Disclaimer: los personajes pertenecen a Stephanie Meyer y la historia es de TheSaintsMistress, yo solo la traduzco.


Hola...¡sorpresa! Ya que quedaba sólo el outtake pues digo, va, voy a ponérselo ya y así terminamos la historia :)

Está muy bien este capítulo porque así sabréis cómo les fueron las cosas después del último capi y cómo llegaron a lo que se cuenta en el epilogo ;)


Outtake

No podía creer que hubiera pasado casi un año del día que estuvimos por última vez en la cabaña de Jasper. Pensándolo bien, era casi difícil creer que todo resultó salir bien. La última vez que estuve aquí, Bella seguía siendo mi jefa, mi jefa más exasperante, exigente, hermosa, y más allá de eso. Y yo acababa de romper todas las reglas que pusimos. Ahora que lo pensaba, no había cambiado mucho. Ella seguía siendo exasperante, en la forma más linda. Ella seguía siendo exigente, en la forma más sexy. Y que me jodieran si no era todavía la criatura más hermosa que jamás había tenido el placer de... bueno... de conocer.

El último par de meses, desde que regresamos de nuestra visita a mis padres, habían sido un torbellino, y no tenía ni idea de cómo lo habría hecho sin ella y sin su constante entrenamiento. Ser arrojado a firmas de libros y visitas de publicidad había sido algo maravilloso, pero también me había alejado de Bella durante semanas. Esa fue la primera parte de este éxito que realmente no disfruté. Sin embargo, ella había estado conmigo en cada vuelo, en cada habitación de hotel no familiar, y en cada desayuno, almuerzo y cena. Estábamos casi en contacto permanente a través de mensajes texto, correo electrónico, Skype - el cual era mi favorito - y eso pudo o no pudo haber tenido que ver con el hecho de haber elegido tener el video-chat desnudos. ¿A quién estaba engañando? Había tenido mucho que ver con el hecho de que estuviéramos desnudos. Había algo muy erótico en ver a la mujer que amabas correrse delante de una cámara, a miles de kilómetros de distancia, sólo viéndola tu. Sólo pensar en ello ahora me ponía duro.

Una cosa que definitivamente era similar a la última vez que estuvimos aquí eran mis nervios. Joder, no podía estar quieto en un solo lugar. Necesitaba que se despertara de una puta vez.

Justo en ese momento, oí las tablas del suelo crujir por encima de mi cabeza.

Bueno, ya era hora.

Una sonrisa irónica apareció en la esquina de mis labios cuando la oí tropezarse contra nuestra cama. Sólo pude imaginar la belleza de su piel translúcida mientras el sol de la mañana llegaba a todos los lugares que adoraba de ella. Eran unos puntos que había llegado a desear como nada. Apostaba a que su pelo estaba trenzado y anudado por el sueño y el ejercicio de anoche. Apostaba a que se estaba mirando las marcas de color púrpura y rosa que le hice en el pecho con mi boca. Apostaba a que ahora mismo estaba ruborizada, pensando en la forma en la que follamos violentamente contra la pared, demasiado ansiosos y desesperados por hacerlo en la cama. Joder, la idea de eso me había puesto las orejas rojas. El sexo con Bella, lo estuviéramos haciendo sudorosos y de manera dulce y lenta, o empujando y tirándose el uno contra el otro de manera salvaje hasta que estábamos sin aliento y jadeando, todavía era algo que me pillaba con la guardia baja. Nunca había podido imaginar algo más perfecto, incluso después de haberla tenido incontables veces. Todavía quería más. Siempre más.

Oí su risa, y supe que ella había encontrado la primera nota.

Buenos días, mi amor.

Pensé que, ya que estábamos de vuelta aquí exactamente un año más tarde, podría contarte más de mis secretos.

Aquí es donde todo cambió para mí.

Así que voy a llevarte a otro viaje, las reglas son las que sabes por ahora.

Para comenzar, tengo que admitir que soy muy feliz de que nuestros amigos y padres se fueran ayer.

No importa lo mucho que me guste pasar tiempo con ellos, me gusta más pasar tiempo contigo (asolas), mucho más.

Atentamente, Edward.

Llamadme un romántico indefenso, llamadme irrevocablemente enamorado, llamadme lo que queráis, pero el oír su risa, el verla sonriendo y feliz, era algo que todavía anhelaba más que otra cosa. Por eso decidí hacerlo esta manera, sabiendo lo mucho que ella adoró y apreció esto la primera vez.

Estaba bastante seguro de que iba a conseguir mi primer zapato.

