Capitulo 11

Como siempre aclaro que los personajes no son míos, le pertenecen a la grandiosa stephenie meyer... solo me pertenece la historia.

Un nuevo capitulo, espero que les guste...


Una semana, cinco jodidos días esperando para poder hablar de nuevo con Bella, la mujer se negaba a dirigirme la palabra y yo solo estaba demasiado irritable para tratar con los demás, había estado gruñéndole a todo el que se atravesara en mi camino, Carlisle me había dado un par de jalones de oreja por mi comportamiento, entendía que me estaba comportando como un imbécil, mi parte racional me pedía paciencia, pero el Lyncan en mi solo quería tomar a esa terca mujer y secuestrarla, llevármela lejos por un buen tiempo o por lo menos hasta que entendiera lo que estaba sucediendo entre nosotros.

Bien, estaba siendo un jodido dolor en el culo y lo reconocía, también podía aceptar que toda esta mierda era mi culpa, si no hubiera estado tan enfrascado en alejarla en primer lugar, ahora estaríamos juntos y yo no tendría tantos problemas.

Ignorarla definitivamente no había sido mi mejor y más brillante idea y ahora tenía que vivir con las consecuencias de mi estupidez… y todo este embrollo tenía que pasar justo cuando había un enfermo asesinando mujeres, un sujeto que parecía conocerme y conocerla a ella.

Quiere destruirme…

Bella ahora es su objetivo…

El la ha escogido…

Apreté mis dientes con fuerza, no lo permitiría, no lo dejaría acercarse lo suficiente como para lastimarla, no de nuevo… ahora si tan solo pudiera acercarme yo a mi propia compañera.

Una mujer extremadamente testaruda…

Bueno, yo también puedo ser igual de cabezota…

Deje escapar un sonrisa cuando el recuerdo de nuestro último tiempo juntos lleno mi mente… eso si que había estado sumamente interesante, yo había tenido un monologo completo, mientras ella estaba allí en silencio.

Flash Back…

Me deje caer sobre el sofá de la sala esperando en silencio hasta que ella saliera de la habitación, sabía que estaba sumamente confundida, abrumada…

Aunque estaba seguro de que en cuanto ella asimilara lo que estaba sucediendo exigiría una explicación y luego me patearía en las joyas de la familia, sabía que mi estúpida decisión había hecho esto aun mas difícil, el lazo se había torcido tanto entre nosotros que estaba a punto de perder mi oportunidad con ella.

Necesito arreglarlo…

Cerré los ojos con fuerza, intentando pensar en lo que iba a decirle y como se lo diría, esto sucedería hoy, no podía alargarlo más, no era una opción seguir separado de ella, más aun cuando un enfermo sin escrúpulo alguno amenazaba su vida.

Solo la más honesta verdad…

Podía escuchar la voz de Alice taladrando mi cerebro, su "te lo dije Edward" ya no venia al caso pero sabía que ella no perdería el tiempo para restregármelo en la cara, ella tenía razón pero jamás se lo diría, no iba a darle esa satisfacción y menos a tolerar su cara arrogante cuando me lo escupiera en la cara, y ella lo haría, de eso estaba seguro.

La puerta de su habitación se abrió, respire profundo para darme valor, centre mi mirada en las escaleras y me mantuve tenso y a la expectativa mientras la escuchaba descender por las escaleras a paso bastante lento, bueno, ella no quería enfrentar las cosas que le había revelado en mi ataque de macho alfa, y podía reconocer que no había estado nada bien hacerlo en la manera tan estúpida en la que lo hice pero no me arrepentía… yo era demasiado impulsivo y volátil cuando de Bella se trataba…

No puedo controlarme cuando la tengo cerca…

Mis instintos están en su estado más primitivo siempre que su aroma me envuelve…

Dios, necesito arreglarlo y eso tiene que ser ahora, porque de lo contrario enloqueceré…

Mi mirada se encontró con sus ojos, justo ahora eran unos profundos pozos chocolates llenos de confusión y desafío, ella quería saberlo todo y yo se le daría, completa honestidad.

Hora de la verdad…

- Te escucho – su voz fue suave y trémula, ningún humano la escucharía pero mi aguda audición lo capto con bastante claridad, entendía su desconfianza pero aun así me dolía, esperaba poder arreglar las cosas, la amaba y la añoraba a pesar de que aun no la había tenido.

