Capítulo 17

El conciertismo

Esa mañana la pasaba tranquilamente leyendo el libro acerca de la historia de Ecuestria que Twilight me había dejado; estaba siendo bastante interesante, ya que según la línea de tiempo poni habían pasado exactamente dos mil años desde la fundación de Ecuestria. Según me pudo contar Twilight nos encontrábamos en el año 1450, por lo que pude obviar enseguida que tenían un punto de inflexión en la línea de tiempo, como nosotros mediante la expresión Antes de Cristo; y así era, los ponis tomaban como año cero la fundación de su querido país. Por lo que toda la historia anterior databa de antes de Ecuestria. Por lo que pude leer, las tres tribus ponis que estaban en continuo conflicto celebraron su primera reunión en el 550 a E., de la cual no se llegó a nada; mucho antes de esta reunión, las tres tribus no estaban establecidas en ningún lugar, eran nómadas y buscaban cada cierto tiempo un buen lugar donde vivir y sostenerse durante esos periodos de tiempo antes de las pertinentes migraciones. Y, curiosamente, antes de encontrar todo el territorio que ahora es Ecuestria, las tribus ponis vagaban por algún punto del mundo no establecido ni por el más audaz geógrafo o historiador; eso me desconcertaba en demasía y trataba de darle algún tipo de sentido. Como bien sabía, hacia el sur se encontraban las tierras baldías, territorios inexplorados y yermos que ningún poni se había atrevido a explorar; como punto de entrada para los ponis de tierra sería una buena opción. Hacia el norte se encontraban las montañas de Cristal y el helado norte, territorios montañosos fríos, desérticos e igual de inexplorados; veía posible que tanto los unicornios como los pegasos hubieran llegado desde aquí. En cuanto al este y al oeste era lo menos probable, puesto que ambas costas daban a amplios mares, y los ponis no son muy de agua.

Aparte de ese detalle, del 550 a E. hacia atrás no se tienen datos algunos, y eso me desconcertaba también; por lo que me pudo explicar tanto Twilight como algunos historiadores ponis con los que me cité, cuando las tribus ponis eran nómadas no documentaban nada. De hecho, fue a partir de esa reunión cuando comenzaron a realizar una labor documental, puesto que vieron que lo necesitaban. Todo lo que se sabe acerca de la reunión y acontecimientos posteriores fue gracias a esa labor.

El invierno del año 550 a E. fue muy duro, por lo que las tres tribus emigraron en busca de un tierra mejor donde vivir; y justamente, cuando las tres tribus ya se habían establecido en una tierra fértil, bella y con futuro, descubrieron con pesar que ambas habían coincidido en el mismo lugar. Los conflictos no cesaron, y con ellos el invierno les persiguió como si estuviera vivo; pero en realidad lo que provocaba ese eterno invierno era un grupo de windigos, unas criaturas que se alimentaban de la discordia y la desarmonía. Las tres tribus tuvieron que dejar sus diferencias de lado para salvarse y gracias a eso pudieron establecerse las tres juntas, fundando así Ecuestria. Lo gracioso era que desde entonces ya había una bandera diseñada en la cual aparecían tanto Luna como Celestia, pero ninguna de las dos tuvo relevancia hasta poco después de la fundación del país. Otra cosa que se contradecía. Hasta los años me parecían un tanto discordantes.

Alrededor del 130 d E., las dos princesas, hijas directas de la única casta de alicornios sobre la que recayó el deber de gobernar Ecuestria, tomaron el control del país, así como de la tradición de elevar tanto el sol como la luna. Nunca había hablado de eso con ningún poni, ni siquiera con Twilight ni con las propias princesas, puesto que me parecía algo de más; yo sabía perfectamente por qué el sol y la luna se movían. Por ende, sabía y de sobra que la teoría heliocéntrica también se tenía que dar en este mundo por pura casuística. Sin embargo, y por lo que pude comprobar, todos los ponis daban por sentado el poder mágico de sus princesas (era algo real, por mucho que me costara verlo de otra manera, al menos aquí) y por ende, que tanto el solo como la luna se mostraban ante el mundo desde un solo punto. Para ser prácticos, que predominaba la teoría geocéntrica.

