Los personajes son de Stephanie Meyer, yo solo me adjudico la historia.

Capitulo 2

—Edward —escuchaba la voz de Bella muy lejana— ¡Ey! —me empujo un poco tratando de llamar mi atención —aterriza vaquero —dijo riendo —Jasper te esta saludando —estreche la mano del idiota mas grande del planeta con un poco más de fuerza que la necesaria —Estas mas distraído que de costumbre ¿Qué estuviste haciendo anoche? —finalizo sonriendo.

—Nada del otro mundo estuve temprano en casa —dije tomando su equipaje — ¿iremos al departamento? —obvio cuando decía iremos hablaba de nosotros dos.

—Yo me quedare en el hotel Millenium —dijo el rubio descolorado.

—Jazz… —Bella hizo un puchero de esos que eran exclusivos para mí.

—Ya hablamos de eso nena, no voy a quedarme en tú casa —note que se disponía a besarla por lo cual me aclare la garganta.

—Al menos deja que Edward te lleve al hotel —dijo enfurruñada.

— ¿No es una molestia? —dijo mirándome.

—Para nada —bien, tenía que demostrar porque era el mejor actor de Chicago.

El camino fue jodidamente largo Bella no se sentó en el lado del copiloto, sino en la parte trasera con el idiota "de su prometido", suspire mientras los observaba disimuladamente por el retrovisor, la mirada de Bella era tan dulce como si estuviese… gire mi cabeza negándome si quiera a pensarlo ella no podía estar enamorada de ese mequetrefe apenas lo conocía hacia menos de dos meses que se conocían…

— ¡Edwarrrrdd! —la voz de mi ángel me hizo salir de mis cavilaciones —¿Qué era lo que querías decirme? —dijo colocando sus manos en las sillas delanteras y haciendo que su cuerpo se hiciera hacia adelante entre los dos asientos.

—Umm… Oh sí, lo que tenía que decirte, acabo de firmar otro contrato para una nueva novela del canal —dije recordando que en la mañana había firmado dicho contrato.

— ¡Eso es genial Edward! —dijo medio ¿triste? ¿Decepcionada? — ¿Quién será la que sufra por tu amor esta vez?.

—Alice Brandon —dije entre dientes.

—Nooooo —dijo en tono exagerado haciéndome reír al instante.

—Siii —le dije mirándola por el retrovisor.

— ¡No puedo creerlo!.

—Pues créelo.

—Dios vaya que el mundo es pequeño.

—Sí que lo es —finalice.

—Perdón pero siento que me estoy perdiendo algo —dijo el peli teñido desde atrás, hasta ese momento había olvidado que el existía.

— ¡Bebe! Es que no sabes Mary Alice Brandon y Edward se odian a muerte y que ambos trabajen en una misma novela es… –alzo las manos hacia al cielo y luego se dejo caer en el asiento.

— Es algo arriesgado que ella y tu trabajen eso asegura un fraude ¿no? —frene el auto en seco y voltee mirando al cari bonito seriamente…

—Escúchame bien ninguna novela en la que trabaje este rostro es un fraude amigo —esto último se lo solté con todo el veneno que pude acumular desde que él había empezado hablar.

—Es que ¿Si no se llevan bien, no hay química como piensan transmitir que se aman?.

—Edward es muy buen actor —sonreí con ese comentario de mi ángel defendiéndome como siempre —Cuando esta ligando es el mejor las chicas caen rendida a sus pies. Por eso nunca me enamore de él —sonrió y sentí que mi recién reventado corazón empezaba a caerse a pedacitos — ¡Por eso es mi mejor amigo! —dijo pasándome sus brazos sobre el cuello y dando un pequeño beso en mi mejilla- anda vaquero llevanos a nuestro edificio-

—Pero Bella —replico Jasper.

—Luego yo te acompañare al hotel cariño —le dio una caricia en su mejilla y ¡Diablos! Dolió como el demonio.

Llegamos al departamento minutos después, tome el equipaje de Bella y junto con el subimos al ascensor, Bella abrió el departamento y entramos juntos.

—Es bonito —Dijo el niñato mirando hacia todos los lados.

—El de Edward es mucho más grande y tiene mejores cosas —dijo ella.

—Tuve la mejor decoradora de todo Japón —Jasper me miro encarando una ceja —Tú -dije mientras la abrazaba y el carraspeaba.

