No sabía como había acabado por ser convencido pero de una forma u otra había terminado ahí. Sentado en aquella mesa de ese restaurante tan privado, sintiéndose un tanto nervioso y ansioso a la vez.

Esperaba intranquilo con el menú en sus manos sin siquiera mirarlo, limitándose a mirar hacia todas partes en busca de aquel personaje afrancesado.

Vamos, Duck. No creo que sea necesario el tener que quejarse toda la noche-

El gato de pelaje negro con blanco dio un pequeño salto al escuchar aquella forma de hablar tan única. Volvió su mirada hacia atrás logrando ver entonces al conejo grisáceo que venia sorpresivamente acompañado de nadie mas y nadie menos que aquel pato de plumaje oscuro.

Estamos de acuerdo que esto es algo que tu no comprendes, conejo. El tener que soportar el ser burlando por un ratón, mientras que tu muerdes una zanahoria y todos tus problemas se solucionan.- replico Daffy caminando al lado del conejo.

Es posible que tengas razón, pero no es solo el morder una zanahoria, es también el uso de algo llamado cerebro, Duck. Deberías de intentarlo, no te haría mal-

¡¿Qué es lo que intentas decir con eso, dientón?!- grito perdiendo su paciencia y mostrándose furioso por las palabras del conejo.

Por eso decía que era mejor que no estuvieras quejándote durante la noche.- sonrió de forma tranquila.

Sylvestre coloco rápidamente el menú a la altura de su cara al ver que el conejo y el pato pasaban a su lado y deseo con todas sus fuerzas el que no pudieran verlo, pero claro… la mala suerte era su fiel compañera y esta vez no iba a ser la excepción.

¿Sylvestre?- la voz de Bugs lo hizo bajar el menú de golpe.

Bugs, Daffy…- sonrió nervioso. – vaya coincidencia ¿Qué es lo que hacen aquí?-

De seguro vinimos a hacerla de chefs.- dijo Daffy con un tono sarcástico por la absurda pregunta.

Bugs se limito a lanzar una mirada de molestia para callarlo y volvió su vista hacia el gato.

Lo he sacado a cenar ¿tu que haces aquí?-

Yo eeehhh…- vacilo antes de contestar. – estoy esperando a un amigo…-

Ya veo. Bueno, Doc. Como Daffy esta de malhumor y no tengo ganas de aguantarlo yo solo ¿te parece bien que te hagamos compañía mientras esperas?-

La amabilidad tan descriptiva del conejo, no era algo que detestara pero no tampoco era algo que agradeciera en esos momentos…

Como quieran…- respondió aun fingiendo sonreír.

Miro como el pato se sentaba frente a él y el conejo se ponía a su lado. ¿Qué demonios estaban haciendo ellos dos ahí? ¿Por qué precisamente ese día que el había accedido a tener una cita por primera vez en mucho tiempo, tenían que aparecer ellos y arruinarlo todo?

Silencio incomodo mientras que el conejo permanecía con su sonrisa tranquila y el pato con su ceño fruncido.

Y… ¿Cómo esta piolín, Doc?- soltó Bugs intentando romper con la sensación de incomodidad.

no cocinado al menos.- respondió un poco molesto.

Sylvestre sabe de lo que hablo, cuando digo que no es justo que tengamos que parecer idiotas siendo burlados por creaturas mas pequeñas que nosotros- dijo Daffy adentrándose de forma brusca en la conversación.

Rápidamente el gato reacciono ante el comentario del pato, volviendo su mirada hacia este.

Exacto, se creen muy listos pero la verdad es que son demasiado débiles como para poder defenderse de forma directa. Si tuviéramos que arreglarlo con una pelea justa sin que pudiera usar nada para defenderse, entonces ganaríamos-

Bugs se quedo en silencio mientras observaba como el pato y gato se disponían a quejarse, Sylvestre de Piolín mientras que Daffy de Speedy. Era increíble lo que su pregunta habia desatado, venia intentado soportar las quejas del pato y habia acabado duplicándolas y escuchando las del gato. Y es que viéndolo desde cierto punto de vista, Sylvestre compartía bastantes cosas con Daffy sus personalidades no eran tan diferentes, pudiera ser que el gato fuera un poco mas distraído y torpe pero eran similares.