Por lo que pude saber, la casta alicorniana que regía Ecuestria había surgido de una estirpe unicorniana de la más alta nobleza cuando todavía la tribu unicorniana era independiente; la madre de las princesas, de nombre Lauren Source, era la primogénita directa de los unicornios que llegaron a evolucionar genéticamente hasta alicornios. Por ende, sus poderes mágicos también evolucionaron y decidieron usar su poderosa magia para ayudar al sol a ponerse y la luna a alzarse, tomándose entonces como tradición.

En el año 200 d E., el país tuvo un visitante no deseado, un tal Discordia proveniente de algún lugar del mundo se presentó y derrocó a las princesas por la fuerza, poniéndose él en el trono y trayendo un periodo de caos y desarmonía que duró durante varios años; en ese corto periodo de tiempo, las dos princesas trataron de recuperar lo que les correspondía por derecho real y crearon entonces los elementos de la armonía, usándolos contra Discordia y convirtiéndole en piedra. Recuperaron el trono alrededor del 210 d E. y tuvieron un largo periodo de paz que duró más de 200 años. Pero para el 450 d E., ocurrió; según la leyenda, la princesa Luna se llenó de maldad y rencor ante su hermana mayor, convirtiéndose en Nightmare Moon. Celestia, usando los mismos elementos, la recluyó en la luna con un hechizo que duraría 1000 años justos. Por ende, en 1450 ella regresó, pero Twilight y sus amigas la hicieron frente y hasta ahora.

-Pero sigo teniendo esa sensación de que faltan cosas… incluso algunas fechas parecen tambalearse cuanto más lo pienso… ¿y que hay de la historia pre-ecuestriana? Dudo mucho que no se les ocurriera empezar a documentar hasta después de esa reunión… diablos, si hasta los primeros documentos escritos que aparecieron al menos en mi mundo databan de tiempos de los sumerios, alrededor del séptimo milenio antes de Cristo, no tiene sentido por mas vueltas que le doy…-pensé, un tanto molesto.

En ese momento oí que llamaban a la puerta, por lo que dejé el libro en la mesilla de la biblioteca y fui a abrir; se trataba nada menos que de Twilight.

-Ah, hola Twi, ¿Qué te cuentas?-la saludé.

-¡Pues muchas cosas! Tengo buenas noticias para ti, Jake-anunció ella, pasando dentro.

-¿Y eso?

-Le he comentado a la princesa Celestia acerca del magnifico órgano que tienes, explicándola todo, y ella me ha pedido que te diga que si puedes organizar un concierto junto con la orquesta filarmónica de Ecuestria ¡Sería estupendo! ¡Un mayor acercamiento entre las distintas culturas ecuestrianas y humanas a través de la música! ¿Qué te parece?-me explicó ella.

-Suena estupendo, por mí de acuerdo, aunque tendría que ver primero algunas cosas, entre ellas a la orquesta… y necesitaría contratar a una soprano también…-pensé en voz alta.

-Todo lo que necesites coméntaselo a la princesa y ella te ayudará en todo lo que pueda-añadió la poni.

-Estupendo entonces, si puedes ponte en contacto con ella y dila que necesito que venga aquí la orquesta, prefiero escucharles primero; y también coméntale lo de la soprano, si conoce a alguien que me lo presente-pedí.

-Muy bien…

Pero antes de que se fuera, la paré.

-Por cierto… ¿Qué tal con Trixie, se adapta bien?

-Oh, si, más o menos, hay veces que se pone algo borde y aflora su lado más egocéntrico, pero en seguida se disculpa, creo que quiere cambiar.

