Capitulo 18/29

Agradecimientos: JenSchiffer, issa uchiha, hinatacris, Dark Amy-chan, Haibaku Kuso Kasai Tendo, narusempai, Kiranathas yue, Magic ann love, , Kira Read, Izzy Judd Jones, Luna07, Pandemonium Potter, leidihuchiha, LaCrazyWriter, angel anonimo, merylune, MDMcrazygirl, pao20, EyesGray-sama, larareshiram97, Ahzumy Uzumaki, Mafre, Guest, angel perdido, NavMen13, rozii, Cherrymarce, Kat, Darcety, Rbk, angel perdido, Sky Hyuuga Hitsugaya, kattya.

Nota de la traductora: ok! esta es una actualizacion express! asi que no hablare mucho... en general ame traducir este capi! la verdad esque me partio el corazon.. no tanto como el anterior... pero si se me hizo muy triste.. XD... y ah! lo siento mucho MDMcrazygirl, en verdad queria publicarlo ayer x tu cumple.. pero la correccion de errores me llevo mas de lo que crei que me llevaria! aun asi! por favor aceptame esto como un regalo atrasado si? n.n

Disclaimer: bueno! ni naruto ni sus personajes son mios.. (que novedad) son de M. Kishimoto.. y bueno.. la historia tampoco es mia (sad face).. es de deadly-chronicles.. lo que si es mio el tiempo que me tomo para traducirla! :D


Acechada por los Uchihas

Capítulo 18

Historia por: deadly-chronicles

Traducida por: LordKami


Cuando Sakura hubo acabado con el tratamiento a Hinata, Sasuke inmediatamente entró a la habitación y permaneció a un lado de Hinata. Él simplemente la observaba mientras permanecía de pie ahí por horas hasta que Sakura lo forzaba a que se sentase. Sasuke hacía caso, pero sus ojos nunca la dejaban. Sus ojos continuaban posados en ella.

En el primer día, Sasuke permaneció a su lado. No pronunció ninguna palabra. No se movió. Simplemente se sentó ahí y la observó. El padre de Hinata, Hyuuga Hiashi y su hermana, Hanabi, la habían ido a visitar, pero Sasuke continuaba sin decir nada. Mientras Hiashi y Hanabi la observaban con visible preocupación en los ojos, Sasuke simplemente permanecía sin moverse y la observaba. Los Hyuuga se fueron a las dos horas, y Sasuke continuó sin moverse. Después, Gaara la visitó antes de irse de vuelta a Suna. Él la observó y peinó gentilmente su cabello, y aún así Sasuke no reaccionó, pero sus ojos se lo decían todo a Gaara; le decían que Hyuuga Hinata era su vida y que ese hombre continuaría esperandola sin importar que.

― Cuida bien de ella― le dijo Gaara al Uchiha antes de irse rumbo a Suna, pero Sasuke continuó sin decir nada.

Él simplemente continuó observandola.

En el segundo día, Naruto le trajó algunas ropas y forzó a Sasuke a salir de la habitación para que al menos se 'acicalase' a si hizo caso, pero después de eso volvió al cuarto de hospital y permaneció a un lado de Hinata de nuevo y esperó. Continuó esperando e incluso cuando Kiba y Shino fueron a visitarla, los ojos se Sasuke continuaron sobre ella. Kiba prácticamente le había gritado, pero Sasuke no reaccionó en lo absoluto. Simplemente continuó observandola. Eso sólo sirvió para enfurecer aún más a Kiba, y Shino tuvo que detenerlo para evitar que golpease al Uchiha. Eventualmente, Kiba se calmó y los tres observaron a Hinata. No se comunicaron, sólo la observaron. Kiba y Shino se fueron unas cuantas horas después. Sasuke permaneció ahí.

El tercer día había llegado, y Hinata continuaba inconciente. En ese punto Sasuke se estaba comenzando a preocupar, pero él continuó a su lado. Naruto y Sakura fueron a visitar y le llevaron algunos bocadillos. Sasuke había permanecido junto a ella día y noche, e incluso dormía ahí, por lo que ellos se estaban comenzando a preocupar por su salud. Sin embargo, ni Naruto ni Sakura dijeron nada. Cuando vieron los ojos se Sasuke lo comprendieron. Supieron que sus sentimientos hacia Hinata eran en definitiva más que amistad, así que lo dejaron ser y le permitieron permanecer a su lado. Ocasionalmente, iban a revisar el estado de él y Hinata, pero cada vez que iban, Sasuke ni siquiera los veía y permanecía observando a la inconciente chica. Cuando se fueron, Sasuke ni siquiera se movió. Simplemente permaneció ahí y la observó.

