Nuestra Historia Continúa

Capitulo I: Una navidad juntos

El invierno aun no acababa, las mañanas ahora comenzaban siendo cada vez mas heladas. Había pasado ya un año completo desde que Ririchiyo Shirakin llegó al la Maison de Ayakashi, y 10 meses de los cuales llevaba saliendo con su secret service Soushi Miketsukami.
Este día comenzó como cualquier otro, a excepción de que la mayoría de los habitantes de Ayakashi kan se encontraban empacando pues aquel día se festejaba la navidad y la pasarían muchos de ellos con sus familias, esto no era excepción ni para Ririchiyo o Soushi. Esta sería la primera vez que el secret service conocería la casa en la que su novia habitaba.
Luego de haber empacado, el secret service Soushi Miketsukami caminó hacia la habitación de su novia, tocando un par de veces la puerta hasta que ella salió. Como era habitual Soushi le brindó una cálida sonrisa, Ririchiyo la correspondió sonriendo tímidamente, para luego ambos bajar hacia el comedor, en el cual todos comentaban lo que haría durante esas fechas de festividad.
-¿En verdad te marchas Ririchiyo? –preguntó Watanuki
-Si.. pasaré la navidad con mi familia
-¿Y que hay del zorro?, ¿te acompañará?
Ella asintió mirando a su novio por unos momentos, luego se sentó a desayunar pues le esperaría un viaje algo largo y no deseaba tener que hacer parar a Soushi a mitad de camino para ir a comer algo.
Cuando hubo acabado de desayunar subieron ambos a por sus cosas y se dirigieron al coche del kitsune, claro esta sin antes despedirse de todos aquellos que aun seguía en la Maison.

Ya se encontraban rumbo a la casa Shirakin, Soushi manejaba el automóvil y Ririchiyo miraba hacia la ventana distraídamente sin musitar palabra alguna, simplemente observando el paisaje y de vez en cuando mirando de reojo a su novio, sonrojándose al ser en mas de una ocasión descubierta por este. El viaje fue algo largo mas y todo el camino estuvieron en completo silencio intercambiando una que otra mirada.
Por fin habían llegado, aunque ya era algo tarde y el cielo se encontraba completamente oscuro, Ririchiyo bajó del auto nerviosa y fue recibida por una de las sirvienta de la casa, quien condujo a ambos hacia el salón principal. La casa parecía estar completamente deshabitada pues, exceptuando a las sirvientas, todo estaba solitario y silencioso. Soushi miraba la habitación con algo de interés, luego miró a Ririchiyo haciendo una pequeña reverencia.
-En verdad me siento alagado de que usted me haya permitido conocer su casa Ririchiyo-sama
-Ya has venido, la navidad anterior –suspiró Ririchiyo- y deja las formalidades, ya te he dicho que dejes de decirme "Ririchiyo-sama"
-No soy quien para llamarle solo por su nombre sin utilizar el "-san"
-Miket.. Soushi, eres mi no-novio y.. y.. n-no tienes que ser tan formal conmigo.. –jugueteó con sus manos mirando hacia el suelo.
Soushi solo la miró sonriendo, luego se acercó lentamente a ella tomándola por debajo del mentón y acercándose aun más hasta rozar sus labios con los de la chica de cabellos largos y azabaches.
-Ririchiyo… -musitó antes de comenzar a besar a su ahora muy sonrojada novia.
Ella por instinto lo abrazó por el cuello mientras los labios de ambos se movía a un solo compás, el cual se volvía cada vez más apasionado hasta el punto en el que comenzaban a acalorarse un poco. El kitsune introdujo su lengua en la boca de su novia y jugueteó ligeramente con su lengua mientras la acercaba por completo a si mismo abrazándola por la cintura. Ella, correspondiendo a aquella acción movió su lengua, iniciando una danza con las lenguas e incitando al kitsune a profundizar aun más el beso. Las mejillas ahora de ambos se teñían de carmín con forme el calor se hacía presente, Soushi muy lentamente la fue recostando en el piso, y ella entreabriendo un poco sus piernas dejando que él se acomodara sobre ella. La mano de su novio comenzó a recorrerla por completo pero a la vez sin pasarse mucho de la raya, más sin embargo cada caricia la hacía ir perdiendo el control de ella misma. Ririchiyo pasó sus manos por la espalda de Soushi acariciándola mientras seguía besándolo apasionadamente, el kitsune dejó de besarla para disponerse a besar su cuello, y justo en ese momento…
-Ririchiyo-sama, es hora de la cena –entra una de las sirvientas mirando a ambos.
Soushi y Ririchiyo estaban sentados el uno frente al otro, Soushi mirando hacia el suelo como si estuviese pidiendo una disculpa por algo que no había hecho y Ririchiyo completamente sonrojada, pero esto no extrañó mucho a la sirvienta pues pensó que ella estaba sonrojada a causa del coraje por la "reprimenda" que le estaba dando a su novio.

Luego de la cena ambos se dirigieron cada uno a sus respectivas habitaciones, mas sin embargo el kitsune, al ser ya pasadas las 12pm salió a deambular un tiempo por los pasillo, encontrándose con Ririchiyo, quien miraba distraída el jardín algo pensativa. Él se acercó a ella.
-¿No puede dormir?
-No.. me siento algo.. sola aquí.. –suspiró.
Soushi la abrazó acercándola a su pecho – No tiene porque sentirse sola, yo estoy aquí…
Ririchiyo sonrió y se volteó para mirarlo fijamente un poco sonrojada, se puso de puntitas y le dio un pequeño beso en los labios al kitsune, luego se separó de él y sonrió.
-Lo sé.. umm.. ¿t-te gustaría.. dormir conmigo esta noche?... n-no lo pienses a mal, esque como dije antes me siento sola y.. y yo..
Soushi colocó un dedo sobre los labios de Ririchiyo y la hizo hacer silencio, mientras él le brindaba una sonrisa y asentía.
-No se preocupe Ririchiyo-sama le acompañaré esta noche si así lo desea, y no pienso hacer nada pervertido –rió un poco por la conclusión anterior a la cual había llegado Ririchiyo antes.
Ambos se fueron a la habitación de la chica de largos cabellos azabache y ojos purpuras, Ririchiyo acabó durmiéndose rápidamente en brazos del kitsune, quien al poco tiempo después también se dejó caer en los brazos de Morfeo manteniendo a su ama y ahora también pareja abrazada fuertemente entre sus brazos.

CONTINUARÁ…