Personaje y ambiente perteneciente a Asano Atsuko, lo demás es obra de mi imaginación. Aparece un nuevo personaje. Disfruten la lectura.

Problemas 2

Sion miro a Nezumi quien yacía afirmado por él en la parte trasera del auto que conducía Rikiga, había tenido un mal presentimiento, pero no creyó que encontraría a Nezumi apoyado en una pared, mal herido y sangrando. Era como tener un Deja vu de cuando habían salido de la correccional con un Nezumi casi muerto. Le reviso la herida, le había atravesado por el lado izquierdo, pero por el tamaño que podía ver en el pecho del joven, la bala había salido por allí, sentía sangre también en la espalda del joven, la cual manchaba los pantalones de Sion.

-Rikiga-san, tenemos que llevar a Nezumi a que lo atiendan, pero van a estar vigilando todos los hospitales y clínicas por si vamos para allá-Se mordió el labio, no sabía donde llevarlo, el tenia conocimientos médicos, pero no tenia los implementos necesarios para ayudar a Nezumi, intento detener la hemorragia, el joven estaba perdiendo mucha sangre. Parece que le habían dañado una arteria, pero la respiración del joven no tenía un sonido ahogado lo cual indicaba que el pulmón no había sido tocado, le reviso bien, parecía que era por debajo del omoplato, pero al tocar bien el punto era en mitad de este, si hubiera sido más abajo Nezumi estaría muerto, pero lo iba a estar si no lo curaban pronto.

-Vamos a mi casa del Distrito Oeste, pero antes pasemos a buscar los implementos necesarios donde un amigo que me hice-Rikiga condujo hacia una enorme casa en Chronos, deteniéndose se bajo del auto, un hombre de edad lo atendió, Rikiga parecía explicar el asunto, el hombre asintió, entrando a la casa, salió al poco rato con un enorme bolso negro, entregándolo a Rikiga, el hombre entro de nuevo-Bien, me entrego todo, dijo que adentro iban los implementos necesarios para cualquier cirugía, menos los trasplantes-El hombre miro al asiento trasero, Sion no rio con el chiste que había dicho, lo entendía, Eve se veía muy palido sobre el regazo de Sion. Siguió conduciendo a una velocidad media para no levantar sospechas, saliendo de Ex No. 6 evitando una revisión policial, ingreso al Distrito Oeste, llegando a la casa, ayudo a Sion a bajar a Eve y lo llevo al interior mientras detrás de él, Sion iba cargando el bolso, acostando a Nezumi en una cama, miro a Sion-Sabes que tienes que hacer ¿verdad?

Sion asintió, le saco la parte de arriba a Nezumi y le reviso la herida, comenzaría con la parte del frente donde la herida era más seria, la lavo, la desinfecto y llenando una aguja con un sedante se la coloco a Nezumi, entonces comenzó a revisar, Rikiga miraba desde un lado como los dedos de Sion cubiertos por unos guantes quirúrgicos se manchaban de sangre, tras casi cuarenta y cinco minutos Sion trabajo en ambas heridas, ya cuando llevaba una hora un cuarto vendo la herida del joven y suspiro-Listo, le suture los vasos sanguíneos, arterias y venas dañadas, y ahora solo falta colocarle un antibiótico para prevenir cualquier infección-Miro a Nezumi, el joven respiraba muy lentamente, sus labios apenas se movían, pero se pondría bien, lo peor ya había pasado. Tapo al chico y se sentó-Ahora a esperar que recobre el conocimiento, por lo mucho que sangro tardara al menos sus buenas horas y a lo mejor hasta un dia-Rikiga asintió, ese chico era muy inteligente-Su amigo puso de todo en este bolso, nada se le paso por alto, sin estos implementos Nezumi ahora estaría muerto ¿Cómo lo conoció?-Pregunto intentando olvidar el terror vivido por casi perder a Nezumi por tercera vez.

Durante el transcurso de las horas estuvieron conversando, esperando que Nezumi despertara.