- Hace nueve años atrás conocí a Tanya Denali, en un hospital en Phoenix Arizona… ella tenía… ella… – jale mis cabellos con fuerza, Dios, ¿Cómo podía explicarle algo tan absurdo? Encontré su mirada expectante, necesitaba decírselo todo, respire profundo – su olor era igual al tuyo, ella olía como tu… y yo solo me cegué, pensé que era mi compañera y no vi mas allá de mis dudas…

Apreté el puente de mi nariz con fuerza, estaba comenzando a dolerme la cabeza…

Lo derrame todo sobre ella, todas mis dudas sobre cómo me sentía con respecto al lazo que ni siquiera existía y como simplemente las había ignorado para continuar con Tanya, porque no quería estar como Emmett, demasiado triste y acabado luego de abandonar a su compañera, no deje nada fuera y se lo dije todo, mantuve mis ojos sobre mis manos en mi regazo, demasiado avergonzado como para mirarla a los ojos…

La insistencia de Alice sobre lo que sentía por Tanya y el hecho de que no confiaba en ella, como la había ignorado preso de mi arrogancia, ¿Por qué, cómo podía equivocarse el hijo del alfa?

Fui demasiado estúpido para reconocer que yo también sentía que algo faltaba…

Y la traición…

La trampa…

Tanya solo era un peón entrenado, la carnada destinada a atraerme hacia la trampa que se cernía sobre nuestra especie, la corporación Vulturi jamás dejaría de cazarnos, nunca se detendrían hasta dar con todos nosotros y convertirnos en sus juguetes de laboratorio, ellos ya lo habían intentado muchas veces y yo había presenciado y luchado en más de una.

Me guarde los detalles escabrosos, por lo menos por ahora, mi intensión era contarle lo que sentía por ella y lo que esto significaba para ambos, no asustarla con toda la parte oscura de mi vida, sabía que tarde o temprano lo averiguaría, y esperaba que fuera mucho mas tarde, por ahora no quería ver el temor en su mirada, ya teníamos suficiente con todo lo que estaba sucediendo.

- ¿Qué sucedió con ella? – la mire atentamente, fruncí el ceño confundido – Tanya, ¿Qué sucedió con ella?

Hice una mueca de disgusto, no quería decirle lo que había hecho con esa arpía, aun no me sentía listo para mostrarle mi lado más oscuro, mi parte menos humana, Tanya había obtenido solo lo que se merecía y no deseaba adentrarme en el tema.

- Ella fue castigada Bella, es todo lo que te puedo decir, créeme, no necesitas saber nada más…

- De acuerdo – sonreí, sus ojos brillaron con suspicacia, negué lentamente, sabía que en cualquier momento ella insistiría con eso…

Y luego todo fue silencio…

Ella estaba completamente callada, estaba seguro que pensaba profundamente en todo lo que le había dicho, así que me tomo por sorpresa cuando se levanto del sofá y camino hacia la puerta de entrada, la seguí con la mirada, ¿Qué pretendía?

Se detuvo en la puerta un instante, juraría que vacilo en lo que sea que hubiera decidido hacer, pero la duda solo duro un segundo antes de que se irguiera y abriera la puerta, me miro con esos profundos ojos sin ningún tipo de expresión en el rostro antes de invitarme a salir.

Acorte la distancia entre nosotros, estaba a punto de abrir la boca para seguir hablándole, insistiendo en que me creyera cuando lo sentí, el calor se extendió por mi cuerpo acariciando mi piel con suavidad, cerré los ojos ante la sensación, aspirando el delicioso olor a canela se intensifico a mi alrededor, sentí el momento justo en el que mi alma se extendió hacia Bella y toco la suya…

El vínculo se había abierto por fin y el lazo se había creado…

Abrí los ojos de nuevo para encontrarme su hermoso rostro con una enorme expresión de sorpresa, ella también lo estaba sintiendo, el lazo entre nosotros se había completado, ella aun no lo aceptaba de manera consiente pero para su cuerpo, corazón y alma ya era más que un hecho.

