¡Hola y bienvenidos a este nuevo proyecto!

Llevaba un largo tiempo alejada del fandom de O&P y tenía ganas de volver, de modo que ¿qué mejor forma de hacerlo que con un fic multipersonaje? Es uno de mis formatos predilectos y creo que seré de las primeras en trasladarlo al mundo de O&P.

Serán escenas cortas, de no más de 300 palabras, y las iré subiendo en orden alfabético. A pesar de que serán independientes, tendrán cierta relación.

Espero que os guste.


El placer de lo cotidiano


Anne de Bourgh observa una vez más, en silencio, esos ojos profundos, colmados de bondad en los que con tanto fervor anhela perderse.

Sabe que lo que siente no es apropiado, que debe hacer honor a su casa y a su nombre; sin embargo, la corriente eléctrica que recorre su menudo cuerpo se vuelve cada vez más fuerte, hasta que la necesidad de tocar a la persona amada se torna ineludible.

Es entonces, en el momento en que la joven está a punto de perder el control sobre sus emociones, cuando el objeto de su estudio se gira y, componiendo una sonrisa que provoca que el corazón de Anne se pare durante un breve y maravilloso segundo, le dirige unas palabras repletas de amable solicitud:

—Querida—susurra—, ¿ocurre algo?

Anne quiere tomar su mano y confesar toda la verdad. Reconocer en voz alta que lo único que su alma desea es ser amada por la suya, tan pura y llena de ternura como ninguna otra en este mundo.

No obstante, no dice nada. Nunca lo hace.

—No te preocupes, Georgiana. La tormenta de anoche no me dejó dormir bien, sólo estoy algo cansada.

La respuesta parece tranquilizar a su prima y el silencio vuelve a reinar en la habitación. Con los ojos vidriosos, Anne trata de recomponer, de nuevo, las heridas de su corazón roto.