Disclaimer: los personajes son propiedad de la increíble Suzanne Collins. Esto solo forma parte de mi alocada cabeza. Aviso/Danger: Abstenerse mentes puras e inocentes, este fic está plagado de Lemons que pueden dañar vuestra sensibilidad. Nos leemos abajo :D

Música de acompañamiento: Drive by - Train


Capitulo uno: Todo sobre nosotros

Peeta´s POV

Salgo corriendo del estudio como alma que lleva el viento, pasar más de doce horas allí dentro es realmente agotador. Cojo mi Asthon Martin del aparcamiento y conduzco en dirección a mi casa. El tráfico en Londres a las doce de la noche suele ser escaso pero decido ir tranquilamente, disfrutando de la carreta, mientras en la radio suena "Drive by" de Train lo que hace que me ponga a cantarla como un loco.

- Oh I swear to ya, I'll be there for ya, this is not a drive by, a, a a aaa -canturreo marcando los ritmos de la batería con las manos en sobre el volante-. When you move meeee, everything is grooooovy

- ¡A CALLAR QUE NO SON HORAS JOVEN! –me grita una señora a la ventana del coche, haciendo que salte del susto.

- Disculpe señora, disculpe…

Retomo mi trayectoria, esta vez un poco más rápido. Llego a mi casa a las doce y media, espero que mi mujer siga despierta. Entro con cuidado, intentando no hacer ruido para no despertar al perro, y me dirijo a la cocina. Tengo un hambre atroz. Buceo, literalmente, por la nevera y encuentro un tupper con un par de macarrones con tomate, sólo con tomate, típico de ella.

Unas manos me abrazan la espalda mientras estoy agachado en la inmensa nevera.

- Llegaste tarde, cariño…

- Lo siento, preciosa. Al final el director quiso hacer más fotos y… ya sabes

- Te estuvimos esperando…

- Lo siento, de verdad –me giro hacia la persona que me abraza- Si quieres podemos volver a cenar –sugiero en tono burlón, barra, sensual- ¿Tienes hambre, Katniss?

- ¡Peeta!

Katniss lleva puesto una camiseta de la Universidad de Oxford que la regalé cuando aún éramos jóvenes, yo estaba estudiando allí Comunicación Audiovisual y manteníamos nuestra relación a distancia. La camiseta está llena de agujeros y manchas, y está tan dada de sí que cae sobre el hombro de Katniss, dejándolo al aire. Junto a la camiseta, Katniss sólo lleva un culote de encaje azul claro. Buf…

- Te echaba de menos –la digo poniendo cara de cachorrito abandonado.

- Ya, y me parece que "Peeta junior" también –me contesta señalando a mi entrepierna, ella ríe por lo bajo-. ¿Has cenado?

- No, no hemos parado en todo el día –digo, frotándome el pelo de la cabeza.

- Siéntate anda, buscaré algo para que cenes.

- Gracias mi vida, voy a cambiarme y bajo a cenar.

- Ve con cuidado, Prim está durmiendo… Por cierto, tenemos que hablar de Prim…

- ¿Qué pasó? –pregunto, sorprendido.

- Ve a cambiarte…

Subo las escaleras en silencio y voy hasta mi habitación. Tiro el maletín y la bolsa con la cámara de fotos en la cama. Me quito la camisa y los pantalones que llevaba puesto todo el día y me pongo el pijama, una camiseta blanca y unos pantalones azules cortos.

Salgo de la habitación y ando de puntillas hasta la habitación de Prim, asomo la cabeza por la puerta y observo como mi hija duerme plácidamente. ¡Está tan mona cuando duerme! Prim se revuelve entre las sábanas asique decido cerrar la puerta, con cuidado, y bajo otra vez a la cocina.

En el hall de la entrada oigo unas pisadas acercándose a mí con rapidez. Oh, no… Una masa gris tira de mis piernas y me tira al suelo.

- ¡Driver! Que susto… ¿Cómo está mi chico? –digo poniéndome de rodillas y dando unos ligeros golpecitos en la cabeza de Driver.

Driver es un pequeño cachorro de pitbull de color gris que Katniss me regaló las navidades pasadas, aunque en realidad el regalo fue más para Prim que para mí. Prim se volvió loca con él, y yo también en cierta manera. Lo llamamos Driver por la película "Drive", mi favorita. Desde entonces, es la alegría de la casa, a parte de nuestra hija.

