¡Hola! ^.^ Aquí les traigo una nueva historia, espero sea de su agrado y espero con ansias sus reviews con sus opiniones que son tan importantes para mi!

*Esta historia es mia pero para darle vida tomé prestados los maravillosos personajes de RUMIKO TAKAHASHI*

Sin mas que decir... Empecemos:


Amor Artificial

Capitulo 1. Akane

Un científico de avanzada edad vestido con una blanca bata de laboratorio y una pequeña careta se encontraba soldando unos circuitos de un complejo chip. Llevaba varios meses en su nuevo proyecto y las negras ojeras bajos sus ojos delataban el cansancio que sentía de trabajar día y noche sin descanso. Pero estaba ya tan cerca de terminar su creación más perfecta y compleja que el descanso no era una opción. Soun Tendo es un gran científico reconocido inclusive internacionalmente. A pesar de esto él era un hombre solitario de negra cabellera larga y bigote. Hace muchos años el estaba felizmente casado con una hermosa mujer, por desgracias ella jamás pudo darle los hijos que tanto anhelaban y al poco tiempo ella falleció a causa de un accidente automovilístico. Desde el día que su amada esposa falleció él no volvió a ser el mismo de siempre. Se dedico de lleno a sus investigaciones y creaciones tecnológicas. Perdió contacto físico con el resto del mundo, aunque a pesar de ello le gustaba cooperar para mejoras en el equipo tecnológico de hospitales y centros de investigación. El creaba la mejor tecnología de punta para equipos médicos y así ayudar a miles de pacientes en todo el mundo, e investigaba acerca de terribles enfermedades sin cura aparente para buscarles una o simplemente para controlarlas de una mejor manera. Todo esto lo hacía en nombre de su fallecida esposa quien siempre se preocupaba por el bienestar de los demás.

A pesar de ser tan reconocido el siempre se comunicaba con las personas con las que colaboraba vía internet. Muy rara la vez se le encontraba en algún lugar público. Siempre permanecía encerrado en su elegante residencia.

Una vez soldados todos los circuitos Soun se quito la careta que le cubría los ojos para luego levantarse y llevarlos con sumo cuidado hacia una camilla metálica. Lo cierto es que a pesar de todo Soun sentía los terribles estragos de la amarga soledad, por lo que desde varios meses atrás decidió que su siguiente proyecto sería crear un androide capaz de brindar cariño y compañía, que sea capaz de pensar y sentir como un humano real. Realmente quería una compañía con la cual pasar el resto de sus solitarios días. Se dedicó a estudiar infinidad de libros, enciclopedias, revistas de robótica avanzada, e investigaciones vía internet.

Levantó la sabana que cubría la camilla dejando al descubierto una perfecta figura femenina desnuda, era de una estructura metálica con ligamentos artificiales y complejos cableríos y chips por doquier, recubierto todo por una estructura sintética y flexible que simula a la perfección la piel humana. Solo que al ser este un robot sin necesidades fisiológicas no contaba con aparato reproductor, genitales ni esfínteres. Verla desnuda era como ver el cuerpo de una Barbie, solo que mucho más natural, y más apegado a las proporciones humanas reales, las cuales le servirán para guardar el perfecto equilibrio al momento de caminar o realizar complejos movimientos.

El científico comenzó a insertar los circuitos en la parte más compleja de aquella figura… la cabeza, que sería capaz de pensar, tomar sus propias decisiones e incluso sentir afecto hacia las personas que la rodeasen, en este caso, el científico solitario.

Le llevó toda la noche terminar con los miles de ajustes necesarios para que su más grande creación esté terminada. Justo al amanecer Soun se encontraba activando el último chip para después tomar de una pequeña repisa el rostro que cubriría la cabeza. Lo acomodó con sumo cuidado cuidando que encaje todo a la perfección. Necesitaba que lo que fuera la piel de los parpados, cejas y labios ajustaran perfectamente con las pequeñas estructuras que le darían movimiento al rostro, lo cual le daría la capacidad de expresar con mayor naturalidad sus sentimientos y gestos.