Ahora solo necesitaba convencer a mi testaruda compañera y completar el acoplamiento…

- Te dejare pensarlo Bella, nunca te forzaría, jamás te lastimaría… – aspire de nuevo, llenando mis pulmones con su olor antes de continuar – perdóname por ser un idiota de talla mayor, ya he terminado de ser un tonto del culo, lo prometo – acaricie su mejilla suavemente deleitándome con la tibieza de su piel, deje escapar un suspiro de alivio cuando no se aparto de mi toque, si me hubiera pateado yo no tendría nada que reclamar al respecto, pero agradecía que ese no fuera el caso – esperare a que estés lista preciosa, no renunciare a ti Bella… eres mía, mi compañera… – le di un suave beso en la mejilla, extremadamente feliz de la corriente eléctrica que recorrió mi cuerpo…

Salí de la casa antes de que mis pervertidos pensamientos me llevaran a cometer alguna idiotez, necesitaba tenerla, acoplarme y hacerla feliz por el resto de nuestra vida, pero ahora debía ir con calma, había restablecido nuestro lazo pero aun tenía que ir con extrema cautela a su alrededor si no quería perderla.

Fin del Flash Back…

Sí, eso había sido bastante interesante, por lo menos no me había lastimado físicamente de ninguna forma, a pesar de que me lo merecía, y estaba agradecido por ello…

Pero ahora luego de una semana sin saber de ella estaba enloqueciendo, ¿Por qué demoraba tanto en venir a mí? A pesar de que nuestro lazo había sido restaurado ella me había ignorado por completo, ¿Ella me daría realmente una oportunidad? Estaba volviéndome loco con su silencio pero me negaba a presionarla, demasiado asustado de perder lo poco que había ganado.

Tal vez si debería secuestrarla…

- Sabía que estabas aquí – asentí, Alice había estaba más que feliz desde que había logrado solucionar las cosas con Bella, bueno parte de ellas, aun habían demasiadas cosas enredadas a nuestro alrededor – solo pasaba a decirte que fui a verla.

- Alice…

- Esto no solo se trata de ti Edward, y no me veas de esa forma – bufe, mi pequeña hermana era aun mas testaruda que yo cuando algo se le metía en la cabeza – ella y yo hemos tenido una muy honesta conversación, ahora debo decirte que me quiere más mi que a ti…

- Eso es jodidamente fantástico – resople, la historia de mi vida…

- Ten paciencia Ed, estoy segura de que serás recompensado… confía en mí.

- Alice… – se detuvo en la puerta antes de salir de la oficina, asentí, ya había subestimado a mi hermana una vez y las cosas no habían resultado nada bien, no cometería el mismo error – gracias…

- Te amo hermano, y te prometo que todo estará bien – me dio una brillante sonrisa y no pude evitar devolverle el gesto – por cierto ella es maravillosa.

- Lo sé…

- Bien… por cierto ya están listos y te esperan en la oficina de padre.

Me dejo solo de nuevo, necesitaba concentrarme en la reunión que tendríamos ahora, lidiaría con el resto cuando llegara el momento.

No tardes demasiado Bella o me volveré loco…

Xxx

Bella POV

Le di un nuevo trago a mi café, mi mente era un enorme enredo de pensamientos, no era algo nuevo para mí y sabía que podía lidiar con ello, era con todas las sensaciones que dominaban mi cuerpo contra las que no podía luchar, mi corazón ya había tomado una decisión y ni siquiera había consultado mi opinión al respecto.

¿Era real todo esto que sentía?

¿Enserio me había enamorado de Edward con tanta rapidez y sin notarlo?

¿Cómo era eso posible?

Sabía que había muchas más cosas que saber sobre su pasado, muchos más secretos que descubrir, y una gran historia que develar, así que apenas su hermana se había marchado de la casa dejándome aun más confusa, no perdí tiempo en venir aquí y hablar con Angela al respecto.

La hermana melliza de Edward era realmente dulce y agradable, hermosa, menuda y delicada, con unos hermosos ojos verdes que eran iguales a los de su hermano y eso solo me hacía sentir aun más inquieta, sin embargo me sentía cómoda con ella y simplemente me agrado al instante, fue muy extraño pero no lo cuestione.

Se sintió correcto… y eso es lo que me asusta…

Alice había resuelto algunas de mis dudas pero también me había dejado con otras, además, ella tenía esa manera tan misteriosa de hablar, que solo me hacía sentir escalofríos, era como si ella supiera que cosas iban a pasar y sus últimas palabras se quedaron en mi mente…

A veces puedes cambiar el destino…

¿Qué quiso decir con eso?