El joven se quejo y entreabrió los ojos, le dolía terriblemente el cuerpo, alguien sujetaba su mano a un lado de él, movió la cabeza hacia ese lado y se encontró son Sion, este se encontraba dormido con la cabeza apoyada sobre el colchón con rostro muy cansado, intento moverse pero no tenía fuerzas para hacerlo. Otra figura apareció en su visión, parpadeando se dio cuenta que era Rikiga.

-Menudo susto nos diste Eve, habías dicho que no harías sufrir a Sion y fue lo primero que hiciste-Le reclamo mirándolo con ojos que mostraban alivio.

Nezumi parpadeo intentando sacarse la sombra que le oscurecía la visión por los lados, abrió la boca para protestar pero solo un leve gemido salió de ellos. Sion abrió los ojos, al verlo despierto sonrió-Nezumi, Nezumi no sabes…-Unas lagrimas caían por sus mejillas, se acerco al joven y lo abrazo-No sabes cuan preocupado estaba, pero al menos estas despierto-El rostro del chico estaba muy próximo al de Nezumi, este parpadeo más lentamente, se sentía muy cansado, Sion le acaricio el cabello-No te preocupes, cuidare de ti, te cuidare hasta que recuperes las fuerzas, por ahora duerme, lo necesitas-El joven volvió a cerrar los ojos, Sion miro el suero que le había puesto a Nezumi. A los pocos minutos el joven dormía de nuevo-Está mejorando, pero la cantidad de sangre que perdió fue mucha, por eso mismo le inyecte un medicamento que recupera la sangre, pero lo hace de forma lenta, cuando estuvo en el hospital la otra vez el médico le dio una trasfusión de sangre pero era una que no le causa problemas a nadie, es de nuevo origen, pero no tenia de esas aquí, así que por el momento esto servirá-Explico Sion mirando el palido rostro de Nezumi, había dormido casi todo el dia, y ahora volvía a dormir, si esos de Moon Drop iban allí, el joven no estaba en condiciones de hacer una huida.

La Sra. Fennec veía a través del vidrio como a Terumi le arrancaban la mano izquierda con la mitad del brazo, al lado suyo el doctor Keiyuku se tapaba el rostro con pavor ante lo visto.

-Que esto les quede como lección, a la próxima no será el brazo, les mandare a sacar sus cerebros para los experimentos, ya lo saben-Se dio la vuelta y se alejo.

El doctor Keiyuku dio la espalda al vidrio, Terumi miraba el techo mientras le vendaban el muñón de brazo que le quedo. A la derecha le faltaban dos dedos y ahora perdía su brazo izquierdo, ese chico de la tribu Mao, había hecho de su vida una miseria. Esperaba que estuviera muerto, así se acabaría toda esa persecución pronto, había intentado atravesarle el corazón pero había fallado, pero de todas maneras tenía que estar muy mal, lo dejaron solo en la habitación, no quería levantarse, aunque habían usado anestesia, perder parte de si como castigo era terrible, esa señora no tenia piedad.

Ya habían transcurrido tres días desde aquello, Nezumi aun se estaba recuperando, desde la cama miraba a Sion quien se encontraba revisando el bolso que según le explico un medico amigo de Rikiga le había pasado para curarlo, en ese momento buscaba vendas nuevas y más gasas para cambiar los vendajes de la herida que estaba sanando lentamente.

-Sion…-Murmuro Nezumi intentando incorporarse sin mucho éxito, su cuerpo aun no respondía como quería, Sion le había dicho que había perdido mucha sangre y por eso mismo le costaría más sanar, se apoyo con los antebrazo en la cama y volvió a intentarlo, Sion lo miro sobre el hombro.

