—Tres—

Cenizas en la Mente

Al escuchar aquella palabra que lo identificaba a la perfección, se dio vuelta y miro de reojo el picaporte de la puerta, más no la volvió a abrir ya que por muy raro que le parezca su orgullo pareció lastimarse con esas frívolas palabras que salieron de la (seguramente huérfana) chica… y la duda llego a su cabeza como siempre solía hacerlo después de cada decisión

¿Ella lo recordaba? ¿Sabía lo que ellos habían hecho?

Y como todo un cobarde, según su parecer

Empezó a caminar manteniendo la mirada en los cuadros de las paredes por donde pasaba, a veces le costaba pensar que él era parte de esa bola de bastardos pintados en retratos a los que llamaba "familia". Pero eso era lo de menos, tenía cosas más importantes que hacer

Dizzi y los demás abrieron los ojos enormemente por el mismo motivo que Kai, aunque se alegraron que el Hiwatari no regresara

—Mariah… ¿Acaso tú…? — fruño el ceño asustada, sentía las manos sudar frío y la garganta comenzaba a secarse

— ¿Recuerdas algo?—Terminó de preguntar Kenny casi tan pasmado como Ray

El pelinegro cerró los ojos dejando su alegría de por lado, no sabía que más iba a pasar en esos momentos, jamás se espero que su primer encuentro con aquella joven después de una forzosa separación, fuera tan tenso y entre las sombras de su mirada llena de mentira, doloroso

— ¿Disculpa?—Preguntó la peli rosada después de cinco minutos de presión, confusa miro a los presentes respirando nuevamente puesto que había sentido que en los últimos instantes no lo había hecho, pero eso no era raro. El punto era que en verdad que estaba confusa y cansada

—Bueno… lo que le dijiste… a Kai…—siseo Tyson entrecortadamente, mierda la culpa lo carcomía por dentro necesitaba disculparse con ella primero que con Dios

— ¿Decirle qué? — ladeó la cabeza alzando una ceja, esos tipos realmente eran raros y más el tonto que había salido sin decirle un maldito "hola". Ella no había dicho nada y estaba segura que nadie lo había hecho después de escucharle decir que se largara, curiosamente lo escucho como un leve susurro cuando presentía que lo había espetado como todo un dictador por la forma en que los labios partidos del peliblanco se movieron al marcar su "orden"

Todos los presentes se miraron entre sí obviamente extrañados por la actitud de la muchacha llamada Mariah, ¿Estaba fingiendo o simplemente había algo mal con esa chica?

Porque si fingía, debían admitir que lo hacía bien

—Mariah—, murmuro Ray. En realidad él recordaba que la peli rosa siempre era olvidadiza, más no a ese grado

—Bueno…—; habló Mariah intentando romper ese ambiente tan tenso, y todo por ese tipo con cabello blanco que de una manera extraña la alteró—Como dijo ese patán… ya debo irme.

¿Por qué solo recordaba esas palabras?

"Lárgate"

Intentó hacer memoria en unos segundos, el joven pelinegro la llamo "Mariah" y se puso como un niño perdido al encontrarse con su mami

Después entra ese hombre y todos ponen cara de "Ya nos cargo la chingada"

Y después escucha esa terrible indicación en un leve susurro antes de verlo partir… un olor extraño la embriago cuando él se le acercó para aclararle que no quería verla en su "territorio" Ba, no era importante

Su cabeza queda en blanco y después, esas personas le preguntan si recordaba algo

¡Por favor! A penas recordaba su desayu… no esperen ¿Cuál fue su desayuno? ¿Al menos había desayunado?

