Desde la Penumbra

Por Lizzig

Capitulo II

En la mansión Andley Candy veía desaparecer el auto de Terry, pensando que pasarían tantos meses antes de verlo nuevamente, una lagrima resbalo por su mejilla, no podía evitar sentirse triste y hasta abandonada,

-"eres mucho mas linda cuando ríes, que cuando lloras" – apenas logro escuchar entre el susurro del aire.

-dijiste algo? – pregunto confusa a Dorothy

-no Candy, aun no puedo escuchar tus pensamientos.

-creí escuchar algo

Dorothy recordó todas las recomendaciones que había recibido de su Terry por lo que decidió prestar mas atención a las palabras de la rubia.

-que fue lo que escuchaste?

-no estoy segura, quizá solo fue el viento…..

-si continuas escuchando cosas avísame, hare que el medico venga a visitarte.

-no exageres Dorothy.

-tu esposo me dijo que habías tenido un accidente recientemente y me pidió que fuera cautelosa con tus síntomas

-son exageraciones de Terry

-no sonaba a exageración, yo creo que debemos de tener mas cuidado…

-estoy bien! lo que sucede es que Terry se sentía culpable de irse, pero en realidad yo ya estoy recuperada del todo

-y dime Candy que fue lo que sucedió?

-hace un par de meses cuando volvía del hospital a casa un carruaje corría desbocado por la calle y yo venia un poco distraída así que no lo vi, me atravesé la cera y al impacto del carruaje Salí volando, en realidad fue mas aparatoso de lo que en realidad fue, el único problema es que recibí un golpe muy fuerte en la cabeza que me dejo inconsciente por poco mas de 24 horas, cuando desperté pude recordar y reconocer a todos, pero desde entonces sufro de fuertes dolores de cabeza y mareos, en alguna ocasión me desubique completamente, era como si no recordara nada, fue entonces que Terry se asusto y me vigila constantemente, pero ya me siento mejor.

-eso dirás tu, por que ya sabemos que eres una atrabancada , pero en realidad debes de tener mas cuidado, por favor Candy dime cualquier molestia que tengas por mínima que sea.

-no te preocupes Dorothy, Terry sabrá que eres la mejor guardiana.

-no lo hago por el, lo hago por que me preocupas y eres mi amiga.

-gracias Dorothy, te prometo que te diré si me siento mal, ahora vamos a la cocina a hacer un delicioso pastel de chocolate.

-al menos lo golosa no desapareció

Las dos rieron y se perdieron en la cocina donde cocinaron el pastel y su cena de ese día , era tan placentero pasar el día con su Antigua amiga de la infancia sin protocolos ni formalismo, aunque sabían que cuando tuvieran la visita de alguien más las cosas se modificarían.

-cuando vendrán tus primeras visitas?

-no lo se aun, pero me imagino que Terry se aseguro de pedirle a todos nuestros amigos que vengan a visitarme, así que me imagino que muy pronto alguien vendrá.

-me alegra así no te aburrirás.

-jamás, este lugar esta lleno de cosas que hacer.

-los arboles están prohibidos para ti,

-ya sé que Terry puso restricciones y no me refería a esas actividades, me refería al hogar de Pony tal vez pase algunos días por halla.

-eso te caería muy bien….

La charla se prolongo hasta que Dorothy se disculpó y se retiro a terminar sus que haceres , dejo a la rubia descansando en su recamara; Candy se recostó en la cama a pensar en su malcriado, seguramente estaría preparándose para abordar el tren nocturno, recordó su despedida por la mañana y eso la llevo hasta el susurro que había escuchado, estaba segura que era la voz de Anthony, habían pasado muchos años desde que la escucho por ultima vez, pero aun así sabia reconocer ese timbre de voz.

Sin proponérselo, comenzó a recordar a aquel rubio que fuera su amor infantil, de verdad había tenido fuertes sentimientos por él, se pregunto que habría pasado si no se hubiera ido tan prematuramente, quizá estaría casada con él y no con….. Terry.

-basta Candy - se reprendió.

pero sin dejar de pensar en el chico que había creado una nueva estirpe de las rosas mas hermosas del jardín, de repente sintió el deseo de sentirse cerca de él, con premura se levanto y salió al pasillo, lo miro oscuro y silencioso, era la única en la planta alta de la mansión, armándose de valor dio unos pasos hasta quedar frente a la puerta de la que había sido la habitación del rubio, suspiro profundo y tras girar la perilla entro a la habitación, el aroma no había cambiado a pesar de los años, el olor al perfume que el chico usaba aun se mantenía en el aire, no podía ver nada, estaba oscuro, por lo que busco el interruptor de la luz, el lugar se ilumino dejando ver cada detalle, era como si no hubiera pasado el tiempo, incluso su ropa regular estaba sobre una silla, algunos objetos se encontraban intactos, la rubia se sorprendió al ver el estado del lugar, parecía como si fuera la mañana de la cacería.