- ¡Peeta, Driver! Estaros quietos, Prim está durmiendo. –apunta Katniss desde el marco de la puerta- Ya está la cena cariño.

- Voy… Venga, a dormir Driver…

Driver se va hacia otro lado, ¡este perro nunca descansa!, y yo entro otra vez en la cocina mientras escruto a Katniss entera. Me siento en un taburete, Katniss posa un plato con un san Jacobo y patatas fritas en la encimera y se sienta en frente mío. Devoro el plato sin miramientos, la comida que hace Katniss es deliciosa.

- ¿Qué ha ocurrido esta vez con Prim? –pregunto mientras engullo el último trozo de patata frita.

- Hoy me ha vuelto a llamar el director… Dice que no asiste a las clases…

- ¡¿Qué?! –exclamo, escupiendo sin querer un trozo de comida que viaja directamente hacia Katniss.

- Sí, parece ser que falta a todas las horas…

- ¿Otra vez se ha juntado con ese estúpido de Cato?

- Eso parece…

Cato es el novio de Prim, creo que llevan saliendo dos meses, todavía no nos lo ha presentado por eso la inexactitud, ella cree que es el amor de su vida pero (a mi parecer) es un delincuente.

- No sé cómo la puede gustar ese tío… -comento en un suspiro.

- ¿Por qué?

- ¡Está claro! Es un delincuente. Sólo hay que mirarle… Con su chaqueta de cuero, su guitarrita, y su moto sin carnet, se salta las clases, no trabaja…

Mientras yo enumero los múltiples fallos de Cato, Katniss esboza una pícara sonrisa. Yo la miro extrañado.

- ¿Qué pasa?

- Es… es exactamente a ti de joven –Katniss no puede aguantar más y estalla en una carcajada que, a mi costa, no tiene fin.

- ¡Mentira! Yo…yo… ¡Yo tenía una Vespa roja! Y no una mierda moto cómo la que tiene él…

- ¿Te recuerdo el día que nos quedamos tirados en mitad de la anda con tu "super Vespa"? –me reprocha Katniss volviéndose a reír.

Katniss se seca las lágrimas de los ojos con los nudillos y camina sensualmente hasta posarse sobre mi regazo.

- No es culpa suya, son jóvenes. Pero tenemos que hablar con Prim sobre lo de saltarse las clases, no quiero que vuelva a repetir curso…

- Tranquila preciosa, mañana hablaré con ella –susurro a Katniss con dulzura apartándola un bucle de pelo de la cara- ¿Tú que tal has pasado el día?

- Bien, me llamó Madge. Mañana hemos quedado para desayunar y hablar.

- ¡Eso es fantástico! Pero… ¿estás segura de estar lista para salir? El doctor dijo que te tomaras todo el tiempo del mundo para…

- Peeta, ya hace dos meses de ello… Podré hacerlo.

- Vale, pero ten cuidado.

Hace dos meses, Katniss volvió a estar embarazada, iba a ser nuestro segundo hijo. Pero un día, sin aviso, Katniss empezó a sangrar por sus muslos. La llevé corriendo al hospital, sin avisar a Prim, y el médico la dijo que había perdido al bebé. Fue un duro golpe para los dos, pero más para Katniss. Ella había sido abandonada por su madre cuando tenía seis años y no conocía a su padre, pasó el resto de su infancia con padres adoptivos, mis actuales suegros, Effie y Haymitch. Por lo cual, esto, afectaba más a ella que a mí.

- ¿Mañana entonces hablarás con ella? Se acercan los exámenes…

- Sí, tranquila, yo hablaré con ella. Dale recuerdos a Madge de mi parte.

- Eso haré

Apagamos las luces de la cocina y subimos a la habitación, Driver por fin se había quedado dormido en un rincón de nuestro cuarto. Quitamos los trastos de encima de las sábanas y nos adentramos en ellas. Katniss se posa sobre mi pecho y yo la atrapo con mis brazos, como a ella le gusta.

- ¿Podríamos…? –dice Katniss en voz baja, pasando su mano por mi pecho- Ya sabes… ¿Hacerlo?

- No se… Como tú quieras… ¿Te sientes…preparada? –la pregunto con temor, desde lo del bebé, no habíamos practicado sexo ninguna vez-. No haremos nada si tú no quieres…

- Podemos… intentarlo

Katniss sube lentamente la mano hasta mi cara y la acaricia dulcemente. Yo la apretujo más hacia mí para que sienta mi calor. Ella agarra mi cuello y mueve mi cabeza hasta que nuestros labios se encuentran. La beso con dulzura y despacio. Pasado un rato la beso con fuerza, haciendo que nuestras lenguas se enfrenten en una batalla por conquistar la boca del otro. Tomo a Katniss de la cintura y la giro para quedar tumbada boca arriba, yo encima de ella. Separo nuestros labios y la miro de arriba abajo. Katniss contempla con deseo mi erección que sobresale de mi pantalón.