Maldita sea, era más fácil preparar "Cochinita Pibil" que recordar su última comida. Decidió no intentar más; intento pararse pero de nuevo ese pelinegro no se lo permitió, la chica lo observó aún sin entender la razón que lo orillaba a ayudarla— ¿Qué haces? — Pero sabía que no le traería nada bueno

—Aun no te recuperas—dijo Ray seriamente

— ¿Y qué paso con lo que dijo su "capitán"?—Preguntó un poco nerviosa y molesta, no por el hecho de ser corrida de ese enorme lugar, sino por considerarse a sí misma una molestia para esos jóvenes que probablemente la habían ayudado en un momento de necesidad básica en su vida. La sobrevivencia

—Deja que yo me encargue de él—. No pidió permiso, solo puso su dedo índice en la frente de Mariah y la obligó a acostarse nuevamente—Tu descansa y por ningún motivo salgas de aquí—ordenó el chico mirando a Tyson y a Max, ellos asintieron de forma imperceptible para la peli rosa

—Escucha, eres muy amable— ¿Cuál era su nombre? ¡Ah sí!—… Ray… pero…

— ¡Por favor! ¡Quédate!—Interrumpió Dizzi esta vez apartando a todos de su camino para quedar frente a frente con esa chica, ya no podía resistirlo más, si ella se iba también lo haría su alivio por la sobrevivencia de un aldeano, un inocente aldeano que no podría durar ni un día a fuera de esa resistencia tan peligrosa

— Es que…—trató de poner "peros" sin éxito alguno. Puesto que cerró la boca cuando los ojos de Dizzi amenazaban con soltar una catarata de lágrimas, sin duda había caído en un lugar de locos—Bien… en cuanto mejore, me iré ¿Está bien?—Dizzi asintió temblando, su apariencia le recordó mucho a una pequeña jovencita de cabellos violetas sin rostro, parpadeó— Me alegro—. Si que estaba mal el día de hoy

—Ray—llamó Tyson interrumpiendo el momento, cosa que no era nueva puesto que siempre solía hacer eso

—Lo sé…—siseó el oji amarillento, no deseaba hacerlo pero no le quedaba de otra—Dizzi, permanece con ella y no salgas de aquí.

Ray sería el sucesor de Kai en ese grupo en cuanto él tomara el liderazgo de la fortaleza, por lo que si el peliblanco no estaba, era Ray el elegido para dar las órdenes, de él seguía Tyson y seguido del alocado joven, Max

—Como digas—susurro Dizzi calmándose un poco, quitando de sus ojos las lágrimas de cocodrilo. Siempre funcionaban

—Ah… y creo que es mejor que te vistas, ¿Recuerdan la fiestilla esa? Ellos deben observarnos a todos y se les hará muy raro que alguien no asista, en especial tú Dizzi ya que no sueles perderte este tipo de banquetes, así que…—, trató de decir Max, aunque no estaba muy acostumbrado a hablar de ese modo en presencia de Ray o Kai. Se podía decir que no procuraba cometer tal "atrevimiento", pero lo hacía cada vez que debía

—Tiene razón Ray… no podernos dejarla aquí, con eso de que todos son unos malditos… alguien podría verla—ayudó Tyson, no deseaba imaginarse a Spencer y a esa nueva chica solos en esa habitación mientras todos los demás en fiesta. Le daba escalofríos y asco

—Es verdad—, reflexionó el chico pelinegro mirando el suelo pensativo. Necesitaban un plan

.

.

.

Kai por tu parte no deseaba encontrarse con nada ni con nadie, pero Dios parecía no estar a su favor en esos momentos, puesto que en esos momentos apareció una persona cuya presencia fastidiaba en todo sentido al peliblanco

—H-hola Kai… ¿Sabes…?—. Se acercó esa molesta mujer de nuevo, si tan solo tuviera pruebas de algún indicio de traición

—No molestes—; gruño pasando de largo, pero ella caminaba tras él. Maldita sea

—Kai—interrumpió otra peste

— ¿Ahora qué Tala?—Preguntó mostrándose indiferente al peli rojo que solía llamarse su "amigo" le daba ñañaras de solo recordar aquella época

—Tu abuelo te llama.

