Kayle se levantó impulsivamente y golpeó con las palmas la mesa. No entendía lo que estaba pasando y su forma de ser la obligaba a intervenir:

KAYLE.-¡Pero que crees que haces! ¡¿No ves que la estás forzando a hacer algo que no quiere?! (realmente se lo había tomado en serio).

A Ashe se le abrieron los ojos como platos en una mezcla de sorpresa e indignación ¿Quién se creía que era para decir eso? Estaba metiendo las narices donde nadie la llamaba.

Volibear también la miro con sorpresa, luego se volvió a Ashe. Ahora si que estaba metida en un problema, aunque en el fondo no podía decir que estuviese disgustado por la intervención.

Caitlyn y Nidalee dejaron de comer de pronto y se giraron; su expresión de pasmo no tenía precio:

NIDALEE.-¡¿Que piensa que está haciendo?! Uno no puede meterse así en los asuntos de los demás.

CAITLYN.-Con un poco de suerte Tryndamere la hara papilla (le da un sorbito a una taza de té) Tranquilízate y disfruta del espectáculo jujuju.

NIDALEE.-Desde luego eres incorregible...

CAITLYN.-¡¿Que he dicho ahora?!

Tryndamere soltó a Ashe. Ahora que se fijaba, nunca antes había visto a Kayle, debía de ser la nueva, lo que significaba que no sabía quién era él ni lo mucho que se la estaba jugando... este pensamiento se le antojó dibertido y, mientras se reía, el ángel seguía en su empeño de impartir "justícia":

KAYLE.-¡Déjala en paz ahora mismo!

Ashe cada vez estaba más frustrada, quería que se callase, pero Tryndamere intervino antes de que se le ocurriese nada. Se acercó amenazadoramente a Kayle y esta, una vez más, intentó desenvainar su espada en vano. Por el contrario, el guerrero levantó su enorme cuchillo. En vertical era practicamente tan grande como él, que ya de por si era enorme:

TRYNDAMERE.-Como osas dirigirte a mí en ese tono mujer, si no retiras ahora mismo tus palabras no me temblara el pulso cuando parta tu cuerpecito en dos JAJAJAJA ¡Arrodillate y pide perdón y solo te cortaré la lengua! (Kayle se le antojaba divertida).

KAYLE.-(muy segura de si misma) Puedo soportar sin esfuerzo el filo de tu espada.

TRYNDAMERE.-(giro la cabeza a uno y otro lado y les dedicó a sus compañeros una mirada divertida, luego rió lo más alto que le permitieron sus pulmones) No sabes de lo que estás hablando. O eres muy valiente o realmente estúpida. Te voy a dar una última oportunidad porque estás empezando a darme pena (levantó el cuchillo y se lo puso a un palmo de la cara). Suplíca mi perdón...

Kayle aguantó la mirada al bárbaro y le devolvió una sonrisa de medio lado. Tryndamere no podía pasar por alto el desafío.

Se había formado un coro de gente alrededor de ellos, tenían curiosidad por ver las habilidades de la nueva. Ashe la miró fijamente, cada vez se sentía más culpable de lo que iba a pasar y desbió la mirada buscando los ojos consoladores de Volibear:

TRYNDAMERE.-Muy bien, tú lo has querido (su semblante se volvío duro), pero quiero decirte que esa valentía que demuestras solo es fruto del desconocimiento del peligro.

KAYLE.-¿A ti nunca te han enseñado a no subestimar a tu adversario? Si aguanto el filo de tu arma te marcharas por donde has venido.

Tryndamere se rió para si asintiendo y luego profirió un grito aterrador que se oyo en todos los rincones del amplio comedor. Agarró fuertemente con una sola mano el cuchillo, lo elevó en el aire y lo dejo caer con fiereza encima de Kayle. Realmente quería partirla a la mitad.

Nidalee se levantó aterrada mientras que Caitlyn sonreía sadicamente. La arquera cerro los ojos... pero los gritos de asombro que se levantaron entre el murmullo hicieron que los abriese de inmediato ¡Mirad, es una bola de fuego!.

Al rededor del ángel, en efecto, brillaba una esfera ardiente. Tan brillante que parecía un humilde cuerpo celeste. Aquel escudo ígneo había parado el golpe, Tryndamere había perdido.

El rey bárbaro gruño y se retiro evitando las miradas, era un hombre de palabra al fin y al cabo. Kayle se volvió entonces hacia Ashe y le sonrió con candidez. Su gélido semblante se ruborizó sin darse cuenta. No pasó inadvertido para el oso:

ASHE.-Te recomiendo para la próxima vez que no te metas en problemas que no entiendes (pretendía que sonase amenazador pero lo cierto es que Kayle había conseguido sorprenderla y se alegraba de que hubiese cambiado el final de la historia).

Ashe se alejó con Volibear sonriendo.