Soltando un suspiro volvió aburrido su mirada hacia otro lado, viendo entonces a lo lejos a Pepe. Aquel zorrillo de buen parecer pero de mal oler, venia con una sonrisa bien plantada en su rostro.

Bugs lo miro extrañado, Daffy y el solian ir a cenar seguido a ese restaurante pero nunca antes le había tocado ver a ninguno de sus compañeros Looneys, y lo que era aun mas raro es que no solo se habían encontrado con uno, sino que con dos.

El zorrillo paseo su mirada por el lugar por un momento hasta que vio al conejo a lo lejos.

Monsieur Bunny- dijo con su tono de voz afrancesado acercándose rápidamente al conejo. – disculpe, Monsieur Bunny, pero no ha visto usted a…-

No logro terminar de decir cuando la voz del gato llego hasta sus oídos, este seguía envuelto en la conversación con el emplumado, tan distraído que no se habia percatado de su presencia.

Sylvestre- llamo acercándose al gato para plantar un beso sobre su mejilla.

El nombrado dio un salto fuera de su lugar acabando sobre el regazo del conejo. Daffy volvió su vista hacia el zorrillo quedándose tan intrigado como el conejo.

Hola mon amour- pronuncio de forma conquistadora.

Era posible que ni Daffy ni Bugs supieran nada de francés, pero estaban seguros que dichas palabras tenían un sentido muy distinto al de un amigo.

Hola…- dijo tenso bajándose del regazo del conejo.

Bugs miro primero al gato y después al zorrillo, el ligero sonrojo sobre las mejillas de Sylvestre y su ceño tenso, Y la sonrisa enamora de Pepe y sus ojos conquistadores, todo indicaba que aquello era solo una cosa… Una cita… y el y Daffy estaban interrumpiendo.

Ee… de acuerdo, Doc. Ha sido un gusto el poder verlos, pero Daffy y…- no logro terminar de decir cuando la voz de Pepe lo interrumpió.

No, Monseiur Bunny, quédese s'il vous plait. Será un gusto el tenerlos aquí para acompañarnos.-

El zorrillo forzó al conejo a sentarse junto a Daffy mientras que él tomaba el lugar junto al gato.

El mesero se acercó rápidamente y el zorrillo fue el encargado de pedir la cena para todos, al igual que un vino bastante fino que pudieran compartir.

Y dígame Monseiur Bunny, han estado haciéndole compañía a mi "petit chaton"- lanzo una mirada picara hacia el gato.

Sylvestre se limito a apartar su mirada encontrándose nervioso.

Hemos estado acompañando a Sylvestre, si eso es a lo que te refieres Doc.- respondió inseguro.

Pepe sonrió ante la respuesta y se aventuro a colocar su mano sobre la del gato. Sylvestre se resistió en un principio apartándola rápidamente pero el zorrillo acabo tomándola con más fuerza.

Bugs podia ver la incomodidad del gato puesta por toda su cara, sintiéndose principalmente avergonzado por su prensia y la del pato. Asi que opto por hacer algo que lo ayudase a sentirse mas comodo. No era común el que hiciera esto, pero en momentos asi lo creyo necesario.

Echo un rápido vistazo hacia la mano del pato que se encontraba reposando sobre la mesa y con suma tranquilidad coloco la suya sobre la de él.

El pato reacciono de inmediato mas no aparto la mano, se limito a mirar confundido hacia el conejo. Por lo general ellos no demostraban ese tipo de afecto, el tomarse de las manos frente a otros era algo que nunca hacían; preferían permanecer como "amigos" cercanos mientras se encontraran en publico, guardándose esos detalles románticos para los momentos en que se encontraban solos.

Monsieur Duck, no sabia que usted era su pareja- dijo quitado de la vergüenza.

Daffy abrió su pico mas sin embargo fue incapaz de formular una palabra, "pareja" era la primera vez que alguien le decía eso encontrándose con el conejo. Claro que eran algo mas que amigos, claro que él lo aceptaba, pero el uso de esa palabra era algo que lo había tomado desprevenido.

Yo… si… Bueno Bugs y yo… el…- palabras torpes salieron de su boca sin lograr acomodarse.

