Anécdotas

Serie: Majin Tantei Nogami Neuro.

Pareja: Neuro/Yako.

Advertencias: contiene spoilers del final del manga.

Resumen: pequeñas escenas que resumen la vida de Neuro y Yako desde que el demonio volviera a la Tierra.


Indiferencia

Por primera vez en años, Yako sentía miedo de entrar en la agencia y enfrentar al demonio (nunca mejor dicho) que la esperaba en ella. Meditaba entre si decírselo o no. Declarar abiertamente que iba a casarse, o guardar aquel secreto. Tras unos minutos tomó por fin una decisión, abriendo la cajita negra que se encontraba en su bolsillo y colocando en su dedo la sortija de compromiso. Yako no era una cobarde.

Sabía que se enfadaría, posiblemente deberían pasar una vez más por aquella experiencia tan desagradable que fue su primera discusión, pero debía afrontar aquello. Había dicho a la proposición de Akio, y debía lidiar con ello y con las consecuencias que traería.

Entró en la sala. Suponía que Akane había informado a Godai de todo el asunto para que este los dejara solos, puesto que Neuro se encontraba a solas en la habitación.

—Neuro —dijo, con un tono de voz bajito—. Tengo que decirte algo.

El demonio fijó su mirada en el anillo de su mano antes de prestarle completa atención.

—Akio me pidió ayer matrimonio, y…

A Yako ni siquiera le dio tiempo de terminar aquella frase.

—Espero que seas muy feliz.

Neuro volvió su mirada una vez más a la ventana, observando el exterior del edificio.

Yako esperaba muchas cosas. Esperaba que el demonio se enojara, esperaba torturas (tanto psicológicas como físicas, aunque él en realidad nunca le hiciese demasiado daño), esperaba discusiones acerca de lo poco efectivo que sería el trabajo de ella a partir de ese momento.

Pero lo que no esperaba era indiferencia, una indiferencia que le dolió mucho más de lo que le hubieran dolido las múltiples torturas que se había imaginado.