Disclaimer: La saga Dreamcatcher pertenece a Lisa McMann. Fanfiction escrito sin fines lucrativos.

Línea temporal: Post Trilogía.


CIEGA

Capítulo Único

Janie quiere llorar. No lo hace. En su lugar, palmea la mesa y busca la mantequilla de maní que sabe estará allí. Piensa que comer la hará sentir mejor. Se prepara un pan con la mantequilla y se lo come a bocaditos. Las manos le duelen un poco, pero ya se está acostumbrando. El problema es que el dolor se hace cada vez más grande con el pasar de los días y no sabe cómo reaccionará finalmente a eso; cuando sea tanto que la haga llorar en los rincones, lamentándose por su suerte.

Mordisquea el último trozo de su pan y se queda allí, sentada sin más. Las lágrimas bajan por sus ojos velados. Está llorando. Ahora sí está llorando. Se maldice por ser débil y se limpia las lágrimas. Lo hace una y otra vez porque no paran de bajar. Al final se da por vencida y comienza a sollozar. Se ha quedado ciega. Es muy joven y está ciega. No puede ver nada. Ni su cama, ni las calles, ni a nadie. Un nudo se le forma en la garganta.

Cabel llega apresurado a la cocina. ¿Qué pasa? ¿Qué tienes? Ella solloza que se ha quedado completamente ciega. Que ya ni siquiera distingue sombras. Que todo ha pasado tan de repente y que la ha tomado por sorpresa esta mañana a pesar de que ella ya conocía que ese sería su destino. Él la abraza fuertemente. No la deja ir. Le susurra palabras de consuelo, débiles e inútiles. Cualquier cosa que le pueda decir no le devolverá la vista a Janie; es su abrazo, en cambio, el que la reconforta. Las palabras sobran.

Janie se siente un poco mejor. Es bueno estar entre sus brazos. Así que sonríe creyéndose un poco menos miserable al tenerlo a él. Pero solamente un tanto; casi nada.

Porque no puede ver a Cabel tampoco.


PROHIBIDA la reproducción total o parcial de este escrito sin el consentimiento del autor.

Última Edición: 08/01/2013