Nenas, de rapídisimo! Éxito!

Capítulo 26

Promocionando una Película

Yaten y Mina llegaron pasado el medio día. Mina iba más alegre que nunca. No sólo había viajado en primera clase y había compartido mimos, abrazos y besos de su "casi" novio platinado sino que iba a conocer la mansión Kou. Llevaba en su equipaje las bolsas de Victoria's Secret. Esperaba que para ese entonces, Serena ya se hubiera recuperado de su locura y hubiera arreglado sus problemas con Seiya. De esa manera, ella podría darle buen uso a la lencería si Serena no la quería. Cuando Lita abrió las puertas, Mina se quedó maravillada.

- ¡Wow! ¡Esto sí que es vivir con estilo!

- Nena… - Yaten habló en voz bajita – Disimula por favor… disimula…

Setsuna los recibió y Mina se cuadró al instante.

- ¡Yaten, hijo! Me alegro que hayan llegado…

- ¿Todavía nada señora?

- Nada… - Setsuna suspiró y volteó a ver a Mina - ¿Qué tal el vuelo linda?

- Muy bien señora Kou… - Mina no sabía cómo actuar, si hacer una reverencia o qué y Setsuna contuvo una sonrisita.

- Bueno… pues creo que deberían subir a ver a Seiya… está encerrado en su cuarto… Y ¿Yaten?

- ¿Sí?

- Dale ánimos…

S&S

Haruka se despidió de Michiru prometiéndole que la visitaría en cuanto pudiera. Tendría que ponerse a trabajar inmediatamente para tener todo listo para la fecha de estreno. Le urgía ver el avance de edición, post-producción, efectos especiales y el trabajo de promoción que estaba llevando a cabo Serena. Además tenía que saber qué estaba pasando con su asistente. Haruka entró hecho una tromba a Sunset Gower Studios y la primera persona con la que se topó fue con Rei Hino.

- ¡Rei!

- Sí, jefe.

- ¿Dónde está la gatita?

- ¿Es qué hoy es el día en que todo mundo tiene que preguntar por Serena? – Rei preguntó con rabia, recordando a la guapura de hombre con el que se había topado a las seis de la mañana.

- ¡Rei! – Haruka le llamó la atención y Rei no tuvo más opción que responder, muy a su disgusto.

- Sólo vino a inicios de semana. Me pidió que le enviara todo el trabajo al hotel donde se está quedando pero me dijo que no dijera dónde.

- Yo soy el jefe, así que eso no cuenta conmigo…

- Holiday Inn… el que está a 5 cuadras de aquí.

- Gracias. ¿En qué proceso vamos?

- Edición termina hoy. "La gatita" – dijo Rei con sarcasmo, está haciendo todo en tiempo récord. A decir verdad, sólo nos tiene detenidos el departamento de efectos especiales y promoción nos tiene presionados con cuál será el tema musical principal para el soundtrack de la película. Fuera de eso, estamos a tiempo para entregar.

- De acuerdo. Voy a mi oficina, comunícame al celular de la gatita… aunque te moleste Rei… - dijo Haruka.

- Sí, señor. – Rei aceptó la orden sin chistar.

S&S

- ¿Seiya? – Yaten entró con reservas al cuarto y encontró a Seiya viendo hacia el exterior con el ventanal abierto. Seiya no se inmutó. ¿Seiya? – El platinado se adelantó y le tocó el brazo. Seiya se zafó como si el contacto le quemara y vio fijamente a su amigo.

- Dime que Mina me mintió Yaten… dime que vas a traerla ahora y me va a decir dónde encontrar a Serena… porque ya no sé qué es peor… Si tenerla cerca y creer que la odio pero saber que está ahí o tener la certeza que la amo y no tener ni la más remota idea de dónde está…

- Traje a Mina… pero no creo que ayude… la dejé en un cuarto de huéspedes y Serena te mandó esto…

Yaten le mostró todos los paquetes de Victoria's Secret que Seiya le comprara en The Galleria con la nota que le dejara encargada con Mina:

Seiya:

Agradezco que quisieras regalarme esto. Es precioso. Pero no tengo a quien lucírselos. El dinero ayuda y tu lo tienes. Ojalá pudieras haberme comprado lo que yo más quería. Pero como te dije en el auto: No puedes darlo, ni siquiera lo puedes comprar y no lo tienes. Fue interesante haberte conocido, Señor Kou.