En el cuarto día, Neji volvió de su misión. Al escuchar las noticias sobre Hinata, corrió directamente al hospital. El Hyuuga no se encontraba felia de ver al Uchiha sentado a un lado de la cama de su prima, pero no dijo nada puesto que vió los ojos de Sasuke. Neji podría despreciar a ese hombre y como la mayoría de los Hyuugas, podría no ser bueno comprendiendo las emociones. Sin embargo, tambié n como la mayoría de los Hyuugas, Neji había sido entrenado parw ver lo que los otros no podían, y al ver los ojos de Sasuke, pudo ver claramente las emociones en ellos, y con eso Neji lo comprendió inmediatamente. Ushiha Sasuke sentía algo por su prima y ahora estaba esperando por ella. Por mucho que a Neji no le gustase ese hecho, Neji decidió guardar silencio por el momento, puesto que Uchiha Sasuke se veía como un hombre destrozado. Por ello, Neji no dijo nada, así como Sasuke tampoco lo hizo. De hecho, por las cinco horas que Neji permaneció observando a Hinata, Sasuke nunca lo volteó a ver. Sus ojos se encontraban sobre Hinata, y sólo Hinata.

Al quinto día, Ino fue a visitarla y trajo algunas flores con ella. Mientras ella decoraba la triste habitación, Sasuke continuó observando a Hinata, quien permanecía inconciente. Notando la manera en la que Sasuke observaba a la inconciente chica, Ino le dedicó una mirada de simpatía al tiempo que gentilmente le daba una palmada en los hombros. Normalmente, el Uchiha se hubiese removido despreciando el ser tocado. Normalmente, él simplemente tomaría a la persona que se atreviese a tocarlo y arrojaría a dicha persona hacia un muro cercano. Normalmente, así sería como reaccionaría, pero esa no era una sitación normal, puesto que en una situación normal, Hinata no se encontraría inconciente y ahora su mente no podía pensar en nada más excepto en ella, por lo que él no podía reaccionar a nada más.

Y mientras él continuaba observando a Hinata y sólo a Hinata, Ino entendió. El Uchiha Sasuke que nunca antes había mostrado interés hacia alguna chica finalmente había desarrollado sentimientos hacia alguien, y ese alguien había resultado ser la chica que nunca había mostrado interés hacia él, Hyuuga Hinata. Ella encontró eso extrañamente irónico, pero talvez ella debía sentirse feliz de que Sasuke finalmente encontrase a alguien a quien amar. Ahora ella sólo podía rezar por que Hinata, la mujer a la que Sasuke había terminado amando, despertase pronto o si no, dudaba que Sasuke pudiese sanar de nuevo.

― Todo estará bien, Sasuke-kun― susurró suavemente Ino―. Cree en ella.

Sasuke la escuchó y sus ojos se movieron levemente, pero de nuevo, no dijo nada. Ino se retiró pronto y Sasuke cerró sus ojos. Sin previo aviso, algunas lágrimas comenzaron a caer, pero él las limpió rápidamente meintras sostenía las manos de Hinata. Y mientras sostenía sus manos, Sasuke comenzó a desear. Deseó que Ino estuvise en los correcto. Deseó que todo estuviese bien pronto, deseó que Hinata despertase.

En el sexto día, Sasuke continuó observandola mientras sostenía sus manos. Kiba y Shino volvieron a visitarla, pero en esta ocasión Kiba no lo quiso atacar ni le gritó. Ellos vieron como Sasuke estaba observando a Hinata y como estaba sosteniendo sus manos. Los sentimientos sobreprotectores se hicieron a un lado, y Kiba y Shino permanecieron en silencio mientras lo dejaban pasar puesto que ahora ellos podían adivinar que tanto Hinata significaba para él. Cuando se hubieron ido, Sasuke continuó junto a ella y nunca dejó ir sus manos.

Era el séptimo día y Sasuke estaba comenzando a ponerse nervioso. Hinta continuaba inconciente y él estaba comenzando a temer lo peor. Los ninjas médicos la revisaban ocasionalmente y sus signos vitales eran normales y estables, pero ella simplemente no despertaba. Más gente había ido a visitarla; Shikamaru, Chouji, Lee, Tenten, Sai e incluso algunos senseis como Kakashi, Gai e Iruka. Uno por uno fue a visitarla, y los regalos para ella comenzaron a apilarse, pero Hinata nunca abría los ojos. Sasuke ahora estaba comenzando a sentir pánicom pero no lo mostró. Muchos entraron a la habitación y muchos se fueron, pero Sasuke no se movió. Él continuó sosteniendo su mano. Él continuó esperando.

Pronto, dos semanas pasaron y Hinta continuaba inconciente. Para ese entonces, Tsunade ya se estaba preparando para lo peor. Ella temía que Hinata pudiese caer en otro largo estado de coma. Sasuke no reaccionó mucho ante esa declaración, sus ojos simplemente se abrieron un poco más duranre un segundo. Muchos hubiesen pensado que no le importaba, pero muchos sabían que ese no era el caso. El Uchiha había permanecido junto a Hinata esas dos semanas, día y noche, y todos ellos sabían que él realmente se preocupaba por ella, puesto que nunca se alejo de ella.

