Capitulo 9

Comienza la Persecución

-Se fuerte hijo mío, prométemelo, tienes que ser fuerte

No, no, no, no podía morir, tenía que ser fuerte, lo había prometido. Pero que iba hacer, se estaba retorciendo en el piso mientras que un caballero con armadura estaba a punto de apuñalarlo con su propio cuchillo.

-No, no, no, no, no, ¡NO! ¡No quiero morir! ¡No puedo morir! ¡No aquí! ¡No ahora! ¡No de esta forma!-

Tenía que encontrar algo que perforara esa armadura y muy rápido mientras el caballero se deleitara de su desesperación. ¡Las pistolas! Ya cuando el caballero estaba a punto de apuñalar al mestizo, hablo de nuevo.

-Unas últimas palabras asesino?- Pregunto el caballero, Jak'Na Kei respondió con un balbuceo que no se podía entender, ya que el caballero le estaba apretando el cuello fuertemente. El caballero aflojo la mano.

-¿Que decías?-

-Piensa... ¡RAPIDO!-

En ese momento veloz como un rayo el asesino agarro una de las pistolas que le había dado Viktor, apunto a la cabeza y disparo. El caballero soltó el cuchillo y cayó de espaldas ya muerto. Al otro lado Viktor estaba de rodillas a punto de ser empalado por la espada de un caballero. Jak'Na Kei agarro la segunda pistola y disparo a la cabeza. El caballero cayó al piso con un gran estruendo.

-Agh... gracias Jak- dijo Viktor magullado.-

-De nada, ya matamos a los guardaespaldas, ahora vamos a por el Chacal- Y en menos de lo que canta un gallo Jak' Na Kei salió corriendo como una bala. Viktor no se dio cuenta que se fue hasta que una mujer histérica grito – ¡SALVAJE!- y unos guardias sorprendidos comenzaron a perseguirlo, pero el mestizo los perdió rápidamente al trepar por un edificio para avanzar por los tejados.

-Los jóvenes de hoy...- murmuro Viktor y tomo otra ruta. Jak'Na Kei podía seguir el rastro del Chacal mágicamente, pero el no. Pero pensando lógicamente, si el Chacal quería salir de la ciudad rápidamente, iría a los establos a por un caballo o un carro. Le tomo un hora llegar hasta ahí. Jak'Na Kei llego al mismo tiempo. En los establos había tres carros tirados por caballos uno iba con mercenarios cargados de hachas, mazos, espadas, mosquetes y trabuquetes, otro iba lleno de bandidos armados de espadas cortas, dagas, puñales, arcabuces y pistolas. El más grande donde parecía que iba el Chacal, tenia ruedas con picas y estaba lleno con mercenarios y bandidos por igual.

Jak'Na Kei estaba apuntando a la cabeza del Chacal con una de sus pistolas. Pero cuando disparo un mercenario paso delante del Chacal. El mercenario cayó muerto por el disparo revelando la posición de los asesinos. Todos gritaron – ¡ASESINOS! – y los caballos comenzaron a galopar pero Jak'Na Kei fue mas rápido. Salto y se agarro del borde del carro del Chacal. Un mercenario disparo con su trabuquete haciendo que la parte trasera del carro se desprendiera del carro. Una cuerda se solto y el mestizo habilmente la atrapo en el aire y aterrizo sobre un tabla de madera que se habia desprendido por el disparo del merccenario. Lo último que vio Viktor fue a Jak'Na Kei patinar con una tabla de madera tras el carro del Chacal.