Serena

- ¡Maldición! ¡Maldición! – Seiya hubiera querido romper aquel trozo de papel pero no podía por el solo hecho de que Serena había escrito sobre aquel papel.

- Seiya… tal vez… tal vez ahora te tocó perder amigo… - Yaten lamentaba aquello pero no podía evitar pensar que existía la posibilidad de que la lucha estuviera finiquitada con aquella nota.

- No… me rehuso… ¡no puedo perder ahora Yaten! – Seiya comenzó a pasearse por su habitación como león enjaulado. – Ya fui a buscarla a donde vive, ya fui a buscarla a su trabajo y me dijeron que pidió vacaciones. Mi madre dice que tengo que esperar… no soy el hombre más paciente del mundo pero si eso tengo que hacer, esperaré…

El teléfono sonó y unos minutos después, Lita entraba al cuarto ante la mirada de los dos amigos.

- Joven Seiya, Michiru Kaioh para usted…

- ¿Michiru?

S&S

Serena estaba comiendo en su suite. Había pedido servicio a la habitación. Apenas iba a dar una mordida a su sándwich mientras revisaba una y otra vez la ortografía de cada uno de los participantes de la película para poderlos pasar a post-producción cuando su celular sonó.

- ¿Sí?

- Gatita, no creí que fueras a tomarte tan en serio el hecho de aislarte una vez llegada a Los Angeles. Exijo que me abras la puerta.

- No sabes dónde estoy… - bromeó Serena, segura de que estaba a salvo.

- Gatita, soy el jefe. Estás en el Holiday Inn, quinto piso, habitación 516 y estoy afuera. Ven a abrirme la puerta. El letrero de "No Molestar" no aplica conmigo…

Serena ahogó un grito y casi se atragantó con el sándwich. ¡Rei! No contaba con que Haruka utilizaría el pretexto de jefe para obligarla a decirle por qué no estaba trabajando en la oficina. Deprisa, se levantó de la cama, trató de acomodar todo el papelero que tenía esparcido y abrió para encontrarse con su amigo.

- Haruka… yo…

- En este preciso momento me vas a explicar por qué no estás en la oficina y por qué no estás en tu casa y qué haces hospedándote en un hotel… ¿de qué o quién te estás escondiendo Serena?

- ¿No crees que primero deberías preguntarme sobre el trabajo que ya tengo avanzado? – la rubia intentó cambiar el tema sin éxito ante la mirada fija del director.

- Rei ya me informó y sé que todo marcha sobre ruedas. Ahora contesta a mis preguntas…

Serena suspiró. No quería decirle la patética realidad a Haruka. Que se estaba escondiendo de su realidad, de su amor por Seiya Kou, que no quería saber si Seiya la buscaba para hacerle la vida miserable o para demostrarle que seguiría insistiendo sobre Michiru a pesar de que la actriz hubiese elegido a Haruka.

- Haruka, simplemente es una idea loca de mi cabeza… Son vacaciones, no quiero ir a lavar trastes a mi casa…

- Y yo me chupo el dedo, gatita… Todo esto tiene que ver con Seiya Kou… Seiya tiene un interés brutal en saber dónde estás…

- Porque me odia… porque no sabe de qué otra manera seguir haciendo mi vida miserable…

- Gatita… - Haruka tomó las manos de Serena y la obligó a sentarse a su lado. – Sinceramente, Seiya me hizo reflexionar sobre una cosa cuando obligó a Mina a decirle tu dirección en Los Angeles. Yo le dije que no sabía por qué insistir en saber dónde estabas si todo el tiempo te había estado presionando sobre los reportes diarios, si te había hecho mover remolques, preocuparte por haber movido pacas de paja, gritoneado por no haber puesto en la lista a su madre para que pudiera entrar al rancho… en pocas palabras… humillándote todo el tiempo por esa tonta promesa que hiciste para que él me permitiese filmar en el rancho Kou… y lo que Seiya me contestó me hizo entrar en razón…

- ¿Qué te dijo? – Serena no pudo contener la curiosidad.

- Que si de verdad me preocupaba tu bienestar, ¿por qué no había buscado otro rancho donde no te hubiera expuesto a tantas exigencias por parte de un despiadado como él? Y ¿sabes? Seiya tiene razón. Gatita, quiero que me perdones. Desde el inicio de la filmación de "Una Tierra Apasionante" sólo me preocupé en querer tener la perfección para esta película. Y no me importó exponerte para conseguir el rancho Kou. Y te sacrificaste por tu amistad hacia mí. Y no fue justo. No debí dejarte hacer esa promesa. Perdóname Serena.