—Eres un adulador y te amo, pero ahora necesito que me dejes sola con Jazz —dijo Bella halándome del brazo —prometo ir a comer pizza contigo si me cuentas todo acerca de la nueva producción.

Me fui al a mi departamento luego que ella cerrara la puerta al llegar triple x me recibió moviendo la colita le quite el lazo rojo de regalo y fui hasta la despensa a buscar comida su comida.

—Al parecer te quedaras conmigo un rato mas amigo —dije acariciando su lomo —aunque Bella vendrá mas tarde a que le cuente sobre la nueva novela siempre lo hace, quizás te vayas hoy mismo —le dije al Can mientras caminaba hasta mi habitación.

Quede pensando, Bella tenia novio… un novio que no era yo como debía ser.

Me metí al baño mientras pensaba que hacer para acabar con esa relación ¿no podían enamorarse en unos días no?... porque supongo que no son novios desde el primer día que se vieron así que aun no lo tenia todo perdido y esta noche cuando Bella viniera a comer pizza movería mi primera ficha ese italianito teñido no se quedaría con mi Bella… ¡No señor!

Estaba saliendo del baño cuando tocaron la puerta y luego deslizaron una hoja por debajo.

Salí a acompañar a Jazz al hotel ¡nada de lo que hice lo convenció a que se quedara conmigo!..

Vendré más tarde yo traigo la pizza… te quiero

B…

Me fui a la sala y encendí la laptop estos días los tendría de reposo para luego comenzar con la nueva producción, tome varios expedientes y empecé a leer, el cachorro se echo a mis pies, cuadre todas mis cirugías para el sábado y acomode mis horarios para que no chocaran con los de grabación estuve por no se cuantas horas allí suspire mientras veía el reloj en la pared 7:15 pm…

Ya debe estar por llegar… —Susurre para mí mismo, deje la laptop en el sofá y fui a la habitación a buscar mi celular, fui a la mesa de noche y tome los libretos de Daniel Lieberman y André Morris este último era un cabron del demonio su padre lo obligaba a casarse con María Montiel y entonces ella se enamoraba de el y sufría por su amor.

Y yo seria el maldito bastardo… Y el galán mártir esto era lo que yo llamaba un papel ganar-ganar.

Releí un poco lo que pasaría al comienzo de la historia se supone que estaría en las vegas en un casino con una hermosa mujer y mi mejor amigo gastando el dinero de papá entonces vería a este hombre que era igual a mi y le pagaría para que se hiciera pasar por mí.

Joder que enredo… Malditos guionistas.

Bella se iba a morir cuando le dijera que interpretaría aun bastarlo y a un héroe, mi mirada vago nuevamente hasta el reloj 8:20 p.m.

Quizás se retraso en lo de la pizza —volví a susurrarme mientras tomaba el celular y le marcaba.

Su llamada esta siendo transferida al buzón de mensajes…

Colgué

Coloque una película en el DVD mientras bostezaba, camine a la cocina y me prepare un sándwich sencillo, no quería que cuando llegara la pizza estuviese lleno, a Bella le molestaba mucho que dejara comida.

No supe en que momento me quede dormido…

.

.

Me levante al día siguiente con un terrible dolor de espalda por haberme dormido en el sofá

¡Jesús, Bella seguro estuvo tocando y ni la escuche!

Me metí al baño rápidamente y me di una ducha exprés, me coloque mis pantalones de deporte ya que los chicos seguramente me esperaban en la cancha pasaría por donde Bella y le pediría disculpas por no haberle abierto la puerta cuando llego anoche seguramente estaba enojada.

Salí de la casa luego de asegurarme dejarle suficiente agua al cachorro, toque la puerta de enfrente pero nadie contesto, toque un par de veces mas pero no obtuve respuesta, imagine que ella aun dormía cuando terminara la practica vendría donde ella quizás saliéramos por ahí a almorzar, y luego iríamos a ver a película de los muñecos maricones camine por el pasillo hacia el elevador y cual fue mi sorpresa cuando este se abrió dejando ver a mi ángel… Mi ángel con la misma ropa de ayer.

¡¿Pero qué demonios? —rugió mi fuero interno

— ¡Bella! —dije estupefacto.

—Edward —su rostro se tiño de rojo — ¿a dónde vas tan temprano?

— ¿Vienes llegando? —Ohh si pregunta estúpida.

