=JUNJOU ROMANTICA no me pertenece=


SweetMegu presenta:
FOLLOW ME *Cap2: Una llamada

Bienvenido a casa−Le dije mientras me mostraba con completa normalidad. Él tan sólo se quedó frente a mí por unos minutos para después acercarse y abrazarme. Quería corresponderlo, pero me invadía la tristeza al recordar que también abrazó a ese chico…

Los ojos me pesaban. No había dormido bien ayer.
Miré a mí alrededor. Vació. Mi habitación y mi cama se encontraban solamente con mi presencia, Usagi no había venido a dormir conmigo… Por alguna razón me preocupaba que él estuviera viendo a ese chico, bueno… No es que me importe ¡Ja! Él puede hacer lo que le plazca con su vida ¿No? Mi rostro cambió de uno enfadado a uno triste. Realmente no me importaba, no, no lo hacía. Después de discutir un poco con mi mente me alisté para ir a la universidad.
La hora de la salida.
Corrí con una enorme sonrisa hasta la entrada de la universidad esperando encontrar el auto deportivo de Usagi. Pero mi velocidad disminuyó y mi sonrisa se borró. Él no estaba ahí, no había venido a recogerme…
Llegué muy molesto al departamento. Azoté toda puerta a mi paso.

−Bienvenido a casa− Me dijo descaradamente. No le presté atención y me dirigí a mi habitación. Pude escuchar el rechinido del sofá cuando uno se levanta. Escuché pasos… Al terminar de subir las escaleras, me detuve en el último peldaño. Usagi no había venido tras de mí. Me giré lentamente y lo vi en la cocina, sirviéndose café. Gruñí y caminé pisando fuerte hasta azotar otra puerta.
¡¿Qué le pasaba a ese idiota?! ¡¿Acaso no iba a venir por mí?! ¡Ja! Conociéndolo de seguro que se mete al cuarto como siempre.
"¿Um?" Me revolví entre las sabanas frotando mis ojos. Mi cuerpo pesaba. ¡Usagi! Pensé con una emoción. Quité la sabana de mi cara. Nada.
Sólo Suzuki-san sobre mí. Miré hacía el reloj sobre mí buró; 7:45 pm
Arrojé la sabana al sentarme en la cama. Yo no iba a permitir que el tonto "conejo" me cubriera y no viniera a acostarse conmigo. Me sonrojé. Buenooo…. De la manera buena no de la pervertida, me aclaré a mi mismo. Me levanté, tomé a Suzuki-san y bajé. El estaba en la cocina. Me acerqué cautelosamente dejando al oso gigante en el sofá. Seguramente escuchó mis pasos, pues se giró para verme.

−Que bien que despertaste− Se acercó con su cara tan seria como siempre. Colocó una mano sobre mi cabeza y arregló mis cabellos que hace tiempo atrás habían quedado alborotados por la almohada. –Preparé la cena− Una parte de mí se alegró. Por fin Usagi-san había tenido un pequeño afecto hacía mí… Un impulso me obligaba a abalanzarme sobre él y abrazarlo tan fuerte pero… ¡Un momento!

−¡No fuiste por mí!− Grité quitando su mano, estaba tan enojado que casi la aventaba

−Ahh… era eso

−¡¿Eso qué?!

−Por lo que estabas enojado

−¡¿Por qué otra…?!− Mis palabras fueron calladas por los ásperos pero a la vez tan suaves labios de Usagi. La mano con la que sostenía mi cintura me arrimaba más a él. Un beso… Por fin me había besado. ¡No! ¿Y si besó a aquel chico tal y como lo abrazó?− E-espera… N-no…− Trataba de empujarlo pero él era muy fuerte. No forcejee mucho y Usagi ya se había rendido y me había soltado. Dirigiéndose nuevamente a la cocina. Sirvió la comida y la colocó en la mesa.