Un golpeteo suave de unos pies moviéndose hasta la puerta de nuestra habitación me hizo sonreír aún más. Dejé la ropa como la primera vez, así que por sus movimientos sabía exactamente lo que iba a leer a continuación.

A veces, hablas en sueños. No sucede a menudo, pero cuando lo haces, yo estoy despierto y fascinado por lo que susurras.

Y a veces, oh mierda cariño, a veces te pones realmente habladora y te puedo decir que sueñas con cosas menos inocentes. Cantas mi nombre de esa manera que me vuelve jodidamente loco... ya sabes la forma de la que estoy hablando. A veces, cuando no te quiero despertar, sabiendo que has tenido un día muy duro y necesitas descansar, me masturbo bajo las mantas, me obligo a correrme, coreando tu nombre a cambio. Y luego están las noches... ya sabes, ¿esas en las que te despierto y te amo desesperadamente sacándote de tu confusión por el sueño? Esas son las noches que simplemente no puedo soportar no tocarte, y que no me toques.

Me encanta que me 'hables', incluso cuando piensas que no estoy escuchando.

Siempre estoy escuchando, mi amor.

Atentamente, Edward.

"¿Me estás escuchando ahora?", le oí decir desde el rellano de arriba, y sonreí cariñosamente por su vocecita diminuta.

"Sí", le respondí lo bastante alto para que ella me escuchara.

"¿Está mal que me guste?", su voz era vacilante y un poco insegura, pero pude oír la sonrisa que ella estaba demasiado avergonzada como para emitir.

"No, no lo está", negué con la cabeza, aunque ella no me podía ver.

Me mordí el labio cuando oí su risa sin aliento. Ella era un pequeño sapo cachondo.

Yo quería que supieras que no se lo digo todo a mi madre. Te lo digo todo a ti.

Sé que has aceptado mi relación abierta con ella con gracia. Pero Bella, sólo hay una persona que sabe mis más profundos y más oscuros deseos, miedos y secretos.

Esa eres tú.

Atentamente, Edward.

Oí un suspiro en algún lugar, la señorita Swan estaba desmayada en estos momentos. Sonreí porque sabía que a ella le gustaría oír eso, y porque era verdad. No sabía cómo se las arreglaba, pero no podía guardarme nada para mí mismo cuando se trataba de ella. Quiero decir, mierda, le hablé de mi madre biológica la primera vez que dormimos juntos. No le he dicho a nadie nada sobre eso... nunca. Ni siquiera a Emmett o a Rosalie. Eso fue un cambio para mí. Yo quería hablar de la existencia de Elizabeth, y Bella me convenció de que era el momento. Decir que Rose y Emmett se sorprendieron sería un eufemismo, pero eran tan comprensivos, alentadores y respetuosos que yo no quería hablar del tema de su muerte. Se sintió bien sacar eso de mi pecho.

El sonido de sus pasos bajando las escaleras me sacó de mis reflexiones internas. Ella estaba de camino hacia mi camisa.

Echo de menos no verte todos los días, aunque a veces sea sólo porque esté encarcelado por mi cubículo.

Echo de menos no llevarte tu leche desnatada con sólo el 2% de café (nunca voy a olvidarlo de nuevo).

Nunca voy a lamentar el éxito que he tenido con mi libro, siendo tú una parte fundamental del mismo. Pero a veces, Bella, estar lejos de ti es una verdadera tortura.

Echo de menos trabajar para ti.

Atentamente, Edward.

"¿Cómo te sientes acerca de jugar a personajes? Podría llevar a nuestra casa 'la oficina de Bella' de vez en cuando", Bella dijo desde el pie de la escalera.

Su pregunta me pilló con la guardia baja por un momento, justo antes de que la sonrisa más grande se estirara en mis labios. Mentiría si dijera que no estaba un poco encendido en estos momentos.

Me encantaba escucharla decir 'nuestra casa'. Vivir con Bella el último par de meses no había estado exento de su cuota de altibajos. Sin embargo, los dos éramos bastante buenos para acomodar al otro, sorprendentemente. Nos comprometíamos, igual que todas las buenas parejas hacían.

Robé un par de tus bragas la primera vez que me fui a un tour de publicidad.

Cuando estoy lejos de casa, de ti, durante semanas, me siento un poco solo, y me encuentro echando en falta tu olor, tu piel, tu voz... todo.

Por lo tanto, cuando llega a ser demasiado, envuelvo el trozo de seda alrededor de mi polla y me masturbo con ella hasta que me corro...

¿Te parece repugnante? ¿Soy un pervertido? ¿Voy a conducir a casa sin pantalones?

Atentamente, Edward.