Si bien su expresión era realmente neutral, en realidad, Sasuke estaba realmente agitado. Muy dentro de él, sintió la necesidad de gritar. El pensamiento de Hinata entrando en otro largo estado de coma lo aterraba. ¿Por qué? ¿Por qué ahora? ¿Por ahora que se sabía que la amaba? Ahora que sabía que tan profundos eran sus sentimientos por ella, ¿había una posibilidad de que no despertase en un largo tiempo? ¿Por qué? Sasuke se aferró más fuerte a la mano de Hinata, aguantando las lágrimas que estaban amenazando con caer. Lo había decidido. Su vida no sería la misma sin ella, así que si incluso Hinata entraba de nuevo en un largo estado de coma, Sasuke había jurado que continuaría esperandola.

Sin importar cuanto tomase, Uchiha Sasuke se había prometido a si mismo que esperaría a que Hinata despertase.

(~ •w•)~

Ellos veían que él siempre la estaba observando. Por dos semanas enteras él había permaneceido a su lado mientras ella se encontraba sin sentido, ellos habían notado las emociones en sus ojos; el anhelo por que ella despertase y volviese a su mundo, a su lado. También habían visto como él la había acunado cuando ella estaba muriendo, como él la había llamado una y otra vez, rogandole que volviese. También habían visto como había llorado por ella. Esas lágrimas que no habían caído por tanto tiempo finalmente cayeron, y esas lágrimas eran por ella, sólo por ella. El usualmente estóico Uchiha había mostrado tantas emociones en ese momento, cuando ella estaba muriendo; las emociones del dolor, la culpa, el arrepentimiento, la tristeza, y el amor perdido. Fue entonces que los tres Uchihas omprendieron cuando Hinata significaba para su pequeño Sasuke y que tan profundos en realidad eran sus sentimientos. Ellos podsan ver que Hinata era muy preciada para él y que sin ella, él era un hombre

Ver a Sasuke de esa maner les provocaba diversas emociones. Ellos estaban agradecidos de que él finalmente sintiese algo diferente al odio, pero también se sentían miserables puesto que su Sasuke estaba sufriendo en ese momento, mientras esperaba que Hinata despertase. Verlo sufrir de esa manera les recordaba las veces que había sufrido mientras iba por el sendero de la venganza. Sasuke había sufrido en ese entonces, y no era justo que sufriese en ese momento. Ellos no podían entender por que a vida lo lastimaba de esa manera. ¿Por qué se la llevaba justo cuando él había comprendido lo importante que era para él?

A su vez, parte de ellos se sentía culpable. Si ellos no hubiesen arrastrado a Hinata a eso, talvez ella no estaría de nuevo en ese estado. Si ellos no hubiesen arrastrado a Hinata a eso, talcez Sasuke no estaría sintiendo todo eso y no estaría así de destrozado en ese momento. Sin embargo, si ellos no hubiesen arrastrado a Hinata a eso, Sasuke podría y seguiría siendo el mismo hombre lleno de resentimientos. No podían negar que la presencia de Hinata lo había cambiado por alguien mejor, y debido a eso, ellos jamás se podrían arrepentir de perdirle ayuda a Hinata. Ellos simplemente se podían arrepentir de no haber sido capaces de salvarla a tiempo cuando ella había saltado a proteger a Sasuke.

― Sasuke está sufriendo. Quisiera poder abrazarlo, quisiera poder decirle a mi hijo que todo estará bien― murmuró tristemente Mikoto mientras recordaba la expresión de su hijo menor, la cual estaba llena de una mezcla entre confusión y desesperanza―. Pero no puedo por que no lo puedo tocar. No puedo comunicarme con él. No puedo hacer nada...

― Estamos haciendo algo en este momento. Estamos buscando a Hinata, y la encontraremos. Eso es lo único que podemos hacer ahora― le dijo Fugaku a su esposa, aunque el dolor era evidente en sus ojos mientras recordaba la dolida expresión de su hijo, pero no podía pensar mucho en eso en ese momento. No había tiempo. Él debía encontrar a hinata. Por su hijo. Él nunca había estado ahí para él cuando estuvo con vida, pero ahora lo estaría, incluso nsi él estaba muerto y Sasuke ya no podía verlo, pero eso no lo detendría de ayudar a su hijo. Su hijo necesitaba a Hyuuga Hinata y Fugaku había jurado ayudar a traerla de vuelta al mundo de los vivos.

― Si sólo hubiesemos sido capaces de cambiar la dirección de los kunais a tiempo― susurró suavemente Mikoto.

― Es demasiado tarde para esos arrepentimientos, madre. Enfoquemos nuestra energía espirtual en encontrarla, o podríamos perderla para siempre. Si eso pasa, no sería capaz de perdonarme a mi mismo. No seriamos capaces de perdonarnos a nosotros mismos― le dijo Itachi a sus padre con un el semblante triste.