—Siento lo de anoche estuve con Jazz dando vueltas por la ciudad, luego fuimos ver los Muppetts a la función de las nueve de la noche y ya después acompañe a Jazz al hotel y mientras él me buscaba agua me quede rendida en su sofá, tú sabes el viaje me paso factura.

—Pensé que habías venido y no te había escuchado —dije, ohh Masen ¿así o mas tonto?, ella me observó con sus grandes ojos chocolate —me quede dormido y pensé que no te había escuchado.

—No, lo siento yo también me quede dormida —sonrió— aún no me respondes a donde vas tan temprano ¿tienes que grabar?

—No, voy a jugar Básquet con los chicos y si no me apuro van a tener que dejar jugar a Kelvin —hice gestos con mi rostro imitando al chico gafo que siempre estaba en la cancha pero nunca jugaba.

—Eres Cruel —dijo ella sonriendo.

—Me conoces bien muñeca.

—Aun debes contarme todo acerca de esta nueva producción ¿Serás galán? ¿Serás malvado?

—Un poco de ambos, ¿te parece bien si nos vemos a las 11:30 en la veterinaria y de allí vamos a la Bella Italia?

—Tenemos una cita —dijo ella riendo, asentí y camine los pasos restantes para llegar al elevador —Ehh Edward —me gire para verla pelear con sus llaves como siempre —Te extrañe.

Me devolví rápidamente alzándola por la cintura —Yo también te extrañe pequeña —dije dándole un beso en sus cabellos —Nos vemos a las 11.00.

—Dijiste 11:30 —rebatió— Además voy a estar en el juzgado no puedo antes corazón.

—Quería saber si estabas prestándome atención y separa los llaveros seguro así te demorarías menos abriendo la puerta —sonreí engreído y ella rodo los ojos, sí hablaría con ella a medio día.

Jugué baloncesto con los chicos hasta la 10:00 a.m. todos se burlaron de mi cuando dije que Bella había llegado pero no había podido decirle nada, aunque me bombardearon a preguntas no les conté del desteñido parecíamos viejas chismosas en la cancha sólo nos faltaba la mesita y el café así después de muchas preguntas sin contestar y una tanda de burlas por parte de "mis amigos" deje el partido empezado y le di mi pase a Kelvin una vez al año no hace daño, Emmett me miro mal puesto estaba en su equipo.

A las 10:30 le envié un texto.

Te parece si nos vemos directamente en la Bella Italia a las 11:35 tengo una cirugía de último minuto… TQM+KF

Atte. Mr. Masen

Estaba terminando de colocarme mi indumentaria cuando el celular sonó.

— ¡Doctor los Guantes! —dijo con enfado Emma mi ayudante de enfermería.

—Tíralos y busca otros —dije tranquilo mientras revisaba mi móvil.

Ok, a las 11:35 en la Bella Italia Galán

No tenía su nombre así que decidí jugar.

¿Quién eres?

Atte. Mr. Masen

Emma trajo unos nuevos guantes pero decline sabia que el celular iba a timbrar de un momento a otro.

Como que quien soy… Edward no hablas en serio ¿o sí?

Teclee rápidamente

No se quien manda el mensaje podría colocar su apellido al final de este…

Atte. Mr. Masen

—Doctor está todo listo —la voz de Emma me hizo ver el reloj 10:45 debía mover mi trasero si quería llegar a tiempo al almuerzo, nuevamente mi celular sonó, mire a mi ayudante con un puchero y saque el celular de mi pantalón verde.

Soy la persona con quien tienes una cita en menos de una hora, no te pases de listo conmigo Eddie y porfa se puntual… Por cierto Me también Quererte Mucho más que Full…(tqm+kf)

Atte. Mrs. Swan

Pdta.: esto es muy idiota ¿no se supone que nuestros nombres están grabados en los celulares?

Sonreí y deje que por fin Emma me colocara los guantes, iba a esterilizar a míster Garfield, el gato ya había tenido una buena vida sexual junto con su novia, y llenado la casa de sus amos de gatitos.

—Lo siento amigo —le dije al gato dopado —no era fácil quitar la potencia sexual de alguien de mi mismo sexo…

Tanto tiempo sin sexo me estaba haciendo desvariar…

Exactamente una hora después salí casi corriendo a la Bella Italia, Bella me iba a matar ya tenia 15 minutos de retraso sabia que cuando le contara lo de los gemelos su enojo pasaría llegue al restaurante a las 12:00 M, Alarid un mesero que me conocía, me guio rápidamente a una mesa.