- Peeta –susurra ella besando mi cuello- Estoy lista

- Va…Vale

Empiezo a besarla lentamente por el cuello hasta llegar a su mandíbula y arremeter de nuevo contra sus labios, esos labios que cada día me son más irresistibles. Ella mueve las manos por mi cuerpo para quitarme la camiseta. Yo hago lo mismo con su camisa, descubriendo sus enormes pechos al aire, los masajeo y los beso con delicadeza, aquellos pechos me traían por el camino de la locura.

Con rapidez le quito el sensual culote a Katniss mientras beso sus delgadas y delicadas piernas, la observó durante un rato. Desnuda, para mí. Tan delicada, pura, y perfecta como siempre ha sido. Ella me agarra la cara para volver a besarla, con rudeza, y me hace un gesto para que me quite los pantalones. Obedezco y tiro los pantalones al suelo, dejando al descubierto mi miembro. Katniss lo observa durante un rato, mordiéndose el labio inferior, que está muy erecto. Rondo con la mano el sexo de Katniss, está húmedo a más no poder.

- Peeta…Sin dedos -me dice mordiéndome el lóbulo de la oreja- Quiero tu pene, dentro, ya…

- Dios, Katniss, como me pones.

Rondo con mi pene su sexo para que se abra a él. Noto que sus labios inferiores se separan, comienzo a introducirme dentro de ella. La embisto lentamente. Pero cuando mi miembro ya casi ha entrado del todo en la vagina de mi mujer, ella se aparta y se levanta de la cama.

- No puedo, Peeta, yo… -Katniss empieza a sollozar.

- Cariño, cariño –me levanto con rapidez hacia ella y la abrazo con fuerza, intentando que no note mi erección-. No pasa nada, mi amor. No haremos nada si tú no estás lista ¿de acuerdo?

- De, acuerdo –Katniss se aprieta con fuerza contra mi cuerpo desnudo, comienza a llorar- Te amo, Peeta.

- Y yo a ti, Katniss.

Dejo a Katniss en la cama, agotada y desnuda, y me dirijo a la ducha. Pongo el agua caliente y poso mi frente en la pared. Lloro, lloro de rabia. Agarro mi miembro con cierta furia y me masturbo hasta correrme, como llevo haciendo desde hace dos meses.

Prim´s POV

Cato aparca su moto delante de mi casa. Mi madre todavía estará haciendo las compras y mi padre seguirá en el estudio de fotografía, espero, porque como me encuentre con ellos en "mi estado" me gano el castigo del siglo. Me bajo como puedo dando tumbos hacia el suelo, Cato me agarra del brazo para no caerme.

- Creo que bebiste demasiado, florecilla.

- Hablublóf elf motwrisrta

- Jajaja

- ¡Nof te ewrrias malooo!

- Anda, vete a dormir, como tus padres te pillen borracha no te vuelvo a ver –Cato me mete la lengua hasta mi garganta y yo en la suya, adoro sus besos-. Buenas noches, Prim.

- Buenasgh Nochesesses

Decido quitarme los tacones, me estaban matando. Entro en casa intentando hacer el mínimo ruido por si hay alguien, subo las escaleras sin caerme (milagro) y entro a mi habitación. Me tumbo en la cama y saco mi blackberry del bolso.

"Prim Mellark (Primflorecilla) Borracha no lo sigente, grand la party d Glimmi (GlimmerXoXo) tqiero zorrona"

Genial, veo doble pero los tweets los escribo a la perfección, soy la leche… Justo cuando le doy al botón de publicar oigo como abren la puerta de casa.

- ¡Priiiim! Soy yo, mamá.

- Ahora bajo –grito intentando pronunciar bien cada palabra.

Oigo a mi madre saludar a Driver, mierda no le he dicho nada al entrar, y me dirijo al baño. Me ducho velozmente y me pongo ropa de estar por casa. Una camiseta del "Hard Rock" de Lisboa de mi madre y unas mayas negras cortas. Me recojo el pelo en un moño improvisado y bajo a saludar a Driver.