Itachi tenía razón. Era muy tarde para arrepentirse. Hinata actualmente se encontraba atrapada entre la vida y la muerta, y ellos debían de buscarla para poderla devolver al mundo de los vivos. Ellos sabían que el tiempo no estaba de su lado. Quienes usualmente vagaban en el mundo entre la vida y la muerte usualmente eran quienes estaban confundidos y no sabían si querían continuar viviendo o simplemente ir con la corriene y reunirse con sus seres queridos en el más allá. Los Uchihas sabían que Hinata quería vivir, pero eso no significaba que no se encontrase confundida. Podía ser que algo la estuviese empujando hacia el mundo de los muerto, por ello que no despertase. Por lo que, ellos tenían que encontrarla y convencerla de volver, y lo tenían que hacer rápido, o se podían arriesgar a perderla para siempre en el otro mundo.

(~ •w•)~

Ella sentía como si de nuevo estuviese flotando. Observando de manera vacía el espacio blanco que la rodeaba, Hinata tuvo una idea de donde se encontraba en ese momento. Ella recordaba vividamente haber estado ahí antes. Cuando ella había salvado a Sasuke la primera vez, ella había vagado en ese mundo. Ahora que ella lo había vuelto a salvar, de nuevo se encontraba flotando libremente. Bueno, al menos Sasuke estaba bien. Aunque cualquier cosa le podía pasar a él mientras ella flotaba en ese mundo, ella tenía la corazonada de que él se encontraba a salvo, y por eso, estaba agradecida. Ella lo había salvado de ese ataque puesto que ella pensaba que él merecía vivir. Sasuke no merecía sufrir más. Según ella, él merecía vivir una vida sin el odio y la venganza, y para que eso ocurriese, él tenía que continuar vivo.

Honestamente, ella no se arrepentía de haber saltado de nuevo a salvarlo. Lo único de lo que se arrepentía era no haber sido capaz de sobrevivir después de salvarlo. Si no, ¿por qué más estaría ahí? La única razón en la que podía pensar era porque ella se encontraba ahora medio muerta, lo que significaba que ella podía o morir pronto o despertar. Si bien anteriormente había sobrevivido y se las había arreglado para despertar del coma después de tres meses, ¿volvería a tener tanta suerte en esta ocasión? ¿O moriría de verdad en esta ocasión?

El pensamiento de morir, extrañamente la entristecio. Mientras que la vez anterior ella no había sentido nada flotando en ese mundo, ahora ella podía sentir claramente sus emociones y el pensamiento de morir la estaba deprimiendo. Sinceramente, ella no quería morir, no aún. Si bien seis meses antes el pensamiento de morir no la afectaba para nada, ahora en definitiva le afectaba. Ellano quería morir aún, no cuando por fin estaba comenzando a tener una buena relación con su padre, no cuando el asunto de los Ninjas de la Nube no estaba aclarado. Finalmente sabía quien era su atacante, y la razón por la cual ella era su objetivo, y ella no quería darle la satisfacción de morir, no aún. Ella quería aclarar las cosas con su atacante- Ryuji, sabiendo que la razón por la cual él había terminado de esa manera había sido ella.

Y también, estaba Sasuke. Por más tímida que fuese para admitirlo, honestamente, la razón por la que quería continuar viviendo era por él. Sasuke había cambiado completamente su manera de vivir, así como era la razón por la cual podía ver a los tres fantasmas. Desde que ella se había convertido en su cuidadora, su vida se había vuelto más interesante. Era porque se había convertido en su cuidadora que ella había experimentado su actitud de cabrón, su incómoda pero sincera amabilida, sus algunas veces avergonzados pero afectivos actor y ella incluso había visto su sonrisa; su sonrisa real.

Con el pasar de los días, ella había visto gradualmente diferentes facetas del Uchiha Sasuke, facetas que nadie conocía. Se consideraba a si misma suertuda de haber sido capaz de ver esas diferentes facetas. Todos los demás podían pensar que el Uchiha Sasuke er simplemente era un hombre encerrado en si mismo que prácticamente odiaba a a todo el mundo, pero Hinata sabía que ese no era el caso. Había más de Uchiha Sasuke de lo que se preciaba a simple vista, por más extraño que sonase.

La verdad era, que ella realmente había disfrutado el tiempo que pasaba con él y que ella aún no quería dejarlo. Sus sentimientos hacia él también se habían vuelto confusos. Ella siempre había pensado que lo veía como un amigo, pero últimamente había estado teniendo sentimientos extraño y desde que Gaara le había dicho que a ella le gustaba el Uchiha, los sentimientos extraños parecieron volverse más fuertes y ella no parecía poder entenderlos. Cuando él se encontraba cerca de ella, ella se ponía nerviosa. Cuando él la molestaba, ella se sonrojaba fuertemene y su corazón comenzaba a acelerarse y cuando él actuaba de manera afectuosa, es decir que repentinamente la sostenía sin razón, su cuerpo reaccionaba a él;.

