Tantos años viviendo con aquella amorosa figura materna que cuidaba de él, jamás se le había pasado por la mente el alejarse de ella, después de todo resultaba bastante benéfico el que permanecieran viviendo juntos. Tenían que trabajar juntos y lo habían hecho durante muchísimo tiempo, jamás habían tenido problemas ni nada parecido. Aun que su relación con el canario era un tanto extraña, siempre intentando comérselo y al mismo tiempo tenían que trabajar y convivir juntos. El con su extraña personalidad entre torpe, obsesiva y medio mal humorada, y el canario con su forma de ser tierno, "inocente" y medio creído.

Hasta cierto punto su relación con Piolín le recordaba a la de Daffy con Bugs, era una cosa mas que tenían en común, el canario siempre ganaría y el… el como el pato se quedaba con la ilusión de sentir esa victoria.

Tu te comiste la mayoría- dijo Silvestre mirando a Daffy con enojo.

Eso no significa que esta no pueda ser mía- replico el pato intentando que el gato soltara la galleta.

Silvestre agarro esta con más fuerza y en un hábil movimiento acabo por aparatarla de la mano de Daffy. Intento llevársela a la boca, pero antes de que pudiera hacerlo el pato se abalanzo hacia él y tomando con fuerza su muñeca, intentaba que el gato soltara la galleta.

Yo la vi primero, Daffy, eso no es justo- replico forcejeando intentando que el pato soltara su muñeca.

Bugs solo rodo los ojos, podia escuchar la tonta pelea que estaban teniendo por aquella galleta y se esforzaba por ignorarlos. Por otro lado, él estaba hablando con Granny al igual que Pepe, quien se dedicaba principalmente a hacerle cumplidos.

Había limites para la inmadurez, pero al parecer tanto Daffy como Silvestre los ignoraban. Un manoteo por parte del pato y la galleta se escapo de la mano de Silvestre siendo lanzada al suelo a unos metros de donde estaban.

Hicieron un intercambio de miradas y en segundos se encontraban corriendo hacia la galleta. Fue Silvestre el primero en alcanzarla, lanzándose al suelo por esta logrando encerrarla con sus manos, pero apenas y disfruto la victoria cuando el cuerpo del pato termino por caerle en la espalda, estando Daffy sentado sobre esta.

¡Quítate Daffy!- replico Silvestre al sentirlo encima. – ¡es mi galleta!-

El pato se las ingenio para abrir las manos de gato para sacar de estas la galleta, pero al abrirlas se dio cuenta de que en estas no habia nada.

¡te has comido mi galleta!- grito molesto.

Silvestre se rodo rápidamente ahora estando boca arriba con el pato sentado en su abdomen.

¡Yo no me comí nada!- grito defendiendo su inocencia.

Buscabas esto, gatito- dijo Piolín volando sobre ellos con la galleta siendo tomada por sus patas.

¡canario!- replico el gato.

Sin pensárselo ambos se pusieron de pie de un salto.

Podemos hacer esto de la buena manera, ¿Por qué no me das la galleta y acabamos con todo esto?- dijo Daffy con una voz tranquila.

No se la des a él, dámela a mi.-

Piolín esbozo una amplia sonrisa y comenzó a volar por la casa sin hacer caso a sus voces que reclamaban la galleta. Ahora no solo debía de escapar del gato sino que también del pato.

Eres un pato, vuela y quítale la galleta- le grito a Daffy mientras corrían tras Piolín, pasando ahora por la cocina.

Tu llevas fácil mas de 50 años intentando comértelo ¿Por qué no se la quitas tu?-

Continuaron corriendo tras el canario mientras que discutían entre ellos. Subieron rápidamente las escaleras.

Bugs y Pepe volvieron sus miradas hacia el techo al escuchar un par de cosas caer y romperse.

Lo siento mucho, Granny parece que están haciendo un desastre allá arriba- dijo Bugs poniéndose de pie.

No te preocupes- dijo con una voz amorosa. – Silvestre siempre rompe las cosas, es algo a lo que me he acostumbrado. Por eso todo lo de valor lo mantengo guardado en otro lado donde no pueda romperlo.-

Así que es un tanto desastroso su Chaton- dijo Pepe con una ligera sonrisa.

Después de que se fueron ustedes, ellos son los que se han quedado a cargo de hacer mi vida mas entretenida- sonrió ampliamente.

Apenas y dijo esto cuando bajo Piolín volando a toda velocidad y detuvo sobre el hombro de Granny.

Me parece que el Patito y Gatito, se han hecho un poco de daño, deberían de ir a verlos- dijo esto mientras que comía con tranquilidad la galleta.

Soltando un suspiro de fastidio Bugs acabo por ir junto con Pepe a ver lo que ese par de "niños" habían hecho.

Esto es tu culpa- murmuro Daffy.

Estaban atorados en un hoyo que habían echo en la puerta, estando el cuerpo de Silvestre sobre el de Daffy, la mitad de sus cuerpos se mantenía del otro lado de la puerta.

