Derechos reservados Masashi Kishimoto

Serie Anime – Manga: Naruto

Pareja: Naruto – Hinata

Género: Humor – Romance

Mundo Alterno Colegial

oooooooooooooooooooooooooooooooooooOOOOOOOOOOOOOOOooooooooooooooooooooooooooooooo

Mayo

Hay felicidad en mi corazón, después de haber pasado por un miedo indescriptible ahora me encuentro de viaje con mi adorado Naruto; dime mi querido diario ¿esto es un sueño? ¿El mes transcurrido fue solo una pesadilla? Esto me confunde profundamente al no lograr estabilizar mis propios sentimientos, no puedo evitar tener este mar de dudas pero lo que sí es verdad es este amor que crece cada día más.

Pero sabes mi emoción es mas grande ya que el viaje que hemos realizado por las cortas vacaciones de mayo ha sido al mar, esto es algo que me tiene muy nerviosa debido a que me siento como si fuera nuestra luna de miel…¿acaso soy una pervertida?

Tarde demasiado en tener algo que me gustara, no es un viaje cualquiera y me quiero ver muy hermosa para Naruto, con un vestido en color blanco con finos holanes que afinan mi cintura, un sombrero a juego para no terminar quemada por el sol; por supuesto una canasta llena de comida.

Mi corazón late con tanta fuerza al esperarlo, mis dedos juegan incasablemente con la canasta y el aire esta por agotarse, no puedo evitarlo estoy muy nerviosa.

— Hina-chan, gomen otro poco y no llego

—Naruto-kun, está bien llegue más temprano — era cierto había llegado mucho más temprano porque me estaba volviendo loca por mis tontos nervios.

— ¿lista? Debemos tomar pronto el tren

—Sí, dime Naruto-kun ¿a dónde iremos?

—Es una sorpresa, ya lo veras— su sonrisa me decía que así lo era pero ¿era algo que debía preocuparme? Tomo mi mano y guio la marcha, no entendía como podía lograr ese efecto en mí; su simple roce me volvía loca, me hacía sentir tan bien y al mismo tiempo provocaba que mi cabeza diera vueltas sin cesar.

Esa era su magia en mí y era una de las razones por las que lo amaba tanto.

La vista que teníamos desde el tren en marcha era bellísima, ese paisaje quedaría grabado en mis recuerdos por el resto de mis días; había iniciado con algunos edificios y muy pronto estos habían desaparecido para abrirle paso a los arboles los cuales entre manchones verdes dieron paso al extenso color azul.

El mar y el cielo se conectaban tan solo separados por delgadas líneas blancas, el cielo estaba tan limpio y claro que no había más que pequeñas nubes que apenas y se acumulaban como buscando separarlo del mar, me imaginaba caminando entre la tranquilas aguas como si fuera un espejo donde no se distinguía si uno era reflejo del otro.

Dentro este estado perplejo nunca me di cuenta de cómo me miraba Naruto, quizás si hubiera tenido la oportunidad de notarlo me habría preguntado ¿Qué es lo que le causo cuando me pongo así? Sé que sigo siendo tímida en muchos aspectos pero cuando estoy con el siento que evoluciono, me siento como una oruga preparándose para construir su crisálida y mostrar el verdadero "yo"

Aunque no sé si eso sea algo muy arrogante, pero es como me siento; tengo ese fuerte deseo por mostrar cuan fuerte puedo llegar a ser.

Pero regresando a ese viaje me di cuenta de que no tenía la menor idea de donde estaba, y por la expresión de Naruto creo que él tampoco lo sabía; su mirada en el mapa me decía que habíamos llegado a otro sitio pero el mar estaba ahí aunque como siempre nos hubiéramos perdido.

Sonreí y guarde silencio, no quería romper la alegría cuando bajamos del tren, esa sonrisa tan contagiosa y supongo que su orgullo podría verse afectado si mencionaba algo de donde estábamos, no importaba de todos modos el mar era nuestro objetivo y aun si fue por accidente era lo menos importante.

La algarabía que desbordaba me ponía en verdad muy feliz, señalaba en todas direcciones y sé que sus planes habían cambiado al no estar en el sitio que había elegido, pero de lo que estaba segura es que con el nada estaba planeado y era muy imprevisto ¿eso era bueno cierto?

Camínanos por un buen rato por todo el estrecho y la arena me pareció tan brillante al contraste con el mar, la brisa soplaba suavemente levantando mis cabellos, de pronto era jalada con fuerza hacia dentro de la arena, Naruto clavo una sombrilla y coloco una toalla para poder sentarnos sin que se nos pegaran las piedritas de la arena su cara estaba eufórica mientras me miraba fijamente.

—Na…Naruto-kun ¿ocurre algo?

— ¡Hina-chan! ¡Vamos a elevar carpas!

— ¿ah? ¿Carpas?

—Si volemos carpas, hay que celebrar el Kodomo no Hi

—Kodomo no Hi…—lo mire confundida por un momento y después comprendí a lo que se refería, le sonreí con ternura ya que mi Naruto seguía siendo como un pequeño niño; el Kodomo no Hi era el día de los niños muchos lo celebran volando cometas con forma de carpas para la buena fortuna.

— ¡Hina-chan volemos carpas!

Asentí con el rostro mientras veía como de la nada había sacado unas cometas, no supe de donde las había sacado, aunque ahora meditando no supe nunca de donde había sacado todas las cosas para nuestro viaje, lo único que vi que traía era una mochila la cual no se veía llena.