PS: Están un poco desgastadas de tanto uso. ¿Te importaría si cogiera otro par?

Estaba todo tan silencioso que casi se podía oír un alfiler caer, y estaba casi seguro de que le había dado asco con mi admisión. Me esforcé para que mis oídos escucharan si ella me iba a dar alguna indicación de sus pensamientos, pero lo único que se escuchó fueron sus pasos mientras se movía hacia el sofá donde mis bóxers estaban esperándola. Sí, estaba bastante seguro de que iba a estar conduciendo de vuelta a Seattle sin mis pantalones... otra vez.

Respiré profundamente, tratando de prepararme para lo que iba a suceder.

Amo tu mente. Amo tu ingenio. Amo tu boca sucia. Amo tus dulces palabras. Amo tu rubor. Amo tu humor. Amo tu cabello. Amo tu piel. Amo, amo y amo tu sonrisa. Amo tus labios. Amo tu cálida lengua en mí. Amo tus brazos alrededor de mí. Amo tu olor. Amo tu coño. Amo tu pasión. Amo a Alice y a Jasper. Amo a tus padres.

Te amo a ti, Bella Swan.

Atentamente, Edward.

"Yo también te amo", susurró. Ella estaba cerca, y rápidamente me apoyé en el mostrador, cruzando los brazos sobre mi pecho, recreando la primera vez que hicimos esto. La primera vez que me robó el corazón.

Con un crujido de una tela, ella apareció en la puerta, envuelta en una sábana, con el pelo despeinado y con los brazos llenos de mi ropa.

Le di mi sonrisa de medio lado, mirando sus mejillas graciosamente sonrojadas como siempre.

"Hola", murmuré sin poder mover mi mirada de la de ella.

"Hola", susurró, sus labios estaban inclinados en las esquinas

Nos miramos el uno al otro durante unas cuantas respiraciones, simplemente enamorados.

"Me alegro de encontrarte desnudo", ella se rió suavemente, inclinándose contra el marco de la puerta, dándole otra mirada a mi cuerpo, haciendo que reaccionara como siempre hacía.

"Mi objetivo es complacer", me encogí de hombros y le guiñé un ojo.

Pensé en hacer esto con la ropa puesta. Pero al final, estos éramos nosotros. Por lo tanto, iba a hacerlo desnudo, porque podía.

Mi mirada se fue a sus brazos, tenía curiosidad por ver con qué ropa se había quedado esta vez. Creo que mi mandíbula se abrió por la sorpresa cuando vi mis vaqueros puestos casualmente sobre su brazo.

"Estoy sorprendido de ver mi pantalón", admití en estado de shock, levantando los ojos hacia ella con las cejas arqueadas.

Ella se rió con voz entrecortada e inclinó la cabeza hacia un lado.

"Creía que a estas alturas ya sabrías lo mucho que me gusta que te toques a ti mismo pensando en mí", ella estaba siendo tímida y linda como la mierda.

Ella era la cosa más sexy que había visto nunca.

"¿Eso te pone caliente, cariño?", estuve tentado de hacerlo con un acento Austen Powers, pero era muy malo en los acentos, y no quería asustarla sonando como un duende borracho. Además, esa mujer nunca veía la tele, mi intento probablemente la confundiría más que cualquier otra cosa.

"Mhhmhh", murmuró, bajando los ojos hacia mi longitud tensada deliberadamente.

"Estaba pensando", interrumpí nuestro pequeño momento, sabiendo que si cedía a la mirada que me estaba dando ahora mismo, no iba a llegar a la parte con la que estaba tan emocionado.

"¿Sí?", ella sonrió cariñosamente.

"Realmente extraño llamarte señorita Swan".

Ella frunció el ceño con confusión, pero se rió de todos modos.

"Yo recuerdo haber mencionado el juego de personajes", señaló ella con un suspiro juguetón.

"No tengo otra cosa en mente".

"¿En serio?"

"Sí", yo asentí, dejando caer mi mirada por un segundo para tomar una respiración profunda. "¿No crees que deberíamos llegar a nuevos títulos?",

"¿Empezamos?", se rió.

Yo sonreí internamente y me alejé de la barra, haciendo lentamente mi camino hacia ella. Cuando estaba solo a unos pasos de distancia, escuchando su respiración trabajosa y casi sintiendo el calor de su piel, bajé lentamente mi cuerpo y me coloqué sobre una rodilla.

Sus ojos siguieron mis movimientos, pasando de confusos, a divertidos y finalmente a alarmantes.

"¿Edward?", se atragantó, buscando mi mirada con la suya febrilmente.

