Daniela: Hi! una nueva historia de un anime que me fascino T¬T... (Miketsukami-kun *¬*) En fin, espero os guste, ya que solo así continuare. Bye-ne!

Discaimer: Los personajes de Inu x Boku SS, no me pertenecen, son propiedad de su fabuloso autor Kokoa Fujiwara (gracias por tan hermoso manga TuT), solo la trama y personajes extra son de exclusiva creación mía (mi extraña mente de mil y un facetas XD).

Prologo:

El viento balanceaba las grises cortinas de la habitación, que hace ya dos días se mantenía en penumbras. Ririchiyo se había internado en ella, luego de que su mundo se destruyera…

Tendida en la cama, abrió con pereza sus hinchados y ojerosos ojos. Una simple manta, es lo que intentaba ocultar su delgado cuerpo. Sentada ya sobre el frio colchón, se observo a sí misma, asimilando su propia decadencia. Sus bragas con encaje, dejaban a la vista aquella blanca piel, que alguna vez él toco. Entonces sintió ganas de llorar aun más, pero sus lágrimas se habían secado.

Se volvió a tender, y observo el gris techo. Nada sería igual, su vida se había ido con él. Durante aquellos largos minutos de soledad, pensó en lo que había sido su vida, en su única felicidad junto a él. Sin Miketsukami nada tenía sentido, ni el futuro, ni la vida… Entonces lo comprendió. La figura difusa de su amado perro-sirviente le esperaba a los pies de la cama, con su sonrisa brillante…

Se levanto y fue hasta su escritorio, no podía simplemente marcharse, aun tenia personas que le apreciaban. Tomo un colorido papel de su cajón y comenzó a escribir.

A quien lea:

Desde que puedo recordar, mi vida fue solitaria. Alejada de mis padres y mí hermana, todo por nacer y ser como nuestro ancestro. Siempre desee una vida feliz, sentir el amor de mi familia, ser una humana más normal... y solo halle a una persona que parecía comprenderme. Debo admitir, que en mi corazón sabía que Kagerou no era quien intercambiaba correspondencia conmigo. De alguna forma, en el fondo sabía que Miketsukami-kun era aquel sujeto que dio luz a mis días.

En este momento, no sé realmente cuanto tiempo a transcurrido, ni cuantas lagrimas e derramado. Solo ciento un profundo vacio, aun cuando manche mis manos con la sangre del culpable, me siento... insatisfecha. No soy capaz de ver alguna fortuna en mi camino...

Desde el momento en que me percate de mis reales sentimientos hacia él, cada día intente volverme aun más mujer, aun más apta para cuidar de su frágil corazón... El día en que nuestros cuerpos se rozaron por primera vez, ese hermoso día, supe que mi vida no tendría sentido sin su existencia... y tenía razón.

Hoy, a pesar del dolor, pienso fríamente en el mañana, en los días dejados atrás, en su maldito afán de protegerme... si tan solo hubiese llegado antes... si aquel... aquel desgarrador segundo no hubiese avanzado... ahora estaría aquí, abrazándome con fuerza, perdiéndome en su calor, en sus brazos que tantas noches me cobijaron.

No siento fuerza en mi alma y corazón, para continuar con esta vacía vida. Quiero estar a su lado, quiero amarle sin importar nada. Pero no piensen que soy débil, ya que en verdad… se que un día nos volveremos a amar, un día estaré nuevamente con Soushi… y hacia allá voy, a sus brazos nuevamente.

Por favor, cuiden de Shouta. Sé que le brindaran todo el cariño que nosotros recibimos.

Les quiere, Shirakiin Ririchiyo.

Cerro el sobre, lo dejo sobre la mesa, contemplando con cierto pesar sus últimas palabras. Ya no recordaba cuantas veces Sorinosuka le había dicho, que era más honesta en el papel, pero… esa sería la última.

Fue hasta su cama, que tantas veces compartió con Soushi, y sentada ahi vislumbro nuevamente a su amado, que intentaba en vano tocarla. Solo era su imaginación, lo sabía, pero deseaba fuese real. Volvió a levantarse, para buscar uno de sus vestidos, si iba a partir no sería desnuda. Ya vestida volvió a sentarse, cansada ya de respirar, de moverse… no perdió tiempo y tomo entre sus manos el frasquito que había ocultado durante largos años en su baño. Lo miro un tanto infeliz. Lo había comprado en secreto, como último recurso si llegaba a lastimar a quien amaba, pero… la causa de su uso sería diferente.

Sin dudar más, destapo el frasco y bebió de un sorbo su contenido. Nadie le detendría, para cuando fueran a verle, ya seria tarde. Se dejo caer en la cama, y ahí se vio en sus ojos, una última mirada…

Un potente fuego quemaba su vientre, pero lo soporto el dolor, su vista ya nublada derramo las últimas lágrimas, y una única palabra salió de sus labios… Soushi… como ella siempre quiso llamarle, como le llamaba en la intimidad…


Recuerden; si les gusta diganme, o no la continuare, y no... no es amenaza ¬_¬ aun no termino las de inuyasha y shugo chara...