-Ah, bien, me alegro…

Twilight demostró una vez más sus capacidades y en poco menos de dos horas tuve a toda la filarmónica de Ecuestria en mi salón-comedor; eran un total de 90 ponis dirigidos por un austero director, un unicornio de nombre Serious Baton, con una marca de belleza consistente en una partitura con una batuta superpuesta. Estuve hablando con él y le propuse tocar algo diferente, un composición humana; me costó un poco convencerle, pero finalmente lo conseguí con el primer movimiento de la Primavera de Vivaldi, Allegro. Serious hizo copias suficientes para todos sus músicos usando su magia y tas una señal suya con la batuta comenzó la interpretación; yo escuchaba atentamente, todos eran muy buenos, pero había un tono especial que me llamaba mucho la atención. Dejé que se terminara de interpretar el movimiento y una vez que cesó la música, dije.

-A ver, la parte de los violonchelos, repetid la cuarta tonada por favor.

Hicieron lo que pedí, agudice el oído para poder captar ese tono tan sofisticado.

-Otra vez.

Lo oía entre otros dos, así que tenia que estar centrado.

-Otra.

Ésta vez lo pude oír mejor y con mas nitidez; mi mirada se posó entre los tres ponis que ocupaban la parte central, pero solo uno me llamó la atención, y ese era una yegua de crin morena, ojos violetas y con una marca de belleza consistente en una clave de sol morada.

-Tú-la dije, señalándola.

-¿Quién, yo?-inquirió ella, extrañada.

-Sí, tú, ven un momentito por favor.

La aludida dejó su violonchelo y se acercó hasta mi, un poco intimidada.

-Tranquila hombre, que no muerdo… ¿cómo te llamas?

-Ah… Octavia, señor…

-Octavia, me gusta mucho tu tono, tiene potencia, y justamente estoy buscando a alguien con la suficiente fuerza al tocar para interpretar una pieza de música muy especial, consistente en combinar el violín, el órgano y el canto de una soprano ¿te interesa?

La poni de tierra se quedó muy sorprendida, como todos los presentes; Serious Baton masculló.

-¿Qué combinación tan estrafalaria es esa?

-Pues una combinación bellísima que en la práctica queda tremendamente bien… ¿Qué me dices, Octavia? ¿Me ayudarás?-inquirí.

-¡Claro, me encantaría!-dijo ella, emocionada.

-¿Y de quien es esa combinación, si se puede saber?-inquirió Baton.

-De Charles Gounod, un compositor francés del S XIX en mi mundo; la pieza fue compuesta, principalmente, para cuerda, pero se puede combinar de formas muy distintas, entre ella está el órgano, el violín y una soprano, es mi preferida-expliqué.

-Ya veo… ¿y solo nos ha llamado para esto?-me espetó Baton, con desdén.

-Claro que no, señor Baton, la princesa Celestia ya se lo habrá dicho, pero yo se lo recuerdo: tenemos que montar un concierto que implique a toda su orquesta y mi órgano dentro del programa, por lo que tendremos que colaborar juntos para montarlo todo con tiempo y preparación-le dije, con voz queda.

En los días siguientes, coordinándonos al máximo, Serious Baton y yo estuvimos sopesando posibilidades para incluirlas en el programa; tras muchos dimes y diretes, ya que el poni era muy duro de mollera, conseguimos sacar un programa que nos satisfizo a los dos. Las tres primeras interpretaciones correrían a cargo de la orquesta con diferentes piezas musicales compuestas por los compositores ponis más importantes hasta el momento; luego entraría yo en escena, con varios temas para órgano de Dietrich Buxtehude y Girolamo Frescobaldi, combinándome en un par de ellos con la orquesta; luego vendría el Ave María de Gounod con Octavia y la soprano, después un Amazing Grace con las dos y por último, yo pondría la guinda final con la mayor pieza de órgano por excelencia, Tocata y Fuga de Bach.

