Esta va para todos aquellos que comentaron el capi anterior (y, en realidad a todos los que han comentado este fic), pero especialmente para Helenil (anon), quien terminó llorando con el oneshot anterior.

Bueno, Helenil, espero que este te haga reír, es mas alegre.

Bien, al fic, ¿saben? si hay algo que siempre me molestó de los libros (espero que los fans me disculpen por esto), fue el detalle que no importa lo idiota que es Ron y lo mucho que puede llegar a lastimar a sus MEJORES amigos, estos siempre lo perdonan sin siquiera recibir una disculpa apropiada. Debido a eso, nació este fic.

Disclaimer: Harry Potter le pertenece a JKR, yo solo estoy jugando en su caja de arena.


Rating: PG/K+

Palabras: 1,677

Personajes/Parejas: Harry/Hermione, Neville, Prof. McGonagall

Tema: #13 – carácter

Summary: En donde Harry es increíblemente celoso, Neville trata de ayudar, y Hermione es lógica y reconfortante como siempre.

NA: cf au, en donde Ayumi le da un giro a la historia y Harry NO perdona a Ron despues de la Primera Prueba.


"forjado en el frío"


"¿Estás seguro, Harry?"

Harry James Potter mira hacia las orillas del Lago Negro, luego hacia su cuerpo medio desnudo, y finalmente hacia Neville, quien está parado unos metros detrás de él, vestido en sus ropas de invierno. Observa al heredero Longbottom por un momento largo, mientras su mente se cuestiona si finalmente había perdido la cabeza pues no hay otra explicación para saltar—realmente SALTAR en las frígidas aguas del Lago Negro en medio de Enero.

Pero entonces Harry recuerda a Viktor Krum saltando al lago desde su llamativo barco y su sangre hierve. No porque el búlgaro pudo saltar, no, sino porque Hermione había estado bastante impresionada cuando ellos (Neville, Hermione y él) se habían topado con dicho momento la semana anterior, y después ella se había comenzado a decir lo admirable que era Viktor por practicar tanto para el Torneo.

Bueno, ¿y qué diablos cree Hermione que él ha estado haciendo? ¿Jugando Ajedrez Mágico?

"S—sí, Neville. Muy seguro."

La fría brisa circula a su alrededor y Harry hace todo en su poder para no ponerse a temblar, aunque claro que el hecho de estar usando solo su traje de baño es ignorado por completo en su mente. Pero, bueno, ya está listo para saltar, porque si el maldito Viktor Krum puede hacerlo, entonces Harry también.

"Está bien… pero, Harry, ¿estás cien por ciento seguro que no quieres que te lance el Encantamiento de Calor? Digo, estoy seguro que incluso Krum utiliza uno cuando—"

"No. Estoy seguro," dice Harry, quizás con un poco más fuerza de la necesaria. "Ahora, Neville, solo toma los Omniculares y asegurate de que no me ahogue."

Neville recibe los Omniculares y lo sigue hacia la orilla, suspirando en resignación. "Oh, créeme, Harry, con este frío, ahogarte será la menor de tus preocupaciones."

Harry lo ignora, y comienza a adentrarse en las aguas, repitiendo en su mente "Puedo hacerlo, es por Hermione" una y otra vez. Cuando ya está completamente sumergido, Harry crea una burbuja alrededor de su cabeza.

Es increíble las cosas que uno puede lograr cuando está apropiadamente motivado. Apenas el mes pasado, él no tenía ni idea de qué hacer para la Segunda Prueba, ahora, y gracias a Hermione (aunque ella aun no lo sabe) y al "incidente Viktor Krum", como Neville lo había llamado, Harry puede mantener el Hechizo Cabeza-Burbuja por sobre treinta minutos y hacerlo nuevamente cuando se desvanecía.

Sin embargo, el problema no era hacer el hechizo de nuevo o mantenerlo, Harry puede con eso perfectamente—bajo agua tibia en espumosa, como la del Baño de Prefectos. Harry no sabe si será capaz de hacer el Hechizo en las aguas del Lago, razón por la cual ha ido al lugar, vestido en su recientemente comprado traje de baño, por los últimos tres días con Neville a practicar. Y solo con Neville. Se rehúsa decirle a Hermione su éxito en mantener el hechizo hasta estar seguro de poder hacerlo bajo las gélidas aguas del Lago Negro.

