Título: El dulce sabor de su sangre

Rating: T

Fandom: Dark Shadows

Pairing: Barnabas Collins / Julia Hoffman

Summary: Él la había asesinado. Pero lo que él no sabía era que ella volvería... y que buscaría su venganza.

Disclaimer: No me pertenece ningún personaje de Dark Shadows

Nota de autora: Bueno... espero que les guste este capítulo :D ya es el cuarto y gracias, mil gracias a las reviews...

Capítulo 4: Ilusión

Barnabas no durmió esa noche. Después de que Julia lo amenazara, se dirigió a la azotea a pensar. Estuvo toda la noche maldiciendo a Julia y a sí mismo por no haber hecho bien el trabajo. De todas las personas que él hubiera esperado que entrara por la puerta, jamás hubiera esperado que fuera ella. Julia estaba totalmente cambiada. Casi no la reconocía. Antes sólo le parecía hermosa, pues tenía una belleza considerable detrás de sus vestidos floreados y olor a alcohol.

Pero ahora sólo le inspiraba algo más que el hecho de creer que era hermosa. Ahora el sentimiento se había vuelto carnal. El tenerla cerca, con esa piel pálida y fría como la suya, con esas piernas blancas y esa ropa ajustada a su sensual figura, sólo lo hacía desearla, por sobre todo el odio que le tenía. No le podía estar pasando esto a él. Él era Barnabas Collins. Sobrevivió a doscientos años en una caja y al amor mortal de la terrible Angelique ¿Cómo podía ser que, así de la nada, saliera Julia y lo hiciera dudar de sí mismo? Se sintió tonto.

Sin embargo, cuando el sol comenzó a arrimar en el horizonte, Barnabas tuvo que volver a entrar para que no le diera la luz. Pacientemente, esperó a que se hiciera la hora del desayuno y bajó al comedor, ordenándole a Willie que cierre las cortinas de su lado de la mesa.

Cuando dieron las nueve de la mañana, la familia Collins estaba desayunando. Sólo faltaban dos personas en la mesa. Carolyn, que no había querido levantarse pues estaba algo débil, la noche anterior había sufrido la última transformación del ciclo lunar y Julia que aún no había bajado. El resto aún estaba allí. Barnabas conversó un rato con Elizabeth, pero a los pocos segundos, la mesa estaba en silencio otra vez.

"Buenos días a todos" de repente, Barnabas escuchó una voz detrás de él. Sonaba como Julia. Ella entró por la misma puerta que había usado él, astutamente evitando los rayos de luz solar que entraban por la ventana. Los ojos de Barnabas se abrieron en cuando la vio. Julia vestía una falda negra, muy corta, con unos zapatos de taco alto negros. Su camisa era blanca y muy ceñida en la cintura. El escote llegaba justo en medio de su pecho. Aunque no quiso, Barnabas pudo notar que ella estaba usando un sostén rojo sangre. El resto de la familia Collins, dijo buenos días a Julia y luego siguieron en sus propios asuntos. Julia caminó despacio, muy cerca de él y se sentó, tambien junto a él, cruzando las piernas. Barnabas no podía dejar de mirarle su... camisa.

"Oye tú, mis ojos están aquí arriba" le dijo ella, en voz baja y con una sonrisa. Era obvio que no le molestaba que él la mirara, sólo lo decía para enojarlo. Barnabas la miró a la cara y puso una expresión seria, como si no le importara.

"Buenos días" dijo solemnemente, intentando volver a su desayuno.

"¿Sabes...?" dijo Julia sirviéndose una taza de café "Estuve pensando en ti"

"¿Qué?" preguntó Barnabas. Julia bebió un sorbo de su café y exclamó:

"¡Guau! El café es más delicioso sin whisky"

"Julia ¿Qué decías?" insistió él.

"Ah, cierto. Dije que... había estado pensando en ti y creo que... llegué a cierta conclusión sobre mi venganza"

"¿A qué te refieres?" dijo Barnabas, inclinándose hacia adelante. Ella lo miró mordiéndose los labios. A él le encantó eso, pero quería mantenerse enfocado en lo que ella decía "Vamos, dilo"

"Quizás puedas darme algo que yo quiera" Julia guiñó un ojo y sonrió. Barnabas tragó y luego se atrevió a preguntar

"¿Cómo qué?"

Julia se pasó la lengua por los dientes, con una sonrisa diabólica "Me refiero a algo que tú puedas... darme" y sutilmente, Julia le acarició la pierna a Barnabas. Le tomó mucho de su autocontrol el no responder al tacto de ella, sólo le dedicó una mirada de odio.