Si no hubieras saltado al mismo tiempo que yo- volvió a decir el pato.

Si ese tonto canario no hubiera cerrado la estúpida puerta- dijo Silvestre.

Pepe se acercó a ellos con una sonrisa bien plantada en su rostro.

Así que esto es lo que pasa cuando un chaton y un canard se unen para atrapar un canario-

Si, si lo que digas, ahora sáquenos de aquí-dijo con agresividad el pato.

Pero al momento de volver su mirada hacia Bugs todo su enojo se disperso siendo cambiado por el miedo, por que el conejo lo observaba con enojo. Era extraño ver a Bugs con el ceño fruncido y sabia bien que cuando se ponía así, era por que estaba realmente molesto.

No fue mi culpa- señalo hacia el gato- fue su culpa-

Esto no hizo mas que hacer que el conejo se molestara más.

Pepe se acercó a Silvestre y coloco un rápido beso sobre la nariz de este.

Déjame sacarte de ahí, moi Petit- le guiño el ojo al decir esto.

Tomo al gato por las manos y jalando un poco de estas, logro sacar el cuerpo del gato de aquel hoyo liberando también al pato, el cual acabo cayendo a los pies del conejo.

Mas te vale que prepares una disculpa para Granny Duck- fue lo único que menciono antes de bajar las escalaras.

Espera Bugs, no fue mi culpa- volvió a decir.

Tanto el gato como el pato acabaron por sentarse junto a sus respectivas parejas con sus brazos cruzados y cabezas bajas.

Lo lamentamos- dijeron en unísono, Silvestre realmente arrepentido y el pato con una voz malhumorada.

Pagaremos por esto Granny- dijo Bugs con una voz amable.

Pero la ancianita no hizo más que reír al ver al gato tan arrepentido y avergonzado junto al zorrillo, y a aquel pato tan incontrolable con una mueca bien plantada.

Aquello no hacia más que traerle recuerdos de cuando eran ellos pequeños. Siempre fue sencillo cuidar de Pepe, Silvestre y Bugs, pero Daffy, él era un cuento distinto. Ese patito travieso siempre acababa metiendo a los demás en aprietos o peleándose con ellos, y ahora podia ver que las cosas no habían cambiado para nada. Ese patito se seguía llevando bien con aquel gato y Bugs, Bugs aun era lo suficientemente tranquilo, paciente y astuto como para controlar aquella personalidad alocada del pato., por otro lado tampoco Pepe había cambiado en casi nada, seguía siendo todo un don juan con una impresionante capacidad de uso de palabras para conquistar a cualquiera.

Me alegra mucho que se sigan llevando tan bien.- menciono volviendo principalmente su mirada hacia Bugs y Daffy.

Esos dos siempre compartirían algo especial, aun y cuando ella cuidaba de ellos lo pudo notar, la manera en la que se complementaban hacía que estuvieran básicamente hechos para permanecer juntos.

Aun recuerdo cuando Daffy solía robarte besos- rio trayendo aquella imagen a su memoria.

¿Qué yo hacia que?- dijo Daffy tan impresionado como el conejo.

¿robarme besos?- ladeo su cabeza sin poder comprender.

Parece que el destino ya estaba planeado desde un principio- rio Pepe viendo de forma picaresca tanto al conejo como al pato.

Si- respondió Granny con suma tranquilidad – eran muy pequeños como para que lo puedan recordar, pero Daffy fue el primero en darte un beso, recuerdo que me preguntaste la razón por la cual lo había hecho-

Bugs volvió su mirada hacia el pato ahora sonriendo un poco.

¿Por qué lo hiciste, Duck?- soltó la pregunta tomando al malhumorado pato por sorpresa.

Errores de la juventud- respondió este manteniendo su estado malhumorado. –aun que deberías de sentirte halagado, muchas morirían por un beso mio-

En cierta forma el pato tenia razón y lo peor de todo era que no solo eran chicas las que andaban tras el pato, pero el tenia la fortuna de poder hasta compartir la cama con el.

Granny se puso de pie sintiéndose ya cansada, puesto que eran pasadas de las nueve, en otras palabras ya estaba desvelándose.

¿Por qué no se quedan a dormir?- propuso con tranquilidad. – pueden quedarse aquí abajo, y la cama de Silvestre también es suficiente amplia para que quepan al menos dos de ustedes-

¡¿Q…q…que?!- dijo Silvestre poniéndose de pie de un salto.

Por mi esta bien el quedarme a dormir- dijo Pepe con una voz picara. – después de todo no creo que haya ningún inconveniente, puedo dormir con Silvestre-

Piolín abrió sus ojos como platos logrando comprender el doble sentido que tenían aquellas palabras que habían sido pronunciadas con un tono travieso. Eso de dormir con Silvestre, definitivamente no había sido dicho con un sentido sano e inocente, pero claro que Granny no se había dado cuenta de esto.

Creo que nosotros mejor nos vamos- dijo Bugs con una sonrisa fingida. – ha sido un largo día y…-

Vamos ¿Por qué no se quedan? Será como traer los lindos recuerdos a esta casa- dijo Granny.