- ¡Hola moquete! ¿Has salido de paseo? Fijo que no, papá nunca te saca.

- Hola cariño –me dice mi madre desde las escaleras, ella también se ha cambiado de ropa, lleva una harapienta camiseta de la Uni de Oxford y un pantalón de chándal. Extiende los brazos hacia mí y yo me hundo en ellos, dándonos un fuerte abrazo- ¿Qué tal el día aquí sola?

- Aburrido, como siempre… ¿Y papá? ¿Viene a cenar?

- No lo sé, no me ha avisado… Le esperamos y si a las diez no viene cenamos, ¿vale?

- Vale, guay, voy a por mí portátil.

- Vale hija. Por cierto… ¿estás bien? –me mira con extrañeza, mierda, me ha pillado- Te noto, rara. ¿Todo bien con Cato?

- Siiii, todo bien mamá –la digo intentando que no huela mi aliento de alcohólica- Con Cato todo genial.

- Vale, vale. Es que te veía rara. Tira anda…

- ¡A sus ordenes! –comienzo a subir los escalones con total tranquilidad, se me ha debido pasar el pedo.

- Ah, Prim, una cosa –me dice mi madre en mitad de las escaleras- Será mejor que te quites el maquillaje o se te hinchará la cara.

Esto me suelta mi madre con una sonrisa pícara en la cara. Vale, me ha pillado. ¡Adiós salir durante otra semana! Yo me quedo a cuadros, para cuando reacciono subo rápidamente las escaleras y me auto encierro en mi cuarto. Enciendo el portátil mientras recojo la poca ropa que llevaba puesta para la fiesta.

- Mierda, Cato se ha quedado mi tanga –comento en alto al no encontrarle por ningún sitio.

Cuando el aparato ya ha arrancado, pongo algo de música a todo volumen y me absorbo en mi otro vicio (aparte de la bebida), tumblr. Reblogueo un par de fotos, me conecto a Facebook y veo que estoy etiquetada ya en varias fotos de la fiesta de Glimmer. En una salgo horrible, en otra más todavía, ¡por dios, qué horror! Definitivamente soy pésima posando en las fotos de fiesta. Si mi padre las viera ahora mismo fijo que se reiría de mí. "Pues en las fotos que te hago yo sales perfectamente" diría, me imagino hasta el tonito de voz que pone siempre.

Noto que mi teléfono vibra, un whatsup, de mi padre.

- Prim, ¿habéis cenado? (22:10)

- Todavía no, te estábamos esperando (22:11)

Veo que no contesta asique continuo mirando tumblr, vuelve a vibrar.

- Vale, ir cenando que tengo para rato (22:15)

- Vale chaaacho (22:15)

- ¡Luego llevo chocolate con galleta para compensarte chaaaacho! Un abruzo (22:16)

- Yiiiija, hasta luego papá (22:16)

Ains, estos padres modernos. Otra noche que cenamos sin el "chacho", nos llamamos así por los zombis de The Walking Dead que los llamamos chachos. Mi padre no es que trabaje mucho, pero los días que le toca se tira hasta las tantas de la noche. Él trabaja de fotógrafo para una revista de moda bastante conocida, alguna vez me ha llevado al estudio, y he de decir que me encanta. Está rodeado de modelos, ropa cara y bonita, famosos ¡Es el cielo! Cómo le envidio a veces…

Bajo a la cocina y veo que mamá está haciendo unos sándwiches vegetales, Driver está sentado a su lado esperando a que le caiga algo de comida.

- Mamá, Papá me ha mandado un mensaje –la digo- Que no le esperemos…

- Vale Prim, vete poniendo las bandejas en la sala. ¡Y, por dios, dale algo a este chucho que se me va a subir a la mesa!

Abro la nevera y saco un paquete de salchichas de Frankfurt, al oír el paquete Driver sale disparado a mi lado, dando saltos para intentar llegar a su objetivo. Le doy dos salchichas y marcho a poner la mesa. Al rato viene mi madre con los dos sándwiches, unas coca colas, y un paquete de patatas de bolsa.

- ¿Qué echan hoy? –me pregunta sentándose en el sillón donde suele ponerse papá.

- ¡Mamá! ¡Hoy es Anatomía de Grey! –la digo, fingiendo indignación.

- ¡Es verdad! –me responde llevándose la mano a la frente. Coge el mando de la tele y pone el canal, todavía no ha empezado-. Si tu padre estaría aquí ya estaría quejándose de por qué vemos esa serie…

- Si él es el más viciado de los tres.

