Disclaimer:los personajes son propiedad de la increíble Suzanne Collins. Esto solo forma parte de mi alocada cabeza. Aviso/Danger: Abstenerse mentes puras e inocentes, este fic está plagado de Lemons que pueden dañar vuestra sensibilidad.

Recordaros: que esta fic tieneTUMBLR(que casi ya ni se usa, pero ahí está): allaboutusfanfic[punto]tumblr[punto]com

Música de acompañamiento: Simple plan - Generation (mi canción sobre todas las cosas, es mi maldita canción)


Capítulo quince: My December

Prim´s POV

- Joder, se me van a salir las tetas.

Por enésima vez en la mañana me vuelvo a subir el top negro antes de entrar en mi clase. Me despido de Rue en la puerta y entro a clase, como siempre toda la gente se vuelve y me mira con cara de asco. Cobardes todos. Paso con la cabeza agachada y me siento junto a Will, que está mirando su teléfono.

- Guao, que hipster vienes –comento mientras me siento a su lado, pegada a la pared.

Mi compañero levanta la vista del móvil y me dedica una sonrisa de lado. La verdad es que viene muy guapo. Will trae puesta una sudadera verde oscura con dibujos geométricos en amarillo que le hacen resaltar más el pelo rubio, se lo hace más claro. También trae unos pantalones marrones tostados algo pegados, por lo que logro distinguir, metidos dentro de unas botas militares amarillas. En ese momento el profesor entra por la puerta asique vuelvo la vista al frente y abro mi libro, tiene una nota dentro.

"¿Cuánto quieres a cambio de tener mi polla metida entre tus tetas?"

¿Qué cojones? Abro los ojos como nunca y le paso la nota a William para que la vea y alucine como lo estoy haciendo yo ahora.

- ¿Y esto? –me susurra, sin cambiar su expresión seria al leer el papel.

- No tengo ni idea –le contesto, acercándome a él para que el profesor no nos oiga- La acabo de encontrar, y mí letra no es…

- Gilipolleces.

Will hace el papel trizas y lo deja en una esquina de su mesa para no mirarlo más. Paso el resto de la clase dándole vueltas. ¿Qué mente pervertida podía haber puesto eso, y encima me lo da a mí? No es normal, nunca antes me había dicho algo así, y no es la primera que llevo este top. La idea me asalta al segundo. Cato ¿Habrá tenido él algo que ver? No, no puede ser tan… Mierda.

- Prim, deja de pensar en la nota –vuelve a susurra Will, echando miradas rápidas a la pizarra y a mí.- Pasa de todo. ¿Has traído comida para luego?

- ¿Comida? ¿Para qué?

- Te dije que hoy por la tarde iba a enseñarte una cosa, ¿recuerdas? Aceptaste venir.

- Ya, sí, lo recuerdo –contesto, mirándolo con cierto cabreo- Pero pensaba que duraría unos minutos, no creo que nos quedemos hasta las tantas. ¿Real o no?

- No, pero debería haber traído comida vas a necesitar fuerzas. Te dejaré la mitad de mi sándwich. –me susurra el rubio con rostro serio- ¿Y qué es eso de "real o no"?

- Perdón, es un juego de mi padre –miro a la pizarra y muevo la mano por el aire. Se me ha pegado esa manía de mi padre.

Tenemos que interrumpir la conversación porque el profesor me pregunta sobre un ejercicio que no logro entender. Lo resuelvo inventándomelo y suena la campana para cambiar de clase. El resto de la mañana me olvido de la condenada nota y de todas las miradas del instituto. Lo olvido más que nada porque no paro de darle vueltas a lo que me tiene que enseñar Will esta tarde. En clase de plástica aprovecho para sacar mi blackberry y dejarle un mensaje a mi padre.

- CHACHO Hoy no me esperéis a comer (13:25)

- ¿Puedo saber la razón? (13:25)

- Me quedo con William a terminar un trabajo (13:25)

- ¿Un trabajo, eh? e,e Entendidoooo ;) (13:26)

Pongo los ojos en blanco y guardo el teléfono y me pongo a terminar el bodegón a lápiz hasta que llega la maldita hora de comer.

Peeta´s POV

- ¡Katniss! –comento a mi mujer, sentado en la taza del váter- ¡Prim no viene a comer!