Voy a morir, lo he visto, lo sentí…

¿Cómo puedo cambiar eso?

Angela me lo había contado todo, y yo estaba feliz por ella, entendía la necesidad que tenia de guardar su secreto, de mantener a salvo su vida y la del hombre que amaba… como podía enfurecerme con mi mejor amiga cuando era yo quien más secretos guardaba últimamente, esa no era un opción… así que no me sentía con derecho a juzgarla o peor, molestarme con ella por algo que no importaba realmente.

- Aquí tienes – sonreí mientras tomaba la nueva taza de tocino, mi segunda taza de delicioso tocino en dos horas de conversación, amaba comerlo, sobre todo cuando me sentía ansiosa, Charlie solía regañarme por ello, y siempre decía que era la persona con mas tics y rarezas que conocía, y todo eso antes de que descubriera mi terrorífico y extraño don.

- Gracias – le di un enorme mordisco a una tira de grasiento, crujiente y delicioso tocino y no pude evitar gemir.

- Enserio Bells, no sé cómo puedes comer eso así…

- Un don creo.

- Ummm… entonces… – suspire, ¿Qué debía hacer ahora? Era correcto correr hacia Edward y no preocuparme por nada mas, no era tan fácil.

- No es tan sencillo Angie, Dios, es tan raro que ya ni siquiera me apetezca llamarlo Cullen… ahora es Edward – mordí una nueva tira, esto era mucho más seguro, comer, por lo menos no era demasiado complicado.

- ¿Qué te dice tu corazón?

- Ese traidor quiere que vaya hasta donde esta Edward Cullen y no lo deje ir nunca más…

- Estoy de acuerdo con él.

- Tú también eres una traidora… – golpee su hombro suavemente, mientras ella se reía abiertamente de mi infortunio, era casi como amor a primera vista lo que me estaba sucediendo, jamás había sido tan dada a lo romántico y aquí estaba, casi suspirando por un hombre al que hace apenas unos días odiaba, demasiado raro.

- Es así como sucede Bells, la pasión entra primero en acción y mientras más fuerte se hace ese sentimiento y el lazo cae en su lugar, tu solo no lo notas hasta que ya estas completamente hechizada y luego ¡bum! – brinque un poco sobre el sofá cuando golpeo sus palmas juntas sin previo aviso, bufe abiertamente mientras ella solo sonreía como idiota, lo que hace el amor, Jesús – Es para siempre, simple y sin demasiadas explicaciones complicadas… a mi me sucedió con Ben, lo conocí y no pude apartar mis ojos de él, dos días después estaba teniendo el mejor y más caliente sexo de mi vida, dos semanas después ya lo amaba por completo y sabía que era para siempre… a ti esta sucediéndote lo mismo, no importa cuánto te niegues…

- ¡Jesús! Es tan raro todo esto… y sin embargo… – suspire, deseaba a Edward con una intensidad que me asustaba, era fuego vivo bullendo en mí interior, quemándome desde adentro y parecía que solo él era capaz de apagarlo.

- Edward lo hizo todo mal al negar el lazo entre ustedes, pero Bella entiende al hombre…

- Si, si, si… pobrecito Edward que no puede discernir con claridad cuando es real o no, prácticamente me comparo con la bruja de su ex, se supone que debo perdonarlo por ello y correr a sus brazos solo porque si.

- Si… y no olvides el sexo caliente y salvaje – movió sus cejas de forma sugestiva, pervertida… bueno, sería una hipócrita si no asumía que yo también quería, pero no lo escucharían salir de mi boca, por lo menos no aun.

- Vaya gracias por ser mi amiga Angie – mordí mas tocino ignorando por completo la mirada inquisidora de mi mejor amiga, comer.

No, simplemente no era tan sencillo, yo tenía demasiado miedo a caer fuerte y duro por alguien cuando sabia con total certeza que moriría, ¿Por qué molestarme entonces?

Y ahora es demasiado tarde, estoy enamorada, Dios, enamorada de Edward ¡Mierda! ¡Joder!

Esos hermosos e intensos ojos verdes colmaron mi mente y no pude evitar el calor que recorrió mi cuerpo, estruje con fuerza mi pecho, justo donde estaba mi corazón.