En cuanto a la soprano, Celestia me presentó a una poni de tierra llamada Vocal Beauty, soprano profesional, de crin rubia, piel clara y una marca de belleza compuesta por una clave de fa en cuarta, de color negro, sobre un pentagrama. La poni resultó ser lo que yo estaba buscando y la contraté sin dudarlo en ningún instante; la hablé sobre las piezas que tenia que interpretar y ella se mostró maravillada, sobre todo en los ensayos, en los que ponía toda su alma en ello. Cada vez que la escuchaba se me erizaban los pelos de la nuca y mas me auto convencía de que el concierto seria un éxito. Le encargué a Rarity que diseñara además el vestido para ella. Tras varias semanas de preparaciones y ensayos, el concierto se fijó para ese sábado por la tarde; iba a venir la aristocracia de Canterlot, todo Ponyville y bastante más ponis de toda Ecuestria. Evidentemente no iba a caber todo el mundo dentro del salón-comedor, por lo que improvisé y monté otro auditorio afuera, con una pantalla de plasma enorme por la que se retransmitiría el concierto del interior. A parte, dentro del salón-comedor montamos una especie de coro de madera sobre las puertas como palco VIP para las princesas, las chicas y el resto de humanos.

Todo estaba preparado ya, el concierto empezaría dentro de quince minutos y yo estaba recibiendo a los ponis que mas conocía; las princesas fueron las primeras en llegar, seguidas después por las chicas, todas ellas con vestidos diseñados por Rarity para la ocasión.

-Buenas chicas ¿Qué tal todo?

-Muy bien, estamos muy emocionadas…-dijo Twilitght.

-¡Preparadas para ver el espectáculo!-añadió Applejack.

-¡Así me gusta, Aj! Por cierto Rarity, por lo que veo lo has vuelto a hacer…-comenté, mirando los vestidos.

-¿Te gustan? Me han llevado días enteros, pero han merecido la pena-dijo ella, orgullosa.

-Ya lo creo… ah, hola Trixie, bonito vestido…-la saludé, al verla al lado de Twilight.

-Por supuesto, a la gran y poderosa Trixie le conjunta bien todo…-soltó entonces.

Pero Twilight la dio un toque con su casco y ella se corrigió.

-Quiero decir… si, gracias Jake, es muy bonito.

Yo sonreí, divertido por la situación; afuera, en la explanada, el resto de asistentes se congregaban ante la pantalla, sentándose donde mejor les venia. Subí al palco VIP con todos los demás y me senté al lado de Lindsay.

-Hola cielo… ¿Cuándo te toca irte?-inquirió ella, dándome un beso.

-Antes de que acabe el tercer preludio de la tercera interpretación… tranquila, estaré aquí un buen rato.

-Jake, algo me dice que esta noche será una bonita velada y con un espectáculo digno de verse y oírse-me comentó Celestia, al lado de su hermana.

-Puedes apostarlo, querida…-afirmé.

Ya solo quedaban cinco minutos, detrás oí a Rainbow preguntar.

-¿Y Sonic? No le veo…

-No ha querido venir, dice que la música clásica no es lo suyo… se ha ido por ahí, como de costumbre-informó el hijo mayor de los Ehrlichmann.

La pegaso se mostró molesta y estuvo enfurruñada hasta que empezó el concierto; la orquesta comenzó a tocar sus primeras interpretaciones, las cuales se caracterizaban por ser muy fluidas y rápidas,

con ritmos muy escalonados. Fue un cuarto de hora que pasó muy rápido, y enseguida me tuve que ir hacia la consola, ya que pronto empezaría mi parte. Una vez que la orquesta acabó, el público aplaudió y yo me preparé; comencé primero con varios trabajos de Dietrich Buxtehude, entre ellos un par de preludios (sobre todo el Preludio y Fuga 153, mi favorito) y una sonata. Luego me pasé a Frescobaldi, tocando las partes más representativas de su obra para órgano, "Fiori musicali", sobre todo la Tocatta Chromattica, que era mi favorita. En algunos momentos la orquesta me apoyaba con algunos picos de violín o bien con un poco de percusión, para darle mas efecto a los compases.