Porque, ustedes saben, Harry descubrió el primer día de práctica que los Encantamientos de Calor no eran una opción mientras trataba de mantener el Hechizo Cabeza-Burbuja.

Bajo el agua, Harry nada más y más lejos de la orilla, probando su resistencia al frío y la fuerza de su hechizo. Y mientras el hechizo parece resistir bastante bien, Harry se encuentra luchando para mantener su concentración: sus extremidades comienzan a sentirse adormecidas, sus músculos se acalambraron y el frío cala en sus huesos; y Harry sabe, con una claridad sorprendente que si no sale a flote ahora, perderá la concentración y el hechizo se romperá.

Y después se ahogará.

Pero yo puedo hacer esto.

Los segundos pasan y el chico de ojos verdes no puede sentir sus piernas, un minuto después pierde el sentido en los brazos, y su mente comienza a nublarse.

Puedo hacerlo.

Ni siquiera se percata del momento en que la Burbuja se revienta, pero sí que se da cuenta cuando, en lugar de aire, está respirando agua.

Oh… mierda…

.~~~~~~~~~~~~.

Hay agua surgiendo por su garganta, y está tosiendo. Y tosiendo y tosiendo y tosiendo.

Alguien golpea su espalda suavemente, pero se siente demasiado débil como para moverse y su visión es demasiado borrosa para ver más allá de su nariz—oh, espera, no lleva puesto sus gafas.

"¿Harry?"

Tose un par de veces más, pero eventualmente Harry logra hablar. "¿H—Hermione?"

"¡Harry!"

De repente, Harry siente a alguien abrazarlo con fuerza; no es necesario decir que es Hermione quien lo abraza. Él siente cómo es alzado hasta quedar sentado, sus gafas vuelven a su lugar sobre su nariz, y ahora puede ver el rostro de Hermione con claridad—ha estado llorando.

"¡En qué mierda estabas pensando! ¿Lanzándote al Lago así? ¡Tienes idea de lo que te hubiera pasado si yo no hubiera decidido seguirte esta mañana!"

Oh, está enfadada con él; odia cuando eso pasa, pero ¿qué puede decir? ¿Lo siento pero estaba tratando de ser más impresionante que Viktor Krum? ¿Quería mostrarte que yo, también, puedo darme una pequeña zambullida en el Lago Negro? No sé qué estoy sintiendo, Hermione, pero por favor dime que no te gusta el condenado Viktor Krum.

Sí, como si eso fuera a funcionar. Al menos ella aun lo está abrazando.

"Tú—tú te veías… impresionada cu—cuando Krum lo—lo hizo."

Hermione se ve sorprendida por su respuesta y, lamentablemente, se aleja de él. En silencio, agita su varita y una manta aparece entre ellos, Hermione lo cubre con ella antes de mirarlo directo a los ojos. "Harry, no fue eso lo que me impresionó de Viktor."

"¿N—no?"

Bueno, maldición, ahora se lo dice. Ahora que está sentado ahí, entrando en un ataque de hipotermia, después de casi ahogarse.

"No. Lo que me impresionó, y que encontré un poco perturbador, fue la transfiguración a medias que Viktor hizo a si mismo cuando estaba en el agua. ¿No la viste?"

Por supuesto, Hermione siempre encuentra alguna forma de hacerlo sentir tonto, aunque sea sin intención. "No, yo… no estaba pendiente de… él."

"¿Entonces de dónde sacaste la idea de zambullirte en el Lago Negro como si estuviéramos en medio del verano?"

"Uh…" Harry se mueve incómodo bajo su intensa mirada, sintiendo su rostro ruborizarse, y mientras que eso es un alivio, ahora sabe que la hipotermia ha pasado, también es la pista que delatará lo que pasa por su mente. Él está seguro; Hermione no tardará en entender lo que pasa.

