MI COMIENSO

Cristal estaba desesperada, donde se hallaba la princesa se preguntaba, recordaba haberla visto desparecer junto al libro del destino pero desde su desaparición no había podido sentir la presencia de la rubia, tal vez pensó, tal vez ella había muerta, no eso no podía ser, pero donde se hallaba entonces, se sentó a orillas del lago donde el Pegaso solía beber ,helios no les había reprochado nada y las chicas tampoco habían mencionado el hecho de que ella había regresado sola , había fracasado se sentía terrible junto sus piernas y culto su rostro no quería que nadie la viese llorar entonces lo sintió una gran oleado de poder , y casi al minuto sintió una presencia que jamás creyó volvería a sentir

La jóvenes pertenecientes a la orden de la luna corrieron hacia la puerta helios también se hiso presente, de pronto las grandes puertas del jardín de ilusión se abrieron y ante ellos aparecieron la familia Black Moon, Zafiro, acompañado de Diamante y Esmeralda escoltaban a una joven de cabellos rubios a la que solo helios y cristal reconocieron

– hola Cris, saludo el peliazul – mostrando una hermosa sonrisa

– hermano , Zafiro , - dijo en un susurro la chica mientras las lágrimas empezaban a caer incontrolables por sus meguillas

siempre has sido una llorona , deberías comportarte cuando estas en público – la reprendió Diamante

La chica ignoró las palabras de su hermano mayor corrió hacia los dos chicos y se abraso a ellos tirándolos al suelo en el proceso, diamante sonrió mientras acariciaba el cabello de la niña al igual que Zafiro, Rubí aun no podía creerlo, ¿era realmente el príncipe Zafiro?, o era un bello sueño y cruel sueño.

– ¿Y, tu no piensas saludarme Rub?– le pregunto el peliazul a la pelirroja

La pelirroja no lo pensó dos veces y también se lanzó a los brazos del príncipe, sin importarle que tenían espectadores, ni que se suponía que él, era el hermano de su mejor amiga, lo beso como si no hubiera un mañana, al principio el joven se sorprendió pero después también olvidó todo y correspondió al beso de la chica ; diamante y todos los demás se quedaron estupefactos entonces el peliplata recodo que no estaban solos y lo que su hermano estaba haciendo era muy inadecuado, así que carraspeo un par de veces mientras quitaba el polvo de su traje con suaves y elegantes golpecitos

– Disculpe mi comportamiento – dijo Zafiro inclinándose ante la chica de cabello rubio

– No pasa nada, es normal besare a tu novia después de tanto tiempo – les dijo la rubia sonriendo mientras los dos aludidos se ponían tan rojos como las lucecitas de navidad

– Disculpa, pero ¿quien eres tu? – pregunto Dark Moon

– Ella es …

– Serena Tsukino , un gusto conocerte - se adelantó la chica

Después de las presentaciones correspondientes y algunas explicaciones sobre como los príncipes de Black Moon había regresado de la muerte serena se alejó de todos sabía que aceptar el trono y reclamar como suyo el palacio donde una vez vivieron sus padres traería consecuencia, entre las cuales estaba el hecho que la persona que inicio todo había huido con dirección a la tierra, pero antes de correr a ayudar a sus amigos ella debía dejar en orden todo en su propio planeta , solo esperaba que sus amigas fuesen lo suficientemente fuertes como para resistir hasta que ella pudiese regresar a la tierra

– Confió en ustedes chicas, Darién - susurro la rubia

Haruka acababa de salir del templo de Urano al fin había recuperado sus poderes al salir se encontró a Hotaru conversando amenamente con Seiya la rubia les dirigió una sutil sonrisa era el momento de volver a la tierra se dijo la rubia los tres se reunieron y la superficie del planeta de los vientos quedo en silencio nuevamente

Jadeite y Nephlite hacían todo lo posible por mantener a raya a la enorme criatura con forma de araña que había aparecido, pero aun así estaban empezando a cansarse el castaño se concentró y una lluvia de relámpagos cayó sobre la criatura pero una vez más la bestia solo sacudió la cabeza y volvió a levantarse, Jedaite uso su poder mental al máximo para aplastarla contra el suelo pero era casi imposible contener a la enorme bestia