Yo sonreí de manera tranquila, sintiendo que mi corazón latía atronadoramente contra mi pecho. Tragué saliva espesa y tomé otra respiración antes de cambiar nuestras vidas para siempre. Su expresión era preciosa en estos momentos. Sobresaltada, conmocionada, ansiosa, aturdida… todos los adjetivos que podrían describir con precisión la trascendencia de esta ocasión.

"Te amo más de lo que nunca podré expresar con pequeñas notas en papel higiénico".

Lo eres todo para mí.

"Te quiero más de lo que nunca seré capaz de mostrar con mi cuerpo, mis acciones, mis palabras".

Cariño, eres deliciosa. Me pregunto si yo sabré igual.

"El primer día que te conocí, me sorprendió literalmente tu belleza. Casi tanto como tu humor de perros", le guiñé un ojo, lo que la hizo reír a través de las lágrimas que pasaban libremente por sus mejillas.

"Hubo un tiempo en el que no podía soportar estar en la misma habitación contigo, y ahora, mi amor, no puedo soportar estar lejos de ti, incluso durante el tiempo más corto posible".

Cariño, tú eres mi favorita.

"Te doy mi corazón".

No soy nada sin ti.

"Eres mi mejor amiga, mi confidente, mi amante. No me puedo imaginar no tenerte en mi vida por el resto de mis días".

Nunca voy a permitir que me dejes ir.

"Quiero que tengas a mis bebés. Quiero envejecer contigo y hacerlo contigo hasta que las caderas cedan", los dos nos reímos, y su sonrisa... oh, su sonrisa era lo más brillante que mis ojos jamás podrían contemplar. Momentáneamente me cegó, hasta que me di cuenta de que mis propias lágrimas borraban mi visión.

"Isabella Swan...", sonreí a través de ellos, mientras goteaban por mis mejillas. "Voy a ser tu 'para siempre', si tú estás de acuerdo en ser el mío".

Levanté mi mano derecha, donde había estado aferrando la caja negra y pequeña, y abrí mis dedos. Mi temblorosa mano izquierda se unió a la fiesta mientras poco a poco abría la tapa para revelar el símbolo de mi promesa.

"¿Quieres casarte conmigo, Bella?".

Sus ojos se pusieron del tamaño de los platos, y me encontré a mí mismo riendo nerviosamente al ver su expresión. Alice y Rose me habían ayudado a seleccionar el anillo, lo que yo sabía de joyería dejaba mucho a la imaginación, pero después nos encontramos con esta belleza, y yo supe que sería perfecto para ella. Sabíamos que a ella le encantaría. Mirando su cara ahora mismo, estaba feliz de decir que teníamos razón.

"Sí", susurró, sollozando, riendo y soltando mi ropa en el suelo con las manos temblorosas.

No creo que haya palabras para describir la felicidad y el alivio que sentí en ese momento. Ella acababa de cumplir un sueño que ni siquiera sabía que tenía hasta que me enamoré de ella.

Me reí entre dientes, empujándome hacia arriba desde el suelo y secándome las lágrimas con el dorso de la mano.

Mirando hacia abajo mientras ella se quedaba mirando el anillo, me sentí como si mi corazón fuera a explotar. Saqué el anillo de la caja, arrojando esta a un lado, lo que hizo que se riera la mujer que amaba. Éramos todo sonrisas y risas sin aliento mientras ella levantaba la mano izquierda y yo la cogía con la mía temblorosa. Puse el anillo - el cual… mierda, encajaba a la perfección - por encima de su delicado dedo.

Los dos miramos hacia abajo silenciosamente, hacia su mano suavemente apoyada en la mía.

"Señora Cullen", finalmente respiré apenas en un susurro.

Ella levantó la cabeza lentamente hasta la mía, sus ojos estaban abiertos de asombro, su sonrisa era desinhibida y gloriosa.

"Te amo", susurró ella con fervor, levantando suavemente ambas manos hasta que estuvieron detrás de mi cuello, haciendo que la sábana cayera al suelo.

Con nuestros cuerpos desnudos y apretados y mis manos en sus caderas - las cuales había llegado a conocer tan bien - sellamos nuestra promesa con un beso abrasador.

Y entonces... follamos. Porque esos éramos nosotros, y yo no quería que fuera de ninguna otra manera.


