En el siguiente fic os encontrareis:

Varias viñetas sobre diferentes personajes de la saga Harry Potter en relación con ese sentimiento llamado amor, ya sea romántico, fraternal, correspondido o no, trágico, épico y un largo etcétera.

Por supuesto, todo aquello que reconozcais, (en todos y cada uno de los capítulos aqui presentes) es obra de Rowling.


— Astoria… Astoria ¡Astoria! — la voz de su hermana Daphne la sobresalta, logrando que casi tire su cuenco de cereales encima del ejemplar del Profeta que Theodore Nott está leyendo, el chico le lanza una mirada asesina y Astoria se disculpa un tanto perdida, Daphne sigue hablándole — ¿Se puede saber que te pasa? Llevo un buen rato hablándote y puedo apostar todos los galones que llevo encima a que no me has prestado ni la más mínima atención.

— No es verdad Daphne. — miente la pequeña azorada — Si te escuchaba.

— ¿De verdad? — su hermana se cruza de brazos y sonríe maliciosamente — A ver ¿Qué era lo que te estaba contando?

Astoria se queda en silencio y maldice por lo bajo, Daphne se ríe.

— Andas demasiado despistada últimamente hermanita. ¿No será por algún chico?

Astoria enrojece y aparta la vista de su hermana — No digas tonterías Daphne, solo estoy un poco dormida.

Daphne niega con la cabeza — No te lo crees ni tú Astoria, te he visto por la sala común con esa sonrisilla tonta en la cara, tan típica de los enamoramientos.

Astoria está a punto de replicarle a su hermana, diciéndolo que si se refiere a la sonrisa que porta ella cada vez que Nott le dirige la palabra, pero se muerde la lengua no vaya a ser que Daphne se enfade, y su hermana enfadada no es algo precisamente agradable de ver.

Daphne se toma su mutismo como una confirmación de sus sospechas — De modo que es eso, un chico. — da una alegre palmada y se acerca a su hermana casi sin dejarle espacio para respirar, en busca de una confesión — Y bien ¿quién es él?

Astoria bufa y se aparta de su hermana — Para quieta Daphne.

Su hermana frunce el ceño y un poco enfada le replica — ¿No me lo vas a decir? No me lo puedo creer Astoria, soy tu hermana, se supone que debemos contarnos todo, si no confiamos la una en la otra ¿En quién lo haremos?

Astoria se conmueve un poco con el discurso de su hermana pero aun así no va a dar su brazo a torcer, no piensa decirle que el chico que provoca sus suspiros y le arranca esas sonrisas es Draco Malfoy. Antes muerta. Daphne le odia a más no poder, aunque bueno quizás la palabra odiar sea un tanto fuerte, más bien le cae bastante mal, de manera que no quiere ni imaginarse la reacción de su hermana si se entera, es capaz se encerrarla en las mazmorras y no dejarla salir hasta que cumpla sesenta años como mínimo. Por no hablar del drama que montarían sus padres si se enterasen, Draco Malfoy el hijo del Lucius el mortífago, ni hablar. Astoria suspira y su hermana ante sus negativas opta por irse cabreada del lugar.

Astoria no puede evitar sentir cierto alivio al verla salir malhumorada del Gran Comedor, a la noche ya hablara con ella y harán las paces, posiblemente en todo lo que queda de mañana le dé tiempo a inventarse una excusa lo suficientemente creíble para que Daphne deje el tema de lado.

Un carraspeó la saca de su ensimismamiento, Theodore Nott ha dejado de leer el Profeta y la observa con una extraña expresión en su rostro, Astoria casi diría que divertida pero no lo puede asegurar, Nott es el chico de hielo, no comprende que habrá visto su hermana en él — ¿Sucede algo Nott?

El chico se limita a colocarse correctamente la corbata mientras le responde — Nada Greengrass, solo me preguntó cuanto tardará Daphne en darse cuenta de quién es la persona que te gusta, solo espero no encontrarme cerca de ella en esos momentos, porque su enfado va a ser tan tremendo que hasta temblaran los muros del castillo.

Astoria palidece un poco — No sé de que me estás hablando.

Theodore sonríe, y Astoria cae en la cuenta de que aparte de ser la primera vez que habla con el chico, es la primera vez que le ve sonreír abiertamente — En las mazmorras no es ningún secreto lo mal que se llevan tu hermana y Draco.

Astoria en esos instantes podría pasar por otro fantasma más de lo pálida que se encuentra — No le digas nada del tema a Daphne por favor, ni a ella ni a nadie. — ruega.

El chico asiente — Tranquila, Draco Malfoy no es mi tema favorito a comentar con Daphne, pero yo que tú no me relajaría, si yo me he dado cuenta ¿Qué te dice que los demás no?

Y si no fuera porque está fuertemente agarrada al banco de la mesa Astoria se desmayaría en el acto, Thedore retoma su lectura y con su rostro escondido tras el periódico decide decirle una última frase a la chica — Y deberías comerte tus cereales de una vez, blandos no están tan buenos.

Astoria obedece y agarra con fuerza la cuchara pero es incapaz de comer, en esos instantes lo único que quiere es que se la trague la tierra.