El conejo miro hacia Daffy quien negaba con la cabeza, diciéndole con señas que rechazara la invitación. Pero como siempre el conejo termino cediendo.

-00000000000000000000000000.-0000000000000000-oooooooooooooooooooooooooooo oo…..

¡Tenias que aceptar! Siempre tienes que aceptar!- replico el pato alzando sus brazos.

Vamos, Duck. Solo será por una noche- dijo intentando calmar al pato. – además ¡rompiste una de sus puertas y dos de sus jarrones!-

¡Fue culpa de Silvestre!- subió aun mas su tono de voz.

El conejo se limito a rodar los ojos y Daffy acabo por salir del baño en donde estaban encerrados, dejando al conejo solo.

Bugs se hecho un poco de agua en la cara, el pato tenia razón esta vez, el siempre acababa accediendo ante las peticiones de los demás, siempre haciendo favores por mas tontos que fueran, siempre ayudándolos a pesar de lo riesgoso que fuera el acto.

Bugs…- dijo Silvestre al ver la puerta del baño abierta y al conejo enjuagándose la cara.

Vio los ojos del mencionado volver hacia el por unos segundos y una sonrisa se dibujo en la cara del conejo.

¿Qué pasa, viejo?-

Menciono con su típica voz relajada y el gato se adentro en el lugar, poniéndose junto a él. Era momento de tragarse parte de su timidez y soltar aquella petición que se había formulado en su mente como única vía de salvación. Alguno de ellos debía de dormir en su cuarto y cama, y sabia que quien se ofrecería seria Pepe, pero…

Quería pedirte algo Bugs- sintió corazón en la garganta.

Claro, Doc. Dime-

Los ojos del conejo clavados en el y tomando su valentía de donde la había escondido decidió soltar la pregunta.

¿me dejarías dormir con DaffY?- lo dijo lo mas rápido que pudo.

Bugs se quedo en silencio por lo que fue casi un minuto y después acabo riendo, aquello debía de ser una broma.

No entiendes Bugs, Pepe va a querer hacer algo mas que dormir si compartimos la misma cama y yo… yo no se nada de eso…- su voz se fue apagando poco a poco mientras que un sonrojo se colocaba en su rostro.

Espera, ¿estas hablando en serio?- su risa se corto de golpe.

Ahora en vez de esa mirada tranquila y confianzuda del conejo, tenia frente a el una mirada entre molesta y seria.

El silencio de Silvestre fue mas que suficiente para hacer que Bugs comprendiera que estaba hablando en serio y que no había nada de que reírse.

Dejar que el pato y el pasaran todo el día juntos, dejar que lo tomara de la mano cuando se sentía inseguro, que acabaran en situaciones comprometedoras, que le quitara la atención del pato era una cosa, pero el que durmieran en la misma cama era otra mas complicada, no, no solo complicada, sino inaceptable.

¿Entonces quieres acostarte con Daffy para poder aprender antes de acostarte con Pepe? No creo que sea algo conveniente, ni para ti y mucho menos para mi, Doc. – dijo con una voz un tanto seria.

Silvestre se impresiono por las palabras del conejo y los colores se le subieron al rostro volviendo un foco rojo.

¡No quiero acostarme con Daffy, solo quiero que duerma conmigo!- grito actuando en su defensa, intentando aclarar la malinterpretación del conejo.

Pero apenas y dijo estas palabras cuando se dio cuenta de que seguían sonando igual de mal, eso de "dormir" con el pato podia prestarse fácilmente a malinterpretaciones.

¡No es como si fuéramos a hacer "eso"!-

No, pero la verdad es que no me apetece el poner aprueba si son o no capaces de hacer "eso"- dijo voz actuando de forma fría. – Mira, Doc. Pongamos esto en claro, si en verdad quieres a Pepe tendrás que poner de tu parte y conocerlo a fondo y si el en verdad esta interesado en ti, no te forzara a hacer nada que no quieras- acerco su rostro al del gato y este retrocedió un poco sintiéndose intimidado por el conejo.

Podia ser que el conejo fuera muy amable y accediera a hacer muchos favores a sus amigos Looneys, pero había una raya que no debían de cruzar.

¡pero Yo no…!- no logro terminar cuando el dedo de Bugs se coloco sobre sus labios haciéndolo callar.

Neee… olvidare que alguna vez me pediste esto Doc. Y dejaremos este tema-

No dijo mas y la mirada intimidante del conejo le indico que eso seria lo último que el diría del tema y que era un rotundo "no" ante su petición de dejar a Daffy dormir con el.

Aparto su dedo de los labios de Silvestre dejando al gato con una cara de miedo y salió del baño con una sonrisa tranquila en su rostro.

¡Petit Chaton!- menciono Pepe llegando de golpe con Silvestre.

¡Yikes!- grito dando un salto y haciendo que su pelo se crispara.

¿ya nos vamos a dormir, Petit Chaton?- dijo con una voz romántica.