Honestamente, ella aún estaba intentando comprender que eran esos sentimientos tan extraños. Podían similares a los sentimientos que ella tenía cuando había estado 'enamorada' de Naruto, pero estos sentimientos parecían algo diferentes. Parecían... mucho más fuertes, y por ello no los podía comprender por completo. Sin embargo, parecía ser que ahora no sería capaz de comprender esos sentimientos puesto que ahora se encontraba flotando en ese mundo, del cual probablemente no podría volver al mundo de los vivos.

Dejando escapar un suspiro, Hinata cerró sus ojos y dejó que sus pensamientos vagasen. Si ella iba aestar atrapad en ese mundo, entonces mejor debía de hacerlo en paz. No tenía caso estar flotando ahí si estaba tan llena de remordimientos. Talvez si su mente y su corazón se tranquilizasen, ella sería capaz de cruzar al otro lado... o talvez de despertar. Por lo que, Hinata cerró sus ojos y descansó, permitiendo que sus pensamientos vagasen libremente mientras ella intentaba alcanzar la tranquilidad. Fue entonces que escuchó a alguien acercandose, pero ella decidió ignorarlo y continuó con los ojos cerrados, pensando que era su imaginación. Pensó en lo que la hacía feliz, sus compañeros de equipo, sus camaradas, e incluso Sasuke, y finalmente su familia. Ella dejó que sus pensamientos la llevasen hacia la gente por la cual se preocupaba, cuando de pronto sintió que alguien acariciaba gentilmente su cabello. Ella recordaba ese tacto. Ella lo recordaba de cuando era más pequeña... parecido al cómo su madre la acariciaba el cabello. Curiosa, Hinata abrió sus ojos para ver quien estaba en ese mundo con ella, e inmediatamente sus lágrimas comenzaron a caer.

― Madre...― susurró Hinata suavemente, viendo la figura de su madre frente a ella.

― Has crecido mucho, Hinata― le dijo su madre sonriendole suavemente.

Las lágrimas continuaban corriendo mientras Hinata intentaba encontrar su voz.

― ¿P-Por qué...? ¿C-Cómo...?

― He venido a saludarte. He venido a ver a mi hija.

― ¿Verme?― preguntó Hinata mientras parpadeaba―. ¿Eso significa que... puedo ir contigo?

Su madre sonrió, una sonrisa cálida que ella recordaba a la perfección de cuando era niña, y acarició gentilmente su cabello de nuevo.

― Si eso es lo que quieres, Hinata, entonces sí, puedes venir conmigo.

― Te he extrañado tanto madre...― sollozó Hinata, incapaz de controlar ahora sus emociones.

Abrazandola, la madre de Hinata lentamente le acarició la espalda de manera afectiva y Hinata aceptó toda esa calidez que ella podía sentir en ese mundo.

― También te he extrañado Hinata. Incluso en el otro mundo, te he estado observando. Se por lo que has pasado, es por eso que ahora, he venido a verte.

― Madre...

― Sin embargo, quiero que sepas que si decides venir conmigo, no hay vuelta atrás. No serás capaz de volver nunca más.

Hinata permaneció en silencio mientras absorbía las palabras de su madre. Si ella aceptaba la oferta de su madre, no habría vuelta atrás. Ella realmente estaría muerta y finalmente estaría en paz. Ella no sería capaz de volver a ver a sus amigos y si ella aceptaba ir con su madre ahora, tampoco sería capaz de decirles adiós. Aunque por el lado bueno, al menos sería capaz de reunirse con su madre, la persona a la que realmente había extrañado durante toda su vida. Ella ya no tendría ningún impedimente y sería completamente libre, estaría en paz y tranquila, pero ¿era eso lo que realmente quería? Si ella moría, ¿no le causaría dolor a nadie? Neji se entristecería. Sus compañeros de equipo se entristecerían. Hanabi y su padre también se entristecerían y talvez incluso Sasuke... También, ¿estaba lista para dejarlos a todos? ¿A su padre? ¿A Hanabi? ¿A sus amigos? ¿E incluso a Sasuke? ¿Estaba lista para dejarlos ir?

― Madre, yo...

― ¡ESPERA, DETENTE!― gritó una voz femenina, evitando que Hinata completase su frase. Ella reconocía esa voz. Ella la había estado escuchando durante seis meses. Bueno, técnicamente esa voz la había estado acechando durante seis meses. Hinata parpadeó mientras la voz continuaba gritando―. ¡Espera! ¡Espera! ¡Hitomi, aún no te lleves a tu hija!

― Uchiha Mikoto― llamó la madre de Hinata, Hyuuga Hitomi, mientras continuaba abrazando a su hija―. Sabía que vendrías.

― ¿Lo sabías?― preguntó Mikoto mientras parpapadeaba y se acercaa a ellas con Itachi y Fugaku siguiendola de cerca.