—Ey A, quede en encontrarme con Bella ¿la has visto? —le pregunte cuando me entrego el menú, el negó —Cuando la veas la traes acá.

Saque mi celular a ver si tenia llamadas perdidas o textos pero ni señas…, los minutos pasaron rápidamente ya me había tomado dos vasos de agua y acabado con la cesta de pan ¡Estaba famélico! Revise mi reloj de pulsera había pasado más de media hora, Alarid llego a ver si deseaba ordenar.

—Aun no A, esperemos diez minutos más.

Tome mi celular y me tecle un mensaje:

¿Dónde estás?...

Mi celular me respondió —No enviado batería baja.

—Ey A —llame a mi mesero cuando pasaron los diez minutos —tendrás que me prestes un minuto necesito llamar a Bella y mi celular esta descargado —amablemente el chico me paso su celular… era de la época de matusalén que en paz descanse pero me serviría para hacer la llamada.

—Hola…—respondió su dulce voz al otro lado.

— ¿Bella?

Soy Bella en estos momentos no puedo contestarte, deja tu número telefónico y apenas pueda te devuelvo la llamada gracias

¡Diablos!, era la maldita contestadora.

—Hey Bells, soy Edward estuve esperándote en La Bella Italia espero que estés bien, llámame cuando puedas me quedo preocupado, estaré en la veterinaria mi celular se descargo, sí joder no me vayas a regañar sabes que olvido cargarlo te quiero por favor llama…

Pedí una lasaña sencilla para llevar y le pedí a Alarid que se colocara unos minutos, llegue a la veterinaria minutos después.

—Emma ¿Bella Ha llamado? —pregunte tan pronto entre, ella negó— ¿Cómo sigue míster Garfield?

—Está tranquilo por ahora pero sugiero que no te acerques algo me dice que presiente lo que le hiciste —dijo riendo.

Sonreí y me encamine al consultorio —Si Bella llama me pasas la llamada enseguida —ella asintió, llegue al consultorio y comí la lasaña con desgano, a las cuatro en punto me quite la bata para regresar a casa, la espalda me estaba matando y no tenía mas pacientes por el resto de la tarde, Emma me había puesto a cargar el celular con su cargador así que lo encendí cuando me subí al Ferrari, estuve marcando su celular pero no me contesto, marque a la casa pero tampoco obtuve respuesta estaba realmente preocupado, mientras el faro estuvo en rojo me metí a Facebook quizás estaba conectada… Negativo, volví a marcar su celular.

—Carajos Bella estoy realmente preocupado si no me das señales de vida en una hora voy a la policía…

Aparque el auto en el sótano del edificio y tome el elevador, en el piso uno lo detuvo Bella.

—Bendito sea Dios ¿Dónde demonios te habías metido? —le dije enojado.

—Quieto vaquero —dijo ella riendo— estuve con Jasper ayudándolo con un problema ¿Por qué? —dijo mirándome con ojos inocentes.

— ¿Por qué? Me estas tomando el pelo ¿verdad? —dije enojado.

— ¡Oh Dios Edward! —Dijo pasándose las manos por su rostro —Lo siento, yo lo olvide yo…

—No digas nada Bella ¿Qué jodido has hecho con mi mejor amiga? —ella había olvidado nuestra cita por ese idiota estaba empezando a cabrearme severamente, afortunadamente llegamos a nuestro piso,

—Edward yo…

—Cállate ¿quieres? —dije tratando de no explotar, las malditas llaves no calzaban así que las revente contra el piso ella me había dejado plantado dos veces por ese niñato europeo.

Tomo las llaves del suelo y me las entrego, las tome furioso y calce hasta que la puerta se abrió.

—Eddie, yo-

—No me digas Eddie sabes que lo detesto, sabes Bella pase toda la maldita noche en ese sofá mientras te esperaba me quede dormido allí y no comí más que un mísero sandwiche porque a ti no te gusta que sobre comida —ella me miro arrepentida — y ¿sabes que hice hoy? me atragante de pan mientras te esperaba y tú ni una sola puta llamada y llegas aquí con tu cara lavada y pretendes que con una maldita disculpa todo se resolverá… —me pinche el puente de la nariz — ¿Qué diablos paso en Italia que te cambio tanto?, de cuando acá me dejas plantado por un…

— ¡Cállate! —me grito, me gire para mirarla completamente anonadado.