El gato asintió con la cabeza sintiendo su corazón salirse del pecho y camino despacio junto al zorrillo.

Bonsoir Monsieur Bunny, Monsieur Duck- dijo Pepe mirando hacia ambos.

Buenas noches- dijeron en unísono.

Daffy y Bugs se quedarían en la sala, mientras que Pepe y Silvestre dormirían juntos en el cuarto del gato.

-'''''-

Pepe volvió su mirada hacia el gato mirando como la cara de este reflejaba fácilmente lo tenso que estaba ante la situación y lo vio así hasta que se adentraron al cuarto, donde prácticamente estaba apunto de entrar en pánico.

¿te encuentras bien, Petit Chaton?- pregunto preocupado.

Silvestre volvió su mirada hacia Pepe por unos segundos y asintió con la cabeza para regresar su vista hacia la cama que según el preparaba para que pudieran acostarse a dormir.

El zorrillo pensó en el asunto durante un momento, estaba claro que el gato tenia una idea equivoca de sus intenciones. No era que no le gustara el poder hacer algo más con el gato, pero sabia que seria algo que les llevaría mas tiempo, que su segunda cita no era precisamente el momento correcto para llevar a su Chaton a la cama.

Se adentraron dentro de las suaves sabanas y Silvestre se hizo cargo de apagar la luz.

Pepe volvió su mirada hacia él y pudo notar que el gato estaba temblando con sus ojos cerrados con fuerza.

Petit Chaton- menciono haciendo que este se sobresaltara.

Se abalanzo sobre el gato y este se tenso rápidamente, pero solo hizo esto para poder encender la luz nuevamente.

Petit Chaton, creo que hay una pequeña confusión aquí- menciono con su voz tranquila.

Silvestre miro hacia el zorrillo y se irguió rápidamente.

Sabes Petit Chaton, mi idea no es precisamente llevarte a la cama y hacerlo así como así- dijo con suma calma como si el tocar dicho tema fuera de lo más normal. - El amour no se cultiva de un momento a otro, se hace con tiempo y para que podamos llegar a "esa" parte tal vez sea necesario que nos demos mas tiempo, aun que claro que me gustaría que lo hiciéramos de inmediato, pero sé que necesitas tiempo y no me importaría esperar-

El gato se quedo en silencio, atónito por las palabras del zorrillo. Tal vez su personalidad excesivamente romántica le había dado una idea errónea de aquel zorrillo de tan buen parecer. Pepe no solo era atractivo, sino que igualmente había resultado ser todo un caballero. Silvestre estaba consciente de que las mujeres lo perseguían mucho, pero siempre creyó que era por su excelente uso de palabras y atractivo, pero no era solo eso, sino que también era comprensivo, capaz de escuchar y bastante calmado.

Inconscientemente una sonrisa curveo sus labios y se acercó al zorrillo para colocar un beso sobre la nariz de este, tomando por sorpresa a Pepe.

Llevo su mano hacia el pelo del zorrillo acariciando este, dejando que sus dedos pasaran entre este, sintiendo lo suave que era. Se había estado preocupando mucho por sus sentimientos y no se había puesto a pensar en los de él, ignorando por completo la razón por la cual le había atraído aquel zorrillo.

¿Petit Chaton?- murmuro entrecerrando sus ojos dejándose llevar por las caricias del gato en su pelo.

Supongo que es por esto que tantas chicas caen a tus pies. Tu camerino siempre esta lleno de flores, regalos y cartas de amor llenas de perfume de mujer.-

Que puedo decir- dijo sonriendo coqueto. – soy irresistible para las damas-

Su voz francesa, su personalidad segura y coqueta, claro que no era algo a lo que estuviera acostumbrado, pero le gustaba… en una extraña forma le gustaba.

Entonces ¿por qué no una chica?- menciono apartando su mano del pelo del zorrillo. – digo eres muy popular este ellas y…-

Pepe se sorprendió por la pregunta ¿Por qué no había elegido mejor una de esas guapas y bien formadas chicas que lo perseguían? Lo pensó por un segundo antes de contestar.

Porque me gustas tu, Moi Petit Chaton- dijo esto alzando su voz y tomando al gato entre sus brazos, estrujando su cuerpo con fuerza.

Espera, Pepe…- logro decir con el poco aire que le quedaba. -Sufferin Succotash, ¿Cómo es que abrazas tan fuerte, siendo más pequeño que yo?-

El zorrillo simplemente rio ante esta pregunta.

Tienes un lindo cuerpo Petit Chaton- dijo colocando su mejilla sobre el pelaje de Silvestre. – Muy suave. -

Supongo…- sonrió nervioso sintiendo las manos del zorrillo recorrerlo. – aun que tu… tu también—

Ya que pensaste que tenia la idea de hacerte algo mas, no estaría de mas el cumplir tus expectativas-

No es tan necesario-

Logro zafarse del agarre de Pepe y termino corriendo por la habitación huyendo del zorrillo que brincaba detrás de él amenazándolo con atraparlo. Aquello era mas como un juego que un verdadero intento de huida y Pepe lo sabia bien por que a pesar de parecer asustado, el gato lograba esbozar una sonrisa nerviosa.