Me quede sentada observando como el corría de un lado a otro totalmente fascinado, las cometas que había elegido en verdad eran muy hermosas se alzaban tan alto en contra del viento como si fueran peces voladores, ambas blancas, las de Naruto con escamas color naranja y la mía con escamas color lila.

Cuando por fin logro calmarse corrió hacia mí y se tumbó muy cansado, se colocó sobre mis piernas y me beso dulcemente mientras la respiración se iba de mis pulmones, estaba extasiada hasta el último poro de mi piel.

— ¿Tienes hambre Hina-chan? Mira, mira traje esto

— ¿Trajiste comida? — lo mire sorprendida, era la primera vez Naruto traía algo por su cuenta lo que vino a mi mente fue que quizás ya no le gustaba lo que preparaba.

—Claro mira hice Hinaarare, lo hice con mis propias manitas además traje sake para celebrar— mire su platillo, se supone que esos dulces deben ser redondos y de colores, pero la forma era de todo menos redonda y supongo que intento combinarlos porque esas deformes bolitas de arroz eran multicolores; era todo menos apetitoso sin duda pero la cara de emoción que llevaba me impidió decir algo más.

Mire el sake y pensé ¿quiere emborracharme? Si quería seducirme había otras maneras, Naruto no era ese tipo de personas moví mi rostro en negación pero no entendía que es lo que trataba de hacer.

—Naruto, dime…todo esto

—Hina-chan…sé que no quedo nada bien, pero lo intente el mes anterior fue la celebración del Hana Matsuri…quería celebrarlo contigo pero estuve mucho tiempo en el hospital, dicen que haciendo Hinaarare es para celebrar a todas las niñas…que los protegen de enfermedades…de mala suerte…el sake purifica el cuerpo…

Estaba asombrada de todo lo que escuchaba, Naruto había preparado algo solo para mi aunque me dio risa por dentro ya que el Hina Matsuri es la celebración del día de las niñas, yo ya había dejado de serlo hace mucho pero creo que Naruto tomo muy literalmente todo lo que leyó.

—Quería celebrar muchas cosas contigo…quería celebrar el "White Day" dándote también un chocolate pero mira se ha derretido por completo…tú me diste uno en san Valentín…y me gustó mucho, pero mis perversiones no cuentan ahorita…también quería ver los cerezos contigo y nada de eso fue posible por mi culpa, mama aun no me regresa mi celular y te preocupe demasiado soy muy malo como novio y…

Lo bese como nunca lo había hecho, no solo para que dejara de hablar con tanta desesperación, sino porque me hacía tan feliz que a él le preocupara todo ese tipo de detalles, sé que es muy despistado en casi la mayoría de sus acciones pero en verdad me hizo muy feliz que se hubiera tomado todas esas molestias únicamente por mí, aunque las llevo muy al extremo, solo a él se le hubiera ocurrido tratar de celebrar la mayoría de esas celebraciones en un solo día.

De no haber sido porque había gente que comenzó a llamarnos "pervertidos" sin duda hubiéramos hecho el amor sobre la arena, la verdad no me hubiera molestado hacerlo en un lugar así. Pero me alegra el haber descubierto más de sus sentimientos hacia mí, la lluvia que se vino poco después nos dejó muy empapados, un Naruto que me miraba celosamente del resto del mundo y mi felicidad que no se podía ocultar.

¿Qué más puede pedir una chica enamorada? Quizás que su suegra no la quiera asesinar, ya que mientras nosotros disfrutábamos de un maravilloso viaje; Kushina solo tenía en mente asesinarme de la manera más dolorosa.

—Querida…me das miedo cuando te pones así

—Naruto volvió a fugarse con esa chica… ¡mira como dejo la cocina! ¡Minato lo voy a encontrar y sabrá ese niño quien es su madre!

Así es mi querido diario esta chica está más y más enamorada, así que me pregunto ¿el que me deparara Junio? Sé que se viene con muchas lluvias y sorpresas.

oooooooooooooooooooooooooooooooooooOOOOOOOOOOOOOOOooooooooooooooooooooooooooooooo

Gracias por haber pasado a leer, no olviden hacerme llegar sus lindas opiniones de como escribo y de la historia; pasen a mi perfil para apoyar a las personas que están participando en el reto NaruHina mes del terror.

Más información:

Directamente en mi perfil o en el facebook

events/ 672343602873916/? ref_dashboard_filter= upcoming

Kodomo no Hi - las familias elevan cometas koinobori en forma de carpa, una por cada niño (a veces, por cada niño varón) y muestran el casco tradicional japonés, kabuto. El kabuto es símbolo de un niño varón fuerte y saludable. Por lo general, se dice que Kodomo no hi es el día de los niños varones.

Hina Matsuri - es la celebración del día de la niña en Japón, La tradición japonesa que proviene de donde se pensaba que estas muñecas podían esconder los malos espíritus en sus cuerpos, salvando así a su dueño de encuentros peligrosos una vez se librara de ellas. De esta manera, la costumbre se hizo en una ceremonia conocida en el Periodo Heian como hina nagashi, en que las muñecas de papel eran enviadas en barco por el curso de un río, llevándose consigo los malos espíritus. El festival cuenta con su propia canción tradicional, muy conocida entre la población japonesa. Un plato típico de la festividad es el hinaarare, una especie de bolitas de arroz de diversos colores y dulces, que se dice que protegen a las niñas de las enfermedades y la mala suerte. Suele beberse shirozake, un sake de color blanco y dulce, para purificar el cuerpo.

White Day - los chicos le regalan algo a las chicas al contrario que el día de san Valentín.

Celebración del florecer de los cerezos – Entre Finales de Marzo a mediados de abril

¿Creen que merezco algún Review?

Siguiente capítulo: Junio