- ¿Y eso? –me contesta mi mujer, asomando la cabeza por fuera de la cortina de la ducha.

- Ha quedado para comer con un tal William. ¿Te suena?

- Ah, sí –responde Katniss, sonriendo y volviendo a meterse bajo la ducha- ¡Es el hermano pequeño de Marvel!

Levanto ambas cejas y termino de hacer mis necesidades. Asique Marvel tiene un hermano, es bueno saber que se lleva bien con mi hija. Tiro de la cadena y me dispongo a cambiarme para salir a jugar al baloncesto y llevarme a Driver conmigo. Cuando me he quitado la camiseta Katniss sale del baño con una toalla anudada y el pelo mojado.

- Hum, que bien hueles –contesto, dándola un beso en las mejillas sonrojadas por el calor.

- Gracias.

En cuanto Katniss se quita la toalla y puedo ver su espalda desnuda y mojada mi pene empieza a pedir su atención, mierda Mellark. Mi esposa se gira y me mira con cara seria.

- ¿Y entonces ya habéis firmado la sesión de Johanna Mason?

- Sí, supongo que a la noche den la noticia por la televisión –contesto, buscando en el armario mi camiseta- ¿Y mi camiseta de los Celtics?

- En el cajón de abajo… ¿Y cuando tienes que ir entonces?

- El jueves, el jueves vuelvo al trabajo.

Encuentro mi camiseta de jugar en el fondo del armario y mientras me la pongo veo que Katniss frunce el ceño y me mira preocupada.

- ¿Qué ocurre?

- Que el jueves, yo… yo no cenaré en casa.

Katniss se sienta en el borde de la cama mientras se seca el pelo con la toalla que antes tenía sobre su cuerpo, cayendo agua sobre sus pechos. La noto algo nerviosa al contarme todo esto.

- ¿Y eso?

- Tengo una cena benéfica del cuerpo de bomberos forestales de Londres –dice Katniss, agachando la cabeza e intentando no mirarme- Es para reunir dinero y que puedan tener un equipo mejor…

- Eso es genial cariño –digo yo, recibiendo una mirada de sorpresa por parte de Katniss- ¿Y qué vas a ir con Magde, ya os volvéis a hablar?

- No, de Madge no he vuelto a saber nada…

Katniss se levanta y da algunas vueltas pasando la mano por el borde de nuestra cama, el movimiento de sus caderas desnudas es jodidamente erótico. Me acerco a ella y la beso en el hombro, está tensa.

- Oh, genial, ¿y puedo saber con quién vas?

- Supongo que vengan personas del barrio –responde rápido Katniss- Vecinos, compañeros, no sé, mucha gente Peeta.

- Eso es genial, suena divertido.

- Asique supongo que el jueves tengas que quedarte con Prim por la noche.

- Ya, eso ya me lo imaginaba –comento, volviendo a besar su hombro mientras ella intenta mantener la respiración- ¿estás bien Katniss?

Mi esposa se da la vuelta y me mira enfurecida, de sus ojos parecen que van a salir llamas. Se queda un rato mirándome y apretando los labios, como pensando que decir exactamente.

- Peeta estoy cansada –dice en un susurro.

- ¿Cansada? ¿Cansada de qué?

- De estar aquí, en esta casa. Todos los días hago lo mismo: hacer las compras, sacar a Driver, correr, e ir al gimnasio. ¡Necesito algo más!

¿Qué cojones? ¿A qué viene todo esto ahora, qué he podido hacer para que ahora Katniss piense esto? Abro los ojos como platos mientras Katniss se separa de mi lado y camina nerviosa por la habitación. Me lleva mi tiempo pensar que decirla para no cagarla, está realmente enfada.

- Puedes hacer lo que quieras cariño… –contesto, acercándome a ella con cuidado y sonando calmado.- Me parece bien Katniss.

- A ti todo te parece bien Peeta, siempre te parece bien ¿Y yo qué?

Esto es estúpido, estoy discutiendo con Katniss por algo que ni siquiera tiene sentido. No sé por donde coger toda esta discusión.

- Peeta, ni siquiera me preguntas más sobre con quien o por qué voy a la fiesta.

- ¿Por qué iba a preguntar más? –contesto, alzando las cejas.- Me parece fantástico que mi mujer tenga amigos y que salga.

