Con esta historia trato de explicar el como se siente Leona cuando el descontrol de sangre la domina.

Si de algo les sirve… hablemos de segunda persona.

El resplandor de la torre

Aunque había una escena que quería mostrarte… la escalera se la llevó antes de que me diera cuenta.

Una habitación, una flor, yo y el teléfono.

Tengo que ir a tu funeral ahora. Debo dejar de pensar de esa manera, ya.

Mi ataúd…

Yo sé que no tienes nada que decir, por que me hieres cada vez que puedes.

Todo se repite, una habitación, yo.

La silla, yo.

El teléfono, yo.

Las reglas del punto muerto de la multitud están entre tú y yo.

Tu mano… la mía…

Quiero ganarte algún día, pero al final todo sale mal.

Me dominas…

La puerta, las escaleras… y las subo.

Soy perseguida por mi antiguo yo –Susurré subiendo las escaleras que son como hostiles remolinos en espiral en un vórtice

Me ahorca y sigue subiendo, el teléfono, la rosa y la ventana se rompe.

Pienso que cada vez es más y más difícil y finalmente me lanzó una bola rápida tratando de matarme. Preparo un avión de papel en un conteo de tres a uno, al estar listo para lanzarlo… desaparece.

"Leona"

Sostiene mi mano…Y caigo de aquellas escaleras hostiles lentamente, caigo al suelo en dos piernas junto a mí.

El telón se abre y suelto mi mano y me hecho a correr. Yo la sigo pasando aquel circo lleno de parejas, colores, danzas y confeti.

Todos cantan, y yo me sigo…

La canción acaba, yo me alcanzo y se cierra el telón carmesí.

Las reglas del punto muerto de la multitud están entre tú y yo…

Me miro, y me saludo.

Inhumanos, uno a uno muere.

Soy perseguida por mi antiguo yo- Susurré subiendo de nueva cuenta las escaleras hostiles como remolinos pasándome de largo.

Cuanto más subo, más lejos estas.

Soy perseguida por mi antiguo yo- Susurro, me ahorca, muero y sigo subiendo.

La flor… yo.

El ojo… yo.

La sangre… yo.

El beso… No.

La niña… yo.

Sube la marea, muero y sigo subiendo

La niña, la cargo y sigo subiendo… parpadea, la dejo, se ahoga y sigo subiendo.

Soy perseguida por mi antiguo yo- susurro, me caigo y sigo corriendo.

Ella, yo. Yo, ellas.

Ellas, yo, yo, yo.

Abro mis ojos y el ataúd aún seguía ahí, al igual que la silla, la rosa, el teléfono y yo. Sonrió y salgo de la habitación. El avión de papel, el telón, las escaleras y yo siguen hay.

Sonrió subiendo las escaleras, la flor, el ojo, el beso, la niña y yo siguen hay, sonrío subiendo.

Ella, yo y ellas…siguen ahí y al final al del remolino la puerta se abre al fin llegando al resplandor de la torre.

Fin