Vivir…

Amar intensamente antes de morir…

- Deja que lo que sientes te guíe Bells, te puedo asegurar que no te arrepentirás – asentí lentamente, quizás tenía razón, podía amar de verdad, sentir hasta consumirme y luchar por sobrevivir, quizás Alice Cullen tenía razón.

Necesitaba confiar, tener fe de que todo saldría bien…

Se puede cambiar el destino…

Quizás yo podría cambiar el mío y al final de toda esta locura tan terrorífica, podría ser realmente feliz.

Las dudas que necesitaba resolver eran simples pero significativas.

¿Realmente perdería la oportunidad?

Porque sabía que estaba recibiendo una oportunidad única, ¿Cuántas personas pueden vivir un amor tan profundo y verdadero?

¿Le daría un chance real a lo que estaba pasando entre Edward Cullen y yo?

El miedo era mi enemigo a vencer… mas allá de todo lo extraño que nos rodeaba, tal vez era el miedo a tenerlo y luego perderlo, lo que realmente me mantenían en negación.

¿Lo dejaría amarme como el juraba que lo hacía?

¿Iba a luchar realmente por ser feliz?

Pero la realmente difícil de responder y asumir era la que mas quemaba dentro de mi… y esa era realmente la que mas aterraba a mi corazón.

¿Lo amaba?

Realmente… ¿Amaba a Edward Cullen?

Xxx

Revise nuevamente los papeles para estar completamente seguro de que lo que tenia frente a mis ojos era real y para nada extraño, yo era descendiente de un ser sobrenatural y mi compañera tenía un don extremadamente especial, estaba acostumbrado a lo raro e improbable y aun así esto me había sorprendido.

Feromonas…

- ¿Estás seguro Emmett? – mi hermano me fulmino con la mirada, Emmett odiaba que alguien cuestionara su trabajo.

- Completamente, lo revise y me asegure dos veces Ed… aun no logro deducir como se enteraron de quien era tu pareja, pero estoy completamente seguro que lo que utilizaron es parecido a las feromonas… de alguna forma lograron tomar la esencia de tu pareja y convertirlo en un perfume lo suficientemente poderoso como para nublar y burlar tu parte Lyncan, te emboto de tal manera que ni las dudas que sentías con respecto a ella y su inexistente lazo contigo lograron alejarte…

- Si la corporación Vulturi sabe cómo llegar a las compañeras y han logrado crear algo como esto, estamos en peligro – la seriedad de mi padre no impedía que pudiera vislumbrar lo preocupado que estaba con respecto a este nuevo descubrimiento, los que intentaban acabar con nuestra libertad y esclavizarnos habían encontrado la manera de atraer a los de nuestra especie a su juego.

- Creo entender como lo hicieron – mire a Charlie atentamente, su ceño estaba fruncido en concentración – cuando me contaste la historia, hubo algo que no lograba entender de todo el asunto… así que le pedí a Angela que averiguara un par de cosas, los resultados me dieron las respuestas que ya sospechaba – lanzo un sobre amarillo sobre el escritorio, lo abrí sin perder tiempo, estudiando su contenido con suma atención, aunque no lograba entender del todo que era lo que quería decirme.

- Charlie ¿Qué…?

- Bella estaba en ese mismo hospital, en el área de cuidados intensivos… – gruño claramente disgustado, volví la mirada a los papeles, o no… – si, es la misma habitación… esos… ellos estuvieron cerca de mi hija mientras ella era demasiado vulnerable…

- Ahora lo entiendo todo… eso nos da una idea clara de lo que no han podido hacer…

- Exacto hermano… ellos no pueden encontrar a las compañeras antes de que un Lyncan lo haga – observe a Emmett atentamente, lo que estaba diciendo tenía mucho sentido – no me dijiste que lo habías sentido pero en medio de todo lo que estaba pasando habías perdido el rastro y luego regresado dos días después, y la habías encontrado… bueno allí lo tienes.

- El problema está en ese hecho también, ellos están siguiéndonos a nosotros… puede repetirse – Jasper también tenia razón.

- No lo permitiré, no dejare que lo hagan de nuevo – gruñí con fuerza, no los dejaría acercarse lo suficiente, ya habían lastimado suficiente a mi familia.