Sylvestre los observo sorprendido, ahora no era el único que se encontraba nervioso, sino que el pato había comenzado a perder su estilo seguro también.

Así que ustedes están saliendo…- logro decir Sylvestre aun pasmado por el descubrimiento.

Nuevamente los ojos del pato se abrieron grandes y pudo sentir como la mano del conejo se deslizaba sobre la suya haciendo pequeñas caricias.

No precisamente, bueno… él es el que se va a mi cuarto. Yo no tengo nada que ver- sus palabras salieron atropelladas.

El conejo lo miro con molestia pero comprendía la reacción del pato, después de todo nadie se había atrevido a interrogarlos acerca de la relación cercana que mantenía y mucho menos de forma tan directa.

Si pero el a decidido vivir conmigo por su cuenta- dijo de manera calmada.

Decidiendo jugar un poco con el pato acerco su rostro al de este dejando que su nariz pegara contra su mejilla haciendo una pequeña caricia.

La sonrisa de Pepe se curveo aun más sintiéndose conmovido por esa demostración de afecto.

Apartarte diento- rezongó Daffy sintiendo como los colores se le subían al rostro.

El gato se sintio confundido por el recién hallazgo, todo ese tiempo creyendo que eran mas rivales que amigos y de repente veía que en el fondo de esa relación habia algo mas, aquello lo habia confundido. Pero en cierta forma no era algo tan descabellado, después de todo había muchas cosas que hacían de su relación algo sospechoso. Como por ejemplo el hecho de que vivieran en el mismo lugar, el que pasaran largos ratos en los camerinos del conejo encontrándose a solas… de hecho ahora que lo pensaba detenidamente, era algo un tanto obvio.

Petit chanton et moi, vamos en nuestra primera cita apenas- apretó con mas fuerza la mano del gato para después depositar un beso sobre la nariz de este.

Entonces, no esta bien que Bugs y yo estemos interrumpiendo, por lo tanto nos vamos- se puso de pie intentando irse.

Al ver el acto del pato, Sylvestre reacciono de manera inconsciente tomando a Daffy del brazo. De alguna forma el tenerlos ahí lo hacía capaz de sobre llevar aquel nerviosismo que sentía al encontrarse en presencia del zorrillo. Era posible que el emplumado ignorara esto pero al menos para Bugs quedaba claro que el gato necesitaba de su presencia por lo menos por esta cita.

¿Por qué no nos quedamos un rato, Doc? Estoy intrigado por la manera en la que han decidido tener una cita- dijo Bugs obligando al pato a sentarse de nuevo e intentando parecer un interés original en la relación del gato y el zorrillo.

E sido yo Monsieur el que lo ha invitado, digamos que me he quedado completamente flechado después de haber tenido que hacer una grabación juntos. Petit Chaton no es tan abierto pero después de insistir, he conseguido este enorme honor de que haya conseguido una cita-

Tomo al gato entre sus brazos abrazándolo de forma amorosa mientras lo besaba en la mejilla, por otro lado Sylvestre intentaba apartarse sintiéndose avergonzado por la acción del zorrillo.

No es que me hayas dejado otra opción. Me seguías todo el día e incluso te escabullías dentro de mi casa- coloco sus manos sobre el pecho del zorrillo intentado apartarlo.

Mientras mas intentaba apartar al zorrillo de si, este lo abrazaba con más fuerza intentando ahora robarle un beso de sus labios. Pero al final fue el gato quien salió ganando, logrando zafarse del agarre de Pepe para entonces salir corriendo del restaurante lo mas lejos posible.

Eso es lo que yo llamo correr- dijo Daffy viendo las llamas sobre el suelo que había Sylvestre.

Pepe corrió hasta la salida del restaurante con la intención de seguir al gato, pero al no verlo por ningún lado opto por regresar. Ya lo había estado persiguiendo bastante en el intento de conseguir una cita con el y ahora que la había conseguido este había huido otra vez.

Bugs miro al zorrillo regresar con su cabeza semibaja

Tal vez dejo el horno encendido en casa y se tuvo que ir, Doc.- dijo intentando consolar al francés.

Monsieur Bunny, Monseiur Duck ¿es posible que alguien llegue a amarme?-

Por supuesto, Doc. Si él lo logro- dijo Bugs con una sonrisa y señalando al pato.

