Disclaimer: El Sherlock Holmes ficticio pertenece a Sir Arthur Conan Doyle y a Steve Moffat y Mark Gatiss, aunque el Sherlock Holmes de carne y hueso pertenece a John Hamish Watson.

Este fic es un regalo anticipado de cumpleaños para PrinceLegolas, que es tan fan de la serie como yo. A disfrutarla, mellon nin, y muchas gracias por tus consejos.

Capítulo Uno:

Sherlock Holmes estaba muerto y John Watson no podía pronunciar la frase sin quebrarse. Estaba devastado. Al saludar su tumba, hizo la venia militar porque consideraba a su mejor amigo un héroe, un soldado que había combatido hasta el final. Sin embargo, el detective había sido más que su mejor amigo, había sido el amor de su vida y en los últimos seis meses, se había convertido en su esposo. Sí, John y Sherlock se habían casado en secreto con Gregory Lestrade y la señora Hudson como únicos testigos. Los casos y el blog estaban atrayendo demasiada publicidad y como el detective juraba que Moriarty lo cazaría tarde o temprano, decidió que la boda fuera íntima para proteger a su esposo.

Así había sido Sherlock. Por fuera, la persona más egoísta que pudiera existir pero por dentro para él John lo era todo. No se lo demostraba con abrazos y besos públicos, sólo en la intimidad, cuando las luces se apagaban y los dos se deslizaban en la cama doble para hacer el amor.

John nunca esperó que su esposo le dijera que lo amaba. Él lo sabía y eso bastaba. Por eso, esa llamada a modo de nota suicida que realizó antes de arrojarse al vacío fue una declaración de su amor. Tampoco necesitaba adivinar el motivo de tan trágica decisión: sabía que Sherlock había saltado para salvarle la vida. ¿Qué otro motivo podía haber tenido para declararse un fraude y matarse?

Sherlock Holmes estaba muerto pero John no quería aceptar la realidad. Esperaba un milagro y sin ver a su esposo espiándolo detrás de los árboles, se marchó del cementerio.

….

-John, te ves terrible – suspiró la señora Hudson dentro del taxi, mientras ella misma se secaba las lágrimas con un pañuelo turquesa -. Espera a que lleguemos a casa y te prepararé un té.

Él quiso sonreírle a modo de cortesía sólo para descubrir que no le quedaban más sonrisas. Sólo un vacío profundo y negro en el pecho.

La anciana le apretó la mano.

-Lo sé, querido – murmuró -. Lo sé.

Cuando llegaron a la casa, John se despidió con un beso y corrió a encerrarse en su recámara.

-Dios mío – sollozó, mordiéndose los nudillos para no llorar -. Sherlock.

Era el lecho que habían compartido. Allí, entre esas sábanas, el detective le había demostrado que lo amaba. En ese colchón Sherlock Holmes había sido humano con la única persona que había amado.

John sintió que le faltaba el aire y lo asaltaron náuseas. Apenas le alcanzó el tiempo para llegar al baño. Vomitó en el retrete y se sentó en el piso, llorando amargamente.

¿Qué haría sin Sherlock?

…..

Hola a todos:

Aquí regresé con este fic después de deleitarme con los dos primeros capis de la segunda temporada y llorar a mares con el final. Este fic contiene mpreg y habrá una violación necesaria para la trama. Pero aclaro que terminará muy bien.

Besitos

Midhiel