Katniss se pone a dar vueltas de un lado al otro de la habitación, algo la reconcome la cabeza pero no logro entender qué es. Yo la miro expectante desde el borde de la cama. Cuando Katniss se enfada lo mejor es callarse y no decir nada, aunque no haya nada que decir.

- Estoy cansada, cansada de hacer siempre lo mismo –dice mi esposa, llevándose las manos a la cabeza y resoplando- Quiero algo en mi vida Peeta, algo nuevo.

- ¿Puedo hacer algo para ayudarte?

Mi mujer se para en seco frente a mí, soltando sus manos y mirándome con cierto miedo. Sus ojos bajan por toda mi estructura, escrutándome sin disimulo.

- Peeta, quiero que me folles –suelta como si nada.

- ¿Qué?

No me da tiempo a reaccionar, Katniss estampa sus labios contra mí y me hace caer tumbado sobre la cama. Tiene el cuerpo ardiendo a pesar de estar mojada por la ducha. Mis manos pasan por su espalda mientras ella mete su lengua en mi boca. Esto no puede estar pasando.

- Katniss, no quiero que…

Katniss no me deja acabar la frase, me agarra ambas manos y las agarra con una suya encima de mí, impidiéndome moverme, mientras sigue jugando con su lengua dentro de mi boca. Sus besos son fuertes e intensos, irradia calor, es como si me estuviera follando tan solo con la boca. En mi cerebro dejar de llegar la sangre y se va toda a mi miembro, que se alza y choca con las piernas desnudas (¿vuelvo a recalcar lo de mojadas?) de Katniss. La morena se separa de mis labios y comienza a dejarme mordiscos por el cuello. Amplios gemidos salen de mí involuntariamente. Intento mover las manos para poder tocarla, pero mi mujer tiene una fuerza superior a la mía. Supongo que sea provocado por el mosqueo que tenía hace unos minutos. Katniss va dejando besos por mi pecho y con su mano libre se deshace de mi cinturón y de los botones de mis pantalones.

- ¿Estás…segura?

- Has dicho que querías ayudar, ¿no? –me responde mi mujer, metiendo la mano libre sin dilaciones bajo mis calzoncillos y acariciando el exterior de mi pene, provocando que suelte un gemido bastante alto.- Pues fóllame como nunca, Peeta Mellark.

Cuando se pone ruda es cuando más me pone. Mierda, mi mente es perversión total, no puedo ser racional ahora mismo. Katniss me suelta las manos y se separa para librarme de los pantalones y los calzoncillos. En cuanto ve mi imponente erección delante suyo Katniss se relame los labios. Como yo ya soy libre me muevo rápido y la empujo para que quede tumbada sobre la cama. Me pongo las botas con sus pechos, mordiendo y chupando todo lo que quiero y con los gemidos de Katniss de fondo. Paseo mi pene por entre sus piernas, cuando llego al inicio de su sexo puedo notar que está empapado a más no poder. Por un segundo soy racional y miro a Katniss a la cara para preguntarla si realmente quiere hacer esto. Llevamos meses sin hacerlo, no quiero dañarla. Y está haciendo esto para quitarse el mosqueo, cosa que nunca antes había echo. Nunca, repito nunca, hemos tenido sexo tan intenso.

- Katniss, estás…

- Ni se te ocurra preguntar si estoy lista, Peeta.

Katniss me agarra de la cadera y me da la vuelta, quedando ella encima y restregando sus caderas con las mías. Gotas de agua caen desde el todavía pelo mojado de Katniss hasta mi pecho del cual parece que se me va a salir el corazón. Ambos nos miramos a los ojos mientras Katniss introduce mi miembro en su sexo, tengo que apartar la vista un segundo para cerrar los ojos y gritar del gusto. Menos mal que no está Prim en casa, así puedo gritar a gusto.

- Oh, joder…

- Dios, Peeta –jadea Katniss, echando la cabeza hacia delante y comenzando a moverse- Que…gusto…

- Sí, uf… Llevábamos… arfg, mucho…tiempo sin…

En cuanto abro la boca Katniss vuelve a agacharse y besarme con intensidad mientras noto las paredes de su vagina conectarse con mi pene. Ambos gritamos como locos. Demasiados meses sin sexo no son buenos. Al principio nos movemos despacio, sin hablar nada excepto a gritos de placer. Luego Katniss acelera el ritmo, subiendo y bajando sus caderas para que note cada movimiento suyo sobre mi pene.