-No te fuerces demasiado, aun no estás curado completamente, es mas recién comienza la recuperación-Dijo seriamente Sion sacando una cajita del bolso, Nezumi cayó sobre el colchón cuando su cuerpo no resistió mas los intentos-Relájate, aun no nos ubican, además por como saliste de allí seguramente estarán pensando que estás muerto, así que tenemos tiempo de que te recuperes bien-Le saco la manta y lo levanto despacio, el joven sintió un tirón en las puntadas de las heridas-Aguanta, pronto acabo-Le retiro las vendas manchadas con sangre, junto a las gasas y comenzó a limpiar las heridas con un desinfectante, tras limpiarle, le coloco las gasas y lo volvió a vendar-Las heridas aun no sanan completamente, la herida de entrada lo está haciendo, pero la de salida que fue la más complicada aun sangra-Le dijo con rostro más serio aun-Realmente fue estúpido de tu parte ir solo a ese lugar sin un plan, me sorprende que hicieras algo así de tonto viniendo de ti, ¿Qué paso? ¿Por qué decidiste colocarte en tanto riesgo de pronto?-Pregunto sintiendo como Nezumi evitaba su mirada.

-Se que fue tonto-Comenzó a decir-Pero es tanta la rabia que siento hacia esos malditos que tienen información sobre mi gente que me hizo cometer esta locura, realmente no lo pensé, ni hice algún plan, lo único que quería era el robar toda esa información y quemarla, para que nadie más haga algo con ella, además me querían vivo, no sé porque me dispararon-Su voz sonaba algo quebradiza.

-Pero aun así, te fuiste sin decirme nada, si no hubiese llegado a tiempo junto a Rikiga-san estarías siendo un experimento para ellos, ¿Qué mas paso?-Añadió al notar el rostro serio del joven.

Nezumi se coloco una mano sobre la herida-Me encontré con una mujer, le dijeron Sra. Fennec-Sus ojos dieron con los de Sion-Es el mismo apellido de ese loco que experimento con…Elyurias y Safu, es la cabeza de todo esto, por lo que pude notar-Bostezo-Maldición, ese medicamento que me estás dando me da sueño, mi cuerpo no está acostumbrado a remedios ni cosas tan complejas creadas en laboratorio, yo solamente tomo remedios creados con raíces y plantas que la naturaleza nos brinda-Sus ojos se estaban cerrando.

-El descanso te hará bien, así recobraras fuerzas antes de que nos descubran-La voz de Sion le decía a lo lejos. Cuando se quedo dormido Sion le acaricio el cabello, al menos estaba mejorando, no iba a dejar a Nezumi solo, podía notar que todo eso le estaba afectando demasiado, haciéndolo perder el juicio y la capacidad de razonamiento, era obvio y entendible, el chico quien yacía en la cama, había perdido todo de una manera terrible y traumática en una sola noche, había visto y experimentado hechos que ni siquiera podía imaginar, pero todavía era un adolescente y sabia que en ocasiones los sentimientos podían engañarlo y hacerle hacer cosas como la que hizo que casi le cuesta la vida.

El doctor Keiyuku miraba la información sobre E2, era muy codicioso lo que la Sra. Fennec planeaba hacer, pero no funcionaria si no obtenían a ese joven, si estaba muerto todo lo que habían sufrido se terminaría y todo volvería a ser como antes, pero algo en su interior le decía que ese chico de cabellos blancos estaba metido en que no encontraran al joven Mao, ya que el mismo le había dicho que tenia conocimientos médicos para cuidara a ese tal Nezumi o como fuera que se llamara.

-Maldición, ahora no podre hacer muchas cosas-Mascullo Terumi entrando con lo que le quedaba de brazo vendado-Si lo hubiese matado…-Miro a Keiyuku-¿Se puede colocar una prótesis de última generación?

-Si, después yo te pondré una, por el momento debemos averiguar que paso con ese mocoso antes que la Sra. Fennec se le ocurra cortarnos alguna otra parte, es bastante sádica ¿verdad?

-Sádica es decir muy poco, realmente le gusta hacer sufrir a las personas-Se sentó al lado del doctor-¿Pero podrás operar con una mano así?-Pregunto señalando la mano que le faltaban dos dedos.