Precisamente, si yo lo…- Daffy razono las palabras del conejo dándose cuenta que habían sido mas un insulto hacia su persona que otra cosa.

Pepe volvió su mirada hacia el par de Looney que discutían junto a el. ¿Cómo era que siendo tan diferentes lograran mantener algún tipo de relación que no fuera el querer matarse el uno al otro? No podía ser por los encantos del pato, quien si tal vez era atractivo, pero tenia una personalidad difícil, entonces… ¿Qué era lo que había visto Bugs?

Monseiur, ¿Cómo es que ha conseguido estar con el pato?- dijo interrumpiendo dentro de la discusión.

Daffy y Bugs hicieron un intercambio de miradas.

Es una larga historia, Doc- corto el conejo.

Demasiado larga para ser contada- prosiguió el pato.

La efusividad de mi amor ha hecho que mi Petit Chaton corriera despavorido. Pero usted Monsieur ha logrado mantener su relación con este difícil pato sin juicio. ¿podría ayudarme a conseguir mi Petit Chaton?- pido de forma cortes.

Bugs miro por un momento los enormes ojos del zorrillo, pudiendo ver la suplica en estos y su necesidad de poder ganarse al gato. Fue así como antes de que pudiera darse cuenta se vio a si mismo aceptando la petición del zorrillo.

-ooooo-oooo-

Suaves masajes sobre sus orejas y se podría decir que se encontraba completamente relajado estando en la cama con el pato sentado en esta ligeramente inclinado, mientras que el dejaba que su cuerpo se recostara sobre el de Daffy sintiendo como sus manos recorrían suavemente sus largas oreja. Sus manos paseaban lentas por el torso del pato mientras que su cabeza permanecía sobre ese cómodo pecho, donde podía escuchar el latir acelerado de su corazón.

El olor a loción y a jabón era detectado fácilmente por su nariz y el tacto del pato comenzaba a arrullarlo.

Ahora si que has metido la pata conejo. ¿Cómo se supone que vas ayudar a Pepe? Ese Zorrillo es un romántico de primera, no hay forma en la que puedas bajar su nivel de romanticismo- dijo Daffy con un tono medio malhumorado y moderado.

Solo es necesario el que pueda controlarlo, además de que necesitare hablar con Sylvestre también, de seguro que esto es algo nuevo para el y el acostumbrarse le tomara tiempo…-

Besos sobre sus orejas y podía sentir la respiración del pato contra ellas.

Tu llevas una buena relación con Sylvestre… es posible que lo mejor sea que tu…- no termino de decir cuando las manos del pato acabaron apartándolo de ese cuerpo emplumado.

Olvídalo, Dientón. Tu te metiste en esto, a mi no me involucres- dijo saliendo de la cama dirigiéndose al baño.

Bugs se volvió rápidamente hacia el pato viéndolo caminar hasta adentrarse en el baño. Siendo Daffy y Sylvestre tan cercanos lo mas posible era que el gato accediera a ser ayudado por el pato. Sylvestre llegaba a ser mas dosil que Daffy, por lo tanto se dejaría llevar por las palabras del emplumado. Esa seria la forma perfecta de ayudarles, Bugs intentando enseñarle a Pepe la forma correcta de llegar al gato y Daffy intentando convencer a dicho gato de darle una oportunidad al zorrillo.

Piénsalo, Duck, seria ayudar a Sylvestre…- dijo poniéndose frente a la puerta del baño.

El pato no tardo en salir con una mueca en su rostro, las palabras del conejo no lo habían convencido ni un poco.

Entonces, tómalo como un favor que te estaría debiendo…-

Apenas y dijo esto cuando la mirada de Daffy volvió a el ahora con una sonrisa burlona. El pato pego al conejo contra la pared colocando sus manos sobre el pecho de este.

¿entonces me deberías un favor, conejo? sabes que podría hacerte hacer algo ridículo ¿cierto?- miro directo hacia esos ojos confiados.

Bugs sabia que se habia echado la soga al cuello con eso de deberle un favor a Daffy, su manera de cobrárselo podría ser mil veces mas cruel de lo que su favor fuese, pero al menos de esta forma conseguiría su ayuda.

