Aclaratoria: En la presente novela se presentará algunos de los personajes de la serie animada Zenki además de varios de los personajes del manga, esta historia no sigue una línea literal de alguna de las dos versiones (Anime y Manga), solo se continua lo que paso años después en líneas generales, es por ello que se nombrará tanto aliados como villanos en el contexto como se explicó anteriormente, si desean pensar que esta historia sigue alguna de las dos versiones, están en su libre albedrio. Con esto no se pretende obtener algún beneficio monetario ni violar las leyes de legalidad y autoría del creador original de la serie. Solo se pretende otorgar un entretenimiento al público lector.

Solo es de mi autoría las narraciones imaginarias que conforman dicho relato y algunos de los personas ficticios que aparecen aquí y que fueron inventados por mí, pero de resto como se especificó en letras superiores solo se pretender brindar un entretenimiento al público en general-

¡De resto que disfruten del fanfic!

Capitulo 1

Comienzos con tropiezos

Ya habían transcurrido 2 años desde aquella pelea colosal contra Zaou Gongen, uno de los shikigamis más poderosos de Ozuno, quién llenándose de ira y deseos de gobernar el mundo, fue destruido en manos de Chiaki gracias a la ayuda de sus guerreros. Ahora la vida transcurría tranquilamente sin pesares mayores de que preocuparse, Chiaki y Zenki vivían en el mismo apartamento a diferencia de Sayaka e Inugami quienes se mudaron a una casa para poder estar con Kokutei, en cambio los otros guerreros sufrieron un destino diferente al que estaban acostumbrados, debido a que Chiaki uso todo su poder, incluido el de sus guardianes, sus energías se habían bloqueado, por lo tanto no podía sellarlos.

-¡Zenki es hora del almuerzo!- gritó la sacerdotisa desde la cocina. De una de las habitaciones, salió aquel hombre de cabellera rojiza bostezando y estirándose.

-Ya era hora…- él se acercó hasta sentarse en uno de los puestos de la mesa de comer mientras Chiaki colocaba los platos que rebozaban de comida. -¿No tenias que ir a la universidad?-

-Sí, pero Sayaka llegó primero y me mandó un mensaje de que el profesor llegaría un poco retardado, así que me da oportunidad de comer tranquilamente- Chiaki ya había transcurrido la mayoría del periodo académico y ahora solo iba en ocasiones para ver las clases que le tocaban. -¿Hoy es tu día libre en la cafetería? O ¿Te quedaste dormido de nuevo?-

- En realidad es mi día libre…- expresó sin mayor animo, solo se concentraba en comer sus alimentos.

-Estas muy callado… ¿ocurre algo malo?-

-No…-

-Zenki desde hace un tiempo tienes mal humor por todo…por la comida, por la ciudad, por el trabajo, por-

-Estoy bien Chiaki, come tranquila- Zenki en realidad estaba intentando distraerse y no pensar en su novia, desde hace unos días la manera que tenia de concentrarse en ella cambió rotundamente.

Chiaki en cambio, necesitaba saber el por qué de su comportamiento tan distante, a pesar de que Sayaka se mudó junto con Inugami, dejándoles el apartamento para ellos dos, las cosas no tuvieron muchos cambios, aún seguían durmiendo en cuartos separados y casi ni salían, pero ahora la distancia era mucho más profunda y era algo preocupante. Ella lanzó un suspiro mientras se levantaba de la mesa, las ganas de comer desaparecieron al instante.

-¿No vas a terminar de comer?- preguntó al observarla entrar en la cocina con su plato semi lleno.

-Se me quitó el apetito…nos veremos después- exclamó sin el mayor animo. Luego de dejar su plato en la cocina, tomó su bolso y abrigo alejándose sin decir más, Zenki sabía que lo que estaba haciendo era incorrecto y necesitaba ayuda para remediar la situación o terminarían separándose. Después de terminar de comer y lavar su plato, se fue a su habitación a vestirse para poder salir, si alguien podría ayudarlo en cosas relacionadas a los sentimientos y las palabras era Goki.

#####################################################.

