Disclaimer: Todos los personajes y lugares pertenecen a la fenomenal J.K Rowling, excepto claro el personaje de Lilian Eileen Snape ese personaje es completamente mio. Di no al plagio

Habían pasado casi 11 años desde que Lily y James Potter habían sido asesinados a manos del Señor Tenebroso, y desde que este aparentemente desapareciera.

Una niña de suaves y finos rasgos y unos hermosos ojos negros como la noche al igual que su larga cabellera, se despertó un poco sobresaltada al escuchar un suave golpeteo en la ventana de su cuarto, se levanto y fue rápidamente a abrirla y se encontró con una lechuza que entro en su cuarto y soltó un sobre en el escritorio de la chica, ella se acerco para ver el sobre que el ave había depositado y reconoció al instante el escudo de Hogwarts que ella conocía de sobra

La pequeña bajo corriendo las escaleras muy emocionada hasta la estancia donde estaba sentado un hombre alto y delgado de un cabello y igual de negro que el de ella, leyendo.

- ¡Papá! mira ha llegado ¡papá! mira mi carta de Hogwarts ha llegado.

Severus Snape levanto la vista de del libro que está leyendo y contemplo por un segundo el emocionado rostro de su hija que estaba parada enfrente de él sacudiendo con ímpetu un sobre de pergamino que tenía entre sus manos

-¿Qué has dicho? - dijo fingiendo no haberle prestado atención a lo que acababa de decirle la niña ya que le encantaba molestar a su hija porque siempre hacia las mismas expresiones que hacia su madre.

- ¡PAPÁ! Mi carta de Hogwarts ha llegado, por fin ha llegado voy a ir al colegio

-¿A sí? Déjame ver- y la niña le tendió la carta a su padre que la abrió y saco el pergamino que esta contenía.

Hogwarts Escuela de Magia y Hechicería

Director Albus Dumbledore

Orden de Merlín Primera Clase

Srta. Lilian Eileen Snape.

Es un gusto comunicarle que dispone de una plaza en Hogwarts Colegio de Magia y Hechicería. Adjunto con la carta encontrara una lista con todos los materiales necesarios para el curso. El curso iniciara el 1 de Septiembre, esperamos su lechuza con su respuesta antes del 31 de Julio

Atte.: Minerva McGonagall

Directora Adjunta.

La niña termino de oír el contenido de la carta y sonrío con suficiencia mientras le dirigía una mirada radiante a su padre

-¿Enviaras la Lechuza? Hazlo ahora por favor, papá por favor ¿¡SÍ!?

En ese momento Severus se levanto y tomo un pergamino y tinta de un escritorio que estaba en la habitación y escribió algo en él y se lo entrego a la misma lechuza que había llevado la misiva del colegio, a la que le dio un pequeño dulce como recompensa y se quedo mirando a su pequeña hija que daba saltitos de alegría junto a él "Se parece tanto a su madre" pensaba el pocionista. Snape no comprendía cómo, pero su hija era la única persona en el mundo que lo hacía sonreír, es mas era la única persona que lo había visto sonreír en mucho tiempo, la única con la que se mostraba cálido, paternal y hasta tierno y eso era demasiado viniendo de él pero no lo podía evitar esa niña era lo único que lo mantenía con vida, ella y el recuerdo de la madre de la pequeña era por lo que día a día se levantaba, por lo que había mantenido todos esos años esa mascara de frialdad e incluso crueldad, sobre todo con sus alumnos pero él sabía que tenía una misión que le tenía encomendada Dumbledore y que si quería que su pequeña hija estuviera a salvo tenía que cumplir.

En eso pensaba el hombre de nariz ganchuda cuando la voz de de Lily lo saco de sus pensamientos.

-Papá ¿cuándo iremos por mis útiles y todo demás que necesitare para el curso?

-Hoy mismo cariño porque tengo que regresar al castillo para preparar mis clases.

-Pues vámonos Papá- dijo la niña tomando a su padre por la manga de la túnica y halándolo hacia la puerta de la casa.

- Hija ¿no crees que sería mejor que te pusieras algo más decente para salir a la calle?

La niña giro para verse en un espejo que estaba en la pared opuesta y se dio cuenta que debido a la emoción había olvidado cambiarse el pijama rosa chicle que tenía dibujado un gran conejo en la parte de arriba, sus mejillas se tornaron rojas como un tomate y salió disparada a su habitación para ponerse ropa más apropiada.

Cuando bajo llevaba puesto unos jeans y una playera verde jade sobre la cual tenía puesta una capa del mismo color. Severus la tomo del brazo y desaparecieron, ella siempre había odiado la sensación que resulta de aparecerse pero su padre no gustaba mucho de los otros métodos de viaje, así que casi siempre viajaban lo hacían mediante aparición conjunta.

Se aparecieron nuevamente en el callejón Diagon un lugar que la niña conocía muy bien ya que lo había visitado muchas veces con su padre cuando este compraba los materiales que usaba para su trabajo como maestro de pociones en Hogwarts.