Buenaas! Ya estoy de vuelta otra vez! Siento no haber podido actualizar ayer, pero es que no tuve ni un minuto libre y al final se me acumuló todo :S. Vamos a lo que vamos, este cap me salió algo corto y creo que mañana a primera hora (lo intentaré como sea) ponga la conti :D. Mis respuestas y empezamos de una vez xD.

KaItOsCaRLEt PF: jeje no lo sabes tú bien :D

yei-lin: me alegra que me digas eso :D Siempre intento subir lo más rápido que puedo, pero a veces no es posible ;)

Moka shijagami: jeje no te mueras ahora que todavía queda muchísimo xD.

memoriesofkagome: vamos por partes (me apetece aclarar esto porque creo que no me expresé del todo claro cuando lo escribí y me faltaron algunas partes):

Personajes: conoces a los más significativos como Conan, Heiji, Ran, Kogoro... por las investigaciones que hiciste antes de ir :).

Kaito: explicaré el por qué el mejor amigo de la infancia más adelante. Sabes que él es Kaito Kid por los comentarios de tu abuelo y de tu padre (aunque fueron sólo sospechas, tú intentaste descubrir quién era pero todo como a cuentagotas, no era una investigación definida).

Kudo: es lo que puede dar mayor confusión. Yo creo que al ser su aprendiz, has aprendido de él y demás. Y claro, que en el momento de que desaparezca él y aparezca Conan pues... Sexto Sentido.

Heiji: no quise parecerlo así y lo intenté decir como "transmitía algo fuerte", pero no quise decir que le gustaba y ahí, a lo mejor, me habéis podido malinterpretar. Lo quise parecer como si irradiaras confianza o algo por el estilo.

FBI: lo quise hacer como si colaboraras con ellos, pero sin llegar a pertenecer a ellos de momento. Es algo como lo que hace Conan pero más por tú cuenta.

Me alegra que me hagáis críticas como esta para poder ir mejorando yo y el fic.


Capítulo 19: Confesiones parte 3. La verdad.

- ¿Necesitas algo, (N)? -preguntó algo preocupado el inspector Nakamori-.

- ¿Puedes decirle a Kaito Kuroba que venga, por favor?

- ¿A Kaito? -se extrañó el inspector- ¿De qué le conoces?

- Éramos amigos de la infancia. Por favor, llámalo.

- De acuerdo.

El inspector salió de la habitación para llamar al móvil de Kaito. Mientras, (N) estaba sumida en sus pensamientos. Aprovechó los minutos que tenía para ella para ordenarlos y aclararse. "¿Sería la misma organización la que persiguen Conan y ella y la que persigue a Kaito Kid?". Era la gran pregunta que le faltaba resolver, y sólo la respondería si Kaito estaba dispuesto a contarle la verdad. Ya se encontraba bastante mejor, ya no tenía mareos y podría ser capaz de ponerse de pie, pero no lo intentaría por ahora. Kaito entró a la habitación donde estaba (N). Se le cayó el mundo encima cuando vio a (N) entubada a un montón de aparatos. Pero la situación cambió cuando (N) le sonrió alegremente. Eso mejoraba mucho la situación.

- ¿Estás bien? -preguntó Kaito cabizbajo y preocupado-.

- Sí, mucho mejor. Hasta siento que estoy en condiciones de poder andar.

- Me alegro… -seguía Kaito cabizbajo-.

- Oye, tú no tienes culpa ninguna de que esté así, además de que esto no es nada. Es culpa mía por arriesgarme a que no te dispararan. Si vas a estar en ese plan, me enfadaré contigo. -dijo irónica (N)-.

Kaito se dio cuenta de que estaba mucho mejor de lo que pensaba y que no debía preocuparse. (N) era muy fuerte en este tipo de situaciones.

- Por cierto, no respondiste a la pregunta que te hice, ¿qué demonios hacías con esa pistola? -preguntó Kaito-.