Noto vibrar mi teléfono otra vez. Tengo dos whatsups, uno de Cato recordándome que tiene mis bragas, y otro de mi padre.

- Espero que no estéis viendo ADG sin mí, si es así, ¡luego no nada de spoilers! (22:30)

No puedo evitar reírme, le paso el móvil a mi madre y ella también se desternilla.

- Para matarle… -me dice secándose una lágrima de la mejilla por la risa.

- Me dijo que luego traería chocolate con galleta –comento, ilusionada, es mi chocolate favorito.

- ¡Así están las caderas de tu madre, hija! ¡Por tanto chocolate! –me contesta mi madre dibujando su contorno con las manos.

Mi madre es como mi mejor amiga, nos contamos todo, bueno, casi todo. Ella no trabaja porque, según ella, con el sueldo de papá llegamos bien a fin de mes. Pero yo creo que tiene algo, alguna enfermedad o algo raro, que no la permite trabajar y que no me cuenta. De pequeña siempre me leía cuentos que ella misma escribía, y hace mucho que dejó de escribir. Solía hacerlo a mano, con una antigua y vieja máquina que tenemos guardada en el desván, pero hace cosa de dos meses o así no la he vuelto a ver hacerlo. Asique ahora no trabaja, se dedica a hacer de "ama de casa enrollada y moderna", aunque cuando salta con la vena madre amantísima es horrible. Tienes que estudiar, hacer una carrera, bla, bla, bla.

Terminamos los sándwiches y nos tumbamos a ver el capítulo de la serie. Cuando termina, nos secamos las lágrimas de los ojos (sí, lloro con Anatomía de Grey) y decido marcharme a dormir. Mañana tendré una resaca de mil demonios.

- Buenas noches mamá –la digo dándola un beso en la frente, como hace papá con las dos- ¿Vas a esperar a papi?

- Sí, seguramente no venga cenado y tendré que hacerle algo…

- Vale, dale las buenas noches de mi parte.

- Buenas noches cariño.

Subo las escaleras y me encuentro a Driver en la puerta de mi cuarto, le doy un beso en el hocico y él me da un lametazo en la cara.

- Buenas noches, Driver.

Llego a mi cuarto, me quito el maquillaje que creí haber borrado, apago el portátil y me tumbo en la cama.

"Glimmer (GlimmerXoXo) Vaya pedo tenia hoy la Primmi(Primflorecilla) ¡te quiero warra! PARTY HAAAAARD"

Esta muchacha es la caña. La retwiteo y mando un mensaje a Cato.

- Buenas noches mi motorista, que descanses (23:05)

- Igualmente florecita, suerte mañana con la resaca, yo dormiré PLACIDAMENTE con mi nueva almohada (23:05)

- ¿Qué nueva almohada? (23:06)

- Una almohada roja y finita, parecida a un tanga ;) (23:06)

Mierda, mis bragas. Dish, odio a Cato…

- Iiiii te odio ToT Mañana me lo devuelves (23:06)

- Por supuesto, buenas noches preciosa. Te quiero (23:07)

- Te quiero (23:07)

Pongo el teléfono en silencio y dejo que el sueño poco a poco me venza hasta quedarme totalmente dormida.

Fin del capítulo uno


¡Redoble de tambores! Badum, chas, tucupá. Primer capítulo, recién salido del horno. ¿Qué tal, todo bien, ninguna sensibilidad herida? Ya os dije que está plagado de lemons, y todavía quedan muchos y más duros. Bueno aqui tenéis mi nueva locura, no es gran cosa, pero me surgió la idea a raíz de una foto de Josh y no pude parar de escribir (¿me entendéis a que sí?). Espero que os haya gustado, y sino pues nada, pero espero que dejéis vuestra opinión y le deis un poco al follow, se agradecería.

Comentaros que este fic tiene tu propio TUMBLR: allaboutusfanfic donde colocaré fotos para que conectéis mejor con el texto, adelantos, música, y todo tipo de cosas relacionadas con esta locura. Os aconsejo tenerlo abierto en los próximos capítulos.

Y ya sabéis que cualquier idea SIEMPRE es bien recibida y se agradecerá eternamente. Espero que os guste y continuéis leyendo. Actualizar intentaré los domingos, para acabar bien la semana. Pero no se sabe. Nos leemos este miércoles en "Siempre" con Peeta :)

¡Nos leemos la semana que viene!

And may the ods be ever in your favor!

Lucy (: