Disclaimer: los personajes son propiedad de la increíble Suzanne Collins. Esto solo forma parte de mi alocada cabeza.Aviso/Danger:Abstenerse mentes puras e inocentes, algunas frases o situaciones pueden dañar vuestra sensibilidad. Nos leemos abajo :D

Música de acompañamiento: The pretender - Foo Fighters


Octavo capítulo: Road Finnick Trip

Finnick´s POV

Lunes 12 de Mayo 18:43

- WHY IF I SAY I´M NOT LIKE THE OTHERS? WHY IF I SAY I´M NOT JUST ANOTHER ONE OF YOU PLAYS…

Peeta y yo cantamos "The Pretender" de los Foo Fighters a viva voz mientras él sujeta la cámara de video, apuntando a nosotros dos, y yo intento mantener la vista en la carretera.

- SO WHO ARE YOU, YEAH WHO ARE YOU, YEAH WHO ARE YOUUUUUUUUUUUUUU

Casi me quedo sin respirar en el tramo final, pero entre el rubio y yo nos cogemos la motivada más increíble que pueda tenerse cantando en el coche. No puedo evitar toser del esfuerzo, pero también me rio como nunca por lo curioso de la escena. Luego tengo que ver como ha quedado la grabación. Dos hombres cantando, mal, y a grito pelado. Va a ser un éxito en Youtube.

- Dios… que dolor de estómago de tanto reír –comenta Peeta mientras apaga la cámara- ¿Cuánto queda?

- Estamos a una mísera hora de encontrarnos en Londres –le contesto, mirándole de reojo y sonriendo orgulloso.

Domingo 11 de Mayo 12:00

- Y justo cuando entró el profesor de Derecho Romano, a Jimmy le empezó a sonar la música de Star Wars –digo a Annie mientras caminamos hasta la habitación de mi residencia.

- ¿La del principio?

- No, la de cuando aparece Darth Vader –la contesto, separándola de mí abrazo y empezando a caminar a estilo militar- El "chan chan chan cha chachan cha chachan"

Mi novia se tapa la boca con la mano izquierda mientras su adorable risa inunda mis oídos, Annie siempre tiene la manía de taparse la boca cuando se ríe. Es tan mona. Vuelvo a agarrarla de la cadera y atraerla a mí, ella vuelve a poner la cabeza en mi hombro y seguimos caminando por el pasillo.

Annie y yo llevamos un año juntos, y no más de seis meses como marido y mujer. Según el estado de Las vegas. Cada vez que recuerdo aquella noche no puedo parar de reír, fue una auténtica locura habernos casado allí y casi ni recordarlo. Al menos tenemos el video que lo demuestra.

Ambos estamos estudiando en Oxford, ella entró la primera en la carrera de enfermería, y yo pues estoy estudiando Derecho. Es una carrera complicada, ambos estamos estudiando a todas horas, pero es entretenido y más cuando tú novia está contigo en la misma Universidad.

Con nosotros también está Peeta, mi mejor amigo, además de ser mi compañero de habitación en la Residencia. Él estudia la carrera de Lenguaje Audiovisual tras mucho insistirle en que lo hiciera. El muy cabezón quería hacer Ingeniería Mecánica ¡Si se le dan fatal los números! Menos mal que me hizo caso, aunque ahora no para quieto con su cámara de fotos. Está todo el día haciendo fotos o grabando cosas. Y cuando no lo hace, nos habla sobre cosas de cine que creo que sólo entiende él. Pero siempre le acabo soltando algo sobre Derecho y se calla, así es nuestra (por así llamarlo) "relación".

- ¿Sabes algo de Mari Trenza?

- Si te oyera que la llamas así ya no estarías vivo –me contesta Annie, dándome un ligero golpe en el hombro- Y no, no sé nada de Katniss.

Katniss, o Mari Trenza como la llamo yo, es la novia de Peeta desde hace ya casi dos años. Su historia es curiosa donde las haya: empezaron como mejores amigos y ahora están como novios. ¿De película, verdad? Aunque la mía con Annie también es curiosa: de hacer una apuesta con Gloss para follármela a terminar enamorado de mi pequeña morena. Ya no soy el rompecorazones del instituto, para nada, ahora soy el enamorado de Annie Cresta. "Finnick Odair de Cresta, ñoño en potencia", como dice siempre Peeta. Quien lo diría…

Katniss no estudia en la Universidad con nosotros porque se quedó embarazada hace seis meses, coincidiendo con el viaje a Las Vegas que hicimos los cuatro. La verdad es que cuando me enteré que iban a tener un bebé me quede algo en shock, mis dos mejores amigos son demasiado jóvenes para ello, pero acepté que lo tuvieran, si ellos son felices, no importa la edad. De hecho, estoy como loco por ver a esa criatura, seré su "Tío Finn", sonrío con sólo imaginarlo.

Al principio Katniss si que vino a la Universidad, pero cuando el embarazo fue a más y los médicos la dijeron que tenía que descansar se volvió para Londres, donde está ahora, con sus padres. Creo que está con la carrera de Literatura a distancia, aunque supongo que el embarazo no la deje hacer gran cosa. Por una parte es una pena porque Kat y Peeta llevan su relación a distancia y eso nunca es fácil, pero por otra hay que mirar por la seguridad del bebé, asique es la mejor opción.

- Supongo que a la noche hable con ella por Skype

- Si no ya lo hará Peeta, tranquila –digo yo, poniendo los ojos en blanco- Más pesados no pueden ser…

- Finn, llevan la relación a distancia, es normal que se echen de menos –me reprime mi novia, poniendo cara de niña buena- si yo estaría a cinco horas de ti, también estaría todo el rato llamándote.

- Yo es que si estoy un solo minuto sin ti mi existencia en este mundo no tiene una razón de ser –la contesto, levantado su barbilla y besándola en la frente.

Llegamos a la puerta de mi habitación y me despido de Annie dándola un beso que se alarga unos minutos. Sus besos son realmente adictivos. Nos lleva un tiempo decirnos adiós, ella no quiere irse ni yo que se vaya, pero mañana tiene examen de biología molecular y tiene que prepararlo.

En cuanto meto la llave de mí cuarto oigo un fuerte golpe, algo ha rebotado contra la pared, seguido de un "joder". ¿Qué cojones? Abro la puerta rápido y me encuentro a Peeta mirando la pared de la derecha.

- ¿Sándwich vege…?

No me da tiempo a terminar la frase cuando me fijo en la mano de mi amigo, tiene los nudillos en carne viva. Aparte de un enorme boquete en la pared a la que está mirando el rubio. Vale, ya sé quién ha sido el del golpe.

- ¿Qué ha pasado? –digo, entrando y cerrando la puerta a mis espaldas.

Peeta parpadea y me mira con los ojos llorosos. Espero que no sea ninguno de sus ataques porque no sé donde narices tiene este las pastillas para que se calme. Como para encontrar algo en este desastre de habitación.

- Eso ha pasado –me contesta, señalando su escritorio.

Me abro paso entre la muchedumbre de ropa, comida y mierda, y miro en la mesa de mi amigo un sobre. Lo cojo y se lo enseño, Peeta asiente y se sienta en el borde de su cama. Abro el sobre y encuentro una foto tipo Polaroid. No se ve nada excepto un machón gris y negro, como un dibujo abstracto. ¿Qué narices es esto? Vuelvo a enseñarle la foto a Peeta y él me indica con la cabeza que la de la vuelta a la extraña foto. En cuanto leo lo que pone descubro que es ese borrón.

- ¿Es el bebé?

- Sí… Es su primera fotografía…

- ¿Este borrón negro? –pregunto, volviendo a dar la vuelta e intentando ver a un bebé entre ese lío de rayas negras y grises. No veo una mierda- O dios mío, es tú hijo, no puedo creerlo…

Me siento junto a mi amigo en la cama y sigo intentando ver algo. Al cabo de un rato, y de mucho cavilar donde narices hay ahí un crío, miro la mano de Peeta y decido curársela. Ya tendré tiempo para intentar buscar un bebé en esa foto.

- ¿Y qué tiene que ver la radiografía con esto? –comento, levantando la mano de Peeta delante suyo- Menos mal que no le has dado al póster de Pulp Fiction.

- Pues que justo me ha llegado hoy, Finnick, y Katniss no me avisó de ello.

- ¿De qué?

- De que iba a hacerse la primera radiografía –me contesta mi amigo, aguantando las lágrimas- Ni siquiera me avisó… Joder, es nuestro hijo, y no me avisa ni para eso…

- Peeta, tú estás en exámenes y, además, está Effie con ella. No tienes por qué enfadarte por ello.

- Tarde –contesta, agachando la cabeza mientras yo termino de atarle la venda- Hemos hablado por skype y… hemos discutido, mucho.

¿Peeta y Katniss discutiendo? Eso sí que es raro. No es que tengan sus roces, pero que yo sepa son la pareja que menos discute en la vida. Nunca les he visto enfadados del tipo "mandarse a tomar por culo" o cosas así. Por la cara de mi amigo debe de haber sido una discusión curiosa. Recojo el botiquín y lo guardo en mi estantería. Peeta sigue mirando al suelo y moviendo nervioso su pierna izquierda, la que tiene operada.

- Desearía haber estado en Londres para poder haber ido con ella… -suspira el rubio al cabo de un rato.

- Ya…

- Y ahora seguro que no vuelve a hablarme en la vida.

- No creo, es Katnuss, no puede guardarte rencor siempre –respondo yo, intentado ser positivo y pensando una forma de arreglarlo.

- ¿Y si lo hace, cómo lo arreglo? –dice Peeta, echando la cabeza hacia atrás, se le ve realmente frustrado por esto- Ella está en Londres, y yo aquí, dudo que quiera hacerme caso estando tan alejados…

Una bombilla se enciende en mi cabeza. ¡Bingo! Finnick tiene la solución. ¿Cómo no lo he pensado antes?

- ¿Y por qué no se lo explicas en persona?

- ¿Qué?

- Si ella está en Londres y tú en Oxford, ¿por qué no ir a verla? Si Mahoma no va a la montaña…

- Finnick, eso es una tontería –responde Peeta, poniéndose en pie y cogiendo la maldita foto- No puedo irme ahora a Londres, como tú has dicho, estamos en exámenes. Y los vuelos seguro que están carísimos.

- Pues no vayas en avión –comento yo, saliendo las ideas por mi boca como si fuera agua.

- No tengo dinero para pagarme un autobús, y sabes que no quiero que me dejes dinero.

- Pues vamos en coche.

Las ideas en formato frases salen desde mi cabeza hasta mi boca sin pensarlas antes. Suele pasarme mucho. Peeta abre los ojos y me mira sorprendido. Se queda callado, esperando mi reacción, pero yo ya tengo la idea plantada en mi cabeza y no es fácil quitarme algo cuando ya lo he "pensado".

- ¿Vamos?

- Sí, tú y yo, cogemos mi furgoneta y nos vamos hasta Londres en coche –mi cerebro entonces empieza a pensarlo todo- Ves a Katniss, la dices que eres un capullo por enfadarte por lo de la radiografía de Primrose, y…

- ¿Primrose? –me corta este.

- Sí tú bebé sale niña me prometiste llamarla así, ¡lo prometiste!

- Pero aún no sabemos el sexo Finnick…

- ¡A lo que íbamos! –contesto mientras voy sacando la poca ropa limpia que tengo en el armario y juntándola toda para llevarla- Venga, ve haciendo la maleta, supongo que si vamos por Milton Keynes y después por Strafford llegaríamos a Londres en dos días si nos turnamos conduciendo…

- Finnick, Finnick, basta, para.

El rubio enano me agarra del brazo y me para de recoger la ropa para guardarla en la maleta, me explica que no podemos irnos así como así, que es una auténtica locura.

- ¡Vamos, Peeta! Considera esto una "Road Trip", a lo película americana. Dos machotes cabríos ante la carretera, conduciendo de noche y de día para que el vaquero pueda ir a rescatar a su damisela en apuros.

- Katniss es de todo menos una damisela en apuros.

- ¡Era un concepto! Vamos, imagina su cara cuando te vea aparecer por su casa.

Peeta agacha algo la cabeza y se pasa la lengua por los labios. Creo que le tengo algo convencido aunque con lo idiota que es quién sabe. Yo espero a su contestación algo mosqueado por su racionalidad. ¿No puede ser un poquito impulsivo? Me giro y meto un par de calzoncillos en la maleta que he abierto. Al rato Peeta me toma del brazo y toma aire.

- Está bien, ¡vámonos de Road Trip!

Lunes 12 de Mayo 08:33

- Bueno, segundo día de la Road Finnick Trip –comento a la cámara que tengo apuntando hacia mí y estoy sujetando, mostrando mis pelos de recién despierto- La noche ha sido realmente horrible, hemos dormido en el peor hotel del mundo, ¿real, Pan de centeno?

Apunto con la cámara a Peeta que es el que va conduciendo. Los dos tenemos ya algo de barba y los ojos cansados de pasar toda la noche en la carretera, por suerte ya estamos por Welwyn Garden City asique ya queda menos para llegar a Londres.

- Real –contesta este mirando de reojo a la cámara- Creo que esa polilla no era ni un animal, parecía una maldita carpa de circo.

- Ah, sí – vuelvo a apuntar hacia mí- Anoche se nos coló en la habitación un bicho que (como ha dicho mi compañero) no era ni humano. Pooor suerte, yo y mi zapatilla mágica conseguimos abatirla mientras este señorita gritaba desde el baño.

- ¡Baño dices! ¡Pero si era todo una misma habitación, menos mal que no había cucarachas! ¿Y qué narices haces grabando esto?

Esta vez dirijo la visión de la cámara a la carretera para que se pueda observar Tottenham desde la lejanía.

- ¡Apuntes visuales querido, como tú siempre dices con las fotos!

Domingo 11 de Mayo 15:30

- Bueno, acabamos de parar en McDonalds –habla Peeta a la cámara y enseña a esta la parte de atrás de mi furgoneta- Como veis, hay como cincuenta hamburguesas que nos ha regalado Gloss, asique… -el rubio vuelve a enfocarse con el aparato- Aquí estamos, Finnick y yo –mi amigo gira algo la cámara y hago un saludo rápido mientras estoy atento a la carretera- Con cincuenta hamburguesas, mi guitarra y su bajo, y la carretera. Primer día de la Road Trip.

- Road Finnick Trip, que para eso la idea fue mía –comento yo en alto para que la cámara lo oiga.

- Lo que sea. Esta noche la pasaremos creo que en –Peeta saca el mapa y mira cómo puede por donde nos encontramos- Milton Keynes, si mal no recuerdo tenemos allí una habitación reservada. ¿Real o no real?

- Real, ¿por qué cojones siempre me preguntas las cosas con "real o no real", tío?

- Porque te encanta, si hasta me contestas ya con "real"

Giro la cara un segundo y le lanzo una mirada que si pudiera le mataría, pero esto provoca que se ría más de mí incluso. Al menos se le ve más animado que cuando salimos.

- Paso de tus juegos, y te contesto así porque eres un rubio tampón insoportable.

- ¿Me has llamado enano?

- ¡Sí, porque es lo que eres, liliputiense!

- ¡Ese mote es exclusivo de Gloss!

- ¡Apaga eso!

Peeta apaga la cámara y la tira en el desastre de parte de atrás de mi coche. Huele a hamburguesas que tira para atrás y no hay casi sitio entre los instrumentos y la ropa, aparte de que mi furgoneta no es muy grande que se diga.

- ¿Qué dijo Annie cuando la comentaste que nos íbamos a Londres?

- Oh, nada, dijo que trajéramos algo de recuerdo.

- ¿Y en tu casa?

- Dudo mucho que les preocupe, además, se supone que "estamos estudiando" –aparto un momento las manos del volante para hacer el gesto de las comillas con los dedos- ¿Y a ti…? ¿Qué te han dicho en casa?

Mi amigo se queda callado en seco. Mierda, me había olvidado de ese tema. Bravo Odair, bravo. Sabes que el chaval tiene problemas con el drogadicto de su padre y tú preguntas, "oleh tus huevos kiyoh" como diría el estudiante de Erasmus que tengo en mi clase.

- Peeta, joder lo siento, no quería.

- No… No importa –dice este, volviendo la vista a la ventana- Dudo mucho que le importara que su hijo esté por ahí de viaje… dudo mucho que le importe su hijo en general.

- Peeta, vamos, no digas eso. Eres su hijo, algo te tendrá en consideración.

- Sí, para que le salve cada vez que se mete heroína por la vena equivocada.

Esto lo contesta realmente enfadado. Odio este tema. Su padre es un drogadicto, pero es su padre. No pueden estar así de por vida.

- Me repito Peeta, es tu padre, aunque parezca la peor persona del mundo, y lo es, en el fondo te quiere.

- Y yo a él –mi amigo vuelve la vista de la ventana y coge una hamburguesa- Sé que es un capullo, un drogadicto, y por eso tengo esto.

Cuando Peeta va a levantarse la camiseta blanca que lleva puesta para enseñarme la cicatriz que yo mismo le cosí pongo la mano en su pecho para que no me la enseñe. Ambos sabemos de lo que ha provocado en mi amigo que su padre sea como es, no hace falta repetirlo.

- Y aún así lo quiero –dice Peeta en un suspiro alargado- y sé que el día que falte no sé qué haré…

- Pero todavía somos jóvenes para que tú padre muera, Peeta, no debes preocuparte.

- ¿Y en qué me preocupo? ¿En que no se mate o intente matarme a mí?

- Tú sólo preocúpate de seguir con vida.

Lunes 12 de Mayo 20:02

- ¡Señoras y señores, ahí la tenemos! –apunto con la cámara a la oscuridad de la carretera- ¡Ya podemos ver la fantástica Noria de Londres! ¿Tienes ganas de llegar, Peeter Pan? –enfoco a mi amigo que mira excitado por encima del cristal del coche y sonríe como nunca.

- No puedo creer que hayamos sobrevivido a esto, dos días metido en el coche con FINNICK ODAIR –contesta este, poniendo tono dramático- ¡Y no me ha violado!

- ¡EH! Eso no lo digas delante de las cámaras. Resérvalo para cuando estemos solos guapa.

- ¡FINNICK!

- Eh, Mamá Lover en la radio –poso la cámara en la repisa de mi furgoneta quedando Peeta y yo enfocados a la vez, y subo el volumen de la radio- ¡A darle!

Cruzamos la autovía principal que recorre Londres al grito de la canción, haciendo movimientos a veces acompasados al ritmo de la canción. Luego tengo que revisar todo esto que está quedando grabado.

Domingo 11 de Mayo 19:10

Aprovechamos la pausa para descansar de conducir para grabarnos tocando algo de música. Poso la cámara en el muro mientras Peeta afina su guitarra, miro a ver que los dos estemos bien enfocados y tomo mi bajo para sentarme a su lado.

