Hace un par de días revise esta historia por curiosidad y me lleve un chasco importante. Así que decidí rescribirla y intentar hacerla un poco mejor, por eso voy a re subir todos los capítulos, para si alguien quiere volver a leerla.

En una casa común y corriente se veía a una alterada rubia gritar como una desesperada, esta rubia se llama: Lucy Heartefilia. Es una chica con una personalidad algo extraña;simpática a la par que cariñosa y valoraba su físico aunque otros no lo hicieran, su único problema :tenía muy poca paciencia, algo normal con sus compañeros de equipo, que por cierto se habían vuelto a colar en su casa, y para variar se habían comido toda la comida, habían fisgoneado sus cosas y hasta habían leído una parte de su novela, como siempre ella los había tenido que echar a patadas -si solo no pudieran entrar en mi casa- suspiro bajito.

Era un viernes normal y aparentemente no tenía misiones ni esperaba a nadie. Como no tenía nada mejor que hacer y no le apetecía en ese momento estar en su casa que había sido brutalmente allanada se fue a dar una vuelta. Se preguntaba cuantas veces se había pasado el día entero recogiendo los desastres que provocaban sus amigos.

-Si tan solo me hicieran un poco de caso y no lo destrozaran todo- suspiro la rubia un poco amargada.

De repente vio un anuncio que la hizo pararse en seco, el canal era algo parecido a una teletienda y anunciaban un producto que hizo que Lucy contuviera la respiracíon.

-se cuelan constantemente en su casa-si-dijo ella

-le roban sus objetos más preciados-si!-repitió Lucy con mas entusiasmo

-esta arto de ello-SIIIII!-grito la rubia, llamado la atención de la gente que paseaba por la calle y provocando miradas de desconcierto.

-Pues llame ahora al 934445556 para conseguir el nuevo sistema de alarma " polytop", este nuevo sistema tiene magia incorporada, de esta manera si los intrusos quieren entrar por la ventana se electrocutaran, si quieren forzar la puerta se incineraran y en caso de que consiguieran entrar y usted no se sientiera segura/seguro, solo a de repetir tres veces la palabra peligro y se activara un sistema que dejara aisladas a las personas de su hogar. Pero eso no es todo, su hogar se insonorizara y no se podrá entrar ni salir hasta que se vuelva a pronunciar la palabra p- justamente en ese momento exploto algo en un restaurante y no dejo escuchar las palabras que seguían el anuncio aunque Lucy tampoco lo necesitaba.

Lucy se encontraba llorando de la alegría, todos sus problemas se habían solucionado, con ese sistema de alarma podría mantener a sus compañeros de equipo alejados de su casa ,en especial a cierto pelirosa que últimamente la traía loca y bastante excitada, ya que mantenía ocupada la cabeza de la rubia prácticamente todo el día, pero lo más importante era que por fin tendría algo de privacidad.

Sin pensarlo un momento más llamo a la compañía, esa misma tarde le instalarían todo. Cuando terminaron todos los ajustes y preparativos para que el sistema funcionara correctamente le dejaron a Lucy un teléfono muy raro para emergencias. Empezó a probar las cosas que tenía ese maravilloso aparato. Lo que la fascinó más fue sin duda el sistema para comprar comida, tu hacías el pedido correspondiente y automáticamente se teletransportaba al frigorífico. Se había acabado ir a comprar al súper, por supuesto al final de mes te llegaba la factura aunque le saldría igual ir a buscarla, pero ahora ya no tendría que hacer el esfuerzo de ir.

También le encanto el nuevo sistema de luces con una palmada se apagaban y con otra se encendían, se quedo aproximadamente media hora dando palmadas como una idiota.

Su diversión fue interrumpida por un grito que procedía de la calle. Con curiosidad se acerco a la ventana y se dio cuenta de que Natsu y su fiel amigo azul estaban chamuscados y desmayados en el suelo.

Lucy puso una mirada escalofriante -aha eso les pasa por intentar entrar por la ventana sin mi permiso-pensó la rubia mientras esbozaba una sonrisa de aquellas que daban miedo .

Al cabo de un rato largo el pelirosa fue volviendo en si mismo, cuando estuvo por fin despierto cogió a Happy y se dispuso a hacer un segundo intento de entrar por la ventana y así explicarle a Lucy lo sucedido, pero otra vez se volvió a electrocutar después de varios intentos el neko hablo

-Nee Natsu, porque no intentamos entrar por la puerta-al chico le costó varios segundos analizar lo que le había dicho su peludo amigo, pero después de un suspiro dijo:

-Está bien vamos

Cuando se dirigió abrir la puerta una fuerte llamarada lo quemo, Happy que no aguanto más saco sus alas y se fue, pero no sin decir un último comentario:

-Natsu la casa de Lucy da miedo-y dicho esto salió volando.

