar, pero estaba segura que con el tiempo lo haría, al igual que una costumbre. El Fauno sonrió y los dos fueron a ver las maravillas secretas de ese palacio donde ella pasaría toda su vida inmortal.


Es solo un pequeño corto que se me ocurrió hacer mientras miraba la película.