- Oh, Peeta, sí –grita Katniss, metiendo la cara en mi cuello y gritando sobre mi oreja- ¡Sigue, sí!

Me agarro con fuerza sobre el trasero de Katniss para que así mi miembro llegue hasta el fondo de su sexo, el cual empieza a apretarse cada vez más. La morena reprime los altos gemidos que ambos producimos y se desfoga en mi cuello, mordiendo y succionando hasta dejarme una marca morada. Tanta fogosidad hace que clave las uñas en el perfecto trasero de mi esposa y la gruña entre dientes.

- Sí, Katniss, vamos… Argh, quiero ver como tu coño me empapa entero.

- Peeta, sí –gime ella- Sí… ¡PEETAAAA!

Mientras grita mi nombre sobre mi oreja las paredes de la vagina de Katniss se aprietan del todo y noto una oleada de fluidos pasar por mi pene y salir fuera, empapando toda la cama casi. Esto produce que mi pene empiece a endurecerse también y empiezo a notar una burbuja en el estómago que quiere decir que voy a venirme en breves.

- Te toca, ah, Peeta –dice Katniss, saliendo de mi cuello y mirándome a los ojos- Vamos, córrete… Ya.

Mi esposa empieza a cabalgar sobre mi pene con sus caderas mientras pasa las uñas por mi pecho, yo me sigo agarrando a su trasero y noto como el orgasmo va llegando hasta la punta de mi pene. En un último movimiento de caderas de Katniss mi semen sale disparado desde mi vientre hasta la punta de mi miembro, saliendo líquido en grandes cantidades. Al igual que Katniss, también chillo su nombre cuando me corro dentro de ella. Seguro que se ha enterado medio barrio, pero me da igual. Joder, que a gusto me siento. Definitivamente hacerse pajas en la ducha no es lo mismo que tener sexo. Es totalmente diferente. No imagináis las ganas que tenía de esto. Katniss sale de mí despacio y cae rendida sobre mi pecho. Yo la abrazo y la atraigo a mí, puedo notar nuestros corazones latir a toda velocidad.

- Uf… Que, intenso –comento yo, riendo un poco y limpiando mi miembro lleno de semen con la mano libre.

- Y tanto –corresponde Katniss, riendo también- Llevábamos demasiado tiempo sin hacerlo.

- ¿Te ha gustado? ¿Te ha dolido o algo?

- No…. –me responde, hundiendo más la cabeza en mi pecho y cerrando los ojos- Ha sido perfecto.

- Tú eres perfecta.

Prim´s POV

Termino de comer el sándwich de atún que compré en la máquina expendedora y busco a William por la entrada del instituto, donde me dijo que habíamos quedado. Ya son como las tres de la tarde asique no queda nadie en el edificio, excepto yo. He de reconocer que empiezo a ponerme nerviosa, ahora mismo desearía estar en casa viendo los Simpson o algo así. No es que no me fie de Will, pero dado lo acontecido hace unas semanas, tengo el derecho de la duda.

- ¡Prim, aquí!

Giro el cuerpo y veo a Will venir hacia mí mientras termina una manzana de color verde chillón.

- Ya era hora William, pensé que me habías dejado plantada.

- Estaba terminando unos papeles –comenta este, tirando la manzana en la papelera- Vamos, estos ya han empezado asique tendremos que entrar con cuidado.

- ¿Qué? ¿Estos, empezado, el qué?

El rubio me toma de la mano y me arrastra por el pasillo. Tiene las manos ardiendo. Yo me pongo algo tensa cuando noto su mano, la cual ha tomado sin ningún aspaviento. Will sonríe sin enseñar los dientes mientras pasa de mis preguntas de que está ocurriendo. Me arrastra por los pasillos hasta que llegamos a un ala del instituto que nunca había visitado, creo que está cerca de los laboratorios de ciencias, o el gimnasio. No lo sé, acabo de perderme en mi propio instituto. Nos paramos entonces en una puerta marrón que no tiene ningún número de aula colgado ni nada. Will me suelta la mano y me mira serio.

- Prim, veas lo que veas aquí dentro tienes que prometerme que no dirás nada a nadie.