Hitomi rió entre dientes.

― Claro. Los he estado observando a todos ustedes. Se que aún quieren a mi hija para hacer feliz a su hijo.

― Ah, acerca de eso― dijo Mikoto con una sonrisa―. Es tu culpa por haber tenido una hija que sería una perfecta nuera.

― ¿N-Nuera?― exclamó Hinata mientras se sonrojaba rápidamente.

― Ah, Hinata, parece que te conseguiste una admiradora― dijo su madre mientras reía divertida.

― Oops, ¿dije algo?― preguntó Mikoto, cubriendo su boca la cual aún mostraba una sonrisa y reía juguetonamente―. Dios Hinata-chan, estoy halagandote. No seas tan tímida. Si quieres ser mi nuera, simplemente dimelo. Te aprovaré felizmente.

― ¡M-Mikoto-san!― exclamó Hinata ahora muy avergonzada.

― Madre, te suriego que mejor dejes de avergonzarla o teminaremos perdiendola en este mundo si se desmaya― le recordó Itachi a su madre, aún si estaba divirtiendose con la situación.

― Hn― grunó Fugaku―. No quiero lidear con tus lloriqueos si eso pasa, Mikoto.

― Ah, cierto, cierto― dijo Mikoto con una sonrisa―. Entonces Hitomi, se que es tu hija, pero te lo estoy rogando. ¿Podrías no llevartela al otro mundo aún? ¿Por favoooor?

― No te preocupes, no lo haré. Hinata tampoco quiere ir al otro mundo aún― dijo Hitomi con una sonrisa.

― M-Madre, ¿cómo supis...?― preguntó Hinata sorprendida por el hecho de su madre supiese su decisión antes de que ella se la pudiese decir.

― Soy tu madre, Hinata. Yo lo se― le dijo con una sonrisa―. Puedo ver tu corazón. No quieres morir aún. Todavía quieres vivir. A parte, ahí alguien esperando por tí.

― ¿Lo hay?― preguntó Hinata mientras parpadeaba.

― ¿Por qué no vas con ellos, abres los ojos y lo ves tu misma?― dijo Hitomi mientras sonreía y señalaba a los Uchihas para que Hinata los siguiese. Hinata dirigió su vista hacia los Uchihas antes de acercarse a su madre.

― ¿T-Te volvere a ver?― preguntó ella mientras la tristeza se podía ver en sus ojos.

Hitomi la atrajo hacia ella y abrazó a su hija una vez más.

― Cuando el tiempo sea realmente el correcto, lo harás Hinata. Lo harás― susurró sin dejarla ir.

Ambas permanecieron así, en los brazos de la otra mientras atesoraban el abrazo puesto que sabían que no podrían hacer eso de nuevo en un largo tiempo. Ellas estaban separadas por la vida y la muerte y las dos querían disfrutar ese momento todo lo que pudiesen. Los tres Uchihas simplemente las observaron y les permitieron atesorar la calidez de la otra puesto que sabían lo mucho que lo necesitaban. Después de unos minutos, ambas de alejaron y Hitomi acarició las mejillas de su hija con otra sonrisa cálida.

― Cuidate, ¿quires? Si es posible, no quiro volverte a ver atrapada entre la vida y la muerte de nuevo. No pronto. Se cuidadosa, ¿bien?― le murmuró a Hinata mientras la última asentía lentamente. Hitomi entonces besó la frente de Hinata antes de acercarla a los tres Uchihas.

― Cuiden de ella― les dijo Hitomi.

― Lo haremos― respondieron los tres al unísono y Mikoto flotó hacia Hitomi y suurró algo.

― Hey, quisiera tener tu permiso para hacer a Hinata mi nuera― susurró.

Hitomi rió suavemente y susurró de vuelta.

― Permiso concedido, pero la decisión está en Hinata.

Hinata se preguntó de que estaban hablando las dos mujeres, y se lo preguntó aún más cuando Mikoto flotó de vuelta con una enorme sonrisa en su rostro. Aunque estaba algo confundida. Hinata no dijo nada y siguió a los tres Uchihas mientras la ayudaban guiandola de vuelta al mundo de los vivos. Antes de desaparecer completamente de ese mundo, escuchó que su madre la llamaba de nuevo. Hinata se dió la vuelta y la vió sonriendo divertida.

― Uchiha Sasuke es un buen hombre, Hinata. No me importaría tenerlo como yerno― escuchó que su madre decía dandole un guiño juguetón.

Avergonzada por la broma de su madre, Hinata recordó haberse sonrojado fuertemente antes de que el mundo blanco desapareciese y todo se volviese negro.

(~ •w•)~

Él se había dormido mientras aún sostenía las manos de ella esperando a que despertase. Aún si estaba dormido, no significaba que eso fuese realmente bueno, puesto que él seguía pensando en ella. Fue entonces que sintió sus manos moverse levemente e inmediatamente, Sasuke despertó y la observó. Sus ojos continuaban cerrados pero su expressión parecía tensa, como si estuviese intentando despertar con todas sus fuerzas. Reaccionando, Sasuke se inclinó hacia adelante y agarró con más fuerza la mano de ella mientras la llamaba.