Voy a atraparte Moi PetiT Chaton- dijo con su voz cantarina.

El gato solo rio un poco y acabo por tropezar con uno de los objetos tirados en su habitación y termino cayendo al suelo, haciendo que el zorrillo que venia detrás de él, acabara por caerle en cima.

Ambos rieron al caer pero sus risas se apagaron en cuanto se vieron tan cerca uno de otro.

Silvestre trago saliva con dificultad teniendo a Pepe recostado sobre el.

Puedo…- murmuro Pepe acariciando los labios de Silvestre con la yema de sus dedos.

Asintió con la cabeza y los labios del zorrillo no tardaron en pegarse a los suyos empezando con lo que era un beso lento dejando que sus labios acariciaran los del gato con delicadeza. Eran deliciosamente cálidos y suaves, nunca antes le había tocado besar a alguien con labios como esos.

Pepe pudo sentir la mano de Silvestre colocarse tímida sobre su espalda y recorrer esta con un poco de temblor. Fue entonces cuando dejo que su lengua toqueteara los labios del gato y este termino por abrir su boca con un poco de nerviosismo, dejando que se ambas lenguas se encontraran.

Las manos del zorrillo pasearon por las orejas del gato y las del gato por el cuerpo del zorrillo. Aquello estaba comenzando a tomar un rumbo distinto y ahora lo que Silvestre había esto temiendo había llegado a su mente otra vez, pero no precisamente como algo no deseable. De hecho el calor que despertaban las caricias del zorrillo comenzaba a hacerlo pensar mas en la posibilidad de que acabaran los dos en aquella cama, haciendo lo que el no había experimentado antes.

Recuerdas que te dije que no tenía pensado el llevarte a la cama- murmuro entre besos.

El gato solo hizo un sonido dándole a entender que lo había escuchado.

Pues lo estoy reconsiderando, Petit Chaton-

Un beso mas contra sus labios y Pepe supo que Silvestre estaba silvestre con esa idea.

-0000000000000000000-

Por otro lado tanto el pato como el conejo permanecían en aquella sala con cobijas tapando sus cuerpos, cada quien durmiendo en un sillón, no era normal el que durmieran separados, pero ninguno de los dos estaba de humor como para disponerse a compartir el mismo espacio. El pato seguía molesto por tener que dormir en aquel lugar y Bugs tampoco se encontraba del todo alegre con el pato, así que habían acabado por optar en dormir en lugares diferentes.

Un incomodo silencio había entre ellos y Bugs hacia todo posible por conciliar el sueño sin tener que abrazarse o ser abrazado por el pato. Y para aguantar la tentación de acercase a el había acabado por acostarse boca abajo, con vista puesta en el respaldo del sillón. Estando tan cerca del pato y no poder tocarlo, era algo que él ya había olvidado.

Bostezo sintiendo sus parpados pesar pero aun así su cuerpo se negaba a dejarlo dormir.

Fue entonces cuando lo escucho, un gemido algo débil. Rápidamente levanto su mirada y la dirigió hacia el pato.

¿Qué es lo que haces Doc? Pregunto el conejo pensando por un momento que aquel gemido había salido del pato.

No me mires a mi conejo, yo no fui quien hizo aquel sonido- dijo Daffy con un tono agresivo.

Guardaron silencio por unos segundos y un par de gemidos mas se dejaron escuchar.

Rápidamente salieron de entre las cobijas poniéndose de pie de manera simultánea.

El conejo coloco su mano sobre el pico del pato impidiendo que este hablara y espero unos segundo para ver si los gemidos continuaban y precisamente estos siguieron.

Crees que…- susurro Bugs mirando al pato.

No puede ser, el nunca…- no termino de decir cuando un gemido mas se dejo escuchar.

Se quedaron quietos por no mas de cinco segundos y acabaron corriendo hacia las escaleras, subiendo estas lo mas rápido que pudieron y al llegar a la planta alta de la casa comenzaron a caminar de puntillas aproximándose al cuarto del gato. Querían confirmar si aquellos sonidos venían del cuarto de aquel gato, de ser así solamente había una razón lógica de la existencia de estos.

Bugs le hizo señales a Daffy de que guardara silencio y el pato solo asintió con la cabeza. Ambos se acercaron a la puerta de la habitación de Silvestre y acercaron sus oídos a esta, entonces escuchando los ruidos provenientes de aquella habitación.

Definitivamente estaba ocurriendo lo que ninguno de los podia creer.

Lo están haciendo- susurro Bugs retrocediendo rápidamente.

Yo siempre creí que seria incapaz de…- dijo Daffy en voz baja casi inaudible.

Hicieron un intercambio de miradas y volvieron a bajar hacia la sala.

Menos mal que Silvestre no se sentía preparado- dijo Bugs riéndose en voz baja. –

Bien dicen que los peores son los tímidos- dijo Daffy recostándose en su sillón y viendo como el conejo se acostaba en el suyo.