- ¿Qué?

- Esto es algo muy importante. Tanto para las personas que están aquí dentro como para mí, por eso te pido lo siguiente: no digas nada.

Por la mirada de mi amigo noto que lo que quiera que haya tras esa puerta es algo muy muy importante para él. Alterno la vista entre la puerta y Will.

- De acuerdo, puedes contar conmigo.

- Genial, vamos entonces.

En cuanto abre la puerta la música se cuela por mis oídos y no puedo evitar decir nada más que:

- O, dios, mío…

Es todo lo que consigo decir al ver la enorme sala de baile que tengo delante. Tras esa puerta resulta que hay una sala que es casi como el gimnasio de grande, pero está llena de espejos y barras para practicar ballet. Es una sala de baile, lo sé por las tablas de madera que cubren el suelo. Unos alógenos enormes iluminan todo con una luz blanca que da un ambiente relajado a la sala. Pero esto no es lo que me hace flipar, ni por asomo. En el centro de la habitación un grupo de unas veinte personas, entre las que reconozco a Charlie y a Ed, están paradas en seco y puestas en una fila perfecta. Will me arrastra hasta una zona con bancos de madera y nos sentamos al lado de otras personas, en una pasada rápida a la gente distingo a Evelyn junto a un reproductor de música gigantesco y del cual sale "Goin' In" de Jennifer Lopez con Florida.

- ¿Qué narices es todo esto?

- Ahora verás.

En cuanto la canción empieza a sonar cada vez más alto, el grupo del centro empieza a moverse y a bailar como no había visto a nadie bailar. Abro los ojos hasta el extremo, nunca había visto a nadie bailar también como el grupo que estoy viendo ahora. Sus movimientos son perfectos, acompasados, versátiles, se mueven como si fueran uno solo y trasmiten una fuerza increíble. Me llevo las manos a la boca cuando Charlie coge a una chica delgadita y la lanza por los aires en un momento de la canción, la ha lanzado altísimo. Es increíble. La canción sigue mientras el grupo se mueve por toda la sala, interactuando con el entorno y haciendo la actuación más mágica todavía. Cuando la canción llega al final todos se mueven como si fueran robots y una chica, que está colocada en el medio y hace playback, parece que los mueve con las manos.

- Espera, yo eso lo he visto antes –no puedo evitar comentar en alto- ¡Son los de Youtube!

- Premio para la señorita, somos esos.

Joder, no puede ser. Resulta que en Youtube hay un grupo de baile anónimo que se dedica a hacer flashmobs, una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente. ¡Todo el mundo los conoce! Me he visto todos sus videos. Hay uno que llegan dos a la estación de tren y se ponen a bailar la música que suena de fondo, al final del video hay casi ochenta personas que aparecen de la nada bailando todos juntos. No puede ser que sean ellos.

- Llevamos unos cuantos meses practicando, comenzamos en verano siendo un grupo mínimo de personas y ahora…

- ¡No me puedo creer que esté viendo esto!

- Tranquila Prim, tranquila.

La canción termina y todas las personas de la sala aplauden al grupo que ha estado bailando, yo incluida. Will se levanta y yo lo sigo, todavía alucinada por esto. Resulta que el grupo es anónimo, siempre actúan en lugares públicos con máscaras o disfraces para que no los reconozcan, nadie sabe quiénes son. Excepto yo, ahora lo sé.

- Y si sigues por allí tenemos las taquillas para guardar las cosas –comenta Will, que me enseña cada cosa de la sala para que luego recuerde.

- Espera, Will, ¿por qué me enseñas todo esto?

- Queremos que te unas Prim. Que bailes con nosotros, que seas parte de la familia.

Noto mi corazón pararse en seco y como mis ojos vuelven a abrirse como platos.

- ¿Yo… aquí? ¿Con vosotros? No creo que merezca estar en algo tan grande…

- Escúchame y verás –dice Will, dándose la vuelta para ver como estiran los que estaban bailando antes- Estas personas, todas las que ves aquí, han sufrido acosos por parte de Cato.

- ¿Qué?

- ¿Ves a esa chica del top morado? Pues Cato la estuvo persiguiendo y llamando gorda hasta que la chica terminó por acomplejarse con su cuerpo.

