"Never Mine."

(Traducción de un fic de Yusahana6323.)

Disclaimer antes que nada…: Hola, cómo están, soy TheYoko. Soy escritora de fics y traductora de fics, presentando mi primera traducción!. Y como bien dice un par de párrafos arriba, esta historia le pertenece completamente a una de mis escritoras favoritas de fics en inglés de Monochrome Factor "Yusahana6323". Yo sólo lo traduzco para todos aquellos que no tengan manejo del idioma anglosajón, y por lo tanto, se estén perdiendo las excelentes historias de esta excelente escritora.

Aclaro que no todo se ha visto bajo el sol, y que yo no tengo un cien por cien de manejo total y deslumbrante del idioma inglés… Así que si ven que hay "lagunitas" (o directamente el Océano Pacífico…), sean comprensivas y ténganme paciencia: Yo nunca fui a clases de inglés de ninguna índole (salvo las del colegio) (a nuestra profesora de tan grato idioma, en ese entonces le llamábamos "Michael Jackson" –porque usaba pantalones negros hasta arriba de los tobillos, medias blancas y mocasines negros!-; o, por su corte de pelo estilo taza: "The cup of tea") (me pregunto qué será de la vida de esa chica…), y aprendí a leer en inglés gracias a los diccionarios y a multitud de fics de otra serie de mis amores (mi primigenia serie…): Saint Seiya.Sólo leo en inglés; no lo escribo ni rematadamente más o menos bien, ni lo entiendo mucho si es hablado (salvo que pronuncien lento), así que…

Bueno, problemas de léxico aparte, quería hacer una aclaración sobre el título de este fic y el por qué lo dejo tal y cual está en el original… Verán… "Never Mine" podría traducirse como "Jamás propio"; "Jamás mío"; "Nunca me perteneció"; "No me pertenece"; "No es para mí"; etc… Calculo que l s que sí tengan un dominio como Dios manda del inglés ya estarán poniendo el grito en el cielo por tan pobre capacidad de discernimiento, pero, para ser sincera, personalmente no suelo referirme al fic de otra forma, y es como que si lo traduzco (y mal, para peor), perdería la magia. ¡Oh…! ¡Mis gatos encontraron un Tata Dios entre los cables de la computadora!... No, no, chicos, larguen al bichito; los Tata Dios no se lastiman; si matás un Tata Dios entonces llueve mucho, mucho, mucho, se llena todo de agua y te morís ahogado.

Ya está: saqué al grillito por debajo de la persiana del local. Tata Dios, tráeme fortuna y suerte!

Eeeeeeh… Sí: los desvaríos míos entran en el examen, así que conózcanme de a poquito y ojalá lleguemos a ser buenos amigos.

Sin más… Tócala de nuevo, Sam!.

DISCLAIMER… OTRO:

"Never Mine" © Yusahana6323.

TRADUCCIÓN AUTORIZADA POR YUSAHANA6323. DE TODOS MODOS DEJO BIEN EN CLARO QUE ESTE FIC NO ME PERTENECE, ASI COMO TAMPOCO LAS IDEAS VOLCADAS EN EL MISMO. PERO LA TRADUCCIÓN Y LOS COMENTARIOS (salvo en el caso que especifique), SÍ FUERON HECHOS ÍNTEGRAMENTE POR MÍ: "TheYoko".

Monochrome Factor tampoco es de muá, sinó que es una creación de Kaili Sorano, quien terminó la serie en el manga con uno de los finales más injustos, horribles y desesperantes que he leído alguna vez! CUARENTA PÁGINAS DE PELEA TRAS PELEA Y DE GOLPE SE HACEN TODOS AMIGOS Y KENGO MUERE FUCKING FIIIIIIIIIIIIIIIIIIIN!

[Fecha de inicio de traducción: 1 de Diciembre de 2011. 23:00 Hs. Fecha de término de traducción: 20 de Agosto de 2012. 21:51 Hs.]

Nota final: Iré subiendo un capítulo por semana maomeno. Si me quieren ver más personal, me encuentran en el Faceboooooook: PleasyStay (que es mi otro Nick). Acepto solicitudes de amistad sin ningún problema, eh. Y ya questoy les mando muchos besos y saludos y abrazos a las chicas de Moka Team, que son unas genias. Que quiénes son? Son las chicas que traducen al español el manga de Monochrome Factor!. Tienen su blog, visítenlo.

"Never Mine."

Por Yusahana6323.

¡Whew! ¡Había estado retrasando este fic por un tiempito, pero ya decidí comenzar a postearlo! : D Quizás luego le cambie el título, sin embargo por ahora me gusta.

¡Disfrútenlo, por favor!.

Capítulo Uno.

"No soy Ryuuko."

Esas fueron las palabras que había pronunciado aquella noche. Las palabras que había dicho con su respiración agitada, flotando en el aire. El dolor que sentía se reflejaba en aquellos ojos azules, los cuales se oscurecieron con tristeza mientras las pronunciaba.

"No soy Ryuuko."

El toque gentil y la familiar calidez continuaron, y aquella suave voz contestó vacilante, "Lo sé."