- Eres el Ejecutor hijo, es tu deber para con el clan y la familia y puedo entender tu rabia… pero necesitamos mantenernos calmos y pensar con fría calma, por ahora hay algo mucho más importante que los Vulturis y sus planes… el hecho de que tenemos a un asesino serial que se ha obsesionado con tu compañera y además de eso es uno de los nuestros, necesitamos neutralizarlo antes de que esto se complique aun mas… por ahora enviaremos a los Hunters a rastrearlo… si hay alguno de los nuestro que se ha vuelto loco, entonces le daremos caza, no puede seguir siendo una amenaza.

- De acuerdo…

- ¿Qué piensas Eleazar? – Eleazar era el Beta de mi padre y su mano derecha, y por ahora era quien se encargaba de todo el clan mientras Carlisle esta aquí, éramos familia…

- Creo que necesitas a los Enforcers también allí Carlisle… Tienes a Garrett allí, es el mejor Enforcer del clan pero no creo que debas alejarlo de Bella, ella es prioridad ahora… además, tengo una teoría que quiero que escuches y para eso viajaré hasta allá y llevare a Peter conmigo… y bueno, Kate se muere por ver a su compañero y no seré yo quien le diga a una hormonal embarazada que las cosas se han complicado más de lo que esperábamos y Garrett se mantendrá alejado de ella por más tiempo…

- Bien… entiendo eso… – mi padre se inclino aun más cerca del teléfono sobre el escritorio, sus ojos brillaron dorados por un instante – pero mantén a Laurent alejado de las noticias Eleazar, te aprecio mucho amigo, pero sabes que no confío en el esposo de Irina…

- Yo tampoco lo hago amigo, descuida mantenemos todo en secreto.

- Estupendo… dale mis saludos a Carmen.

- Por supuesto… Nos vemos en algunos días… – la línea murió, y nos quedamos en completo silencio después de ello, si, las cosas se habían complicado más aun, ya no solo era un problema de la policía, uno de los nuestros estaba asesinando a mujeres inocentes y ahora había centrado su atención en mi compañera.

- ¿Qué haremos ahora? – concentre mi atención en Charlie, ahora era parte de este clan y de la familia desde el mismo momento en el que yo había puesto mis ojos en su hija, normalmente no sería así, pero ahora había algunas cosas que lo hacían necesarios, su hija era la Soulmate del hijo del alfa de uno de los clanes más grandes, además de ser el jefe de policía, y un hombre muy perspicaz y demasiado inteligente, así que no era ningún sacrificio que perteneciera a nuestro mundo ahora, éramos familia después de todo.

- Necesitamos rastrearlo a nuestro modo y encontrarlo antes de que dañe a Bella…

- Sigo siendo el jefe de policía muchacho…

- Y yo el detective a cargo Charlie, no te preocupes por ello… – asintió en acuerdo, claro que quería destrozarlo, pero tenía cosas más importantes en las que concentrarme – James también es una amenaza que hay que neutralizar, no confío en él y ha estado demasiado tranquilo… ¿Ben?

- Aun no sabemos nada, pero seguimos buscando… por el momento Rose y Harper están seguras y vigilamos constantemente… estoy seguro de que no tardara en hacer aparición, necesita dinero y venganza – asentí lentamente – el equipo Delta está en constante vigilancia…

- Bien, Garrett esta custodiando a Bella, el es el mejor, confío en el… estará segura.

- Creo que es todo… ¿Emmett, tienes lo demás?

- Si, y no entiendo para que quieres estas pruebas de ADN con tanta rapidez pero aquí están – levanto el sobre ondeándolo hacia mí – las verifique tres veces como me dijiste… ¿Algo que quieras explicarnos?

- ¿Qué sucede? – la pregunta de mi padre fue una orden, pero espere por Emmett y lo que tenia para decirme.

- Las muestras que me diste, las use todas y analice detenidamente cada una de ellas…

- ¿Qué está sucediendo hijo? – aun no estaba listo para decírselo todo a los involucrados, sentía la enorme necesidad de contárselo a Bella primero.

- Hay algo que ha estado rondando mi cabeza… yo solo necesito estar seguro de ello antes de contárselos a todos…

- De acuerdo… – mi padre asintió dejándome tranquilo, Emmett me miro confundido pero solo negué lentamente, no era el momento aun.