Con nostalgia y algo de inquietud fue hasta la cama y se sentó, contemplo la habitación, a su memoria vinieron los días felices junto a los 3 chicos Andley, años memorables, definitivamente Anthony se había marchado prematuramente, el merecía vivir al igual que Stear, serian tan felices todos en ese presente compartiendo vida familiar, hubiera querido regresar el tiempo y evitar que el rubio subiera a ese caballo o que hiciera ese salto, el frio de su muerte la volvió a abrazar provocando lagrimas y dolor en la rubia; habían pasado muchos años y vivencias, pero el dolor se mantenía estático.

Recostada en la cama, que alguna vez fuera de Anthony, el sueño la alcanzo y la hundió en un sueño profundo, donde Anthony corría con ella de la mano, el sol hacia brillar sus doradas melenas y la brisa los acariciaba, el repiquetear de una campana los llevo hasta lo alto de la torre del pueblo, que día tan maravillosos habían pasado, comiendo salchichas y divirtiéndose como dos chiquillos libres.

A la mañana siguiente Candy despertó al alba, por un momento no supo donde se encontraba ni en que año, su sueño había sido tan real que sentía que si salía corriendo de la habitación se encontraría con la Tía abuela retándola para que después apareciera Anthony a defenderla , sentada en la orilla de la cama agito su melena queriendo ubicarse, aun confusa salió al pasillo y camino hasta su habitación, entro en ella y se fue directo al balcón, la vista era simplemente adorable, la luz del sol hacia las rosas radiar de hermosura, esperaba que en cualquier momento pudiera ver a Anthony trabajando en el jardín, sin embargo el jardín se mantuvo silencioso y pasivo, la poca servidumbre que había aun no se levantaba o al menos aun no salían de la mansión, con nerviosismo la rubia se sentó en sus aposentos para tratar de serenarse y recobrar la cordura.

Después de cerrar los ojos para concentrarse no supo mas de ella, se perdió en un remolino sin fin, a la distancia escuchaba una voz que la llamaba, buscaba en la oscuridad de su inconciencia, sin encontrar nada, la desesperación comenzó a invadirla, trataba de seguir la voz, pero no hallaba nada.

-Candy, Candy...

-despierta Candy

Los ojos verdes de la rubia se fueron abriendo lentamente, Dorothy respiro aliviada al ver que la joven recobraba el conocimiento, Candy miraba a la castaña con desesperación, le costó unos segundos reconocer a la chica, pero en cuanto supo quien era le sonrió débilmente.

-Dorothy.

-Candy, me asustaste no despertabas...y mira nada mas como te quedaste, pensé por un momento que te habías desmayado.

-me desperté muy temprano y ...me dolía un poco la cabeza...creo que me vine a sentar aquí y ...no recuerdo mas,

-llamare al doctor , no esta bien lo que me estas diciendo.

-no es necesario, solo deja que me reponga y tomare un baño para bajar a desayunar.

-será a comer, pasa de la una de tarde.

-tan tarde es?

-es muy tarde...así que anda cámbiate de ropa y te serviré algo de comer.

-si Dotothy, bajo en seguida.

La rubia fue al baño y tras mirarse al espejo y regañarse por su actitud, entro a la tina para tomar un baño con agua fría, no entendía que era lo que le había pasado esa la noche, se había sentido abrumada y muy extraña, ahora que el agua fría recorría su piel, volvía a su realidad, tras unos minutos en los que se enjabono y se limpio de la mala experiencia nocturna salió para vestirse y bajar al comedor donde la castaña la esperaba con una sonrisa en los labios.

-anda Candy siéntate, te he traído todo lo que te gusta.

-tu no comerás conmigo?

-no Candy yo no puedo sentarme en esta mesa

-entonces comeremos en la cocina

-no Candy siéntate y come.

-entonces siéntate conmigo, recuerda que Terry te pidió que me vigilaras de cerca – dijo con una sonrisa picara y sus enormes ojos brillantes

-eres incorregible – dijo Dorothy tomando asiento a su lado.