Dentro de la casa una rubia se estaba carcajeando de la situación, Natsu hizo varios intentos más hasta que se rindió y en lugar de intentar forzar la puerta llamo.

Inmediatamente la rubia salió con una gran sonrisa y lo hizo pasar, por fin había conseguido que por primera vez Natsu llamara a la puerta, pero su momento de felicidad acabo cuando escucho lo que su amigo dijo y sin poderlo evitar empezó a sudar frio.

-Lucy, eso fue un peligro tu casa está muy rara-recordando que si decías la palabra peligro en menos de un minuto tres veces se aislaba la casa

-Natsu no vuelvas a decir eso- atinó a decir bastante nerviosa, Natsu que no entendía que pasaba y veía que su amiga estaba bastante alterada preguntó:

-el que peligro? Porque no puedo decir peligro?

La rubia se quedo estática pero despertó de su trance cuando empezó a oír un ruido muy fuerte, enseguida capto lo que pasaba, el sistema se había encendido y se estaban instalando las barreras mágicas , de un momento a otro el ruido paro y reino el silencio.

-Lucy que acaba de pasar-pregunto un Natsu aturdido

-no nada, solo que nos hemos quedado encerados hasta que diga una palabra que desconozco-dijo la rubia con aparente tranquilidad. Si, le había pasado algo muy normal se

Lucy trataba de asimilar todo lo ocurrido, después de estar en modo idiota por 5 minutos repitiéndose constantemente la palabra "solos" ,despertó de su eterno trance para fijarse en que su amigo había quedado pensativo, cosa rara ,no de echo extra rara

-Natsu pensar que irónico-se dijo la rubia para si misma, no pudo evitar preguntarse qué tendría tan absorto al chico.

Lo que Lucy no sabía era que Natsu no era tan tonto como ella pensaba, el chico si se esforzaba era bastante inteligente, pero como eso traía trabajo prefería evitarlo, por una vez se puso a reflexionar seriamente, haber se había quedado encerrado eso sin duda era malo, pero tenía parte buena; tenia comida, cama, bañera y lo más importante a Lucy, él era hombre, y aun que amaba molestar a la rubia diciendo que no tenia atractivo físico ,seguía teniendo ojos en la cara, y evidentemente se daba cuenta de que las palabras linda y sexy se quedaban cortas.

No solo eso, sabía que no era el único que veía con esos ojos a su amiga, había muchos en el gremio que no sabían el significado de la palabra disimular ,pero volviendo a lo importante quedarse a solas con Lucy no era tan malo, de hecho ni siquiera era malo, mentiría si digiera que la idea no era tentadora.

Al contrario de lo que todos pensaban no era un ignorante en el tema "mujeres", es más ya había tenido alguna que otra experiencia en el sexo, y como todo hombre lo había disfrutado como nunca ,y tener a una rubia de cuerpo estructural encerrada no le daba buenas ideas.

A pesar de todo eso el no solo quería a Lucy para llevársela a la cama, él la amaba le tenía mucho cariño, aunque la rubia tenia facetas raras eso no lo podía negar nadie, también era muy dulce y alegre. Si definitivamente antes de salir de esa casa Lucy seria suya, pero antes tenía que tramar un plan, bueno ya se le ocurriría.

Sorprendentemente se dio cuenta de una mirada chocolateada puesta en él, parecía que la chica por fin había despertado de su extraño trance y ahora lo analizaba pensativa, para romper el hielo le regalo una de mis mejores sonrisas y le dijo:

-bueno y ahora que haremos?.- Lucy tardo unos segundos en responder, pero de un momento a otro recordó un factor importante.

-me dieron un teléfono para emergencias! Llamaremos y pediremos que nos digan la palabra y ya!.

Lucy no tardo en empezar a correr camino a la cocina, cuando llego saco el telefonito rojo y empezó a buscar el numero en la agenda del teléfono para emergencias,rezaba para que diera línea ya que era e único teléfono que recibía cobertura.

-Natsu, encontré el numero de teléfono!.

Casualmente Natsu empezó a preparar un té con agua hirviendo pero cuando se lo iba entregar a la rubia esta se levanto y agito las manos ,provocando así que por "casualidad" el té se derramara encima del aparato.

El telefonito de emergencias tenía un cortocircuito y dejo de funcionar lo cual provoco a una rubia irritada y chillando con ganas visibles de matar a alguien.

Por desgracia la única persona que había allí era Natsu . Después de una persecución larga que acabo con dos chicos agotados decidieron que era muy tarde y que irían a dormir, pero allí empezaron los problemas para una rubia y los planes para un pelirosa.

-solo ay una cama.-anuncio Lucy que intentaba disimular al máximo su nerviosismo

-y? no le veo problema.- anuncio un Natsu con una sonrisa nada sana que por su suerte paso desapercibida .