1- Los personajes de SCC no me pertenecen, son propiedad del grupo Clamp. la historia en si es mía.:)

2- Re-editado:)


SAKURA POV:

Todo este tiempo he pensado que mi vida fue un fracaso completo, pero con el tiempo me he ido dando cuenta que he tomado decisiones incorrectas para poder salir adelante. Aunque ahora tenga el trabajo que siempre he soñado, esté casada con uno de los empresarios más adinerados y famosos del mundo no me siento feliz ni realizada.

Cualquiera diría que mi vida es perfecta y todas desearían tenerla pero ¿a qué costo? Yo Sakura Kinomoto puedo ser la mejor abogada del mundo pero mi vida es una completa mentira, en un principio me había casado porque la propuesta de mi marido me convenía ya que no lo amaba y el tampoco.

Pero me ayudaría a pagar mis estudios y tendría el apoyo de una de las más grandes empresas multimillonarias, perteneciente a la familia Li. Creí que con eso bastaría para mi felicidad. Comenzaré a relatarles como conocí a mi marido y mi peor vergüenza.

Cuando lo conocí estaba pasando un momento muy difícil en mi vida, acababa de perder a mis padres en un accidente automovilístico. Tuve que hacerme cargo yo sola del funeral de ellos, tengo un hermano pero él se había ido hace mucho tiempo, así que estaba sola.

Mi papá no tenía familiares vivos, eso fue lo que él contaba. Mi mamá se alejo de su familia porque no aprobaban su matrimonio con mi papá. Así que me toco a mí hacerme cargo de todo, además de los gastos. Cuando todo termino me quede pensando cómo conseguir un trabajo para mantenerme y poder pagar mi carrera de derecho.

Ahí fue que lo conocí, a Shaoran Li. Un hombre apuesto y alto, media 1,90, cabello castaño y desordenado, se notaba que por más que lo peinara nunca podría quedar bien, pero el estilo desordenado le daba un toque sexy porque este hombre sudaba sex-appeal.

Pero lo que más llama la atención de él son sus hermosos ojos color chocolate que parecen que te pueden atravesar son una sola mirada. Se acerco a donde me encontraba sentada en el parque pingüino, ya que necesitaba pensar con calma lo que haría con mi vida.

―Disculpe señorita que me acerque a usted sin conocerla pero me pareció que necesitaba ayuda.

Eso fue lo que me dijo, con una voz ronca y sensual.

―Sé que no nos conocemos pero creo que tengo la solución a sus problemas, porque no vamos al café que está en la esquina, así podremos conversar con calma.

Lo seguí hasta él café, allí me dejo contarle mi situación, él escucho con calma mi relato hasta que después de un rato el me expuso su trato.

―Sé que lo que te voy a decir va a sonar raro y loco pero creo que si te digo la verdad después no habrán malos entendidos, ni tratar de echarle la culpa a nadie, bueno creo que me estoy yendo por las ramas así que iré directo al punto: quiero que seas mi esposa.

Cuando dijo eso me quede sin habla, estaba en shock, me puse pálida de la impresión. Creo que se dio cuenta que lo que me había dicho me dejo sin habla que me empezó a explicar de qué se trataba todo.

―Tal vez lo que te dije te parece raro y te has quedado sin habla, pero no me malentiendas. Necesito que seas mi esposa porque mis padres quieren que me case son alguien respetable, centrada, que no esté interesada en el dinero de mi familia y que quiera formar una familia conmigo. Sé que crees que puedo conseguir a cualquier mujer pero necesito que seas tú porque las mujeres que me atraen no son del agrado de mis padres. Por eso te ofrezco este trato: tú te casas conmigo, yo te ayudo económicamente, así obtengo lo que mis padres quieren que es tener una esposa que sea del agrado de ellos y tú recibes la ayuda económica que necesitas.

Cuando recupere el habla solo atine a preguntarle:

―Lo que me estas proponiendo es que: ¿me casé contigo y así tú me ayudas a pagar mi carrera?

Al parecer mis neuronas no están funcionando bien porque me están haciendo alucinar con la propuesta de este extraño, o eso fue lo que pensé en ese tiempo, lo que nunca llegue a imaginar que este trato se convertiría en un martirio para mí.

―Sí, quiero que me ayudes, sé que esto puede ser un poco raro pero en pocas palabras necesito de tú ayuda. No pienses mal, no creas que lo hago para tenerte en mi cama porque realmente no eres mi tipo, a mi me gustan otro tipo de mujeres,

Cuando el dijo eso me sentí mal, me sentí fea, se que nunca me podría comparar con la clase de mujeres que él debía frecuentar pero me dolió no ser atractiva ante sus ojos. En ese tiempo era flaca, plana, alta, cabellos castaños claros, tez blanca y ojos color esmeralda.

Siempre me dijeron que lo más atractivo de mi eran mis ojos color esmeralda y mi piel que se veía como porcelana por su palidez y delicadeza. Suena estúpido, lo sé pero me había enamorado de esta clase de persona sin conocerla, sin saber realmente si me decía la verdad, sin siquiera notarme como mujer.

―Voy a aceptar tu propuesta con una condición tú me ayudas pero yo espero de ti fidelidad, ya que vamos a estar casados quiero que me seas fiel. Cuando veas que ya estuvimos el tiempo suficiente fingiendo esta farsa del matrimonio nos divorciamos y cada uno por su lado, esta condición la impongo porque algún día vamos a encontrar a alguien que amemos realmente y no tendremos que estar con esta farsa encima.

No sé como logre decir eso sin pestañear, sin ponerme nerviosa, pero creo que la razón fue la forma en que me dijo que no le era atractiva que me puse así. Al final terminamos casándonos en una fiesta privada que celebramos con su familia, cuando los conocí me sentí mal en mentirles, pero no me quedaba de otra que fingir.

CONTINUARA...


NOTAS DE LA AUTORA:

bueno espero que les guste, esta es mi segunda historia que subo aquí a fanfiction, ojala me dejen sus comentarios y criticas para saber donde debo mejorar y que es lo bueno que tengo hasta ahora.

bueno cuidence, espero que les haya gustado:)

[RE-EDITADO PARA QUE SE PUEDA LEER MEJOR:)]

Besos Silia;)

PD: Si desean agregarme a facebook me pueden encontrar como Sofista ;)