― ¿Hinata...?― murmuró. Ella se removió y Sasuke pudo sentir coo inmediatamente toda su esperanza volvía mientras la observaba ansioso.

Ella nunca antes se había sentido tan mal. Mientras los tres Uchihas la guiaban hacia el mundo de los vivos, Hinata sintió como el dolo se apoderaba de todo su cuerpo. Sentía el cuerpo adormecido mientras intetnaba recuperar todos sus sentidos. Al principio sólo podía mover sus dedos y sintió como alguien estaba sosteniendo su mano. De pronto, pudo oler sus alrededores, los que pudo identificar como una habitación de hospital. Sus oídos se encontraban zumbando levemente, pero ella lo pudo escuchar, su nombre siendo llamado suavemente y de manera anhelante. Su garganta se sentía seca y ella podía saborear sus labios secos. Una vez que los sentidos alcanzaron a sus ojos, ella los abrió lentamente y todo a su alrededor parecía ser borroso. Ella volteó confundida a sus alrededores al principio, pero luego lo vió.

Uchiha Sasuke estaba ahí, viendola y sosteniendo su mano, sus ojos lenos de demasiadas emociones. Ella parpadeó y lo observó, mientras él la observaba con unos sentimientos tan... fuertes. Ella intento encontrar su voz, pero falló en hacerlo, así que aclaró su gargata incluso si eso había sido doloroso.

― ¿Hinata?― pronunció él. Su tono confundido y perdido, como si tuviese miedo de que ese fuese un sueño, y es que en verdad, estaba asustado. Temía que él continuase dormido y que su mente estuviese jugando con él. Temía que cuando despertase, vería que Hinata continuaba inconciente y que él volvería a destrozarse. Temía que esa no fuese la realidad, aún cuando él deseaba con todas sus fuerzas que fuese real.

Ella sostuvo su mano y Sasuke supo que era real. Finalmente después de un tiempo, ella encontró su voz.

― S-Sasuke-kun― susurró ella con una pequeña sonrisa y Sasuke cerró sus ojos, apreciando coo su voz sonaba; la voz que no había escuchado durante dos semanas y cuando él abrió los ojos de nuevo, Hinata se vió a si misma impactada.

Puesto que era la primera vez que ella veía sus lágrimas fluir libremente. Él no estaba llorando por la tristeza. Él estaba llorando debido al alivio; el alivo de que ella continuase viva y ella no tenía idea de como reaccionar ante eso. Esa era su primera vez viendo a ese Sasuke. Esa era la primera vez que veía sus lágrimas. Sentado ahí y junto a ella, sosteniendo su mano, era la primera vez que Hyuuga Hinata veía a Uchiha Sasuke llorar.

(~ •w•)~

Ella no tuvo la oportunidad de hablar con Sasuke después de que ella despertase. Tsunade había entrado a su cuarto queriendo revisarla y la Hokage prácticamente forzó al Uchiha a irse. Ella no lo vió después de eso puesto que su padre había requerido que ella fuese cuidada dentro del complejo Hyuuga. Algo vacilante, Tsunade aceptó y por ello ella fue obligada a recuperarse en la comodidad de su propio hogar.

Ahora, una semana había pasado después de que ella recuperase la conciencia y ella tranquilamente permaneció recuperandose bajo el cuidado de las sirvientas, así como los constantes mimos de Neji y Hanabi. Hanabi se había prácticamente negado a dejar el lado de su hermana mientras que Neji se encontraba actuando tan protectivo como siempre puesto que siempre la observaba 24/7 para asegurarse de que ella no se forzase a su misma. Si bien apreciaba su preocupación, a veces deseaba que sus sobreprotectores primo mayor y hemana menor le diesen algo de espacio de ves en cuando.

Durante esa semana de recuperación en el complejo Hyuuga, Hinata sólo vio a Sasuke en una ocasión. El Uchiha la había visitado un día, pero incluso en ese día no dio mucho puesto que ella se había quedado dormida cuando hubo llegado. Él simplemente... la observó y después se fue. Cuando Hinaa hubo despertado, él se había ido. Parte de ella deseaba verlo. Hinata le había dicho que Sasuke había permanecido a su lado durante el tiempo que ella estuvo inconciente, así que ¿por qué ahora se distanciaba? Sasuke había estado actuando extraño ultimamente y Hinata estaba preocupada. Ella quería saber si algo lo estaba molestando; por lo que se hizo la promesa de ir a verlo cuando se hubiese recuperado. Debía de haber una razón para la que él estuviese manteniendo la distancia...