La rubia miro el plato frente a ella y sin reparo alguno se lleno la boca a grandes cucharadas, su acompañante la miro risueña, esa chica nunca cambiaria, pero no era necesario era parte de su encanto, le pidió que masticara antes de retacarse la boca nuevamente, veía con tranquilidad que su amiga esta bien, con algunas secuelas quizá de su accidente, pero no veía un cambio radical en ella.

-respira Candy, nadie te quitara el plato.

-es solo que cuando comencé a comer me di cuenta que tengo mucha hambre.

-y aun no sabes lo que te hice de postre.

-el pastel de chocolate que hicimos ayer?

-bueno Candy, de ese pastel no quedo mucho, ayer antes de dormir te comiste casi la mitad y esta maña los hombres que trabajan en el mantenimiento de la mansión terminaron con el resto, así que te prepare un torta de fresa como te gusta.

-como la de la tía abuela?

-no, mucho mejor – ambas rieron, si la señora Elroy las escuchara ….. siempre se había sentido muy orgullosa de la torta que preparaba.

-aun recuerdo el día que preparo aquella torta para mi

-y que no comiste por culpa de mis palabras.

-no fue por tu culpa, fue por Anthony... – las dos guardaron silencio tras las palabras de la rubia, siendo ella quien volviera a romper el silencio –... Dime Dorothy por que la habitación de Anthony sigue intacta? Fueron esas las órdenes de la señora Elroy?

-la habitación de Anthony esta bacía...- la castaña miro extrañada a la rubia.

-bacía? No puede ser, si yo misma vi su ropa, sus zapatos, incluso aun pude sentir su aroma.

-haz estado en la habitación de Anthony?

-anoche fui a visitarlo y... todo estaba como si el tiempo jamás hubiera pasado...

-Candy, esa habitación esta cerrada con llave, la señora Elroy nos pidió limpiarla y deshacernos de las pertenencias de su sobrino...

-pues alguien debió dejarla abierta y sus cosas...

-algunas de sus ropas y pertenencias personales están en el desván, pero en la habitación no hay nada... te puedo mostrar si quieres, solo déjame ir por la llave por que esta cerrada.

-si ! quiero verlo, yo se lo que vi – se puso de pie y miro a Dorothy esperando que la siguiera.

-por que no terminas de comer.

-no Dorothy, quiero aclarar esto de una vez por todas,

-esta bien Candy iré por las llaves, espera un momento – la chica se puso de pie y desapareció tras la puerta que se dirigía a la cocina, para regresar unos minutos después. – vamos

las dos subieron las escaleras al segundo piso en silencio, al llegar frente a la puerta de la habitación, Candy se adelanto y trato de abrirla para encontrar la negativa del picaporte que no cedió, con contrariedad y confusión miro a la castaña.

-te lo dije – apenada Dorothy puso la llave en el picaporte y la hizo girar para que esta abriera, tras el rechinido de la puerta la habitación quedo al descubierto, el frio que se sentía en el lugar era mortífero, las capas de polvo que cubrían los muebles combinaban con la desolación de la habitación, Candy dio unos pasos dentro para mirar a su alrededor, Dorothy entro tras ella y abrió las cortinas para que la luz solar iluminara completamente la habitación, el aire se sentía pesado y asfixiante.

No había rastro alguno que denotara que hubiera sido utilizada en años, lo que Candy había visto la noche anterior no tenia nada que ver con lo que presenciaba, no comprendía…. había visto la ropa, su camisa, sus botas, el aroma a lavanda, se mareo al tratar de entender lo que le sucedía.

-estas bien Candy, te ves muy pálida.

-se lo que vi, Dorothy yo pase la noche en este lugar.

-Candy te encontré en tu habitación esta mañana.

-si lo se, me desperté en la madrugada y confundida me Salí de aquí y fui hasta mi habitación, la cabeza me dolía y me daba vueltas ... por lo que me senté en mi cama y ...

-y te desmayaste?

-no lo se Dorothy, creo que me recosté un poco para relajarme y me dormí...

- lo mejor será que te vea un doctor.

-no, no es necesario , quizá solo soñé lo de la habitación de Anthony, creo que desde que llegue no he dejado de hablar de él.

-tal vez te sugestionaste o quizá...es necesario que un medico te vea.

-te prometo que si me vuelvo a sentir confusa, yo misma llamare al doctor.

-anda vamos a que comas tu torta de fresa. – contesto resignada Dorothy, la dejaría por esta ocasión, pero no dudaría una próxima vez en llamar al medico

-si Dorothy, por que no te adelantas y yo te alcanzo en un momento

-pero no te demores, no quiero que el permanecer en esta habitación te deprima.

-no me deprimiré te lo prometo, solo quiero unos minutos.