−Listo Misaki− Me ofreció una pequeña sonrisa. Me quedé desconcertado, como era posible que él me sonriera de esa manera después de que yo lo rechacé…

−Gracias− Dije al sentarme y tomar los palillos

−¿Comerás Espagueti con palillos?− Me preguntó. Miré mi plato. Era verdad, no había puesto atención por tener tantas ideas y sentimientos en la cabeza.

−P-por qué no…− Contesté avergonzado. No era nada raro verdad, vendría siendo lo mismo que comer ramen ¿No lo creen? Llevé el primer bocado a la boca. –¿Usagi tú hiciste esto? – Me asintió. −¡Wow! Está delicioso− Seguí comiendo más.

−Gracias, es lo único que aprendí a hacer en esa casa− Me detuve al escuchar eso. Usagi no quería a su familia porque de pequeño siempre lo trataban con desdén.

−¡Ésta exquisito! ¡Verdaderamente delicioso!− Traté de animarlo. No quería que recordara ese tipo de cosas. Hizo una mueca que supuse que era una sonrisa, tomó un tenedor y enrolló los fideos de color anaranjado en él, llevándose la pequeña porción a la boca. Él era tan perfecto… Sonreí estúpidamente y volví a comer. Mayormente la comida que Usagi siempre hace sale un poco rara, pero esta vez se lució. Quiero imaginar que hizo la cena sólo por mí…
Al terminar de cenar me dispuse recoger los platos pero el me los arrebató y se los llevó. Me quedé parado aún con mis brazos pareciendo que seguía sosteniéndolos. Se acercó y me besó. No pude resistirme y no tenía idea de por qué. Caminamos hacía atrás hasta que quedé recargado en el respaldo del sofá. Sus manos comenzaron a invadir el interior de mi playera mientras mi aire se acababa con mis suspiros y su beso. Una de sus manos comenzó a bajar por mi vientre desabotonando el pantalón e introduciéndose en el interior.
El teléfono sonaba.
Usagi separó nuestros labios y atacó mi cuello, por un momento había creído que se alejaría de mí. Siguió con su trabajo de toquetearme, no podía negar nada, mis suspiros lo decían todo…
El teléfono seguía sonando.
Subió mi playera y besó mi pecho, bajando hasta mis bóxers, ya que el pantalón había quedado en mis tobillos.
La contestadora atendió la llamada.

−Usa-chi… ¡Tengo una urgencia! Necesito verte…− Habló una voz de hombre pero con un tono realmente empalagoso. Usagi fue rápidamente hasta el teléfono y contestó, podía ver como me miraba por el rabillo del ojo en variadas ocasiones. Colgó.

−Tengo que irme− Se acercó.
Tomó su abrigo que estaba en el respaldo del sillón y salió mientras se lo ponía y tomaba las llaves de su auto. Creí… Creí que venia para besarme…
¡Estúpido Usagi! ¡Mira como me dejaste! Me acomodé la playera y subí mis pantalones. Algo en mi cuerpo no estaba bien, ese idiota lo había emocionado… "Yo no pienso bañarme con agua helada" Dije mientras miraba una parte en especial. "Idiota" Repetí y me fui a mi habitación. Espero que no sea el chico de la otra vez… Pero, dijo que tenia una urgencia ¿Y si la urgencia era lo que senpai estaba a punto de hacer conmigo? Me entristecí, pues Usagi había ido deprisa a tomar el teléfono como si quisiera que yo no escuchara y se fue de la misma manera…
"Él puede hacer con su vida lo que le plazca, dijiste" Resonó en mi cabeza. Lo sé pero… Pero yo no quiero ser un juguete para él…


Konnichiwa-deshi!
Siento mucho si me tardé, es que no tenía mi USB y ahí es donde guardo todos los fics, disculpen si me vuelvo a tardar con el siguiente lo que pasa es que tengo practica y necesito el USB u.u
¡MUCHAS GRACIAS a las que me apoyaron en mi primer capitulo! :D
Matta-ne!

.

.

.