Jasper y Ben fueron los primeros en salir, teníamos demasiadas cosas en las que poner atención, Emmett fue el siguiente en irse, había llegado a Port Angeles hacia solo un par de horas y se había reunido con nosotros de inmediato, necesitaba ir con mama y saludarla si no quería que ella mordiera su yugular, sonreí ante el pensamiento, muchos podrían pensar que Carlisle Cullen como jefe de nuestro clan era quien más terror nos causaba, pero estaban muy equivocados, Esme Cullen era quien de verdad nos controlaba, y mi hermana Alice había heredado esa cualidad.

Charlie hizo un gesto vago de despedida antes de salir por la puerta, mi suegro era un sujeto de muy pocas palabras, regrese la mirada a mi padre en cuanto nos quedamos completamente solos.

- ¿Me dirás lo que sucede? – suspire, no podía mentirle a mi padre, pero aun sentía que primero tenía que decírselo a Bella.

- Voy a decírselos cuando llegue el momento, pero siento esta enorme necesidad de contárselo todo a Bella antes – la sonrisa de mi padre fue enorme.

- Lo arreglaste… el lazo entre ustedes se ha completado…

- Aun no nos acoplamos, ella necesita asimilarlo todo, y también tiene que perdonarme por ser tan idiota… pero sí, yo pude reparar parte del daño que había hecho…

- De acuerdo, habla con ella primero, pero…

- Lo sabrán todo llegado el momento papa, esto es importante para nuestra familia, estoy harto de los misterios aquí… así que pierde cuidado.

- Confío en ti hijo – tome el sobre y rápidamente salí de la oficina…

Ya había caído la tarde cuando llegue a mi habitación de hotel, mi madre había insistido bastante en que me quedara con ellos en la casa que ahora les pertenecía, pero me sentía mucho más a gusto aquí, donde podía aislarme y pensar en soledad… hacia uso de una de las oficinas pero nada más.

Esperaba que ahora que Emmett estaba allí ella pudiera volcar todo ese amor maternal sobre él y Alice, porque justamente ahora yo necesita solo a Bella…

Xxx

Bella POV

Esta estaba resultando ser la más aburrida reunión de padres en la historia, jamás habría pensado que en Forks vivieran personas tan desagradables y mezquinas, intente acomodarme mejor sobre la silla de plástico, resultaba incomoda y dura.

Afortunadamente estábamos llegando al final de este tedioso día, un viernes demasiado extraño.

Tal vez era mi constante ansiedad, todo en mi vida estaba aun mas enredado desde el domingo, Edward cambio por completo las cosas en mi mundo con su confesión, una semana después aun no había podido tomar una decisión concreta y definitiva.

No había podido dormir lo suficiente gracias a los sueños, algunas pesadillas me mantenían despierta casi toda la noche, pero eran los constantes sueños eróticos los que me despertaban en plena madrugada acalorada y gimiendo ante la enorme necesidad, me negaba a tocarme pensando en Edward cuando aun no sabía a ciencia cierta si lo quería en mi vida de forma permanente o no.

Seguía reacia pero solo en mi mente, puesto que mi corazón y cuerpo habían tomado ya su decisión.

Todos empezaron a salir del gimnasio, demasiados apurados por largarse de la escuela, bien, no los culpaba… divise a Mike Newton caminando a toda prisa hacia mi, así que me moví entre los estudiantes con rapidez, huyendo del exasperante profesor de historia…

Ese hombre no entiende el significado de vete al infierno…

Quería salir de aquí lo antes posible, sentía que me ahogaba, y entonces solo sucedió…

Su imagen rompió en mi mente con fuerza, esos penetrantes ojos verdes se instalaron allí llamándome con intensidad y yo solo no podía evitarlo, necesitaba a Edward y lo necesitaba ahora, no más dudas, no podía seguir negándome lo que realmente quería y anhelaba con demasiada fuerza.

Tome la dirección contraria a todos los que estaban saliendo por la puerta del gimnasio hacia el estacionamiento, tenía que ir por mis cosas al salón de clases, lo haría rápido y luego correría a buscar lo que quería.

Me recibió el pasillo vacio y el intenso frio me envolvió por completo, esta escuela era demasiado tétrica cuando no había estudiantes, camine con prisa hacia mi salón de clases, necesitaba mi maletín y cartera para poder irme, esta semana se me había negado la oportunidad de conducir mi propio Jeep.