- Un, dos, tres…

- When we were younger we thought, everyone was on our side, then we grew a little bit and romanticized the time I saw, flowers in your hair…

Dejo que Peeta se marque toda la canción él solito mientras yo le hago los coros.

Lunes 12 de Mayo 21:08

- Y ahí está… La casa de Katniss Everdeen –comento yo mientras entramos por el barrio de casas donde reside mi amiga- Conseguido Peeta, fin del trayecto.

- Sí…

Paro el coche en la puerta de la casa, tiene las luces dadas asique aún están todos despiertos. Miro a Peeta un segundo, se le nota que está nervioso, aunque también contento por el viaje que hemos vivido. Ha sido una aventura realmente inolvidable.

- Bueno, montaña, ahí tienes a Mahoma.

- ¿Todavía sigues con la misma metáfora?

- Real –contesto, puntualizando mi respuesta- Ahora ve, entra en esa casa, y dale un beso a Primrose de mi parte.

- Ya te he dicho que no sabemos si será niña Finnick…

- Lo será, como que me llamo Finnick Odair que esa niña será Primrose Mellark Everdeen.

Peeta ahoga un suspiro y me mira a los ojos. Ahora todo depende de él, yo sólo lo he traído hasta aquí. Nos quedamos mirándonos a los ojos un tiempo, recordando todo lo vivido estos dos días. Tras un tiempo, Peeta alarga el cuerpo y me da un abrazo lleno de cariño, de esos que se dan los amigos de verdad, yo le palmeo el hombro.

- A por ella Mellark.

- Gracias Finnick –dice Peeta mientras abre la puerta y se baja, antes de cerrar se gira y me mira- Te veo a la vuelta.

- Aquí te espero, nos queda la Road Finnick Trip de vuelta.

Ambos nos reímos bastante alto por mi ocurrencia. Peeta cierra la puerta y se encamina a la casa, puedo ver que lleva la misma camiseta con la que ha pasado estos días, tiene algo de barba, y no es que oliese muy bien. Pero yo estoy en igualdad de condiciones, asique eso lo hace gracioso y bonito a la vez. Bajo la ventanilla mientras observo como llama al timbre.

- ¡Finnick! –me grita Peeta desde el marco de la puerta- Mejores amigos siempre… ¿Real o no?

- Real.

Fin del octavo capítulo.


CHACHOOOOOOOOOOOO OLA KE ASEIS ¡Sí, hell yeah, sigo viva! Esta historia sigue viva, pero por una serie de problemas no he podido actualizar NINGUNA perdón por la tardanza. Bueno, ESPECIAL PEENICK, ¿que tal, os gusta, mucha locura? Me pareció curiosa la presentación del capítulo, poniendo los días, como una Road Trip de verdad, espero que os guste y os hayáis reído con esto. Próximo capítulo...BESOOOO jajaja Ahí lo dejo.

Gracias a todos los que leéis "All about Us", sois geniales, seguro que os gustará estas historias. Y también gracias a todos los que os pasasteis por los primeros relatos, creo que hasta incluso os gusta más los Antes que la otra en si jajaja MIL GRACIAS

Como siempre, decir, G-R-A-C-I-A-S a mis Mentalmente Desorientadas favoritas de twitter. Tanto a las del rol (QUEDAN PLAZAS LIBRES; APUNTAROS A UN ROL DE LJDH) como a las de fuera de él. Ayer hubo bastante problemas y por eso quiero dedicar esta historia a todas ellas, porque somos una familia, porque nos apoyamos todos, que si uno tiene problemas el resto correrá a ayudarlo o al menos a que sonría, que os habéis convertido en algo DEMASIADO importante en mi vida, y que os quiero.

Mención ultrahiperespecial a la inspiradora de este shot, cada palabra es por y para ella. Mi bro, aceite de oliva, mi Primavera. Ya sabes quién eres. I fucking love you.

Contesto reviews por PM, ¡y voy a actualizar el resto de historias!

and may the ods be ever in your favor!

Pedro Mellark.