Soun por fin termino de sellar la piel con tal delicadeza que no se notara la unión de esta al insertarle el rostro. Retrocedió unos pasos y la observó maravillado. Había que admitir que además de un gran científico también era un gran artista. Aquella figura femenina era perfecta, sus curvas, su delicadeza femenina. Su hermoso rostro acentuado por aquellas pestañas espesas y obscuras al igual que su cabello contrastado por aquella pálida y tersa piel sintética.

-¡Perfecta! –Fueron las palabras que salieron de aquellos labios resecos y marchitos que se curvaban en una pequeña sonrisa.

Con un complejo aparato parecido a un pirógrafo y conectado a la energía eléctrica, aplico lo que sería un tipo de inyección en su pecho con el cual mandó un choque de electricidad al que sería su corazón, que más bien funcionaría como el motor que le dé el funcionamiento al resto de su cuerpo, acto seguido el cuerpo femenino comenzó a temblar por unos escasos segundos hasta que se detuvo por completo, quedando de nuevo inerte sobre la fría camilla metálica.

Soun se quedó observándola expectante esperando a que su creación tomara vida, pero los segundos fueron pasando y nada ocurría. Soun se preguntaba qué era lo que pudo haber salido mal y revisaba sus apuntes una y otra vez. Le dio la espalda a su adorada creación para revisar unas formulas desesperado.

La mañana del 3 de mayo unos hermosos ojos achocolatados se abrieron por primera vez, inmediatamente se incorporó de la camilla y observó todo a su alrededor hasta toparse con la figura de aquel hombre que estaba al borde de arrancarse los cabellos analizando una blanca pizarra con varias formulas escritas sobre su superficie.

-¿Ocurre algo malo? –Pregunto aquella angelical voz llena de inocencia y curiosidad.

-¡Guarda silencio! –Ordenó fúrico a quien se atrevía a distraerlo sin siquiera dirigirle la mirada. –¡Espera! –dijo al caer en cuenta de quien le hablaba. Se giró lentamente sobre sus talones con el corazón estrujado en su pecho, al darse vuelta se topo con la androide sentada sobre la metálica camilla mirándolo fijamente llena de curiosidad. –No puede ser… -dijo en un susurro mientras dejaba caer al piso una tabla con hojas en el. Se comenzó a acercar lentamente hacía la jovencita… -Estas… estas… ¡VIVA! –Dijo lleno de felicidad mientras sus ojos comenzaban a empañarse por las lágrimas.

Ella lo observo extrañada, miraba como sus obscuros ojos comenzaban a derramar agua sin entender el por qué. En seguida Soun la tomo por debajo de las axilas para levantarla y ponerla de pie sobre el piso. La miró mantenerse de pie sin mayor complicación. Le pidió que diera unos pasos y sintió que su corazón se saldría al mirarla caminar lentamente. La volvió a tomar por las axilas para suspenderla en el aire mientras lleno de gozo comenzaba a dar vueltas con ella.

Esta acción provoco que al hermoso androide se le escapara una tierna sonrisa. La volvió a depositar sobre el suelo cuidadosamente, el cabello del androide quedo revuelto sobre su rostro dejándole al descubierto únicamente aquella hermosa e inocente sonrisa. Al científico le pareció totalmente encantadora aquella imagen y cariñosamente le acomodo aquellos sedosos cabellos tras su oreja.

-Eres perfecta… -Le dijo mientras la observaba con detalle y una de sus manos se dirigía al rostro de su creación. Al tacto era frio pero suave y terso.

-Te nombre será… Akane…

Continuara...


¿Que les pareció? ¿Les gustó? ¿Lo odiaron? ¿Les aburrió? Déjenme su opinión en los reviews que con mucho gusto leeré. Este primer capitulo fue algo cortito por que mas bien es como tipo prologo. Es para mostrar como fue que nació Akane...

Gracias por pasarse por mi Fic!

Recuerden que sus Reviews es lo que le da razón de ser a mis Fics...

Ciao!

Atte: CrisSs-LunaBell