"Harry… esto… no fue por mí, ¿verdad?"

Ah, justo en el blanco.

"Bueno…"

Oh, ahora desea por tener un poco de agua fría; Harry no cree que su rostro haya estado alguna vez tan colorado.

"Harry. No necesitas hacer algo para impresionarme," dice Hermione, sonriéndole con ternura.

"¿Por qué? No soy—"

"Sí, eres impresionante, Harry, solo por ser tú mismo. Y no me refiero a Harry Potter, el Niño Que Vivió; hablo de Harry, solo Harry."

Bueno, ciertamente no esperaba eso. Harry se siente algo estúpido por quedarse mirando a Hermione como un idiota, pero… ¡no sabe cómo responder a eso! O, sí sabe, ¡pero eso ya sería tentar las aguas demasiado!

Claro, su boca como que no está de acuerdo con su razón ahora. "¿Puedo besarte?"

Y ahora es el turno de Hermione para ruborizarse, permitiendo que Harry se sintiera como si hubiera logrado hacer algo increíble. Ella no le responde por largos segundos, y cuando Harry comienza a sentirse incómodo, Hermione habla.

"¿Por—por qué quieres besarme?"

Harry parpadea un par de veces, inclinando su cabeza a un lado. Por qué, ella pregunta. ¿Acaso no es obvio? Todo lo que ha hecho estas últimas semanas… ¿ella no se ha visto las señales?

¿Pero qué señales? Si ni siquiera yo sé lo que siento, ¿cómo podría saberlo ella?

Aun así, Harry cree que ha sido bastante obvio al respecto, y además Hermione es brillante, debería ser capaz de entenderlo. Como sea, le dirá el por qué, aun cuando… aun cuando termine viéndose como un idiota.

"Yo, bueno… eso es porque… yo en serio, en serio… quiero…"

El rubor en sus mejillas se intensifica, pero Hermione se ve feliz y eso es todo lo que él necesita. Hermione se inclina hacia adelante, y Harry tiene que utilizar cada gramos de fuerza para moverse, al fin maldiciendo al frío por dejarlo tan débil. Sus labios están cerca, casi tocándose—pero entonces alguien está tosiendo apropósito y ambos se alejan rápidamente.

Parados a su lado se encuentran una muy divertida Profesora McGonagall y un muy nervioso Neville.

El Heredero Longbottom es el primero en hablar. "Lo siento, no quise… eh, interrumpir, pero Hermione dijo que era urgente ubicar a la Profesora McGonagall, así que…"

"Está bien, Neville," dice Hermione, mientras se pone de pie y ayuda a Harry a hacer lo mismo.

La Profesora McGonagall solo arquea una ceja en su dirección. "Potter, ¿acaso el peligro del Torneo no es de tu gusto que debes salir en busca de más? ¿O pensaste que el Calamar Gigante estaba demasiado solo y decidiste hacerle compañía?"

Harry trata de sostener la mirada de la Profesora pero falla; Hermione sujeta su brazo, logrando calmarlo enseguida. Aun así no sabe que decir.

"O, quizás, estabas tratando de recrear ese Cuento de Hadas Muggle, cuál es su nombre… ¿La Bella Durmiente? Pero por lo que sé, la Princesa solo está bajo un hechizo, no muerta por ahogarse."

El humor que hay en los ojos de la Profesora McGonagall es el único indicio de que está bromeando, ya que su apariencia es tan seria como de costumbre. Neville parece debatirse entre reír a carcajadas o permanecer en silencio, y al final decide por el silencio. Hermione se ve sorprendida al ser testigo del humor oculto de su Profesora favorita. Y Harry…

Harry solo quiera volver a zambullirse en el lago.

Al final, Neville, quien no pudo evitar sucumbir ante el humor de la situación, responde por él. "De hecho, Profesora, creo que Harry estaba tratando de… forjar algo de carácter."

Y había fallado en épicas proporciones.


Fin.


La Profesora McGonagall es, de todos lo profesores, mi favorita sin duda. Me hubiera gustado ver más de su sarcasmo y humor en las películas.