Ahora no me arrepiento de haberme negado a que durmiera contigo- dijo Bugs cerrando por un momento sus ojos.

¡¿Dormir conmigo?!- se irguió sin apartar su mirada del conejo. - ¡¿Silvestre quería dormir conmigo?!-

Bugs soltó un bostezo mientras que asentía con la cabeza. Se había prometido a si mismo el no mencionarle nada al pato, pero ya era demasiado tarde.

¿y por qué te pregunto a ti y no a mí? No se supone que debió de haberme preguntado después de todo era conmigo con quien quería dormir-

No lo se Doc. Tal vez quería que fuera yo quien te lo dijera para que accedieras o simplemente no quería meterse en problemas conmigo-

Tras haber dicho esto el conejo se dispuso a ponerse bajo las cobijas, sintiéndose ahora mas adormecido que antes.

Daffy miro hacia el conejo siguiendo sus pasos con atención, viendo como este se acomodaba para dormir. Aun que odiara admitirlo, el dormir solo se había vuelto difícil, era como si necesitara de la presencia de aquel conejo para poder conciliar el sueño y aun que le resultaba algo tonto de su parte, aun así no podia hacer nada para evitar el sentir esa necesidad por sentir el peso del cuerpo del conejo ya fuese sobre el o debajo de él.

Paso una hora mas y el pato seguía acostado en aquel sillón con sus ojos abiertos puestos en el techo, miraba constantemente hacia el conejo viendo como este dormía boca abajo con su cabeza girada hacia el lado contrario del que se encontraba. Tenia sus brazos cruzados y su ceño medio fruncido, le molestaba el hecho de que estuviera el con los ojos bien abiertos sin poder dormir mientras que el conejo lo hacia de forma tan tranquila.

Dejo escapar un suspiro de su pico y salió de las cobijas para acercarse a donde se encontraba el conejo logrando ver mejor como este dormía.

Las palabras de Pepe comenzaron a revolotear rápidamente sobre su cabeza, era posible que no reflexionara muchos sobre el tema, pero eso no significaba que no fuera consciente de lo afortunado que había resultado ser al tener a aquel conejo consigo. A pesar de no ser precisamente el prospecto de pareja perfecta, el conejo no hacia mas que aguantar todas sus locuras.

Bugs…- murmuro mirando aun al conejo-

Al no escuchar respuesta de este acabo por levantar un poco las cobijas, odiaba el tener que verse tan ridículo, pero necesitaba de ese conejo para dormir y a esas horas de la noche lo mas que deseaba era poder sentir ese suave y cálido pelaje contra el suyo. Acabo adentrándose en las cobijas colocándose lo mas cuidadoso que pudo pasando por esas largas piernas y se detuvo por un segundo. Si Silvestre y Pepe podían divertirse ¿Por qué ellos no?

Miro hacia aquella colita esponjosa del conejo y sin pensárselo mucho, dejo que una de sus manos paseara por esta mientras que la otra lo hacia por una de sus piernas, acariciándola con lentitud como si el conejo estuviese hecho de algún material fácil de romper. Dejo que sus manos subieran por la espalda del conejo mientras repartía suaves besos en su espalda y al llegar hasta la parte alta esta sus manos se adentraron por debajo del cuerpo de Bugs siendo ahora capaces de acariciar su pecho.

Beso el hombro del conejo mientras que sus manos bajaba por el abdomen hasta llegar a aquella entrepierna que sus manos no tardaron en rozar de forma lenta.

Bugs se despertó de golpe sintiendo como su cuerpo reaccionaba ante lo que era un estimulo imprevisto, se quedo inmóvil por un momento hasta que volvió a sentir aquella mano pasear traviesa por su entrepierna haciendo que una sensación de placer paseara por su cuerpo hasta sus orejas.

Daffy- Murmuro cambiando su posición rápidamente ahora quedando boca arriba pudiendo ver al pato sonriendo de forma traviesa.

¿acaso te desperté diento? Lo lamento-

Neee…. En verdad no del todo Daff, ya te habías tardado- dijo esto esbozando una sonrisa.

Sabia que tarde o temprano uno de los dos iba a acabar cediendo, y que haya sido Daffy y no el, el que haya acabado por colarse hacia su cama, lo hacia sentir victorioso.

Se acomodó sobre el cuerpo del conejo, quedando inclinado hacia este con sus acorralándolo entre sus brazos y dejando que las patas del grisáceo descansaran a ambos lados de su cadera.

Creí que estabas muy indignado Doc.- murmuro mientras que Daffy besaba su cuello.

Lo estoy- respondió deteniéndose de golpe. – pero se me hizo demasiado cruel de mi parte el privarte del privilegio de dormir conmigo. Deberías estar agradecido, te estoy haciendo un favor ahora mismo-

Apenas y dijo esto cuando el conejo hizo un rápido movimiento con sus patas, haciendo que Daffy cayera al suelo.

