¡Gracias por los reviews a Venetrix, Druida y damcastillo! Espero que os guste este capítulo.


Escapando del infierno


III

El tóxico perfume de la muerte se aspira en cada rincón de la ancestral casa. Orión Black yace inerte en su cama, mientras Kreacher se ve en la obligación de preparar la mortaja para su ilustre señor.

Observa con ternura y devoción su rostro pálido y demacrado. Los largos meses de enfermedad no han conseguido menguar la nobleza de sus facciones, ni su porte aristocrático.

Una solitaria lágrima escapa de sus ojos; él sabe que su amo se ha dejado morir. Su cuerpo podía haber superado la enfermedad, está seguro, pero su espíritu se rindió el día en que la fecha de la defunción de Regulus apareció en el tapiz familiar.

Kreacher carraspea:

—He terminado, ama.

Walburga se gira y le mira con los ojos vacíos de toda expresión.

Kreacher hace una profunda reverencia y, en silencio, abandona el cuarto para dedicarse a sus quehaceres.

Los elfos domésticos no pueden permitirse llorar a sus muertos.