Primero que nada, este fic me nació al escuchar la canción de La oreja de Van Gogh, El tiempo a solas, es una canción muy triste por lo que este primer capítulo será igual creo, pero el punto es que habrá más capítulos y espero que les guste esta nueva historia.

Ah, Big Time Rush no me pertenece, y la cancion aunque no la agregue, tampoco es mia =)


El tiempo a solas

James, Kendall y Carlos, estaban en una habitación, en donde dormía Kendall, todo estaba obscuro, solamente se podían oír los pequeños sollozos de James y Carlos

-¿Kendall estas bien?- dijo Carlos

Kendall no respondió, solamente comenzó a llorar no podía creer que había pasado lo inesperado, lo que quería que nunca pasara, y si ocurría fuera en un momento muy lejano.

-Tranquilo amigo, todo va estar bien- dijo James entre sollozos.

-No creo que mejore- dijo Kendall -Y quiero estar solo- dijo a los dos chicos que estaban con él.

-Está bien, pero no hagas una locura- dijo James, levantándose, junto con Carlos y saliendo de la habitación.

-¿Por qué me tuvo que ocurrir esto a mí? ¿Por qué?- dijo el rubio gritando, y rompiéndose a llorar.

Ahora lo que más deseaba era morir, nada importaba, no había razón por la cual vivir, no había algo que lo mantuviera con vida algo que le digiera porque tenía que seguir.

Lo inevitable había pasado, Logan había… muerto.

La causa de la muerte del pobre pálido habían sido, un choque automovilístico, en el cual lamentablemente había muerto causado el mayor dolor a todas las fans, a familia de Logan y del rubio, pero a quien le había afectado mas era a Carlos y James, pero peor aún a Kendall, el novio del pequeño genio. El rubio no podía creer que hacía solamente unos pocos días, se habían declarado su amor, después de varios años que ambos habían guardado ese secreto, sin saber que el sentimiento entre ambos era mutuo.

Kendall, se sentía aún más triste pero sobre todo culpable, porque él había sido causante del accidente.

Él había sido el imprudente que había manejado con algunas copas de más después de una fiesta siendo que Logan le había advertido que no lo hiciera, que el manejaría por el para evitar un accidente, pero el rubio hizo caso omiso de lo que el pálido le había dicho, causando después la muerte de su amado Logie y peor aún el pálido había sido el único muerto en el accidente, incluso, los que iban en el otro vehículo solamente habían sido afectados con pequeños golpes, pero por alguna razón inexplicable y tal vez para castigar al rubio, Logan había resultado gravemente herido, perdiendo muchísima sangre, para luego morir en el camino al hospital.

Kendall, seguía sollozando en lo obscuro de su habitación, pasando el tiempo muerto a solas, pensando en todo lo que había hecho con el genio, todo lo que pudieron haber hecho, sabiendo que ahora no había un camino por el cual los dos podrían luchar, ahora solo quedaba su camino, su camino. Un camino que ya no quería seguir, en el cual solamente había dolor , soledad y desamor.

Ahora que lo pensaba mejor, lo último que había hecho con Logan, había sido discutir, estúpidamente por quien manejaba, causándole un gran enojo al pálido, hubiera deseado haberle dicho otras cosas. No le había dicho cuanto le amaba, cuando le gustaba estar a su lado, y cuan mal se sentiría si lo perdiera.

Pero, ahora eso no importaba, porque sus palabras no serían escuchadas por su amado, se le hacía estúpido e hipócrita, ir a hablar, con una tumba, con lo que quedaba de su Logie, era simplemente estúpido, pedir perdón a algo que ya no te respondía a algo que simplemente… Ya no existía.

El rubio se levantó de la cama en donde estaba llorando, cerrando la ventana y omitiendo cualquier tipo de ruido, comenzando con su nuevo mejor amigo y su nuevo paisaje emocional, el silencio.

Kendall se sentía más solo que nunca la única que la comprendía ahora era la soledad y el silencio, quien le permitían pensar y que lo escuchaban sin reprochar. El rubio, pensó en algo, quería salir de ahí, comenzara a caminar he intentar comenzar a olvidar a Logan. Pensado lo último, salió de la habitación, aun llorando, y se dirigió a la puerta

-¿A dónde vas?- dijo Carlos

-Que te importa- contesto Kendall saliendo enseguida del apartamento

-No te preocupes creo que estará bien, algún día se repondré- dijo James, intentando convencer al moreno y así mismo, porque ni siquiera ellos que habían perdido a un amigo podían soportar el dolor. Kendall camino, directo a la calle, sin ver a nadie, sumido en su mente, sin pensar en nada en particular, solamente pensaba en una sola cosa… Logan.

No se había dado cuenta, pero ya era de noche, las estrellas junto con la luna lo estaban observando, y ahora que se había percatado él las observaba a ellas, igual que como lo hubiera hecho Logan. Siguió caminando y caminando, llegando ahora, a un puerto, una playa en donde sonaba como golpeaban las olas la costa. Decidió acercarse a la playa y sentir la brisa de las olas y tal vez, también en agua en sus pies, simplemente para

poder sentirse algo más completo. Al llegar decidió quitarse los zapatos negros que llevaba junto con sus calcetines, sintiendo la arena en los pies, haciendo que se relajara. Se acercó a las olas, y comezón a sentirlas en sus pies, estaba muy helada, pero no le importaba, ahora se sentía un poco mejor. Comenzó caminar directo al mar sin importarle la ropa y cuando estuvo en lo más profundo, comenzó a hablar, mirando al cielo, la luna y las estrellas.

-Logie, te extraño- dijo Kendall comenzando a sentir un nudo en la garganta y lágrimas en sus ojos.

-Fui un estúpido al no acerté caso, quiero pedirte perdón- dijo Kendall comenzando ahora a llorar sin control y acercándose de nuevo a la arena recostándose en ella para luego cerrar los ojos.

- Logie te amo, no sé por qué no te hice caso siento tanta culpa- siguió el rubio, para luego levantarse.

Se fijó que al lado de él, estaban unas escaleras que llevaban directamente un acantilado y por alguna razón decidió subirlas.

Eran muchos escalones, y se sentía muy pesado por lo húmedo que estaba, pero no le importaba, lo único que quería era llegar hasta arriba.

Finalmente llego, y se acercó al borde, mirando que en el fondo había montones de piedras filosas, y que las olas golpeaban aún más fuerte que en la costa.

Comenzó a pensar en algo muy serio, ahora ya no sabía quién era, quería estar con Logan, tomar su mano, y decirle a la cara que lo quería, que lo amaba sin piedad alguna, decirñe que lo único que quería era estar con él.

-Te amo Logan, perdóname por esto- grito Kendall, y se lanzó directamente a las rocas filosas, que comenzó a sentir enseguida, lo comenzaban a rasgar y lastimar, causándole graves golpes y sangre.

Las olas lo golpeaban poco a poco sentía que se ahogaba, que su vida estaba por esfumarse que pronto se uniría con su amado hasta que….

SE DESPERTO.


¿Qué les pareció? Pues envíen sus Reviews, espero pronto subir el próximo capítulo =)

Se despide de ustedes RusherloveKogan