Nephlite uso una vez más sus rayos pero solo logro aturdir a la criatura; un portal se abrió a espaldas de los dos Shitennou y Darién salió acompañado de los otros dos jóvenes, el pelinegro lucía una armadura como la que solía usar en el pasado, al fin los cuatro reyes juntos lograron inmovilizar a la bestia, Darién desenfundo a Excalibur y corto a la bestia en dos, entonces todas sus víctimas regresaron a la normalidad , el pelinegro suspiró llevaban enfrentado a esta clase de criaturas desde que él había despertado y cada vez las criaturas se volvían más fuertes tal vez llegase el momento en que ni siquiera el pudiese detenerlas

– Chicas , serena donde están – susurro viendo el cielo nocturno sin luna

– ¿Príncipe, se encuentra bien? - pregunto Jedaite

– Si no pasa nada contestó - el pelinegro

– Debería descansar más casi no ha dormido - le dijo Zoycite preocupado

– Claro que no ha dormido, con todo el ruido que tú y Malachite hacen nadie ha podido dormir - contesto exasperado el castaño

Los dos aludidos se sonrojaron de sobremanera y desviaron la mirada , Darién se rio al oír a los chicos discutir quien se lo hubiera imaginado, los cuatro shitennou peleando como un grupo de niños por una tontería, el pelinegro y sus compañeros llegaron al departamento del primero , el chico suspiro cansado necesitaba dormir dejo a los cuatro chicos aun pelando y se dirigió a su habitación ; Darién dormía profundamente cuando el olor a algo quemándose lo hiso levantarse , muy asustado corrió hacia la cocina y se encontró a Jadeite completamente desesperado mientras trataba de apagar el fuego con un trapo y lo único que el joven logro fue acrecentar la llama, Darién cogió el extintor, un minuto después el chico rubio estaba cubierto de espuma blanca al igual que su intento fallido de comida

– Lo siento , de verada lo siento - se disculpó el chico

– No pasa nada pero creo que para la próxima deberías ordenar pizza - contesto el pelinegro sonriendo

Darien suspiro desde que había despertado y vuelto a su vida cotidiana los ex generales se mudaron a su casa él descubrió que los chicos eran geniales peleando pero en las tareas cotidianas eran un completo destre, volvió a mirar su cocina medio destruida por quinta vez en tres días solo esperaba sobrevivir los suficiente para ver a las chichas y a Serena una vez mas

En otra parte de la ciudad Haruka y sus compañeros habían regresado al fin; la rubia abrió la puerta de su departamento, hacia tanto que ella y Hotaru se habían ido, entonces recordó a Michiru donde estaría ahora la sirena se preguntó pero rápidamente sacudió la cabeza y alejo esos pensamientos, no era el momento se dijo

– Solo hay dos habitaciones así que Kou, tu tendrás que dormir en el sofá – le dijo al pelinegro

– Yo pensé que podríamos compartir la cama - dijo Seiya con una sonrisa divertida

Haruka lo miro un momento antes de ponerse completamente roja esas palabras con doble sentido eran las que hacían que odiase al idiota de Kou y a todos los que se le parecían, la rubia se fue a su recamara y azotó la puerta con fuerza

– A veces Haruka puede ser tan inocente - dijo Hotaru riendo

– Si, por eso es tan gracioso molestarla - contesto el pelinegro

– Claro que a mí, no me molestaría compartir mi cama - dijo la chica

Seiya volteo y vio a Hotaru mirándolo divertida el joven también se había puesto rojo después de todo Hotaru ahora tenía la apariencia de una chica de quince años, el pelinegro desvió la mirada, él quería a Serena, solo a Serena se repitió

– Tú también puedes llegar a ser muy inocente Seiya o tal vez muy mal pensado - dijo la pelinegra riendo

En un gran salón apenas iluminado una dama de largo cabello negro y ojos rojos veía nuevamente la batalla del príncipe Endimión contra la criatura, los había subestimado, pero ese era un error que no volvería a cometer

– Nept – llamo

– Aquí estoy mi señora – contesto una joven vestida de sailor, su traje era de un oscuro color agua marina

– Desaparece al príncipe de la tierra y a sus guardianes – ordeno la dama

La joven agacho la cabeza y desapareció, la dama de ojos rojos volvió a fijar su atención en el espejo, pronto la tierra seria suya y nadie podría evitarlo, después iría por la hija de la luna…

Continuara…

Gracias por sus comentarios solo puedo decirles que habrá grandes sorpresas