Il regno del cielo

Prologo: il cielo é nato

Japón, namimori

Era una noche tranquila, en la que la luna y las estrellas brillaban con gran intensidad y se mostraban con tal claridad que parecía irreal…o bueno al menos para la mayoría ya que en una clínica de namimori se encontraba un grupo de personas observando como un rubio cenizo, de ojos color miel, piel canela de buen ver y cuerpo de infarto, vestido con un elegante traje negro, iba de un extremo a otro frente a la puerta de una sala de operaciones la cual tenía el típico foquito que marca cuando se está usando prendido.

-maestro…-llamaba una chica de cabellos castaños peinados a chongo con gafas e igualmente trajeada-tranquilo todo estará bien nana-san, estará bien y su hijo nacerá pronto-afirmaba para darle confianza al podre hombre que se moría de nervios.

-moo!Oregano como quieres que me calme si mi hijo está naciendo! y no puedo entrar a apoyar a mi linda y amada nana!-chillaba de forma desesperada pero infantil el hombre sacándoles una gotita al puro estilo anime a los presentes.

-kuso!sawada ya cálmate todo saldrá bien-gritaba exasperada y dando un golpe en la cabeza que dejo K.O. al hombre, la otra mujer del grupo la cual tenía un peculiar cabello azul, ojos color café rojizo con buen cuerpo, piel algo morena y vestida con un traje militar en tono vino.

-…-silencio por parte de los demás que solo la observaban con gotitas detrás de la cabeza.

-qué?-preguntaba como si nada.

-nada lalmirch –respondían todos al unisón.

+++++++++++++++++++++++++++++++1 hora después++++++++++++++++++++++++++++++

Dentro de la sala de operaciones una mujer daba el último esfuerzo para que su bebe naciera, el cual dio como resultado el sonido más hermoso que la cansada mujer escucho en toda su vida que fue el fuerte pero extrañamente melodioso llanto de su bebe el cual nació justo cuando dieron las 12 en punto.

-felicidades nana-sama!es un hermoso y saludable niño!-chillaban las enfermeras a cargo ya que en todos sus años nunca habían visto un bebe tan hermoso como ese y no era para menos el pequeño tenía una piel de exquisito color blanco-acanelado que a la luz reflejaba tonos dorados, con una pequeña matita de cabellos color caoba entre obscuro y rojizo una bella combinación.

La mujer de con voz cansada pero dulce y feliz hablo-por favor déjenme verlo…-pedía con tono esperanzado.

-por supuesto nana-sama-decía la enfermera que había bañado y cambiado al bebe con un mameluco color azul pastel con blanco, llevo su ligera carga hasta la mujer que gustosa lo recibió comenzando a arrullarlo y besarlo con suavidad y delicadeza para que dejara de llorar.

+++++++++++++++++++++++++++afuera de la sala minutos antes+++++++++++++++++++++

Al momento de escucharse el primer sollozo del bebe el hombre que anteriormente se encontraba inconsciente despertó y se levantó cual resorte a la vez que el foquito se apagaba y por la puerta salía un doctor con una sonrisa en la cara.

-sawada-sama, acaba de….-fue brutalmente cortado por iemitsu.

-como esta nana?!y mi hijo?!-grito a todo pulmón zangoloteando al pobre doctor hasta que lal lo golpeo (otra vez) haciéndolo soltar al mareado hombre que no tenía la culpa de los ataques de nervios que tenía el padre primerizo el cual por cierto se sobaba el gran chichón que le hizo lal.

Al doctor ya recuperado del mareo, observo a iemitsu en canclillas sobándose por lo que le bajo una gran gotita-sawada-sama estamos en una clínica por favor no grite...vine a decirle que nana-sama este en perfecto estado de salud y su hijo nació fuerte y sano, además de que es muy hermoso-sonreía con amplitud-si gusta puede pasar a v…-no alcanzo a terminar ya que iemitsu ya estaba adentro de la sala.

Iemitsu no cabía de felicidad pues al entrar vio la escena más hermosa del mundo que era conformada por su hermosa esposa cargando un bultito envuelto en una manta de color anaranjado pastel-nana…ese es..?-la mujer alza la cabeza para observarlo y sonreírle con gran amplitud y contestar un simple-si es tsunayoshi-iemitsu se acerca más rápido hasta posicionarse aun lado de su esposa y su hijo envolviéndolos en sus brazos de manera cálida, protectora y posesiva logrando que a nana le escurrieran finas lágrimas de felicidad-muchas gracias nana me has hecho el hombre mas feliz y pleno del mundo-le susurra con mucho amor y dulzura a su esposa, mientras a él también le escurren lágrimas.

-discúlpenme por interrumpir pero…necesito saber el nombre que le pondré en el brazalete…-decía una de las enfermeras viendo la hermosa escena.

-tsunayoshi, sawada tsunayoshi-decían ambos padres a la vez, sacándole una sonrisa a la enfermera que escribía el nombre en el brazalete.

-me permiten?-cuestionaba, refiriéndose a que si dejaban que le pusiera el brazalete a lo que los padres asentían y esta se lo ponía aun en brazos de nana de esta manera notaba que nana ya se veía muy cansada-lo siento sawada-sama pero es hora de que me lleve a tsunayoshi al examen médico y parece que nana-sama ya está bastante cansada..-

-eh…-fue el único sonido que emitió iemitsu para después darse cuenta de que nana se veía muy cansada por tanto no protesto y dejo que las enfermeras se encargaran.

-sawada-sama, puede pasar dentro de 1hr. a maternidad para ver a su bebe-le comentaba una enfermera-en cuanto a nana-sama estará en la habitación 27 e igualmente podrá pasar a verla-.

-gracias-decía con una gran sonrisa saliendo para encontrarse con sus amigos/discípulos-ambos están bien y podemos verlos en 1hr.-era lo primero que decía iemitsu al estar frente a ellos, le sonreían y lo abrazaban (excepto obvio lal) comenzando a felicitarlo al cabo de unos minutos sonaba el teléfono de iemitsu, el cual contestaba al segundo timbrazo:

-hola?-

-iemitsu-se escuchaba una voz cansada (osea vieja) al otro lado de la línea.

-nono!que feliz estoy de escucharlo! Sucedió algo?-preguntaba entre feliz y preocupado.

-jojojo no para nada hablaba para saber cómo están nana y él bebe-sonreía al otro lado de la línea.

-ya veo! Están estupendos los dos y mi pequeño es hermoso!-afirmaba de lo más feliz-

-me alegro mucho por ti-decía de lo más feliz el nono-no sería una molestaría que valla a visitarlos junto a reborn y su nuevo alumno dentro de un mes o si...?-preguntaba algo dudoso.

-jajajajaja por supuesto que no nono, nana y yo estaremos felices de tenerlo con nosotros-.

-ok, si no incomodamos pues en un mes nos vemos de acuerdo?-

-por supuesto nono!-

-adiós y felicidades iemitsu-

-gracias y adiós nono-se corta la llamada.

-sucedió algo en Italia?-preguntaba oregano.

-nop, el nono hablo para decirme que vendrá junto a reborn y su nuevo alumno dentro de un mes-sonreía.

-ya veo, pero quien es el nuevo alumno de reborn-san?-cuestionaba curiosa.

-pues es el candidato a guardián de la nube de la décima generación, hibari kyoya-kun-explicaba de lo más tranquilo.