Preludio y Fuga 153: watch?feature=player_embedded&v=nCDt0eAaXEA

Tocatta Cromatica: watch?v=uqb27h3zdlk

Ave María: watch?v=oVdhiKdhlTc&feature=watch-vrec

Amazing Grace: watch?v=J549rKm9LwM&feature=related

Tras eso, nos pusimos con el Ave María de Gounod, Octavia se apartó de la orquesta y Vocal Beauty salió al escenario, preparada para cantar. Comencé yo con unos cortos compases con el órgano, luego me siguió Octavia con el violín y Vocal acto seguido, después de dos compases. La música inundó la estancia, todo se difuminó y todo el mundo se quedó escuchando, como embelesado.

En el palco VIP, la princesa Celestia se dirigió a Lindsay.

-Es hermoso… aunque me llama la atención, ¿Qué significa ave maría?

-Es como un saludo a la virgen María, madre de Jesús y Dios en una de las religiones que había en nuestro mundo, luego le explico con mas detalle-dijo ella.

Un poco más a la derecha, Trixie se levantó un momento y Twilight la preguntó.

-¿A dónde vas?

-Al baño-dijo ella.

La poni violeta no dijo más y siguió escuchando atentamente.

Ave María concluyó y acto seguido seguimos con Amazing Grace, provocando un efecto aun mayor; y es que Amazing Grace es, quizás, una de las canciones mas hermosas del mundo, con una sinfonía única. Para finalizar, puse la guinda con la perfecta Tocata y Fuga de Johannes Sebastian Bach; en cuanto terminé de tocar las últimas notas, se hizo el silencio por unos segundos antes de que un trueno cayese sobre nosotros. Miles de patas y manos aplaudían a rabiar y algunos ponis silbaban, satisfechos con la interpretación; yo me levanté de la consola y saludé, los aplausos se dirigieron hacia mí, pero yo me puse al lado de Octavia y Vocal, para que les aplaudieran a ellas también. La orquesta también saludó y el concierto terminó en el más rotundo de los éxitos. La gente se fue muy satisfecha menos las chicas y las princesas, que se quedaron a cenar con nosotros; evidentemente, esa noche no hubo carne de ningún tipo. Sonic llegó varias horas después, cuando el resto se iban ya a sus casas.

-Buenas…-saludó el erizo.

-¿¡Buenas, buenas?! ¡Buenas tortas te daba yo, pedazo de desagradecido, erizo idiota, mira que no venir al concierto!-le espetó Rainbow en cuanto le vio.

-¿Qué la pasa a la pegaso lenta ahora?-inquirió él, divertido.

-¡Encima eso! ¡Te voy a…!-quiso lanzarse ella, pero yo la paré.

-Ea, ea, haya paz, no pasa nada, si no le gusta la música clásica no tiene por qué acudir a un concierto de ese tipo.

Los dos se pusieron a discutir como cotorras, y en ese momento Celestia se dirigió a mí.

-Una velada perfecta Jake, gracias por el concierto, ha sido precioso.

-De nada hombre, a mandar-la dije, guiñándola un ojo.

-Me preguntaba… me ha gustado sobre todo el órgano, tiene un poderío sonoro impresionante y, bueno… me preguntaba si podrías construir uno para mi…-dijo ella, un poco azorada.

Yo me quedé un poco chocado, no me esperaba que me pidieran algo así.

-Pues… bueno, conservo los planos originales, quizás podría hacerlo…-murmuré.

-¿De veras? Te lo agradecería mucho, Jake… ¿Qué necesitas para poder hacerlo?-inquirió ella.

-Madera, mucha madera… y hierro para los tubos, pero precisamente por eso no sé yo si podré…

-¿Hierro dices? Claro que si, hay hierro en las partes norteñas de Ecuestria, podremos conseguírtelo-anunció ella.

-Ah, entonces en ese caso si que podré, con toda seguridad-asentí en ese caso.

-¿Sí? Que alegría, dime cuanto necesitas de cada cosa y yo te lo conseguiré.

-Vale, ya te mandaré una carta con todos los detalles a través de Twilight, si te parece…

-Claro, claro, cuando puedas.

Nos despedimos de todas ellas y nos fuimos a la cama; mañana seria otro día, sobre todo por la recogida de todo el tinglado.