- Haruka… yo elegí hacer esa promesa… yo…

- No, Serena… te sacrificaste por la amistad que teníamos. Sabías que yo quería el rancho Kou y la manada de cuernilargos que Seiya Kou poseía… Seiya tiene razón. Fui un egoísta y por eso vengo a pedir perdón. Incluso durante la filmación, cuando te diste cuenta que yo amaba a Michiru, te hiciste de mi lado y prácticamente, sin ti, ni Michiru ni yo estaríamos juntos. Te debo más de una gatita… Serena… - Haruka besó las manos de su mejor amiga. – Serena, gatita, por favor… dime ¿qué te está ocurriendo? Pídeme lo que quieras… ¿Qué deseas?

- Lo único que quiero Haruka, es que me dejes sola, me dejes seguir trabajando desde aquí y después del estreno, me des unas largas vacaciones…

- Pero estás de acuerdo que te necesito para la fiesta del anuncio de la película ante la prensa y para la premiere de la película…

- Serán los únicos dos eventos a los que asistiré Haruka… pero fuera de ahí, te suplico… no cuentes conmigo. Y te agradeceré que nadie más sepa dónde estoy.

- Está bien… después de todo lo que has hecho por mí, no puedo negarte nada… ¿Y si Seiya sigue preguntando por ti? Está en Los Angeles…

- Por mucho que esté en Los Angeles, no podrá encontrarme si tú no se lo dices…

S&S

- ¿Seiya? – La voz de Michiru por teléfono desconcertó al pelinegro.

- ¿A qué debo el honor de tu llamada, Michiru? – Yaten le hacía señas a Seiya mientras esté lo ignoraba.

- Seiya, no sé si sepas pero te voy a dar la primicia… Haruka y yo estamos juntos…

- ¡Juntos! – Seiya sonrió. - ¡Que buena noticia! Me alegro sinceramente por ustedes…

- Gracias, muy amable de tu parte… Pero quiero ayudar a Haruka en algo que falta para la película y sé que tú me puedes ayudar… y no vas a negarme tu ayuda… después de todo, ¿somos amigos, no?

- Sí, desde luego Michiru…

- ¿Recuerdas el día que me visitaste en el Four Seasons y que querías oírme tocar el violín y que terminaste componiendo aquella canción tan hermosa con la que terminé acompañándote con el violín?

- Sí, lo recuerdo… - las imágenes se vinieron a la mente de Seiya. ¡Cómo olvidar que esa melodía estaba dirigida a Serena, que estaba llamando a un ángel para que viniera a sacarlo de su agonía de celos!

- Bueno… me enteré que aún no encuentran la canción principal para la película y pensé que podríamos grabar esa canción, tú y yo en el estudio y presentarla… Creo que es hermosa y cumple con la historia de amor de Taiki Kinmoku y Amy Mizuno… ¿Qué dices?

- Michiru… - Seiya estuvo a punto de dar un no rotundo pero Michiru insistió.

- Por favor Seiya… cantas precioso, tocas el piano espectacular y con mi violín daríamos ese toque mágico a la película. Además ayudaríamos a mi prometido. Y ¿quién sabe? Tal vez hasta nos den un Oscar como mejor canción para una película…

- Michiru, lo que menos me interesa es la fama…

- Bueno, entonces no lo veas por la fama… velo por el lado de que la mujer que te interesa la va a oir…

- ¿Cómo sabes que esa canción es para una mujer…?

- Seiya… - Michiru hizo un gesto como si aquello fuese obvio.

- ¿Y cómo sabes que esa mujer no eres tú?

- Porque conmigo siempre fuiste muy protector… y nunca me miraste de la manera en que viste a Serena… tengo la impresión de que quien en verdad te importa es ella… aunque a quien hayas besado haya sido a mí… en escena, desde luego.

Seiya lo pensó por un minuto. Si Serena estaba escondida, tal vez los celos hicieran que saliera. Era un arma de dos filos. Pero si nada había funcionado hasta el momento, haría lo que fuese. Hasta volver a jugar con fuego.

- De acuerdo, Michiru. Grabemos la canción. ¿Dónde?

- En Sunset Gower Studios tienen un área de grabación para pistas musicales. ¿Te parece que lo hagamos mañana?

- Está bien. ¿A qué horas hay más paparazzis?