-esta bien, te serviré la torta y te estaré esperando en el comedor.

-sirve dos platos y espérame en la cocina, no quiero volver a comer sola.

-esta bien Candy.

Dorothy salió un tanto recéselosa, no quería que Candy se metiera ideas en la cabeza y encima de sus confusiones y dolores de cabeza también lidiara con depresiones.

Candy se quedo de pie en la mitad de la habitación, tratando de revivir la noche anterior, estaba segura de lo que había visto y no podía negarse la sensación y el aroma y...no, no estaba soñando ni confundida, eso debía tener una explicación de lo contrario comenzaría a preocuparse por su estado mental, sacudió la cabeza y decidió salir de ahí, no se quemaría el cerebro tratando de entender, dejaría pasar el evento sin mas relevancia, se giro rumbo a la puerta y en su camino a la salida, miro el vestidor donde un gran espejo descansaba, su mirada recorrió el rincón en cuestión de segundos, pero su cerebro la detuvo cuando vio en el reflejo del espejo a un chico rubio que la miraba estático, se sobresalto y se trago un grito que venia de lo mas hondo de su pecho, casi inmediatamente volteo la mirada al lado contrario del espejo, pero solo encontró silencio y vacío, con insistencia miro una vez mas el espejo, pero solo encontró su propio reflejo.

No entendía que le estaba sucediendo, por que su mente le jugaba esas bromas y todas ellas alrededor de Anthony, el chico rubio que le robo el corazón y a quien le entrego su primer ilusión amorosa, sabia que igual fuera una ilusión de su mente que cualquier otra cosa, no debía temer, se trataba de un ser dulce y bondadoso, no tenia nada de que tener miedo.

-haz venido a saludarme? A mi también me da gusto estar aquí, no había permanecido en esta casa por mas de 24 horas desde que me despedí de ti, pero ahora estoy de vuelta ...y haz venido a saludarme.

Con una sonrisa pronuncio su saludo a Anthony para después salir de la habitación, cerro la puerta y hecho a andar en el pasillo, una risa familiar, resonó detrás de ella, un escalofrió recorrió la espalda de Candy que sin mirar atrás ni detenerse apresuro el paso, hasta la cocina donde se encontró con Dorothy, comieron la torta que la castaña había preparada y platicaron toda la tarde sin que la rubia tocara el tema de lo que le había ocurrido en la habitación de Anthony...

Continuara.


Hola a todos gracias por continuar en este capitulo II de "Desde la Penumbra", espero que la historia les esté interesando, ha sido escrito con mucho cariño para ustedes y para celebrar esta época del año, día de muertos, Halloween ….. así que espero la disfruten.

Como siempre quiero agradecerles su compañía y sobre todo sus comentarios, gracias por detenerse unos minutos para regalarme sus mensajes, que siempre son bienvenidos en cualquier forma….saludos, comentarios, sugerencias, incluso criticas….

Mil gracias chicas: dajannae8 ( me da mucho gusto tu compañía y aunque como mencione anteriormente aun no se el desenlace, si te puedo adelantar que Anthony es la base de la historia y Terry es el príncipe que caso con Candy, pero no se quien será mas fuerte) Sharon de Cullen ( me alegra que te haya gustado el primer capitulo, espero que este segundo te haya complacido y te aseguro que es un AnthonyTerryfic ), Luna ( amiga, gracias por tus palabras y por haberte interesado en otras de mis historias, espero que esta te de un poco mas de escalofríos en los capítulos venideros que están mas lúgubres que estos dos primeros….; P ), Val Rod, ( espero que este capitulo te haya complacido, no se si quede con Anthony, la verdad estoy indecisa y atorada con el final, quizá cuando la historia se desarrolle mas y se acerque al final me puedan sacar del atolladero ) Saraoli ( tratare de hacerte feliz lo mas que pueda, después de todo tienes razón… a quien no le encanta Terry? )Lucero ( hola preciosa, que gusto encontrarte de nuevo, gracias por aparecer…. Terryfic..ok! sugerencia anotada ; ) ) CYT ( Terryfic…anotado), Monica ( que bueno que te complació el primer capitulo, espero que este también te haya entretenido) Mayela ( otro Terryfic ….Ok!... te veo en el siguiente capi? ) Guest ( me encantaría saber ti nic, pero gracias por dejarme oír t voz y tu voto Terryfic! )

Mis acompañantes silenciosos Gracias y espero contar con su presencia a lo largo de este fic que no será tan largo…..les prometo un capitulo por semana y si se puede dos!... cuídense mucho y disfruten el resto de la semana…. Liz