Heiji fue a resolver un caso en Canadá sin decírselo a Kazuha, y ahora está preocupada. Kazuha decidió ir tras el y ahora está metida en un montón de problemas. Basada en la novela "Luna sobre el agua".

Los personajes de detective Conan no me pertenecen.

CAPITULO 1: Viaje a Ontario

En la casa de Heiji…

Heiji estaba sentado en su cama con una novela de misterio en la mano y Kazuha estaba sentada en el lado opuesto de la cama, aburrida.

–Heiji –lo llama Kazuha

No hay respuesta.

–Heiji –insiste la chica.

Todavía no hay respuesta.

–¡Heiji!

–¿Qué pasa? ¿No puedo estar tranquilo? ¡Estoy leyendo! –termina por contestar el chico.

–Y yo estoy aburrida. ¡Hagamos algo! Es fin de semana.

–Entonces, ¡haz lo que quieras!

Con un suspiro, Kazuha se pone de pie. Decidida a salir de la habitación y no hablar más con el chico. ¿Porqué siempre terminan peleando?

A medida que se acercaba a la puerta, oyó como Heiji descolgaba su móvil. Se dio la vuelta y volvió a mirarlo. Se podía ver la confusión y la duda mientras cogía el teléfono. ¿Quién era?

–¿Hola?... Sí,sí… lo tengo.

Heiji miró a Kazuha por un segundo y luego continuó.

–No te preocupes… ya estoy en camino, adiós.

–¿Pasa algo? –preguntó Kazuha.

Heiji parecía diferente y preocupado. Algo andaba mal. Heiji la miró antes de contestar en voz baja.

–Nada.

–¿Es un caso?

Heiji volvió a concentrarse en el libro y Kazuha salió por la puerta.

A la mañana siguiente…

kazuha caminó tranquilamente hacia el instituto, recordándose a si misma lo ocurrido esa mañana. Fue a la casa de Heiji, como siempre, para ir juntos al instituto. Sin embargo, su madre le dijo que Heiji había salido a toda prisa anoche después de que ella se hubiera ido y todavía no había vuelto. Su madre mencionó que iba a estar fuera durante una semana. Kazuha está segura que ese viaje tan repentino está relacionado con un caso, está segura y tiene planeado descubrirlo después del instituto.

El día transcurrió lentamente. En todo momento Kazuha no dejó de pensar en Heiji y en ese supuesto caso importante. ¿Por qué no se lo dijo? Tenía que ser algo grande.

Después del instituto se dirigió a la casa de Heiji. Tal vez, le había dicho a su padre algo acerca de a dónde iba. El padre de Heiji le dijo que se fue a Toronto, Canadá. ¿Qué? ¿Cómo puede ese idiota ir al otro extremo del mundo sin decirle nada a ella? Estaba furiosa, pero también herida. Seguro que no se lo dijo porque no quería que lo siguiera como siempre. Aunque podría preguntar cuando vuelva. ¡No! Ella irá a Toronto para reunirse con el. No va a esperar. ¡Canadá allá vamos!