Pero sentía que debía continuar repitiéndolo. Las palabras se atoraban en su garganta, y lo asfixiaban mientras las lágrimas esbozaban su camino por su rostro. Murmuraba desesperadamente a la par que las puntas de aquellos dedos perfilaban sus labios, hacia un lado.

"No soy Ryuuko. No soy Ryuuko."

"Sé que no –"

"¡No soy Ryuuko!"

Despertó con un sobresalto, irguiéndose en la cama, mientras las palabras abandonaban violentamente su garganta. Dos penetrantes ojos grises lanzaron una mirada a la mesa de noche – las 03:11 de la mañana. Con un largo suspiro, Akira se dejó caer sobre sus almohadas, con su vista fija ahora en el techo. Fuera, oyó el débil murmullo de dos personas –una pareja probablemente – pasando por debajo de la copa de los árboles.

Era extraño pensar que continuamente rememoraba esa noche en sus sueños. Y había sido justo al siguiente que sus padres habían vuelto a casa y le dieron las nuevas noticias –su padre había sido enviado por seis meses a trabajar a Gran Londres. Akira había aceptado sin pensarlo dos veces, aunque, recordando ese momento, no había pensado mucho desde lo que dijera la noche anterior. Simplemente empacaron todo lo necesario para esos seis meses y en dos días más ya estaban en el avión.

"En serio te vas," había dicho Aya recelosamente en el último día de Akira en la escuela. "¿En serio te irás, aún con las cosas así?"

Akira solamente asintió, sin hablar.

"¡Akiraaaaa!", sollozó Kengo. "¡No te vayas, Akira!."

"Aún hay kokuchis… ¡Por favor, dime que Shirogane-san irá contigo, Akira!."

Volteó y se fue, sin nada que decir. Shirogane había desaparecido luego de gritarle las dolorosas palabras. Recordar su expresión era un tormento para Akira… Pero era mejor de ese modo. No quería ver al Shin

Habían pasado cinco meses y medio desde desde que abordara el avión y llegara a Londres. Incluso había tenido la esperanza, en alguna parte dentro de sí, de que sus padres decidieran permanecer allí. No deseaba regresar, no cuando había huido tan egoístamente. No quería regresar cuando ni siquiera se había despedido. No sería correcto.

Pero estaba enfrentándolo. Suponía que era por ello que recordaba aquellos intolerables, casi silenciosos momentos que había roto.

Su mente volvió al pasado nuevamente. Aya y Kengo habían intentado llamarlo, enviarle mails, pero los había ignorado. Kou apareció una vez, buscándolo a la salida de la escuela. Incapaz de hallar una manera de evitarlo, Akira simplemente fijó sus ojos en la furiosa mirada negro-dorada del Rei.

"Aki."

Ni una palabra. Por alguna razón su garganta se había cerrado. Ni siquiera retrocedió cuando Kou lo golpeó en el rostro, sólo dejó que su cabeza volteara por el impacto.

"¡Aki! ¡¿Qué demonios es esto?! ¿Esto de huir con el rabo entre las patas como un perro herido? ¡¿Por qué hiciste esto?! ¡¿Comprendes lo que has hecho?! No había visto a Shirogane así de destrozado desde-".

El chico sólo se abrió paso y dejó a Kou parado allí, regresando turbado hasta su casa. Sin embargo, una vez allí tampoco pudo descansar –Kou apareció dentro de su habitación, cruzados sus brazos, e instantáneamente demandó. "¿Aki, qué sucedió? ¿Por qué te fuiste así?."

No quería hablar. Así que se forzó a contestar. "No te importa."

"¿Shirogane te hizo algo?."

Akira sintió a su garganta cerrarse ante el simple pensamiento del Shin… Aquellos ojos azules y su amable toque, su dulce y suave aliento. Kou le había advertido… ¿era ese el por qué?. El Rei observaba su expresión cuidadosamente.

"¿Aki, qué sucedió?."

Repentinamente lo golpeó un pensamiento. Kou sólo estaba allí porque él era Ryuuko. Si no fuese Ryuuko… no, si ni siquiera se pareciera a Ryuuko, entonces Kou nunca lo habría salvado. El recordar al Rey de los Rei, el pensamiento de los ulteriores motivos, lo llenó de ira. Giró violentamente y gritó. "¡Lárgate! ¡No quiero verte!."

"¡Aki!."

"¡Fuera! ¡No te atrevas a regresar!."

Sus ojos se encontraron con los de Kou, y luego de un largo, tenso silencio, el Rei inclinó la cabeza, cruzó la habitación hacia la ventana y desapareció. Akira permaneció observando fuera tanto como pudo antes de cerrar las cortinas con fuerza.

Los recuerdos pasaban rápidamente frente a sus ojos… Rodó hacia un lado y volvió a mirar el reloj. Las 03:20 de la mañana. Nueve minutos más cerca para regresar a Japón, a la gente que nunca le había pertenecido. Se hizo un ovillo bajo las mantas, intentando vanamente volver a dormir. Pero su mente se negaba a descansar a causa del suceso que se repetía una y otra vez.

Todo se lo debía a Ryuuko… La amistad de Kou, el amor de Shirogane, incluso su propia vida… nada era suyo. Nunca nada le había pertenecido.