- Will…

- ¿Y a esos dos gemelos pelirrojos? Cada día, cada tarde, durante dos años, Cato iba a su casa y les obligaba a besarse entre ellos.

Will sigue enumerando las infinitas acciones que ha hecho Cato sobre esa pobre gente, entre las que ahora yo estoy incluida. No pueda hacer nada más que alucinar y llevarme las manos a la boca del terror.

- ¿Y a ti? –pregunto, entonces- ¿Qué te hizo?

- Digamos que algo parecido a lo tuyo –me responde William, evitando entrar en contacto con mi mirada.

Noto un escalofrío por todo mi cuerpo. ¿Qué ha querido decir Will con eso de "parecido a lo tuyo"? ¿Qué puede haber ocurrido para que Will se ponga tan tenso cuando habla de Cato?

- Queremos vengarnos de Cato, todos nosotros. Por eso te necesitamos.

- ¿Me...necesitáis?

Vuelvo la vista a la pista de baile y veo a varias personas mirarme con una sonrisa en la cara. Es verdad, Cato se merece un escarmiento por dañar a tanta gente. Y como estoy incluida en ello, debo hacerlo.

- Está bien, contad conmigo –respondo seria.

Trago saliva mientras el rubio me toma de la mano y me lleva otra vez hasta la puerta, él se acerca a mí hasta que nuestros labios separados por unos escasos centímetros. Noto que me mira demasiado serio, parece como si quisiera decirme algo más pero no sabe cómo expresarlo, puedo notarlo en sus ojos.

- Entrenamos todas las tardes después de comer, trae ropa cómoda y esas cosas. Te buscaremos una taquilla y ya te mandaré hacer una máscara a medida, ya sabes que cuando actuamos en público hemos de ser anónimos. Mañana repasaremos todo lo que tenemos planeado contra Cato.

- Genial, estoy deseando empezar.

- Hay… Hay algo más Prim…

Por fin nuestros ojos entran en contacto y parece que el resto del mundo no existe

- Esto es algo muy importante para mí, y a cambio de enseñarte todo esto me… me gustaría pedirte algo a cambio. Es una especie de "contrato", por así llamarlo.

- ¿Contrato? Claro, por supuesto, ¿qué quieres a cambio?

Will traga saliva y me mira a los ojos con una seriedad que da hasta terror. Al final terminamos volviendo al pasillo de fuera y como mi amigo mira a los lados para vigilar si vienen moros por la costa. Justo cuando me giro con el sonido de la peurta cerrando William me suelta:

- ¿Quieres salir conmigo?

Fin del capítulo quince


SORPRESAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Fin del capítulo QUINCE ¿Os lo esperabais que os ha parecido, muy putón Katniss? HOY ES MI CUMPLEAÑOS ASIQUE POR ELLO OS DEDICO ESTE CAPITULO TOTAL Y ENTERAMENTE. Espero que lo disfrutéis y lo suméis a la euforia del trailer de Catching Fire (¿ seguís fangirleando? yo sí). GRACIAS GRACIAS Y GRACIAS. Recordad: "sufre porque no sabes qué carajo va a pasar con este personaje" ¡PONEROS EN LO PEOR, SIEMPRE!

Gracias, gracias, y mil gracias más a los que seguís esta locura. 93 malditas y adorables reviews, casi casi 100, ¿quien me regala las 100 por mi cumple? :) Madre de dios, nunca pensé que esto pasaría, que nadie haría caso a esta tontería… MIL GRACIAS :) No sólo los que dejan reviews, sino a mis lectores anónimos (que tengo unos cuantos) y a los no anónimos que no se manifiestan. No sé como agradeceros todo, me hacéis muy feliz sabiendo que os gusta esta historia.

Contestaré las reviews esta vez por mensaje, que voy con prisa.

AVISO/DANGER: Para quien no lo sepa ya, nos vemos en mis TRES FICS (guat? Tres? YES, IM YOLO) SIEMPRE(SINSAJO DESDE EL PUNTO DE VISTA DE PEETA MELLARK), ANTES DE AAU (one shots dedicados a este fic, éxito mayor), y en POSDATA: SIEMPRE (llorera ASEGURADA).

G-R-A-C-I-A-S

Y FELIZ NO CUMPLEAÑOS

Lucia/ Peeta Mellark