Ya lo se Duck. ¿entonces tenemos un trato?- estiro su mano hacia el pato tras haber apartado las manos de este de su pecho.

Una amplia sonrisa malévola ilumino la mirada picara del pato, quien tomo la mano que le ofrecía para que la estrechara y termino besándola burlonamente en la palma. Después entre lazo sus dedos con los de el y aproximándose al conejo lo beso en los labios poniéndose ligeramente de puntillas.

Acabaron los dos recostados en la cama uno en seguida del otro, recostados de forma en que podía verlo de frente. Con ambas manos tomaba una del conejo y la besa lentamente, no sabia cual era su afición con esas manos enguantadas pero le gustaba jugar con ellas, mordiéndolas, besándolas, acariciándolas. Mientras que sentía esas largas patas rosar con las suyas dejando que ese suave pelaje lo tentara a seguir con el juego. Miro el rostro adormilado del conejo.

El dejarse arrullar por esas caricias lentas y hábilmente repartidas se había vuelto necesario para su conciliación del sueño, aun que eran varias las veces en las que acababan haciendo otra cosa que durmiendo. Le fue inevitable el soltar un ligero quejido al sentir una pequeña mordida sobre uno de sus dedos.

El resistirse ante esas formas de persuadirlo, era algo inútil, el pato siempre acababa haciendo que lo besara…

-oooo-

El escapar de las situaciones era común para el, pero ¿en realidad debió de haberlo hecho}?

Se despertó alterado tras haber soñado con la elegante voz del francés, que susurraba su nombre de forma seductora y romántica.

No le gustaba el hecho de tener que admitirlo pero ese zorrillo insistente poseía un algo que lo volvía raramente atractivo y el no podía hacer nada por contrarrestar ese nerviosismo de tenerlo cerca.

El gato se levanto perezoso de su cama para dirigirse a la cocina. Aun era de madrugada por lo tanto aun había tiempo de dormir, pero no sin antes tomar algo que lo ayudase a conciliar el sueño. Se acercó al refrigerador y saco de este lo que era un frasco con leche y tomo directo de este sin molestarse en sacar un vaso.

Petit Chaton…-

Esa voz se escucho en su mente revotando en su cabeza y acabo casi ahogándose con la leche que tomaba. Volvió su mirada hacia los lados creyendo que no era un juego de su mente, pero al no ver a nadie y notando la casi completa oscuridad de la casa se dio cuenta que era una jugada sucia de su cerebro.

Debo estar volviéndome loco- dijo para si mismo.

Coloco el frasco devuelta en el refrigerador y camino cansado hasta su cama, sin poder quitar de su mente la figura de ese zorrillo francés.

Apenas y se acostó cuando el sonido del teléfono lo obligo a salir de la cama otra vez.

Levanto el teléfono y se lo llevo hasta su oreja.

Hola…- dijo mientras bostezaba.

Petit Chaton…-

La expresión de sueño fue apartada de su rostro con brusquedad cambiando por una de pánico. Sintió su corazón alterarse de sobre manera y miro a su alrededor paniqueado, intentando descubrir si el zorrillo se habia escabullido dentro de su casa otra vez, pero no vio y la casa seguía silenciosa.

¿Qué es lo que quieres?- pregunto con un tono miedoso.

Petit Chaton, yo… perdón… Petit Chaton-

La voz del zorrillo zona extrañamente triste, algo por de mas de raro en el, por lo general cuando lo llamaba escuchaba inmediatamente esas palabras amorosas dichas con toques francés y románticos. Era algo empalagoso pero… dentro de si sentía un gusto por esa forma tan amorosa con la que le hablaba.

Lo siguiente que escucho fue el sonido de un suspiro cargado de desconsuelo y tras de el una serie de "pips" que le indicaban que el francés había colgado ya.

Regreso a su cama, pensativo por la extraña llamada y la voz nada alegre de Pepe. Se recostó con su vista en el techo y fue cuando realizo que no seria capaz de pegar el ojo por el resto de la noche.

-ooo-oooo-

Tener que involucrarse en asuntos que no eran de su interés, no era precisamente algo que le diera mucho gusto hacer, pero aun asi estaba camino hacia la zona de descanso donde sabia que encontraría al gato que estaba buscando.