- A todas horas…

- ¿A qué horas hay más?

- A las 4 de la tarde…

- A esa hora nos vemos…

S&S

Michiru y Haruka llegaron a los estudios. La actriz le aseguró que tenía una gran sorpresa para él en cuanto a la canción que faltaba. Haruka se mostraba renuente.

- Amor, sólo te pido que pase lo que pase y veas lo que veas, confíes en mí… ¿ok?

- De acuerdo… dame un beso… - Haruka pidió.

- ¡Pero estamos en plena entrada!

- ¡Qué importa que nos vean!

Michiru no se hizo del rogar y besó a su novio. Sin embargo, varios flashazos captaron el momento sin que ellos se dieran cuenta. Haruka entró a su oficina y Michiru esperó. Un Ferrari Cabriolet se estacionó y Seiya Kou bajó momentos después. Michiru le sonrió y ambos entraron. Algunos flashazos también captaron la escena.

Michiru guió a Seiya y todo estaba preparado en el estudio de grabación con un piano de cola y el violín preferido de Michiru. Los técnicos estaban preparados para grabar y cuando el director le cuestionó a Seiya cuál sería el título de la canción, Seiya sólo atinó a responder: "Calling All Angels".

Como si la hubiera grabado en su memoria, Seiya cantó y perfeccionó los tonos y acordaron que con la compañía de una batería la melodía quedaría perfecta. En sólo tres tomas, Seiya quedó satisfecho y el solo de Michiru se logró en 5 tomas. Michiru quería la perfección. La mezcla quedó terminada en 2 horas. Satisfechos, los técnicos y el director dijeron que tenían un éxito asegurado. La actriz, contenta y fascinada, preguntó a Seiya:

- ¿Me vas a decir quién es la dueña de esta canción?

- No. – Seiya fue decidido al contestar en un monosílabo. – Si ya terminamos, ¿podemos ir afuera?

- Sí, desde luego.

Seiya y Michiru salieron y el pelinegro se dio cuenta inmediatamente que había paparazzis captando la salida. Jugándose el todo por el todo, con tal de que Serena saliera de su escondite aunque fuera por las razones equivocadas, sacó de su pantalón una cajita.

- Michiru… ¿recuerdas que querías un dije parecido al material del que consiguió Serena en Texas?

- Sí… fue una lástima no haber podido conseguirlo… - dijo Michiru con pena.

- Bueno… aquí está. No es igual pero al menos tiene forma de M… por tu nombre. – Seiya lo sacó del estuche ante la mirada atónita y fascinada de la actriz.

- Seiya… ¡es bellísimo!

- Espero que Haruka no se ponga celoso…

- No te preocupes… me encargaré de explicarle… ¿podrías ponérmelo?

- Por supuesto… - Seiya se lo puso mientras Michiru levantaba su cabellera para dejar su cuello desnudo. Los flashes relampaguearon. Y Seiya supo que Serena tendría que ver aquella foto. "Lo siento bombón. Tengo que sacarte de tu escondite y si tengo que volver a jugar sucio… que así sea…"

S&S

Era temprano en la mañana. Serena bajó al lobby para ver por sí misma los platillos del buffet mañanero y además quería comprar el periódico. Era sábado. Quería ver si había algo novedoso en el cine o alguna revista que comprar para hojearla durante el desayuno antes de tirarse a ver la tele hasta que los sesos se le derritieran. Ese día no iba a trabajar en nada relacionado con el trabajo. Ya la semana había sido demasiado dura. Quería descansar. Y cuando se acercó al puesto de revistas del hotel, su mirada se fue directamente a todos los periódicos de la farándula y con rapidez tomó dos periódicos que tenían diferentes leyendas con fotos a todo color:

"El director Haruka Tenoh rompe la política de salir con las actrices de sus películas"

""Una Tierra Apasionante" promete ser la película del año… por el triángulo amoroso entre el director Haruka Tenoh, la bella Michiru Kaioh y el millonario Seiya Kou"

"Seiya Kou saliendo de los estudios Sunset Gower en compañía de Michiru Kaioh… ¿qué dirá Haruka Tenoh al respecto?"

"¿Qué es lo que le pone en el cuello un millonario a una actriz ganadora del Globo de Oro? Esperamos con ansias el estreno de "Una Tierra Apasionante"".

Serena sintió que no importaba que estuviese escondida. Seiya Kou ya la había alcanzado. Y estaba a un paso de encontrarla.