—Así que ya no eres la mascota favorita, ahora eres su mensajero—Dijo con tola la intención de burlarse de él, cosa que no logro

—Oculta ese maldito modo de hablar tuyo Kai…

— ¿Te debo recordar el nombre de la persona que heredará esta casa y todo lo que tenga en ella?—Interrumpió altaneramente como era ya su costumbre

—Lo sé, pero aún no heredas ni un céntimo de este lugar, así que mejor te aplicas a tu rol de estos momentos… y mueve tu trasero al despacho de tu abuelo—Contestó con valor, en verdad que lo tenía para hablarle así al nieto del amo

Kai sonrió maquiavélicamente

—Parece que tanto estar con el anciano te hace bien—siseó el peliblanco—Pero quiero que sepas… que llegará el momento en el que esa capa de huesos desaparezca, y cuando llegue ese día, tendrás que cuidar tu maldito trasero, porque serás la cena—. Murmuro pasando de lado, dejando temblorosa a la mujer que asechaba al "señorito" desde los doce años

El pelirrojo soltó un "Hmp" burlonamente

— Y tú ponte a hacer algo útil—Le ordenó el oji azul a la chica antes de irse a sus deberes

— S-sí.

Kai paseaba por los pasillos, las ganas de ver al desinteresado abuelo Hiwatari habían quedado en el pasado junto a su pérdida infancia; por lo que tomó el camino más largo que pudo para ponerse en marcha

Diablos, llegó al fin. Alzó su mano y tocó la puerta tres veces como siempre, a los empleados se les permitía tocar solo una vez cada tres segundos y a los demás residentes solo dos cada un minuto. Pero él ganaba el "honor" de tocar tres cada treinta segundos

Además de Tala y Boris claro

—Pase—dijo el anciano con su estúpida voz monótona

.

.

.

La noche llegó más rápido de lo que cualquiera de los habitantes de la mansión Hiwatari hubiera podido imaginar, curiosamente para Kai, no fueron más que unos segundos

Ese anciano había perdido la poca cordura que le quedaba, el muy bastardo ya se sentía intocable solo por ser el dueño de todo a su alrededor, pero no lo era de él, Hiwatari Kai no le pertenecía a nadie, menos a un ser tan repulsivo como él

El viento se llevaba algunos mechones blancos de forma relajante, el único espacio en donde podía despejarse a solas

—Hola Kai-kun—Llamó esa persona, al parecer no iba a tener la tranquilidad que deseaba mientras viviera en esa mansión

—Dickenson-san—dijo Kai un poco sorprendido por la aparición del anciano que cuido de él gran parte de su infancia, una persona de confianza— ¿Acaso usted no estaba de viaje?

Se podría decir que ese hombre, era el único que Kai llamaba con un "san" o "sama" después de su nombre o apellido lo cual era más común. Bueno el "Sama" lo usaba cuanto se veían en situaciones más formales

—Órdenes del mayor—se excuso riendo, vaya que ese viejo tenía energías

Kai soltó un imperceptible suspiro, seguramente su maldito abuelo lo había llamado para convencerlo a bajar y no quedar mal con los invitados

— ¿Ahora cuál es el problema que aqueja tu vida?—Preguntó un tanto ansioso como un pirata a punto de encontrar oro, bueno desde hace años sentía como si Kai fuera un gran mapa de rarezas por descubrir y hasta el momento no había dejado de pensarlo

«Ese anciano» Pensaba Kai visualizando a su abuelo en una pequeña visión.

Parpadeo y regreso a la realidad—Entiendo… En cuanto lo que pasa en mi vida… no deberías preguntarme lo que ya sabes…—contestó recargándose en el barandal en el que había estado apoyado, solo que en esos momentos usaba su espalda como apoyo y cruzaba los brazos como siempre solía hacerlo— ¿La fiesta?