La primera serie de grabaciones había acabado y les habían otorgado un tiempo para que pudieran almorzar algo rápido para entonces volver a su trabajo de hacerla de Looneys.

¿Qué hay de nuevo, Duck? ¿ya te has puesto de acuerdo con el gato?- pregunto Bugs dándole alcance al pato mientras que lo veía dirigirse al área de descanso

La voz del conejo lo tomo por sorpresa haciendo que diera un pequeño salto.

¿Qué demo…? ¡en eso estoy, conejo!- respondió de forma agresiva. – ¡no presiones!-

No lo hago, Daff. Solo era una pregunta- replico de manera tranquila.

Se adentraron en el lugar que estaba como siempre lleno de ruido y desastres por todos lados, unos jugando con la comida, otros peleándose y unos mas correteándose.

Bugs miro por el lugar logrando localizar al zorrillo que estaba buscando.

Recuerda, Duck. Intenta no perder los estribos- lo tomo discretamente de la mano.

Si, ya lo se.-

Una sonrisa por parte del conejo y la mano de este solto la suya para dirigirse hacia Pepe, mientras que el caminaba hacia la mesa donde estaba Sylvestre persiguiendo a Piolin quien volaba alrededor de la mesa con el gato persiguiéndolo muy de cerca con la intención de atraparlo.

Veo un lindo patito- dijo el canario deteniéndose de golpe haciendo que Sylvestre también se detuviera.

El gato volvió su mirada solo para encontrarse con la figura del pato acercándose a el

Si, es un lindo patito- volvió a decir el canario con su típica voz tierna.

Si, lo que digas perico.- dijo el pato de manera arrogante.

¡Soy un canario!- dijo Piolín sintiéndose ofendido por la equivocación del pato.

Lo que seas, perico, canario, es igual.- volvió su mirada hacia el gato tras haber apartado al canario de su camino.

Sylvestre miro con duda hacia el pato pero este no le dijo nada solo lo tomo de la mano y lo llevo hasta una mesa pasando frente a otra en la cual estaba Bugs sentado con Pepe, quien apenas y lo miro.

Espera ¿Qué es lo que quieres?- intento soltarse del agarre pero la mano de Daffy tomaba la suya con fuerza.

Llegaron hasta la mesa indicada que estaba no muy lejos de donde se encontraba sentado el zorrillo con el conejo. El pato lo obligo a sentarse para después ponerse frente a el.

Mira, felino. Como soy una persona de un corazón bondadoso y como eres un gran amigo para mi, entonces te ayudare en los problemas que tienes con cierto personaje…- señalo discretamente hacia el zorrillo.

¡¿ayudarme?!- dijo enfureciéndose ante el carácter egocéntrico del pato. - ¡yo no necesito ninguna ayuda en este tipo de cosas!-

El pato se limito a sonreír de forma burlona y se aproximo a colocar una mano sobre el hombro del felino.

Si salir corriendo en tu primera cita no es una llamada de ayuda, entonces ¿Qué es Sylvestre?- intento no reírse.

Aparto de un manotazo la mano del pato sintiéndose tanto avergonzado como realmente iracundo.

No salí corriendo, solo… solo quería tomar un poco de aire- escupió respondiendo rápidamente.

Por supuesto….- arqueo una ceja viéndolo escéptico. – entonces nos vemos para comer mas tarde-

¿para comer?- repitió confundido.

Voy a ayudarte con tus problemas inexistentes de pánico.- se puso de pie.

Coloco su mano sobre la cabeza del gato y dándole un par de palmadas en esta se retiro aun con esa sonrisa burlona.

Entonces nos veremos en mi casa, Doc.- menciono Bugs poniéndose de pie.

Si, Monsieur…- sonrió el zorrillo.

Sylvestre miro hacia el pato quien acabo saliendo del lugar siendo acompañado por el conejo. Fue hasta entonces cuando los vio juntos que recordó el hecho de que el conejo y pato estaban envueltos en una relación. Lo pensó por un segundo… tal vez el aceptar la ayuda del pato no sea tan malo como el creía, después de todo había conseguido ser mas que un simple amigo del aquel famoso conejo….