Así que ahora Garrett me llevaba a donde sea que quisiera ir, un hecho que me tenia furiosa, había prometido no quejarme abiertamente sobre ello pero eso no impedía que lo hiciera en mi mente.

Tome mis cosas sin perder tiempo y salí de nuevo al pasillo, me sentía inquieta, la sensación de que algo malo estaba por suceder se instalo en la boca de mi estomago, mis instintos gritaban con claridad que algo no estaba nada bien, y yo siempre les hacía caso, ellos nunca se equivocaban…

Apreté con fuerza el maletín, tenía que salir de aquí cuanto antes.

- Ten cuidado – me detuve de forma abrupta, ellas estaban allí, al final del oscuro y frio pasillo, justo frente a mí, flotando grises y espeluznantes como siempre, la niebla avanzo hacia mí, cubriendo el suelo por completo ¿De dónde había salido? ¿Acaso la creaban ellas?, podía ver con claridad mi respiración – está aquí…

- ¿Quién…? – tome mi celular con rapidez dejando caer mis cosas al suelo en el proceso, sabia a quien se referían, apreté el uno y le di a la tecla de llamar en un segundo, Edward había insistido en ello y yo no se lo había negado, ahora agradecía ese hecho…

- Cuidado…

El eco de los pasos me hicieron tensarme, mi corazón se acelero, las mire allí con la angustia reflejada en sus ojos, estaba aterrada ahora… el teléfono repico una sola vez antes de que escuchara su suave voz.

- ¿Bella? – respire profundo mientras tragaba el nudo en mi garganta, tenía que hacer esto.

- Edward… yo… – capte la figura por el rabillo del ojo, un hombre se acercaba a mí a paso bastante rápido, no podía ver su rostro pero había algo extremadamente familiar en el.

- Bella, ¿Qué está sucediendo? – podía escucharlo moverse al otra lado de la línea pero no podía expresar nada más que lo que ya había dicho, estaba petrificada.

¿Había esperado demasiado tiempo para decidirme, verdad? ¿Ahora que había llegado a un acuerdo conmigo misma iba a morir? El momento había llegado demasiado pronto, no estaba lista para esto.

No estoy lista…

No puedo morir ahora…

Una fría mano aparto el cabello de mi cuello y su respiración rozo la piel de mi nuca, Dios, por favor no quiero morir aun, se suponía que podría cambiar el destino, había creído que podría evitar morir como lo había visto en mi visión, pero al parecer de nuevo solo eran esperanzas vanas, una mala y triste ilusión.

- Es bueno verte de nuevo Isabella – esa voz, yo conocía esa voz, intente moverme para enfrentarlo pero el frío cañón del arma se pego a mi espalda, me estremecí.

- ¿El está contigo verdad? – asentí a la pregunta de Edward aunque sabía que no podía verme, ademas no podía explicarle que no era exactamente lo que estaba pensando, y sin embargo era igual de malo – voy para allá cariño, aguanta Bella, voy por ti… – ¿El sabia donde estaba? Claro que lo sabía, Garrett era el encargado de mi seguridad, Dios, no ¿Había lastimado a Garrett para llegar a mí?

- Te dije que nos veríamos de nuevo Isabella – el paño blanco cubrió mi nariz antes de que pudiera moverme, el fuerte y penetrante olor del cloroformo nublo mis sentidos, necesitaba respirar, luche contra el agarre en mi cintura a pesar del arma y mi miedo pero me era imposible, yo no podía solo rendirme sin luchar, no estaba en mi naturaleza… – vamos a dar un paseo…

Forcejee intentando liberarme pero fue imposible, me sentía débil y su agarre era tan fuerte como el hierro, el paño se apretó con más fuerza contra mi nariz y el fuerte olor me ahogo por completo.

¡No…!

Mis rodillas cedieron y mi vista se apago por completo, podía escuchar la voz de Edward en el teléfono mientras luchaba por mantener la conciencia, pero al final perdí la batalla.

¡Edward…!

Escuche el ruido del teléfono al estrellarse contra el suelo mientras la oscuridad me reclamaba.


Bueno aquí un nuevo capitulo... espero que les guste... muchísimas gracias por continuar leyendo esta historia...

Nos leemos en el siguiente...

Saludos y cuídense... =)