—Si tu vida siempre ha pasado por muchas pruebas que has tenido que afrontar solo…—pausó—La fiesta… tu abuelo se da muchos lujos y cuando me invita no puedo negarme lo sabes ¿verdad?—Kai asintió—También estoy enterado de la pequeña charla que ambos tuvieron.

—Entonces sabrá que en estos momentos no estoy de ánimos para nada—, aseguró el joven con un tono de voz tan ameno y tan raro en él que cualquiera estaría preguntándose el paradero de su verdadera identidad.

Pobres ilusos— Ni para esta fiesta.

Dickenson dio una ahogada carcajada bajando la cabeza con una sonrisa

—Kai… desde niño nunca te han gustado las fiestas organizadas de tu abuelo, y seguramente jamás te gustarán porque no haces el esfuerzo por intentar comprenderlo…—, espetó Dickenson comprendiendo a la perfección el motivo del desanimo del joven Hiwatari— Y eso es porque él es una persona tan cerrada.

Era verdad, él perdió el interés de conocer y comprender al anciano después de incontables intentos de ganarse al menos una muestra de cariño –cerrado- que palabra tan bien puesta con las descripciones de esa capa de huesos con grasa

—Usted irá ¿No es así?—Cuestionó mirando de reojo a un bicho que cruzaba lentamente en el suelo. Cambiando el tema de forma radical

—No tengo demasiadas opciones—aceptó cerrando los ojos alzando las cejas poniendo sus manos atrás de la espalda inflando un poco el pecho—Y tu tampoco.

—En realidad mi cabeza no está de ánimos para nada… pero eso a él no le importa, solo desea tenerme de adorno para su enorme celebración de mierda—; murmuro con fastidio, lo que más le molestaba era ese descaro que llevaba su abuelo desde que lo conoció, por lo regular un abuelo normal siempre ayuda a sus nietos poniéndose a sí mismo en frente para proteger a los hijos de sus hijos, pero este abuelo parecía hacer todo al revés

Y con un resplandor alarmante, el fallecido abuelo de Tyson apareció en su mente, parpadeo eliminando esas imágenes de su cabeza, realmente el vejete Hiwatari lo ponía de malas

—Lamentablemente así son las cosas cuando eres el segundo al mando después de él… y eso no lo puedes cambiar—; le dijo el hombre retirándose dejándolo pensar

El peliblanco espero hasta que su antiguo mentor se fuera para darse vuelta, apoyar sus brazos en el barandal de metal como antes de la llegada de Dickenson y mirar la parte de abajo de esa fortaleza en la que vivía desde su nacimiento. Y después de 23 min mirando con cuidado, hubo algo que llamó su atención

Los árboles caían de forma considerable, y eso que el grosor de los troncos era considerable. Eso sin duda era obra de Spencer, ya compensaba a compadecer a su víctima; se paró derecho y se dispuso a salir, lo pesado de él era que no sabía elegir sus campos de batalla, ¿Qué más daba? Lo obligaría a limpiar

Aunque no faltaba mucho para recibir a los "invitados" ¿Quedaban personas que disfrutaran la compañía de ese hombre? No, pero había personas dispuestas a fingir que si con tal de salvar sus pueblos… o sus bolsillos

.

.

.

No pasaron más de trece minutos después de escuchar a un alarmado Max, la estúpida esa había desaparecido, cosa que le importó muy poco puesto que en verdad deseaba que esa muchacha se largara de aquel lugar

No es que estuviera preocupado, solo no quería estar rodeado de más estupidez e incompetencia

Entonces… ¿Por qué ya estaba afuera de la mansión con una capa puesta sobre él evitando a cualquiera darse cuenta de su presencia?

Era simple, porque necesitaba de esa niña. Y la maldecía por ello

Fіи dє сарітulo


Aviso que estoy REMODELANDO los capítulos, no sé como ortografía y uno que otro detalle; lamento mucho las molestias en verdad pero no me gusta cambiar de escritura a cada capítulo y si lo cambio será TODO ;D

JA NE!