Aprecio tu generosidad Duck, pero creo que puedo dormir solo-

Bueno, No podia dormir es por eso que vine contigo- acepto Daffy cruzándose de brazos y frunciendo el ceño como si se tratara de un niño haciendo pucheros.

Bugs volvió su mirada hacia el por unos segundos y después levanto las cobijas haciéndole señales al pato de que se metería, cosa que Daffy no tardo en hacer, adentrándose bajo las cobijas del conejo, retomando su antigua posición sobre este.

Coloco sus manos sobre la espalda de pato mientras que este aproximaba sus labios a los suyos, empezando con un beso lento y pausado, mientras que sus lenguas cambiaban constantemente de lugar, de la boca del conejo a la del pato.

Una mordida contra su pico, y sus manos se adentraron bajo el cuerpo del conejo, pasando por su espalda haciendo que esta se arqueara mientras que un pequeño gemido salía de la boca del grisáceo.

El conejo miro el cuerpo de Daffy acercarse mas al suyo dejando que sus entrepiernas se rozaran, causándole un ligero temblor y sus gemidos fueron soltados despacio intentando con todas sus fuerzas el no hacer ruido.

Un beso contra sus labios y el cuerpo del pato se movía ahora de forma constante dejando que la parte de ambos se rozaran, causando que el conejo aferrara sus manos a aquella cobija que descansaba debajo de ellos.

Cambiar al conejo por el gato… Miro hacia Bugs para depositar un beso en el labio superior de este. Cambiarlo ¿Cómo cambiar algo que había estado prácticamente desde siempre con el? se conocía desde tantos años atrás y ese sentimiento de ansiedad por el conejo nunca lo había abandonado. Sintió las piernas de conejo rodear su cadera y él se dedico a subir hasta sus labios besándolo de tal forma que quejidos salían de sus bocas. Sin poder contener sus manos dejo que estas pasearan por las patas claras del conejo, acariciándolas desde el comienzo de estas, hasta sus tobillos.

Bugs miro hacia el pato observando por unos segundos la parte morada que había quedado de aquel golpe que el gato le había dado días antes y con sus dedos toco esta. Aun que era casi invisible, la cercanía del pato le había posible el verla.

El gato te dio un buen golpe- murmuro con dificultad.

Las manos de Daffy se aferraron a la cobija mientras que retenía su aliento, frotando otra vez su entrepierna con la del conejo.

¿Tenemos que hablar de eso ahora?- menciono con su respiración irregular. – no creo que sea el mejor momento… dienton-

Beso su cuello y después su hombro.

Bugs llevo sus manos hasta aquella colita del pato jugando un poco con ella, acariciándola de forma traviesa.

Aun que si podemos hablar de como Pepe suele coquetearte- menciono Daffy uniendo sus labios con los del conejo saboreando estos.

¿enserio, Duck? Es Pepe, el coquetea prácticamente con todo lo que se mueva- beso su cuello, escuchándolo gimetear mientras que sus manos bajaban hasta colocarse muy cerca de su entrepierna. – No creo que sea como para…-

¿acaso crees que soy estúpido? - acaricio sus orejas.

Su cuerpo tembló al sentir al conejo besando su pecho y costados, y sin poderse resistir dejo de lado los simples roces, para pasar a algo mas serio, preparando el cuerpo del conejo, adentrándose de forma muy lenta. Podia sentir el cuerpo de Bugs tensarse y relajarse conforme entraba mientras que sus extremidades se volvían torpes por el golpe de placer que estaba obteniendo.

Miro hacia el conejo logrando ver la mirada arrogante de este siendo dirigida hacia el, esa sonrisa que acababa por alterarlo cada vez que la veía.

¿Qué pasa Duck?- sonrió burlón al ver que el pato se sonrojaba lentamente y detenía por completo sus movimientos.

Nada- respondió entre dientes haciendo una mueca.

El conejo sonrió aun mas al sentir la mano de Daffy colocarse sobre parte de su rostro dejando solo su boca libre para después besarlo. Lo había comprobado ya varias veces, si miraba al pato directo a los ojos mientras estaba en plena acción, este acababa por sacar esa forma tan extrañamente tierna y tímida. Le gustaba el verlo avergonzarse de esa forma.

¿crees que si me tapas la cara harás alguna diferencia, Duck?- murmuro intentando no reírse.

La próxima vez te pondré cinta adhesiva en la boca, para no tener que escuchar tu tonta voz conejo estúpido- replico moviéndose nuevamente.

Acabo ahogando la risa del conejo tras haberse adentrado por completo en este cambiando sus risas por quejidos continuos y una respiración agitada. Se movió con un lento vaivén y atrapo los labios del conejo nuevamente adentrando su lengua de forma traviesa, dejando que se uniera con la extremadamente cálida del grisáceo.

Apenas y estaba comenzando a elevar la intensidad por su búsqueda de saciar la excitación de ambos, cuando…

Tomare un poco de agua y regresare a la cama-

La voz de Granny hizo que ambos se petrificaran, cortando de golpe el gemido que esbozaban en voz baja.