¿Qué os ha parecido esta pedazo de declaración? De verdad que estoy enamorada de este Edward, es tan mono ^^

Tranquilas que no voy a borrar nada, no os preocupéis, os la dejo para que la leáis las veces que queráis ;)

Bueno, pues ahora sí que ya hemos llegado al final de la historia, que pena, de verdad :(

Os dejo mi face porque ahí iré informando sobre la nueva traducción, no creo que tarde más de dos o tres semanas en subirla, ya lo iré diciendo :)

www . facebook andri . fanfics (acordaos de quitar los espacios)


¡Nos vemos en la siguiente traducción!

Muchisimos besos y abrazos para todas y gracias por haberme apoyado y haber hecho que pasáramos de los 1500 reviews :D

También quería darle las gracias a TheSaintsMistress porque si no hubiera sido por ella no hubiéramos podido disfrutar de este increíble fic, muchas gracias por escribirlo y sobretodo por dejarme traducirlo ;)


Muchas gracias por seguirme y comentarme en esta historia:

aleshita-luvs-paramore, Milita Cullen, Cullen Vigo, Shibubi, Rosi22, VaNeSaErK, pekascullen, ryomahellsing, AnnBitchCullen, elena robsten, AnnieFP, torposoplo12, anita cullen, Mentxu Masen Cullen, Aleowo, beakis, milisil, Jess Wayland Cullen, Inkdestiny, ludgardita, sophia76, lizco2, JeniZuluCullenM, Konnyxa, ini narvel, DarkWardObsession, Alex-Cullen-Pattinson, Loonydraconian, Luz, Alejandra, Sofy Vicky, DaniiEverdeen, lovebyInspired, HoneyStewart, Cath Robsteniana, Roxcio, SteFi-Art, patymdn, mirylion, Mareenma, LuluuPattinson, Ely Cullen M, ViviORD`Cs, MaxiPau, chusrobissocute, Pamelita, Milhoja, Patchmila Cullen Mellark, felicytas, karenov17, Diana Prenze, Madriguerita, Gusdha, TheDC1809, Mary Cullen, AlejandraZJofre, Kdaniela, fer93vulturi, twilight-love1694, XkanakoX, Heart on Winter, Tita Moon, Naida Lilith, EmilyLuchia, yiyu46, RaqLopez, freckles03, sandra32321, CindyLis, Rocxio, maria moreno, fary03, Babyboo27, Marianixcr, Laucami, janalez, gotik pirata, AlejandraZJofre, larosaderosas, Litha McGuiness, sweetdirtydraco, Rossy- Bells- Cullen, greek- cullen, eli1901, leyswan, Lupita Calvo, Esme Mary Cullen, anamart05, Coco Cu, Cindy M Galvez, Lakentsb, EdithCullen71283, Melania, BarbyBells, mariale24, Milee36, SabiaAtenea, belly bells cullen-salvatore, bitha- granger, Kisara Masen, terewee, Monique, Neko de Pattinson, Katiuska Cullen Swan, L´Amelie, kaalii, SofiGM, eddieIlove, 0kallii Cullen, marcecullenswan, Claudia Valencia, antomirok, nadu, luzdeluna2012, carola, Vanina, krisner, ErandiLina, GilbbertaGrell, EleGL, MarieElizabethCS, karlin M, Nilari, Cata, lexa0619, pitita10cullen, ninacara, sheyla18, Bad Littel Bunny, Ximena, PrettyBells, valu03, Guacha, madeki, Rosy Inda, jesk, MSG, Lore562, A Cullen, elis, Gabs, Barbaraaa7, Ximena del Caos, Priscila, Mara, Ap19, Sara, Laura Katherine, elis, mueganiTo Cullen, yakari, Kta, TwiMaria812, gesykag, LucyFelton14, M´BlueArmor, Lofe, Lo farfan, Mia´s, Eleonora328, angi cullen, Clau Vale, Amorgen Lestrange, Pattworld, The Princess of the Dark, CasbabySwan, Negriithaah, ela fordyce, CrissYmell, BellaEdwardRobsten, SharinPattinson, Yekitab, Pan Cullen, julieta rendon, LauriCullen, PaOPattzZ, karlita carrillo, kami cullen castillo, solecitopucheta, kiztiapotter, rafaela monterroso, catitacullen, pituk9, florima, DarkWardObsession, Zeelmii Black Cullen Withlock, alimago, Esyaba, Leslycan, Viki, Marchu, Caniqui, Juliannis, Masilobe, MiaCarLu, Angy Manse Cullen, Anni eska, Maki Salvatore, nesines, Fle- ARG, Kata, Ana L Steele, mona30, Mary, Prisgpe, Ivebar, Esmeralda C, Alicy Garcia, sachita1212, ReneesmeCC, AlexitaCullen, kmi cullen, Lizairy Cullen, nadu, Vidabells, Bite Me Sr Cullen.