— ¿Cuántas veces me dejaste plantada tu a mi por tus coestrellas? —dijo mirándome con rabia.

—Entonces esta es una maldita venganza, porque créeme que si no es así no entiendo —volví a pinchar mi nariz en un patético intento por calmar la ira en mi interior.

— ¿Tan bajo piensas de mi?… —dijo dolida.

—Es que demonios te deje hace un par de semanas en el aeropuerto y ahora llegas con novio, que digo novio con un prometido, joder Bella ¿qué está pasando en tu cabeza? —Me quede callado un momento — ¿te embarazo? Ese maldito bastardo te embarazo por eso la boda.

— ¡No! —dijo con un adorable rosa en su rostro.

—Entonces no entiendo, no eres una niña para estar jugando a los noviecitos —grite— o es que ¿el tipo es tan bueno en la cama que saco la golfa que esta dentro de ti y por eso…- no pude seguir hablando la mano de Bella impacto fuertemente en mi mejilla era la primera vez que ella me golpeaba ¡y en la cara!

—Edward yo… —estiro la mano para alcanzar mi mejilla golpeada pero yo me retire.

—Sal de mi periferia Isabella Swan en ese momento— en ese momento triple x hizo su aparición.

—Ed tenemos que hablar ¡tienes un perro! —Dijo ella agachándose y tomándolo en brazos

—Haz lo que quieras —dije saliendo de allí y cerrando la puerta de mi cuarto de un sonoro portazo.

Sentí la puerta del apartamento cerrarse y le metí una patada a la cama pero la desgraciada se rio de mi pues fue a mi a quien dolió, coloque música a todo volumen estaba realmente cabreado.

Varias horas después salí de la habitación por algo de comer, Bella estaba en el sofá junto con triple x.

— ¿Ya podemos hablar vaquero? — dijo cuando pase junto a ella en direcciona la cocina.

— No quiero — dije sacando una coca cola.

— No seas niño Edward — dijo ella acercándose.

— Estoy muy molesto contigo Bella no solo me dejas plantado y no solo una sino ¡dos veces! Aparte me golpeas y joder ¡duele! — sí, lo confieso eso sonó muy maricon pero me dolía la mejilla.

— Yo… lo siento — dijo apenada.

— ¿Qué demonios paso en ese viaje que regresaste con ganas de casarte?

—Fue Jazz… Es qué es tan- el sonido de su celular empezó a sonar era una ridícula canción de Miranda.

Solo tu no necesito más te adoraría lo que dura la eternidad…

Rodé los ojos ante la cursilería —Contéstale— dije dándole un generoso sorbo a mi bebida.

—No, ahora estoy contigo, sabes que no me gusta que peleemos hemos sido amigos desde hace años comimos pastel de lodo juntos —Sonreí ante el recuerdo Bella jugaba al té en el jardín yo era dos años mayor que ella y esa tarde era el invitado de honor, el pastel estaba muy arriba y no pudo bajarlo así que hicimos un pastel de lodo y lo comimos... Carlisle el esposo de tía Esme nos dio una gran regañada cuando al día siguiente no podíamos soportar el dolor de estomago.

—Sino le contestas seguirá llamando y esa canción es… —abrí mi boca e hice señas de arcadas para que ella viese a lo que me refería.

Volvió a sonar la cancioncita así que ella contesto —Ahora no puedo hablar, estoy ocupada cariño, si tan pronto me desocupe te devuelvo la llamada…Yo te amo más —colgó y me miro.

— ¿En serio? —Dije con ironía pasando mis manos por mi cabello y caminando a la sala, ella me siguió hasta dejarse caer en el sofá a mi lado — ¿Lo amas? —dije mirando sus hermosos ojos.

—Lo amo —me respondió mientras bajaba un poco su rostro.

—Joder yo… pensé que para amar uno necesitaba tiempo, no unas putas semanas… Ni siquiera lo conoces Bella ¿cómo puedes decir que lo amas?.

—No entiendes porque nunca te has enamorado —dijo ella en tono mordaz.

—Ahh y tú sí, muchas veces porque desde que te conozco jamás te he visto un novio aparte del imbécil de Félix o cuando creíste amar a Emmett.