Granny- dijeron en unísono.

Se miraron mutuamente y Bugs cerró el pico del pato con sus manos, impidiendo que el pánico en el que estaba entrando lo hiciera decir algo estúpido.

Debería de ir a ver a los angelitos, puede que estén pasando frio- menciono Granny saliendo de la cocina para dirigirse hacia la sala.

En cuanto la escucharon decir esto el pánico se apodero de ambos. Daffy se apartó rápidamente del conejo y ambos hicieron un esfuerzo por no dejar escapar un gemido.

El pato salió de entre las cobijas y dio un par de saltos, encontrándose nervioso por la posibilidad de ser descubierto por la anciana, de seguro que aquello le acabaría provocando un infarto. Y siendo presa del pánico al escuchar los pasos de Granny acercarse aun mas, acabo por meterse nuevamente en las cobijas del conejo.

Daffy ¿Qué diablos haces?- replico Bugs al sentir como este se podia detrás de él rodeándolo con sus brazos.

Cállate conejo y cierra tus ojos- ordeno.

Granny se asomo primero al sillón del pato y al no verlo ahí volvió su mirada hacia el conejo encontrándose con Daffy "durmiendo" junto con el, abrazando al conejo como si fuera un oso de peluche.

O son tan adorables- rio en voz baja. – tal y como cuando eran pequeños-

Paseo su mano por el pelaje de ambos y tras arroparlos de forma correcta acabo subiendo nuevamente.

No más sexo en lugares inapropiado- murmuro Bugs girándose hacia el pato.

Estoy de acuerdo- dijo Daffy abrazándose un poco mas al conejo.

Bugs sonrió levemente y beso la frente del pato y después sus labios.

-0000000000000000000000000000 0-0000000000000000000000000000 0000-

Ya es tarde, ya es tarde- repetía Silvestre mientras bajaba las escaleras con rapidez, casi cayéndose.

Miro su reloj apartando su pelaje para ver la hora y en cuanto volvió su mirada hacia el frente acabo encontrándose con el Zorrillo justo en medio de su comino.

Bonjou Petit Chaton- dijo abriendo sus brazos para agarrar al gato.

Pepe- exclamo el gato intentando frenar de forma desesperada, pero acabo por tropezarse.

¿Cómo amaneces iste Moi Petit Chaton?- murmuro Pepe quien había logrado atrapar al gato antes de que este fuera a dar contra los escalones.

Bien- se sonrojo.

Perfecto, vamos a desayunar-

El zorrillo coloco un beso sobre la nariz del gato y tomándolo de la mano lo condujo hasta el comedor, donde pudo ver al conejo tomando café con una cara de cansancio y a Daffy comiendo los waffles que Granny le había preparado, dejando que una buena cantidad de miel llenara estos.

Buen día Doc. Hasta que te levantas- dijo Bugs volviendo su mirada hacia él.

Ooo el pequeño gatito malo se ha quedado dormido- dijo Piolín con una voz cantarina, volando por encima de ellos.

Silvestre se limito a lanzarle una mirada de enojo y acabo sentándose en la mesa frente al pato, quedando junto al zorrillo el cual tras colocar un beso en sus labios se adentro en la cocina con Granny.

¿Cómo estuvo tu noche, Doc?- menciono Bugs sonriendo.

El gato trago con dificultad la leche que había tomado del vaso y volvió su mirada hacia el par de Looneys que estaban frente a él. Tanto Daffy como Bugs tenían una sonrisa de oreja a oreja.

Parece que se divirtieron mucho anoche, ¿verdad, Petit Chaton?- menciono Daffy guiñándole el ojo.

El gato acabo llevando sus manos hacia su frente, mientras que su rostro se volvía pálido. No se arrepentía de lo que había sucedido entre ellos, pero que el conejo y el pato se hubiesen dado cuenta no era algo que le gustara para nada.

Monsieur Duck- menciono Pepe dejando un plato más de waffles en la mesa. – debería de ser mas cuidadoso, la piel de Monsieur Bunny es muy delicada y esas marcas tardaran en desaparecer- dijo esto señalando hacia el cuerpo del conejo destacando aquellas marcas amoratas en el pelaje grisáceo, estaban en su cuello, en sus brazos y torso.

Bugs se limito a sonreír dándole un sorbo a su café mientras veía al pato sonrojarse rápidamente.

Puede que el gato fuera un tanto cobarde y tímido pero había sido bastante inteligente al elegir a alguien que lo completaba de forma tan perfecta como el zorrillo.

-fffffffffffffffffffffffddddd ddddddddddd-dadsdasdasd-asdsadasdasd-dasdasd-d-dasdsad-

FIN.. shalala

Bueno espero que les haya gustado

GRACIAS POR TODO SU APOYO Y SUS HERMOSOS REVIEWS!

EN ESPECIAL UN AGRADECIMIENTO A FREAKU Y MADZILLA221B!

MUCHAS GRACIAS POR SUS GENIALES REVIEWS Y SUS INCREIBLES IDEAS!