"Estas jugando con fuego, Julia" le advirtió él.

"Justamente eso busco, Barnabas" dijo ella, y en vez de ser solo una caricia, le apretó la pierna con la mano. Barnabas dio un pequeño salto en su asiento y se puso de pie.

"Discúlpenme" le dijo a la familia y se retiró de la sala. Julia lo miró sonriente. Había ganado otra vez. Que ella intentara seducirlo no era lo que a Barnabas le molestaba, lo que lo molestaba era que la seducción estaba funcionando.

"¿Qué le sucede a Barnabas?" preguntó Elizabeth, desde la otra punta de la mesa. Julia abrió los ojos y dijo:

"No lo sé. Está actuando raro ¿No te parece?"

:.:.:.:

Barnabas se fue lo más rápido que pudo hacia su recamara, vigilando sobre su espalda, que Julia no lo estuviera siguiendo. Una vez adentro, se recostó contra la puerta con los ojos cerrados. Julia era una mujer muy tentadora y al parecer, ella había descubierto como usar eso en contra de él. Era obvio que ella no se había vestido tan provocadora por mera casualidad. Ella lo tenía planeado. Lo único que tenía que hacer él, era no sucumbir a sus encantos. Por más dificil que eso fuera.

Ya eran las once de la mañana, y Barnabas se comenzó a sentir cansado. Esta ya era la hora en que usualmente dormía. Entonces, se quitó los zapatos y el saco. Como hacía algo de calor, se dejó la camisa abierta y se acostó en su cama. Ya hacía rato que había aprendido a dejar de dormir de cabeza. Apagó las luces, dejando la habitación a oscuras. Y en pocos momentos, Barnabas se quedó dormido.

Fue despertado tiempo después, por un ruido. Un ruido de su puerta abriéndose. Barnabas abrió sus ojos y se sentó en la cama. No veía nada en la oscuridad de la habitación, así que encendió la lámpara de su mesa de luz. El cuarto se iluminó vagamente y Barnabas pudo ver a Julia en su puerta. Su expresión le decía que ella estaba tramando algo.

"¿Qué haces aquí, Julia?" preguntó Barnabas, intentando sonar amenazador. Ella no contestó, solo le guiñó el ojo y trabó la puerta. Entonces, Julia comenzó a avanzar hacia la cama de Barnabas, su mirada llena de deseo. Ella se subió a la cama y comenzó a gatear para llegar a él "¿No deberías estar durmiendo?" le preguntó Barnabas, intentando ignorar el hecho de que ella estaba sobre él.

"No tengo sueño, querido" murmuró.

"Pero..." intentó él una vez más, pero ella le puso un dedo sobre los labios.

"Shhh... No querrás que vengan a buscarnos"

Barnabas se quedó quieto, mirándola profundamente a los ojos. Julia puso todo su peso sobre, obligándolo a volverse a acostar y relamiéndose los labios, Julia lo besó. Al principio, no supo qué hacer. Ella presionaba sus labios contra él, rogando por acceso. No tuvo que pasar mucho tiempo para que Barnabas se abandonara a sus necesidades. La besó con pasión, sintiendo que ella le acariciaba el pecho expuesto, sus manos tan frías como las de él. Sin romper ese beso, Julia levantó las sábanas que la separaban del cuerpo de Barnabas. Él recorrió las piernas de ella con sus manos, notando lo suaves que eran.

Con sólo un poco de su fuerza, Barnabas y Julia rodaron en la cama, haciendo que ahora él estuviera encima de ella. Barnabas se separó sólo un poco de ella para observarla. Ella lo miraba con lujuria, su pecho subía y bajaba por su agitada respiración.

"¿Qué pasa? ¿Tienes miedo?" lo tentó ella.

"Tú tendrás miedo de lo que te ocurra" dijo Barnabas y comenzó a besarle el cuello.

"Deberías tener miedo ya que esto no está pasando" ella le murmuró al oído.

"¿Qué?" preguntó Barnabas. De repente, se despertó en su cama. Su respiración era agitada y estaba completamente transpirado. La habitación seguía a oscuras y no había nadie a su lado. Frustrado, intentó volver a dormir, aunque no lo consiguió. Terminó levantándose a las siete de la tarde, sin haber dormido y rogando no encontrarse a Julia otra vez.

Continuará...

Nota de autora 2: Me encanta escribir esta clase de sueños. No sé por qué. Espero que les haya gustado :D

Para los que están leyendo "Te odio porque me haces amarte", subo un nuevo capitulo en la tarde, aquí en el fandom Dark Shadows

Dejen review

Shenelopefan