—Lo amo Edward, Jazz es un hombre tan especial y cariñoso —encare una ceja— y no estoy hablando de sexo Edward su forma de tratarme me cautivo desde el primer momento, pero lo que más amo de él es su persistencia estuvo dos semanas invitándome a salir mientras estábamos en Italia el día que ganamos el caso por plagio él me invito a celebrar fue tan lindo que…

—Que te fue imposible no aceptar, sabia que no debía dejarte ir a ese maldito viaje.

—Hey vaquero calma no podías hacer nada soy la asistente del Sr. Brooklyn voy donde él diga no donde tú quieras que vaya.

— ¿Bueno como fue que terminaste siendo su prometida?

—Eso fue en el avión antes de montarnos en Italia, fue tan lindo verlo ahí postrado en una rodilla pidiéndome ante un centenar de personas que fuera su esposa.

— ¿Y aún así te casaras con él?, tú odias ser el centro de atracción —rebatí.

—Si lo odio pero fue lindo.

—Vez tu misma lo reconoces Bella, el tipo no te conoce, no sabe tus gustos o tu color favorito y si te ama tanto donde esta el anillo de compromiso sólo es un loco que se deja llevar por sus impulsos.

—Bueno el anillo lo enseñaremos mañana en la comida al cual estas invitado Jazz quiere hablar con mis padres, él es muy tradicionalista.

—Seguro —bufe.

—Deberías alegrarte por mí como yo cuando una relación te duraba más de un mes.

—Y estoy feliz por ti, sólo quiero que estés bien que seas feliz —dije aunque quería que fuera feliz conmigo —Eres mi… —eres una persona muy importante para mi no fue hasta cuando te fuiste que me di cuenta lo mucho que me importas —me senté más cerca de ella tomando su barbilla —te extrañe tanto —mis ojos se enfocaron en ese pozo chocolate que tanto había extrañado nuestros labios a centímetros del otro, un empujón más y podría atraparlos con los míos y entonces el maldito celular otra vez.

—Mama sí, Jazz se muere por conocerlos ¿en qué vuelo llegaran?, entonces yo estaré allí temprano, si yo le digo los quiero —colgó.

—Mama te manda saludos —dijo.

Yo asentí.

—Bueno yo tengo que irme la verdad no es mucho lo que he dormido en estos últimos días estoy —bostezo— realmente cansada mañana desayunamos y me cuentas todo acerca de la nueva novela —asentí— ¿sabes qué te amo? —dijo ella sonriendo.

— ¿De veras? — ¿Por qué te casas entonces? quise decir.

—Eres el hermano que nuca tuve Edward como no amarte —sentí mi corazón hacer estallar en mil pedazos. Bella dio un beso en mi mejilla e iba a salir cuando triple x la siguió —Oye bonito eres un muy lindo cachorro y fue divertido pasar la tarde contigo recordando a Butter , pero debo irme —se puso de rodillas para acariciar la panza del cachorro —Por cierto Ed ¿cómo se llama?.

—Yo le digo triple x —dije desde el sofá aun recuperándome de la bomba que había estallado justo en mi pecho, ¿cuántas veces podría partirse un corazón?.

—Que nombre tan horrible ¿verdad que no te gusta precioso? —seguía haciéndole cariñitos al perro y a mi me estaba empezando a enojar — ¿Qué carajos estaba celoso cachorro?.

—Aunque saco de pulgas sería mejor —dije sonriendo.

—Ahh eres un caso Edward, pensare un nombre y lo discutiremos mañana en el desayuno, prometo estar aquí a las siete en punto, sé que mañana juegas con los chicos.

—Pero es en la tarde pienso flojear toda la mañana ya que hoy estuve en la veterinaria Emma me llamara si sucede algo importante, así que puedes venir mas tarde quiero huevos con tocino y tostadas francesas con mucho jugo de fruta y café.

—A las nueve entonces… —dijo ella— podemos ir a Starbucks.

—En punto —le recalque— y mas te vale no dejarme esperando —si tienes algo que hacer con Jazz —dije irónicamente —me avisas a ver si puedo comer algo decente.

—Ok, nos vemos cachorro —dio una última caricia a la panza del can y se fue.

Estaba jodido ella parecía enamorada y joder yo lo estaba de ella, suspire y fui al congelador saque una pizza la metí en el horno, ya mañana vería como movería mis fichas ahora estaba famélico y tenia muchísimo sueño.

.

.

.

Hola, gracias a las chicas que me apoyaron en el capi anterior espero que este les guste como hara ed para evitar la boda, ya veremos

Ary..