- ¿A ésta te refieres? -(N) cogió la pistola que tenía metida en su calcetín y se la mostró a Kaito- Es una pistola que me hizo un amigo aficionado a los inventos. Parece una pistola pequeña de balas, pero, en realidad, dispara dardos anestesiantes. Me la hizo parecida a una pistola de balas para imponer más. -soltó una risilla (N)-.

- Oh, ya veo. -Kaito empezó a examinar la pistola con cuidado- Y, ¿cómo la recargas?

- Mi amigo me daba los cartuchos con los dardos, pero ahora me las hace un científico amigo mío.

Kaito guardó en el calcetín de (N) la pistola. Y se sentó al lado de ella para hacerle compañía.

- Kaito, ¿me puedes hacer un favor? -pidió (N) con súplica-.

- Por ti, lo que sea.

- ¿Qué sabes de ellos? ¿Qué es lo que buscan?

Kaito guardó un momento de silencio. No sabía si contárselo o no. No quería ponerla en peligro.

- Si no me quieres poner en peligro, ya es tarde. Ya estoy metida en él y sé como apañármelas. Esto es lo más cerca que van a llegar. -dijo (N) señalándose su herida en el pecho-.

- Verás… -Kaito se animó a contárselo. "Tal vez le pueda servir de ayuda a ella para protegerse", pensó- mi padre murió accidentalmente hace ocho años en el ensayo de un truco de magia, ¿te acuerdas?

- Perfectamente. Mi abuelo cayó en una profunda depresión y acabó muriendo por eso.

- Pues no fue un accidente.

- ¿No? -se extrañó (N)-.

- No. Una Organización lo mató haciéndolo parecer un accidente porque…

- Porque él era Kaito Kid. -completó (N)-.

- Así es. No sé cómo mi padre pudo convertirse en Kaito Kid. Perseguía una joya que se llamaba Pandora. La leyenda dice que si ves Pandora a través de la Luna mientras pasa el cometa Volley, lágrimas se derramarán y quien beba de esas lágrimas, obtendrá la inmortalidad.

- He oído algo sobre eso, pero no me esperaba que fuera verdad.

- El caso es que mi padre quería buscarla y deshacerse de ella para que no se utilizara para malos fines. La Organización lo asesinó. Yo voy a cumplir el objetivo de mi padre y eliminar a esa Organización para vengarme.

- El caso es que yo también estoy detrás de una Organización, pero no sé si es la misma que la que te persigue. Tendré que pedirle a Andrew más información. No te preocupes, te ayudaré en todo lo que necesites.

- Gracias. Me reconforta que puedo confiar en ti para esto.

- Un último favor.

- Dime -Kaito era todo oídos-.

- Protege a Aoko porque ella te necesitará más que yo. ¿Lo prometes?

- Prometido.

Kaito no iba a decepcionar a (N). Iba a proteger a Aoko como le había pedido (N).

Los días iban pasando y siempre la visitaban Kaito, Conan y Ran. Cada día se sentía mejor, con más fuerza y más ganas de salir al mundo exterior en vez de estar empotrada en la cama. En esos días no ocurrió nada reseñable, Kaito y Conan le preguntaban sobre su pasado y (N) se lo relataba y Ran hablaba de cotilleos que surgían en clase. (N) no se quejaba, se reencontró con su mejor amigo de la infancia, Kaito; conoció a su ídolo, Shinichi Kudo, aunque convertido en un niño; y conoció a Ran, una amiga de total confianza. Además de haber conocido a otros dos detectives, Masumi Sera y Heiji Hattori, todo el mundo la quería y la trataban muy bien. Quería quedarse en Japón para vivir y ¿por qué no? Hasta ahora se las había apañado estupendamente con la casa y no tenía ningún problema. Y, si llegaba a tener alguno, podía confiar en el profesor Agasa que vivía al lado o en Ran.


Se terminó el cap, pero recordad lo que os he dicho. Mañana a primera hora tendréis el cap siguiente.

Capítulo 20: Promesa Negra.