El hombre se miro la mano-No habrá problemas, pero lo único que deseo en no haberme metido en esto, si me hubiese quedado callado ella no hubiese sabido que aún queda un sobreviviente de esa tribu y todo esto no estaría pasando-Continuo viendo los documentos-Es impresionante la habilidad que tenían esa gente para hablar con la naturaleza sin problemas, es una habilidad que solo ellos poseían, por eso ese chico es tan importante, la Sra. Fennec creó a otra Elyurias con el material genético de la real, pero el problema es que la mezclo con una muestras de sangre que se obtuvieron de la masacre, sin ese chico no habría forma de que sus planes funcionen

-Por eso mismo intente matarle, pero falle por poco-El hombre miro por la ventana-Estos días se me han hecho eternos…

Ya había pasado una semana y media desde el dia que hirieron a Nezumi, el joven se encontraba de pie mirando por la ventana al Distrito Oeste-Bueno mis heridas están casi sanadas, pero muero de ansias por salir, estar tanto tiempo encerrado me pone nervioso

-¿Casi sanas? Nezumi aun ni siquiera te he sacado los puntos porque tus heridas todavía están sanando, ninguna herida como las que tienen sanarían en tan poco tiempo-Reprendió Sion al joven, este se encogió de hombros, desde que Nezumi se había podido levantar, Sion lo protegía y vigilaba por si se le ocurría volver a hacer algo tan estúpido como la última vez.

-Vamos Sion, no me mataron, estoy vivo y estoy mejorando sin problemas-Se le acerco y le rodeo la cintura con el brazo derecho mientras con el izquierdo le giraba un poco la cabeza hasta quedar mirándose a los ojos, poso sus labios suavemente en los de Sion, este sintió ese suave beso en sus labios, con sabor algo dulzón-Todo es gracias a tu continuo apoyo, mi majestad-Sion se sonrojo desde que había pasado lo del bicho se había olvidado de que Nezumi lo llamaba así, el chico se dio la vuelta hasta quedar de frente con Nezumi, el joven sonrió-¿Me quieres?

-No, yo te amo-Sus labios se unieron a los de Nezumi y esta vez el chico lo beso más profundamente y con tanta pasión como podía-Me gustaría que todo esto acabara para poder rehacer nuestras vidas y también hacer "eso"-Su cadera la junto con la de Nezumi, ambos ya se estaban excitando por ese sutil toque.

-Lo sé, me siento igual-Subió su mano a la nuca de Sion y aproximo mas sus labios a los del peliblanco, podía sentir el respirar cálido y el aliento del chico, Sion no podía quitar su vista de los ojos grises de Nezumi, con su lengua toco los labios del pelilargo, este le dio la entrada y comenzaron a besarse apasionadamente, solo gemidos de placer y las respiraciones agitadas de ambos chicos se oían en el lugar.

-Ejem…-Escucharon que decía desde la puerta, se separaron, Rikiga los miraba sonrojado-Lamento interrumpir el momento, pero es hora de comer-Dijo saliendo de la habitación, ambos chicos se miraron con los rostros encendidos. Tomándose de las manos bajaron a comer. El hombre había preparado pastas, se sentaron y con la vista baja, al menos Sion comenzaron a cenar-Chicos si necesitan un momento de privacidad para expresar sus sentimientos de una manera que ya saben, solo avísenme para no molestarlos-Indico sonriendo ante el rostro sonrojado de Nezumi y el rostro color tomate maduro de Sion.

-Gracias-Mascullo Nezumi sintiendo que lo poco de la dignidad y orgullo que tenia desaparecía por completo de su cuerpo.

La Sra. Fennec miro a Terumi-Espero que hayas aprendido la lección, ahora él, estará encargado de que hagan lo que les digo sin fallas-Dijo señalando a un hombre de unos dos metros y un poco más, de cicatrices sobre el labio, piel bronceada y cabeza con el cabello muy corto-Se llama Louka, es experto en seguir rastros, y también está autorizado de castigarlos si cometen algún fallo, eso es todo pueden retirarse, quiero pruebas de que ese sujeto está vivo, y lo quiero aquí lo más pronto posible si continua vivo-Les dio la espalda mientras salían acompañado por ese hombre. La mujer sonrió, ahora sus planes funcionarían, estaba segura de eso.

Bueno, ojala les guste, Nezumi es un tonto cuando no piensa antes, pero con Sion al lado nada malo le volverá a ocurrir. Recen para que así sea. Gracias por leer. Dejen Reviews, cometarios, sugerencias todas se les agradece.