Chiaki se encontraba caminando por los pasillos de la universidad pensativa y con un nudo en la garganta, necesitaba saber si Zenki ya había perdido el interés en ella por que no entendía su conducta inexplicable, quizás ella le exigía demasiado que demostrara sus sentimientos, desde hace prácticamente 3 años el perdió todo lo que era en un principio, su forma original, su estilo de vida, su manera de ser, todo por venir a la capital y formar una nueva vida y totalmente diferente. Quizás se le hacía muy difícil lidiar con eso, a lo mejor le daba pena admitir que la quería y que ahora la mujer que sería su "ama" era su novia y que vivía con ella en forma humana, tal vez llevar una vida tan tranquila e igual que los humanos le costaba.

Sayaka se encontraba sentada en uno de los pupitres cuando Chiaki atravesó la puerta del salón, la observó con el rostro apagado y sin ánimos así que ya sospechaba lo que le ocurría. –Buenos Días Chiaki, ¿Te pasa algo?-

-De todo… ¿El profesor aún no ha llegado?- preguntó a la vez que se sentaba en su puesto al lado de su amiga.

-No, aún no. Cuéntame, ¿Volviste a pelear con Zenki?-

La chica sacerdotisa volvió a recordar el momento de esta mañana. Lanzó un largo suspiro y contestó – esta vez ni siquiera hizo falta una pelear Sayaka. Simplemente estuvo tan distante como todos estos días, quizás se le está haciendo muy difícil llevar este nuevo comienzo-

-si te entiendo, él llevaba 1200 años siendo un guerrero guardián a tu servicio, comiendo semillas del mal, batallando con incontables monstruos, era un demon a pesar de su forma infantil que tenía casi siempre, pero él sabía eso Chiaki. Zenki conocía que todo eso lo perdería si te elegía a ti. No puede arrepentirse ahora-

-No lo sé Sayaka, ¿Qué pasaría si en realidad se arrepiente?- Chiaki tenía la cabeza vuelta un rollo al pensar en todas las cosas que haría si llegara a tomar esa decisión y en todas las cosas que ella tendría que hacer si eso ocurría.

-Habla con él, pregúntale si tú puedes ayudarlo o si-

-Si quiere que todo continúe como esta, por Dios Sayaka es un demon no un humano, ellos tienen una forma diferente de llevar las cosas- aquella chica de cabello corto y vestida con unos sencillos jeans desgastados, una camiseta negra y unos tenis rojos se sentaba delante de ella mientras interrumpía la conversación.

-¿Y según tu Ayame como sería entonces? Es más ¿desde cuándo te hiciste experta en tratar con demons?-

-al parecer tu relación con Sago es mejor que la mía con Zenki- exclamó Chiaki con un suspiro antes de bajar la cabeza y ver el mensaje que llegó hace unos segundos .

-No es eso, lo que pasa es que Sago es más abierto con sus pensamientos que Zenki así que siempre estamos en comunicación, pero sinceramente eso no funciona con ellos, según a lo que he visto, ellos son más visuales, necesitan ver algo que les atraiga y les dé adrenalina. Lo que tú necesitas es encender la llama del amor a través de algo que a tu novio le cautive.-

-¿La comida?- Chiaki levantó la mirada confundida ante la idea de Ayame.

-Nooo. ¿Tú y Zenki ya han tenido…tu sabes…relaciones?-

Su rostro enseguida se coloreó a un rojo intenso mientras pensaba en las veces que estuvo con él, Chiaki volvió a mirar a su teléfono para no seguir pensando en eso. –Sí y ¿Cuál es el punto?-

-¿Estás diciendo que Chiaki debe…atraer a Zenki seduciéndolo?- Sayaka, quién permanecía callada escuchando a sus dos compañeras tuvo que protestar al ver la dirección que tomaba la plática.

-Exacto, al fin y al cabo son hombres y eso mis queridas amigas es una de las primeras cosas que piensan, si tu quieres que él vuelva a caer en tus pies, tienes que hacer una cena romántica y seductora, con un buen vino y comida afrodisiaca, una música relajante y dejarse llevar por sus deseos de estar con el otro- exclamaba señalando con entusiasmo todas las cosas que Chiaki debía hacer.

-Creo que Sago te está volviendo más morbosa de lo que pensaba- Sayaka comenzó a reírse cuando la puerta del salón se abrió dejando ver el profesor de la clase.

-Esta conversación continuará en el receso- Ayame término de decir a la vez que se acomodaba en su puesto y sus amigas abrían sus bolsos para sacar sus cuadernos.