Algunos días después, cuando se hubo sentido mucho mejor, Hinata se encaminó al departamento del Uchiha. Tomando la llave de respuesto que seguía escondida dentro de una maceta, abrió la puerta y entró. La casa estaba muy silenciosa y ella volteó a los alrededores preguntandose donde estaba Sasuke. Lo encontró en el patio trasero, observando de manera vacía el jardín que habían hecho juntos. Parecía estar hundido en sus pensamientos...

― Sasuke-kun― saludó ella después de pensarlo mucho tiempo. Él se dió vuelta levemente sorprendido y la observó.

― Hinata― saludó él de manera indiferente antes de observar nuevamente el jardín―. ¿Qué haces aquí?

― Y-Yo sólo quería verte― dijo ella mientras jugueteba nerviosamente con sus dedos―. M-Me preguntaba como estabas. Así que...

― Estoy bien― respondió inmediatamente y eso casí sono frío―, deberías ir a descansar. Necesitas recuperarte.

Hinata dejó escapar un suspiro silencioso mientras observaba su espalda. Él seguia tan distante que encontraba difícil de creer que fuese el mismo hombre que había llorado cuando ella hubo recuperado la conciencia. Algo ocurría en su mente, ella lo sabía. Si sólo el pudiese confiarle lo que estaba mal. Ella era su amiga... ¿verdad?

― ¿He hecho algo mal?― dijo Hinata, cansada de su actuar distante.

Él volteó a verla.

― No. ¿Qué te hace pensar eso?

― Has estado actuando... diferente. Has estado más distante. Algo que te está molestando. Eso lo se. ¿Qué estámal, Sasuke-kun? Dime... Estoy preocupada...― rogó ella mientras sus ojos brillaban con preocupación. Sasuke no se movió. Simplemente la observó de manera indiferente y cuando después de unos minutos no dijo nada, Hinata dejó salir un suspiro decepcionado y se preparó para irse.

― No te vayas― lo escuchó decir. Ella se dió vuelta, y no tuvo idea de como él había terminado a centímetros detrás de ella tan rápido. Ni siquiera pudo reaccionar cuando Sasuke repentinamente la agarró y la haló para abrazarla. Ella estaba impactada y no podía ni siquiera responder, pero él continuó abrazandola y susurrando lo mismo una y otra vez―. No te vayas...

― ¿S-Sasuke-kun?― tartamudueó ella mientras se sonrojaba e intentaba captar su atención, pero el Uchiha simplemnte la abrazó más fuerte. Su pecho ahora estaba fuertemente presionado contra el de él, y Sasuke incluso enterró su rostro en el cuello de Hinata. Causando que su rostro se sonrojase aún más.

― Estoy confundido― dijo repentinamente Sasuke sin dejarla ir―. Ya no se que hacer. Estos sentimientos se vuelven cada vez más fuertes. Y no se que hacer con ellos, Hinata.

Hinata se encontraba confundida sobre lo que él hablaba, pero no dijo nada puesto que Sasuke continuó hablando.

― Me estas afectando demasiado. Cuando estás aquí, estoy tan agradecido y feliz. Cuando no lo estás, estoy ansioso. Cuando me tocas, mi cuerpo se siente agitado y quiero más. Cuando estás con otro tipo, estoy enojado. Cuando te vi con Gaara, sentí la necesidad de matarlo, y cuando casi moriste... m-me sentí... asustado... asustado de perderte.

Su respiración se agitó al escucar esas palabras viniendo de él. ¿Era una... confesión? Su corazón latió más rápido ante ese pensamiento. No se podía mover. Sasuke continió hablando mientras la continuaba abrazando.

― No importa cuanto intente negarlos, parece que se fortalecen. Estos sentimientos... no los puedo evitar... Se vuelven cada día más fuertes... No quiero volver a huí, ya no más Hinata. No quiero negarlos más tiempo. Es por eso Hinata, que yo...

Él la dejó ir y acunó sus mejillas. Sus mejilla se encontraban extremadamente rojas, pero no le importó y no la dejó ir. Dejó que sus dedos viajasen por su suave piel mientras acariciaba gentilmente sus mejillas. Él la observó profundamente a los ojos y Hinata pudo observar las emociones de sus ojos. Ella abrió la boca para decir algo, pero Hinata ni siquiera tuvo la oportunidad de decir una sóla palabra puesto que Sasuke presionó en ese momento sus labios contra los de ella y la besó.


(aqui es donde di mi grito fangirl)... awww.. me encanto la declaracion de sasuke! fue tan conmovedora! :D

espero que les haya gustado el cap!

el nuevo cap lo subiere entre el 22 de marzo y el 24 de marzo, asi que nos leemos ese dia! :D

ah si! y tmbien! dejenme un sexy y hermoso review! yo se que quieren! :D.. es mi motivacion para seguir con esto! :D... y me encanta leerlos! es muy facil! no es necesaria cuenta en FF y me haran muy feliz! :D.. sooo.. be happy and leave review! :D

atte: lordkami!